viernes, 18 de agosto de 2017

El Papa Francisco felicita al cardenal Urosa por sus 50 años de ordenación sacerdotal



El Santo Padre manifestó al arzobispo de Caracas su alegría y la fraterna comunión con la cual están unidos en el episcopado

Ramón Antonio Pérez // @GuardianCatolic
Caracas, 18 de agosto de 2017

A ti, Venerable Hermano Nuestro que, Dios mediante, vas a celebrar tus Bodas de Oro Sacerdotales en la próxima solemnidad de la Asunción de la Santísima Virgen María, te enviamos de todo corazón esta carta para manifestar nuestra alegría y la fraterna comunión con la cual estamos unidos en el episcopado”.

De esta manera comienza la carta que el Papa Francisco envió al cardenal Jorge Urosa Savino, con motivo haber cumplido sus 50 años de ordenación presbiteral, el pasado 15 de agosto. La misiva la dio a conocer el arzobispo de Caracas este jueves 17, agradeciendo el gesto del Sumo Pontífice de Roma.

Como sabemos que has actuado con gran diligencia en el desempeño del sagrado ministerio, deseamos felicitarte en esta ocasión por la labor realizada, y recordar los momentos más importantes de tu apostolado”, dice el Santo Padre, en la carta que recuerda parte de la hoja de vida de Urosa.

“En 1967 recibiste el sacerdocio para servir a la Iglesia Metropolitana de Caracas, donde fuiste profesor y superior en el Seminario de San José y luego Rector del Seminario Interdiocesano de Santa Rosa de Lima”, expresó.

En el marco de esta celebración, más de 25 obispos de la Conferencia Episcopal Venezolana acompañarán al cardenal Urosa Savino, durante una misa en acción de gracias, que presidirá el sábado 19 de agosto en el Gimnasio José Joaquín “Papá” Carrillo de Los Dos Caminos, en Caracas, a partir de las 10 de la mañana. Al concluir la ceremonia religiosa, está previsto que el Purpurado venezolano sea condecorado por los concejos municipales de Caracas.

A continuación la carta íntegra del Santo Padre Francisco enviada al cardenal Urosa 


Obispos unen esfuerzos en favor de los desplazados en la frontera Colombia-Venezuela


Monseñor Mario Moronta, obispo de San Cristóbal durante su visita a Cúcuta donde fue recibido por el obispo diocesano, monseñor Víctor Manuel Ochoa Cadavid. Foto: Prensa Diócesis de San Cristóbal

 

Ramón Antonio Pérez/Aleteia Venezuela | Ago 18, 2017

La Iglesia católica que hace vida en la frontera entre Colombia y Venezuela, es el vivo ejemplo de la comunión y el compromiso de fe asumidos a plenitud por los seguidores de Jesucristo. La diócesis de Cúcuta dio un primer paso con el funcionamiento del Banco Diocesano de Alimentos y el Centro de Migraciones.
Allí, el mandamiento: “Amar al prójimo como a ti mismo”, cobra vida en el rostro de cada emigrante venezolano que llega buscando un poco de ayuda.
Monseñor Víctor Manuel Ochoa Cadavid inició este trabajo hace más de un año con el objetivo de apoyar a los desplazados fronterizos que huyen de la crisis venezolana. Junto a un equipo de colaboradores, generosamente les entregan alimentos, ropas y atención médica básica en siete casas de paso.
El miércoles 16 de agosto, monseñor Mario Moronta Rodríguez, obispo de San Cristóbal, estado Táchira (Venezuela), visitó a su par fronterizo. Juntos recorrieron una de estas casas: “Divina Providencia”, en el sector La Parada.
Durante la visita, Mario Moronta anunció que desde la iglesia andina se unirán a los esfuerzos de Cúcuta para ayudar a mitigar las necesidades de los venezolanos que van a Colombia buscando una mejor calidad de vida.
Ustedes están dando un promedio de cinco mil almuerzos y desayunos diarios. Ejemplo vivo de caridad”, dijo a su hermano en la fe.
Un grupo de voluntarios del Táchira se unirán en los próximos días a este apostolado que realiza la Iglesia colombiana en Cúcuta”, ofreció el obispo de San Cristóbal.
“Deben contar con nuestro apoyo y ayuda en lo que esté a nuestro alcance. Vamos a organizar turnos de voluntarios, sacerdotes, seminaristas, religiosas y laicos para ir al menos un día de la semana a acompañar y colaborar”, precisó.
Reconoció que “la semana pasada la Iglesia Cúcuta dirigida por su obispo Víctor Ochoa, dio de comer a más de 60.000 venezolanos que pasaron la frontera”, relató.

