lunes, 23 de enero de 2017

Rezó a la Divina Pastora y quedó embarazada





“Yo hice el Cursillo de Cristiandad en marzo del año 2014. Una semana antes también había asistido mi esposo, Alberto Gil. Fue un retiro en el que las reflexiones sobre la crianza y educación de los hijos, la familia y el amor de las parejas, afloraron mis sentimientos porque después de diez años de matrimonio, no podía tener hijos”.

Así comenzó su testimonio Maryrube Briceño de Gil, vecina de la ciudad de Guarenas, durante la procesión número 161 de la Divina Pastora, el 14 de enero, en Barquisimeto, estado Lara (Venezuela). 

Estaba acompañada de Alberto Gil con quien se casó el 20 de agosto de 2005; y además, llevaba en sus brazos a Gabriel Jesús Gil Briceño, nacido el 18 de septiembre de 2016, en Caracas, “mi milagrito”, como ella le dice al niño.

La familia Gil Briceño acudió por primera vez a la procesión más grande de América Latina. Compartieron su fe junto a millones de personas que asisten agradecidas por superar enfermedades, encontrar empleo y afianzar matrimonios, entre muchas razones.

Maryrube explicó para Aleteia que durante el retiro del cursillo de cristiandad se le acercó un sacerdote y le preguntó por qué estaba llorando. “Le respondí las razones por las que no podía tener bebés a pesar de los tratamientos médicos”.

El religioso le habría dicho, según declaró la joven mujer: “El próximo 14 de enero de 2015 tienes que darle gracias a la Divina Pastora porque vas a ser madre. Luego tendrás que llevar tu hijo al Santuario en Santa Rosa y asistir a la procesión”.

Además de todo esto, de por sí con alto contenido extraordinario, Maryrube añadió lo siguiente: “Detrás de nosotros había un retrato de la Divina Pastora. El sacerdote me lo mostró y dijo que nada ocurre por casualidad sino por decisión de Dios”.

Un ovario menos y otro funcionando mal

Maryrube explicó que durante muchos años se realizó varios tratamientos hormonales para tratar de superar esa “infertilidad” que la frustraba sin poder ser madre. 

Además, le extirparon un quiste en el ovario izquierdo dejándolo prácticamente inservible. Entretanto, el ovario derecho funcionaba pero de forma irregular.

“Durante la ovulación, que era cada dos meses, los óvulos que producía el ovario derecho eran muy pequeños, por debajo del tamaño normal”. Para los médicos, “así era imposible quedar embarazada”, aseguró.

No obstante este panorama personal, el 14 de enero de 2015, asistió a su parroquia para agradecer a la Patrona del estado Lara, según la recomendación del sacerdote. “Le di las gracias a la Divina Pastora, diciéndole, incluso, que me quedaría resignada si estaba en los planes de Dios que no pudiera concebir un hijo para ser madre”.

Pero llegó el 26 de enero de 2016, y ocurrió algo inesperado. “Me di cuenta que no me había llegado la menstruación. Mi último periodo había sido el 24 de diciembre, fecha del nacimiento de Jesús”, contó. “Llena de emoción me hice la prueba de embarazo más sencilla, la de la orina ¡Me dio positivo!”, resaltó con marcada alegría.

A los pocos días corroboró con una prueba más certera, la de sangre. Con alegría concluye que “al momento de darle las gracias a la Divina Pastora, el 14 de enero de 2015, yo estaba embarazada”. Ello multiplicó la alegría entre sus familiares y amigos.

Agradecidos con la Divina Pastora


El 14 de enero de 2017, Maryrube, Alberto y Gabriel Jesús, estaban en la avenida Venezuela, muy cerca de la Catedral de Barquisimeto. Junto a varios peregrinos esperaban que pasara la venerada imagen para verla en medio de la marejada humana.

Asistir a esta procesión me tocó el corazón, apenas la vi pasar en hombros de la cofradía de cargadores, me puse a llorar con mucha emoción”, comentó.

Finalmente, el 15 de enero, la pareja visitó el Santuario de la Divina Pastora en Santa Rosa, donde nuevamente rezaron juntos y encendieron una vela para agradecer a Dios “por el milagrito de la vida que significa su hijo Gabriel Jesús”.




Macky Arenas: “El uniforme que respeto”