La gente confía más en la Iglesia

El prelado tachirense dijo que Venezuela siempre fue un país de paso para ciudadanos de muchas naciones. “Ahora la situación es compleja, un panorama que no se determina, con un gobierno que quiere imponer un proyecto que no es aceptado por todos”, señaló.
Sin embargo, acotó un detalle del que nunca se ha dudado: “En este momento la gente confía más en la Iglesia que en otras instituciones”.
La Diócesis de Cúcuta ha venido desarrollando hace más de un año, una serie de acciones para ayudar a la población migrante, empeñada en la distribución de alimentos, a través de las parroquias de la Iglesia diocesana.
“Hace dos meses se comenzó con la distribución organizada para atender la población más necesitada. Actualmente se distribuye a través de la casa de paso “Divina Providencia” y 9 “Ollas de Caridad” ubicadas en toda la ciudad”, dice el portal de la diócesis de Cúcuta.
La estrecha comunión y comunicación del pueblo colombo venezolano se expresa en la generosidad de dos pueblos hermanos”, sostienen desde la diócesis fronteriza que día tras día atiende a miles de venezolanos.


jueves, 17 de agosto de 2017

Episcopado acompañará al Cardenal Urosa en Misa por sus 50 años de Vida Sacerdotal


 El sábado 19 de agosto, desde las 10:00 am, el Gimnasio “Papá” Carrillo de Los Dos Caminos, reunirá a obispos, sacerdotes, religiosos (as) y feligreses en ocasión de las Bodas de Oro Sacerdotales del Arzobispo de Caracas

Ramón Antonio Pérez // @GuardianCatolic
Caracas, 17 de agosto de 2017 

El cardenal Jorge Urosa Savino, arzobispo de Caracas, arribó el martes 15 de agosto a los 50 años de su ordenación presbiteral, por este motivo, más de 25 obispos de la Conferencia Episcopal Venezolana lo acompañarán junto a sus sacerdotes y feligreses, el sábado 19 de agosto, a partir de las 10 de la mañana, para dar gracias a Dios en una misa que concelebrarán en el Gimnasio José Joaquín “Papá” Carrillo de Los Dos Caminos de esta ciudad.

Un comunicado firmado por los obispos auxiliares de Caracas, monseñores: Jesús González de Zárate, Tulio Luis Ramírez Padilla, José Trinidad Fernández, Enrique Parravano Marino y Nicolás Bermúdez Villamizar (Emérito), expresa que este aniversario del cardenal Urosa “es un motivo de particular alegría para toda nuestra Arquidiócesis”.

En razón de ello, invitan a la feligresía católica y ciudadanos en general, “para dar gracias a Dios por la vida y ministerio y por el gran don del sacerdocio en la Iglesia”.

La actividad central será la misa en el “Papá” Carrillo, donde la feligresía ofrecerá algunos testimonios de vida en relación al trabajo pastoral del actual arzobispo de Caracas. Al culminar, representantes de los concejos municipales del área metropolitana de Caracas: Libertador, Sucre, Baruta, Chacao y El Hatillo, darán a conocer sendos acuerdos por la efeméride.

Según los organizadores, esperan la asistencia de feligreses no solo de Caracas sino también de las diócesis sufragáneas: La Guaira, Guarenas y Los Teques, entre otras iglesias particulares del país, desde donde se han conocido expresiones de alegría por el arribo del cardenal Jorge Urosa Savino a sus cincuenta años de vida sacerdotal.

Hoja de vida del Cardenal Urosa

La hoja de vida de Jorge Liberato Urosa Savino, el XV Arzobispo de Caracas, destaca que nació en Caracas “en el cristiano hogar de Luis M. Urosa y Ligia Savino de Urosa, el 28 de agosto de 1942 y fue bautizado el 25 de diciembre del mismo año, en la Iglesia de Santa Rosalía”.

Luego de su ordenación sirvió como profesor, formador y Rector en los Seminarios de la Arquidiócesis de Caracas (1971-1982). “Unió a esta tarea, la fundación y atención pastoral del Centro de Evangelización y, luego, Vicaría Religiosa de la Santísima Trinidad, en el Barrio Casa de Tabla, en Petare”, dice el comunicado.

Urosa Savino fue elegido por Su Santidad Juan Pablo II como Obispo Auxiliar de Caracas, el 13 de julio de 1982, recibiendo la ordenación episcopal el 22 de septiembre de ese mismo año de manos del Cardenal José Alí Lebrún Moratinos.” El 17 de marzo de 1990 fue nombrado segundo Arzobispo de Valencia por su Santidad Juan Pablo II, donde desarrolló una fructífera acción pastoral por quince años”, dicen el comunicado de los obispos auxiliares de Caracas.

El Santo Padre Benedicto XVI lo nombra Arzobispo de Caracas el 19 de septiembre de 2005 e inicia su ministerio pastoral en Caracas el 5 de noviembre de 2005. “Desde su llegada ha sido un gran impulsor de la catequesis y de la pastoral vocacional, ha creado 6 nuevas parroquias y dos nuevas vicarías confiadas a religiosas”, agregan los prelados.

Sostienen que algunas expresiones del celo pastoral del cardenal  Urosa han sido, “entre otras realidades pastorales, la exitosa realización de la Misión Continental Evangelizadora, la elaboración del Plan de Pastoral de la Arquidiócesis 2013-2019, la proclamación de Nuestra Señora de Coromoto como Patrona de nuestra Arquidiócesis y la consolidación de la organización de la seguridad social del clero”.

Enfatizan que como Arzobispo de Caracas, Urosa Savino ha ordenado 45 sacerdotes y 18 diáconos permanentes, para colocarlos al “servicio de nuestra Iglesia Arquidiocesana”.

Desde su incorporación al Colegio Cardenalicio, en el Consistorio del 24 de marzo de 2006, ha unido a su compleja y exigente labor como Arzobispo de Caracas, el servicio a la Iglesia Universal como miembro de la Pontifica Comisión para América Latina, del Pontificio Consejo Justicia y Paz, de la Congregación para el Clero, del Pontificio Consejo para la Cultura y del Consejo de Cardenales para los asuntos administrativos de la Santa Sede.

Para la actividad de 19 de agosto, los obispos auxiliares de Caracas, pidieron hacer de la celebración de este aniversario una oportunidad para “organizar y desarrollar una más intensa acción pastoral que permita llevar el Evangelio y los dones de Jesucristo a los habitantes de Caracas, especialmente a los más pobres y a los alejados”, según el Plan de Pastoral.

Finalmente, pidieron orar, especialmente, “para que el Señor suscite muchísimos jóvenes que quieran con alegría, con entusiasmo, dedicarse a llevar la luz, el amor, la paz de Cristo a nuestros hermanos, así como lo ha hecho a través de 50 años el Sr. Cardenal Urosa”.


Bodas de Oro Sacerdotales


"Quienes hemos sido compañeros de camino en el sinuoso devenir de nuestra patria somos testigos de su rectitud y dedicación, de la atención a todos con particular acento a los más pobres"

Cardenal Baltazar Porras Cardozo
Arzobispo de Mérida

El 15 de agosto de 1967 recibía la ordenación sacerdotal en la Catedral de Caracas de manos del Emmo. Sr. Cardenal José Humberto Quintero Parra, el joven diácono Jorge Urosa Savino. Compañeros de curso en el Seminario Interdiocesano de Caracas coincidimos en trienio filosófico. La teología la cursó en Toronto, Canadá y posteriormente se doctoró en teología dogmática por la Universidad Pontificia Gregoriana en Roma con una enjundiosa tesis sobre Theilard de Chardin.

Tuve la dicha de que quince días antes ejerció el diaconado en mi ordenación sacerdotal en Calabozo. La vida sacerdotal nos ha unido en trabajos comunes donde se consolidó la amistad y el compartir inquietudes en la formación de los candidatos al sacerdocio. Fue rector del Seminario San José de El Hatillo, dedicado entonces a las vocaciones adultas, y de allí pasó a la rectoría del Interdiocesano de Caracas. Juntos trabajamos, entre otros asuntos, en la elevación de los estudios del Seminario a rango universitario con el reconocimiento civil del Consejo Nacional de Universidades a comienzos de la década de los ochenta.

Elegido Obispo Auxiliar de Caracas fue ordenado el 22 de septiembre 1982 trabajando al lado del Cardenal José Alí Lebrún e involucrándose en la compleja pastoral de la capital. En 1987 compartimos la experiencia sinodal siendo los dos obispos elegidos para el Sínodo de los laicos en la Ciudad Eterna. El 17 de marzo de 1990 por decisión del Papa Juan Pablo II pasó a ocupar la sede arzobispal de Valencia. Posteriormente en 1992 participó en la IVa. Conferencia General del Episcopado Latinoamericano en Santo Domingo y en 1997 en el Sínodo de América en Roma. El 19 de septiembre de 2005 fue promovido a la sede metropolitana caraqueña, lugar de su nacimiento y vida juvenil, sacerdotal y primeros años episcopales. En marzo de 2006 el Papa Benedicto le nombró Cardenal de la Santa Madre Iglesia. Los sínodos de la familia de 2014 y 2015 lo tuvieron como padre sinodal.

El 19 de agosto de 2017 celebrará con el clero caraqueño y la presencia de sus hermanos obispos y numerosas amistades sus Bodas de Oro Sacerdotales. Ocasión para agradecer a Dios y a la Virgen Santísima su entrega y dedicación al cultivo de la fe cristiana en los diversos ambientes donde ha trabajado a lo largo de cinco décadas.

Quienes hemos sido compañeros de camino en el sinuoso devenir de nuestra patria somos testigos de su rectitud y dedicación, de la atención a todos con particular acento a los más pobres. Incansable en el trabajo pastoral en reuniones de estudio y de promoción integral del laicado y de las vocaciones a la vida sacerdotal y religiosa. De fácil pluma y buen verbo en varias publicaciones están recogidos sus intervenciones, homilías, discursos, ponencias en diversos foros, que dan fe de su aplicación al estudio y de su difusión al complejo mundo que le toca vivir.

Que el Señor lo colme de bendiciones en esta fecha jubilar para regocijo de toda la Iglesia que peregrina en Venezuela, para sus queridos familiares y amigos, y para quienes en el sacerdocio y el episcopado hemos compartido el suave yugo del trabajo pastoral.

Ad multos annos, querido Jorge.



lunes, 14 de agosto de 2017

El Cardenal Urosa Savino rechaza cualquier opción militar en Venezuela


El arzobispo de Caracas cuestiona la injerencia del régimen comunista de Cuba y del gobierno de Donald Trump


La crisis que sufrimos los venezolanos es tan grave que ahora surge un problema externo, las amenazas de una opción militar por parte del presidente Donald Trump”. 

Así lo alertó el cardenal Jorge Urosa Savino, al culminar una misa que presidió este domingo 13 de agosto, en la Catedral Metropolitana de Caracas, con motivo de cumplirse 150 años de consagración de la Iglesia Primada de Venezuela.
Yo  – y estoy seguro, todos los Obispos venezolanos – rechazo toda injerencia militar extranjera, como la cubana, presente desde hace algún tiempo en Venezuela, y no estoy de acuerdo con la amenaza de una opción militar”, acentuó el Purpurado ante la idea planteada por Trump.
Con ello, el arzobispo de Caracas, se sumó al grupo de líderes nacionales e internacionales que han rechazado públicamente cualquier posibilidad de intervención militar extranjera en Venezuela.
No obstante, Urosa considera que “la crisis social, política y económica es cada vez más grave; tanto, que da pie para que alguien piense en una opción militar”. Consideró: “Somos los venezolanos, y en especial el Gobierno que la ha creado, los que tenemos que resolver la crisis actual”.
Urosa arribará este 15 de agosto a 50 años de vida sacerdotal. Por tal motivo, para el próximo sábado 19, los obispos venezolanos y la feligresía de Caracas, lo acompañarán en el Gimnasio “Papá” Carrillo de esta ciudad, donde participarán de una misa para darle gracias a Dios por este acontecimiento.

La “opción militar” de Trump

Por primera vez, Donald Trump, amagó el viernes 11 de agosto, con utilizar la fuerza militar como una “opción” contra el Gobierno de Nicolás Maduro, con el cual está enfrentado diplomáticamente desde que asumió la presidencia de Estados Unidos.
Tenemos muchas opciones para Venezuela, incluida una posible opción militar si es necesario”, dijo Trump, acompañado de su secretario de Estado, Rex Tillerson; la embajadora ante la ONU, Nikki Haley; y el asesor Herbert Raymond McMaster.
Tenemos tropas por todo el mundo, en lugares muy, muy alejados. Venezuela no está muy lejos y la gente está sufriendo y están muriendo”, agregó el presidente, asegurando que el país suramericano está sumido en un “lío muy peligroso”.
Las declaraciones llegaron días después de calificar a Maduro como un “dictador”. Esta consideración de gobierno al margen de la democracia encontró eco en países como Perú que suspendió relaciones con Venezuela, y en Colombia, cuyos vaivenes diplomáticos son comunes entre estos países que comparten una misma frontera.
Rex Tillerson reconoció que EEUU está “evaluando todas las opciones políticas” para “crear un cambio de condiciones” en Venezuela. El funcionario llegó a plantear: “O bien Maduro decide que no tiene futuro y quiera marcharse por voluntad propia o logramos que el Gobierno revierta sus procesos y regrese a su Constitución”, dijo.

Nadie quiere intervención

Por otra parte, la amenaza de Donald Trump no ha caído bien entre los países de la región: Argentina, Chile, Colombia, Ecuador, Bolivia y México, así como países del Caribe. 

Aunque la mayoría de estos considera necesaria la salida y mantienen fricciones con el Gobierno de Maduro; son unánimes en promover la vía electoral y el diálogo entre las partes para solucionar el conflicto. Coinciden en rechazan la “opción militar”.
De hecho, el presidente colombiano, Juan Manuel Santos, solicitó desechar esta posibilidad al vicepresidente de Estado Unidos, Mike Pence, con quien se reunió este domingo 13 de agosto como parte de la gira que el norteamericano realiza en la región.
Le expresé al vicepresidente Pence que la posibilidad de una intervención militar no debe ser contemplada. Ni Colombia ni América Latina, desde el sur del Rio Grande hasta la Patagonia, podrían estar de acuerdo”, afirmó Santos.
Luego de las conversaciones, Pence suavizó la propuesta de Trump, alegando que Estados Unidos quiere una “solución pacífica”. Pero enfatizó que “Venezuela está camino a la dictadura y como dijo el presidente Trump, Estados Unidos no va a quedarse quieto. Vamos a seguir trabajando con las naciones del hemisferio hasta que se restaure la democracia para el pueblo venezolano”, aseguró en Colombia.




Iglesia de Caracas inicia Semana Jubilar por 50 años de vida sacerdotal del Cardenal Urosa


Este 15 de agosto, el cardenal Jorge Urosa Savino arribará a 50 años de vida sacerdotal. El Capitulo Metropolitano de Caracas emitió un Acuerdo para darle gracias a Dios por su labor pastoral

Ramón Antonio Pérez // @GuardianCatolic
Caracas, 14 de agosto de 2017

La Iglesia arquidiocesana de Caracas comenzó este domingo 13 de agosto, la semana jubilar por los 50 años de la ordenación sacerdotal del Cardenal Jorge Urosa Savino, a los cuales arribará el martes 15 de agosto, y cuya actividad central será una misa en acción de gracias que se realizará el sábado 19, a partir de las 9 de la mañana, en el Gimnasio José Joaquín “Papá” Carrillo, en Los Dos Caminos.

“Vuestra Eminencia ha sido testigo de la poderosa mano del Señor, la cual por la gracia del Espíritu Santo, ha sido la brújula que le ha orientado en el discurrir de su vida sacerdotal, la cual se asemeja a una nave en medio de mares tempestuosos y pacíficos”, expresa el acuerdo del Capítulo Metropolitano, que fue leído durante la misa del domingo en la Catedral de Caracas, dando inicio de esta manera a la semana jubilar.

El cardenal Urosa presidió la ceremonia acompañado de sus obispos auxiliares, monseñores: Jesús González de Zárate y Tulio Luis Ramírez Padilla; además, estuvieron presentes monseñor Adán Ramírez Ortiz, actual Deán de la Catedral de Caracas y monseñor Héctor Maldonado Panacci, quien le antecedió en este cargo eclesiástico.

El Purpurado saludó la presencia de monseñor Juan Francisco Monterrey, vicario general emérito de la Arquidiócesis de Caracas y a su actual responsable, monseñor Francisco Terán. Junto a ellos estuvo el presbítero canónigo, Juan Carlos Silva Unda, que en nombre del Capítulo Metropolitano hizo lectura del Acuerdo Capitular; así como el padre Francisco Morales, rector del seminario Santa Rosa de Lima y el padre Johan Contreras.

La madre María Eugenia Noreña, superiora general de las Siervas de Jesús, acudió con varias de las religiosas integrantes de esta congregación venezolana, y presentó sus saludos al Arzobispo de Caracas.

 El padre Juan Carlos Silva relató algunas responsabilidades asumidas a lo largo de su sacerdocio por el cardenal Urosa, a quien definió como “Venerable Pastor”. 

Leyó del Acuerdo que “éste Capítulo Metropolitano impregnado del júbilo que embarga tan feliz efeméride, se une a la Iglesia de Caracas y Venezuela, con la gratitud perenne (…) por haberlo agregado al número de los presbíteros, quienes reproducen en medio de la humanidad el rostro de Cristo...”.

Consagración de la Catedral de Caracas

El Cardenal Jorge Urosa Savino comenzó su homilía recordando que el 12 de agosto se cumplieron 150 años de la consagración de la Catedral Metropolitana de Caracas.

Recordó que el arzobispo de Caracas de entonces, “el insigne monseñor Silvestre Guevara y Lira, quien acompañado de sus canónigos, muchísimos sacerdotes y una gran muchedumbre de fieles, en medio del júbilo de la feligresía católica caraqueña, consagró al Señor esta bellísima catedral, y hoy le damos gracias a Dios”.

Sostuvo que el templo es el símbolo de la iglesia viva, y de la comunidad eclesial. “Esta imponente edificación es el símbolo de nuestra Iglesia arquidiocesana de Caracas. Es la Iglesia Madre de todas las iglesias caraqueñas porque fue la primera”.

Explicó que esta iglesia metropolitana de Caracas fue construida en el siglo XVI como iglesia parroquial y luego fue elevada a la categoría de Catedral con el título de “Santa Ana”, “porque así era el título que llevaba la Catedral de Santa Ana de Coro, cuya entidad catedralicia fue trasladada a Caracas”.

Al concluir la eucaristía, el arzobispo de Caracas saludó a la feligresía presente compartiendo palabras de esperanza y escuchando los clamores del pueblo sencillo que, con orgullo pedían su bendición.

 Celebración Central. El Cardenal Urosa arribará este 15 de agosto a 50 años de vida sacerdotal. Por tal motivo, para el próximo sábado 19, los obispos venezolanos y la feligresía de Caracas, lo acompañarán en el Gimnasio José Joaquín “Papá” Carrillo, en Los Dos Caminos, donde se realizará una misa en acción de gracias.

Según ha informado el comité organizador que encabeza monseñor Jesús González de Zárate, las actividades comenzarán ese día a las 9 de la mañana. Esperan la asistencia de feligreses no solo de la Iglesia de Caracas sino también de las diócesis sufragáneas de La Guaira, Guarenas y Los Teques, entre otras iglesias particulares del país, desde donde han expresado su alegría por el arribo del cardenal Jorge Urosa Savino a sus cincuenta años de vida sacerdotal.



ACUERDO CAPITULAR EN EL JUBILEO DE 50 ANIVERSARIO SACERDOTAL DEL EMMO. SEÑOR CARDENAL JORGE UROSA, ARZOBISPO DE CARACAS

A nuestro Venerable Pastor:

Al transcurrir diez lustros del fausto día en el cual el Emmo. Cardenal José Humberto Quintero, a la sazón Arzobispo de Caracas y de muy venerada memoria, imprimió en vuestra Eminencia el Sagrado Carácter del Orden Sacerdotal, éste Capítulo Metropolitano impregnado del júbilo que embarga tan feliz efeméride, se une a la Iglesia de Caracas y Venezuela, con la gratitud perenne respecto munificencia Divina, ante todo por haberlo agregado al número de los presbíteros, quienes reproducen en medio de la humanidad el rostro de Cristo pastor de nuestras alma y seguidamente, por haberle conferido la asaz delicada misión del Ministerio Episcopal, hasta ser cabeza y pastor de la Iglesia que peregrina en ésta capital de la República.

En el dilatado ejercicio del Ministerio Sacerdotal que su persona asumió al seguir el llamado de Cristo, imperioso y penetrante, dirigido hacia la continuidad de la misión salvífica en favor de la humanidad, Vuestra Eminencia ha sido testigo de la poderosa mano del Señor, la cual por la gracia del Espíritu Santo, ha sido la brújula que le ha orientado en el discurrir de su vida sacerdotal, la cual se asemeja a una nave en medio de mares tempestuosos y pacíficos.

Su vida dedicada en la lozanía del ímpetu juvenil a la formación de nuevos sacerdotes, misión harto delicada y abnegada, exalta su generosidad hacia los mandatos la Iglesia, cuando nos pide servir a Cristo en ella, pues “quien pierde la vida por el Evangelio la salvará”. Así mismo y en la madurez humana alcanzada en medio del conglomerado empírico del ejercicio pastoral, la Iglesia le llamó a formar parte del Ministerio Episcopal, el cual manifiesta una mayor exigencia y entrega al cuidado de una grey, ante la cual se asume la responsabilidad más terrible y a la vez más hermosa, la salvación de su pueblo como sucesor de los apóstoles.

A imagen de Cristo buen pastor, quien da la vida por sus ovejas y va en pos de aquella descarriada, usted fue llamado como Obispo Auxiliar a servir a esta Iglesia de Caracas junto al Emmo. Cardenal José Alí Lebrún, también de venerada memoria, haciendo presente el anuncio de Cristo muerto y resucitado, donde éste Capítulo Metropolitano fue honrado de contarlo entre sus Deanes, quienes han descollado en los anales eclesiásticos venezolanos como varones conspicuos de Dios, santos pastores quienes han honrado esta Santa Iglesia Metropolitana.

La Sede Apostólica considerando las cualidades que signaron el ejercicio pastoral que su persona desempeñó en Caracas, lo llamó a una responsabilidad mayor como Arzobispo de Valencia, curtiendo aún más su experiencia aquilatando en profundidad su vida sacerdotal.
Por último la semilla del Evangelio que fue plantada en el corazón de Vuestra Eminencia, germinó hasta transformarse en el árbol que ha producido frutos en cantidad, al ser designado como digno portador del báculo caraqueño, y más aún como directo cooperador del Romano Pontífice, en el gobierno de la Iglesia Universal.

Por lo tanto éste Capítulo Metropolitano acuerda unirse al gozo jubilar que impregna tanto la Iglesia de Caracas como de Venezuela, festejando así las bodas de oro sacerdotales de Vuestra Eminencia, ofreciendo incesantes plegarias por la prosperidad y santificación de su persona, al mismo tiempo que reitera la total adhesión filial a sus paternales dictámenes, haciendo presente nuestra efectiva como afectiva unión, en comunión con todo el presbiterio y fieles que peregrinamos en esta Caracas republicana.

Dado en caracas, a los 15 días del mes de agosto, en la solemnidad de la Asunción de Nuestra Señora, del año del Señor 2017.











viernes, 11 de agosto de 2017

Confirmado: el SEBIN asaltó una residencia de monjas en Venezuela



El allanamiento por parte del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebin) a la residencia de las Hermanas Hijas de Cristo Rey en Valencia (Venezuela), circulaba desde principios de esta semana en las redes sociales, manejándose el tema de manera muy discreta entre los medios de comunicación y en las mismas fuentes informativas de la iglesia católica en el país.
Sin embargo, este 10 de agosto, los hechos fueron confirmados por monseñor Reinaldo Del Prette Lissot, arzobispo de Valencia (estado Carabobo). El Prelado consignó una carta al comandante de la Base Territorial del Sebin, comisario jefe José Meléndez, denunciando los hechos acaecidos el lunes 7 de agosto en la Residencia Universitaria “Cristo Rey”, en la urbanización Guaparo de esta ciudad.
“El lunes 7 de agosto del presente mes, me fue informado, por las Hermanas Religiosas de Cristo Rey, de un infortunado suceso: a las 12:30 de la madrugada de ese día, irrumpieron violenta y atropelladamente unos treinta (30) hombres y una mujer”, dice el arzobispo al inicio de la carta enviada al Sebin.
Expuso que presuntamente miembros de ese Cuerpo de Seguridad del Estado, habrían ingresado en la residencia Universitaria “Cristo Rey”, que por más de cincuenta años ha sido dirigido por la comunidad religiosa “Hijas de Cristo Rey”.

Crean zozobra en religiosas mayores

El arzobispo de Valencia continuó explicando al jefe regional del Sebin, que esta residencia “ha sido el hogar de muchas jóvenes universitarias que desde los distintos Estados del país, e incluso del extranjero, han venido a realizar sus estudios universitarios”.
Advirtió que el allanamiento y la “acción violenta” de los funcionarios del Sebin, se produjo “sin ninguna orden de visita domiciliaria emitida por un Tribunal” del país. En consecuencia, el episodio “generó zozobra, angustia, temor y miedo en las cinco (5) religiosas muy mayores que encontraban en el lugar”.
Todavía a la fecha de envío de la carta, “las religiosas se encontraban alteradas en su estado de ánimo”, dijo Del Prette.
“Definitivamente, dicha irrupción fue un atropello que no dudo en calificar de torpe y desdice muchos de una Institución de Seguridad Pública que tiene a su cargo labores de inteligencia, pues muy poca inteligencia y falta de sindéresis demostraron en esta incursión a dicha Residencia, donde lo que habían eran religiosas mayores”, dijo.

Incautaron equipos de la residencia

Según revela el arzobispo de Valencia en su carta a la policía política del Gobierno de Maduro, “estos funcionarios decomisaron equipos de seguridad de la Residencia, como un DVR, un equipo de computación perteneciente a una de las religiosas, el disco duro que se encontraba en la recepción (…) y un Router (Wi-Fi).
Reinaldo Del Prette Lissot, concluye la carta, indicándole al Sebin: “espero que dichos equipos sean devueltos en muy corto tiempo a la Residencia de donde fueron retirados”.
A continuación la carta del Arzobispo de Valencia:



jueves, 10 de agosto de 2017

Los obispos venezolanos exigen a Maduro “cesar la persecución y la tortura”


La voz de la Iglesia católica en Venezuela no guarda silencio a pesar de los tiempos difíciles que vive junto al resto de los ciudadanos. Especialmente, asume banderas en contra de las violaciones de los derechos humanos, sociales y políticos, cada vez más en alza en el país.
Esta vez, la Comisión de Justicia y Paz de la Conferencia Episcopal Venezolana denunció nuevamente la situación de los presos políticos y presos comunes, exigiendo al Gobierno de Nicolás Maduro y a las instancias que lo conforman: “el cese de la persecución, a la tortura física y psicológica que traduce saña y violencia con estos ciudadanos”.
El comunicado: Frente a tantos atropellos”, divulgado este 10 de agosto, bajo la responsabilidad de monseñor Roberto Lückert León, presidente de esta comisión, junto al padre vicario Saúl Ron Braasch, comienza con un soplo de esperanza al señalar que “Dios no permitirá jamás que el justo caiga”, tal cual se desprende del Salmo 54.
Exponen los religiosos, que la situación de los hombres y mujeres privados de libertad en el país natal de Simón Bolívar, queda “evidenciada en las denuncias de familiares y del Observatorio Venezolano de Prisiones
Describen “tratos crueles e inhumanos en las detenciones, en los traslados y en los mismos centros de reclusión”. 
Luego detallan la existencia de “infraestructuras anti higiénicas” “alimentación precaria”. No dejan de mencionar la “falta de medicamentos, ausencia de asistencia jurídica, falla en el debido proceso”.
También denuncian el “derecho a ser procesados por sus jueces naturales, traba en las visitas de sus familiares y la falta de asistencia médica”.
Todos estos derechos fundamentales, según expresa la comisión de justicia y paz de la CEV, están consagrados en la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela vigente.
De allí que, entre las exigencias planteadas a las “Instancias Públicas, tanto ejecutivas como Legislativas y Consejo Federal de Gobierno”, están “cumplir obligatoriamente con la garantía de estos derechos y el deber irrenunciable de restablecerlo sin demora”.

¿Dónde está el General Baduel?

Por otra parte, el Episcopado Venezolano, a través de esta Comisión de Justicia y Paz, se solidariza con los familiares de los presos políticos en genera y piden al Gobierno de Maduro: “Cesar la cacería de bruja contra los ciudadanos que piensan distinto al régimen”.
De manera puntual, exigen información sobre las condiciones y el paradero del militar retirado Raúl Isaías Baduel, desaparecido de la cárcel de Ramo Verde, el pasado fin de semana, y cuyo paradero es desconocido por sus familiares han hecho la denuncia pública.
Por tanto, solicitan al Gobierno de Maduro y a las instituciones judiciales: “Se le informe a la familia del general Raúl Isaías Baduel su paradero y su estado de salud”.
La comisión de justicia y paz de la CEV, recuerda “la responsabilidad que deriva del incumplimiento en la garantía de estos derechos que son universales y las acciones penales consecuentes son imprescriptibles”. 

Coinciden con funcionario de la ONU

Recientemente, el Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Zeid Raad al Husein, responsabilizó al Gobierno de Maduro, de las violaciones de Derechos Humanos que han tenido lugar en Venezuela en el marco de la actual crisis política.
La responsabilidad de las violaciones de los Derechos Humanos que hemos registrado descansa en las más altas autoridades del Gobierno”, dijo Al Husein en un comunicado, con el que coincide plenamente la comisión de justicia y paz del Episcopado Venezolano.
En consecuencia, el comunicado de la Iglesia venezolana llamó a los católicos y hombres y mujeres de buena voluntad, “no solo a orar por los que sufren sino por los que vulneran estos Derechos Humanos y denunciar públicamente a los funcionarios que los violen”.


VideoBar

Este contenido todavía no está preparado para las conexiones cifradas.