Reporte Católico Laico publicó un artículo sin desperdicio de, la periodista Macky Arenas, en el que anima a asumir un testimonio de vida cristiana, como nuestros obispos y el fallecido Cardenal Castillo Lara,  Castillo Lara, para hablar ahora “cuando la urgencia es grande”
Macky Arenas
Es justo recordar, en estos tiempos de  cobardías y de inconsistencias –que es otra forma de cobardía- pero también de coraje y pasos al frente, al prelado de la Iglesia Católica que abrió los fuegos en un escenario fundamental para el compromiso creyente: la Misa con que termina la jornada dedicada a la Divina Pastora de Lara. Es la devoción más impresionante que el país conozca y la convocatoria más imponente de toda América.
Comenzaba el año 2006 y el Cardenal Rosalio Castillo Lara, el venezolano considerado  como de mayor proyección exterior después de Francisco de Miranda, fue invitado a pronunciar la homilía. Había regresado a Venezuela después de servir por décadas en Roma donde llegó a ejercer simultáneamente como Gobernador de la Ciudad del Vaticano y Administrador de la Santa Sede durante el papado de Juan Pablo II. En aquella festividad mariana no dijo nada que ahora no digan sus hermanos obispos y cardenales, pero fue profético. Lo fue por adelantado y lo fue por certero.
En medio de grandes presiones y cumpliendo con su deber de venezolano, Castillo Lara advirtió públicamente el peligro“Nos encontramos en una situación de extrema gravedad como muy pocas en nuestra historia. Un gobierno elegido democráticamente hace siete años ha perdido su rumbo democrático y presenta visos de dictadura, donde todos los poderes están prácticamente en manos de una sola persona que los ejerce arbitraria y despóticamente; no para procurar el mayor bien de la nación, sino para un torcido y anacrónico proyecto político: el de implantar en Venezuela un régimen desastroso como el que Fidel Castro, a costa de tantas vidas humanas y del progreso de su nación, ha impuesto a Cuba”. Eso fue lo que dijo Su Eminencia el 14 de enero de 2006, en esa homilía en Barquisimeto, el día de la Divina Pastora.
No podía haber sido de otra manera. Hay gente que ve lo que otros no ven y se atreve ante lo que los demás vacilan. Desde esa tarima hizo el trazado de lo que se nos venía encima y exigiría el compromiso frontal de la Iglesia venezolana. Juan Pablo II fue claro: “Cuando la dignidad de la persona humana y sus derechos están en juego, eso es un asunto de la Iglesia”. Castillo Lara dio testimonio de ello. Para hablar, cualquier escenario es propicio cuando la urgencia es grande. 
La ecuación es simple: el ser humano ha sido creado a imagen y semejanza de Dios. Esa es la fuente de todos los derechos y a nadie está permitido alienarlos. Denunciar y condenar los intentos de oprimir a los pueblos es tarea de los pastores y forma parte de su prédica más elemental. Ineludible. No es política lo que se hace, sino Evangelio el que se proclama.
Hoy, la Iglesia venezolana no se ha quedado atrás. Tampoco ha desmerecido de antecesores como Mons Montes de Oca, Mons Hernández Chapellín, Mons Arias Blanco, más recientemente el Cardenal Castillo Lara y tantos otros obispos, sacerdotes y religiosos, la mayoría anónimos, que han cumplido a cabalidad con Dios, su Iglesia, su Patria, han sido fieles a su misión y a su conciencia.
Como bien ha señalado la Conferencia Episcopal, a lo largo de tantas exhortaciones, estamos ante la imposición de un proyecto moralmente inaceptable. Y lo escribimos sin comillas, como para hacer totalmente nuestras esas palabras. Los obispos han sido firmes, valientes, unidos en una sola voz, cada uno pendiente de su diócesis, atentos al sufrimiento y dispuestos al consuelo y el acompañamiento. Firmes pero respetuosos. Su parte “de guerra” es el llamado al encuentro y la rectificación.  Responsablemente dateados. Están pautando la agenda con su mensaje en coherencia con su comportamiento. Conocen mejor que nadie los problemas y aportan alternativas. Compensan lo que tanto calculador barato –aspirante a dirigir lo que sea- se priva de asumir, a pesar de que abunda el discurso come-candela pero vacío de contenido y compromiso a la hora de poner las cartas sobre la mesa y tomar los riesgos a que haya lugar.
Por eso declaro, sin el menor esguince, que el único uniforme que respeto es la sotana. No hay muchas caminando por allí en estos días, es verdad, pero me tranzo por el clergyiman*, que igualmente uniforma a quienes llevan la compasión de Cristo en su corazón.-

domingo, 22 de enero de 2017

Iglesias Históricas siguen rezando por la Unidad de los Cristianos en Venezuela


Los líderes religiosos no solo piden por la unidad de los cristianos sino también por las situaciones de injusticia, persecuciones y muerte que  sufren en el mundo

Ramón Antonio Pérez // @GuardianCatolic

Caracas, 22 de enero de 2017.- El cardenal Jorge Urosa Savino, arzobispo de Caracas, y el nuncio apostólico, monseñor Aldo Giordano, participarán junto a los líderes de las Iglesias Históricas de Caracas, en una misa que se celebrará este domingo 22 de enero, a partir de las 6 de la tarde, en la Iglesia San Charbel de esta ciudad.

Se conoció que esta celebración se cumplirá en el marco del Octavario de Oración por la Unidad de los Cristianos y la festividad de San Antonio Abad, Padre del Monacato Oriental, según la invitación enviada desde la Orden Libanesa Maronita. Esta será la quinta fecha del Octavario que en Caracas se celebra desde 1997.


La celebración inaugural de este año en Caracas se cumplió el 18 de enero en la Iglesia Evangélica Luterana “La Resurrección” de Altamira. Posteriormente el 19 en Iglesia Presbiteriana Príncipe de Paz, en Los Chaguaramos; el 20 en la Iglesia Apostólica Armenia “San Gregorio El Iluminador”, de la urbanización La Florida; y el sábado 21, en el Seminario Santa Rosa de Lima, en El Hatillo.

Iglesias de Maracaibo también celebran

Una nota de prensa publicada en el perfil de Facebook de la Conferencia Episcopal Venezolana, da cuenta de que en Maracaibo también se está cumpliendo el Octavario, el cual comenzó en la parroquia Santa Mariana de Jesús el pasado 18 de enero.

“La Jornada Mundial de Oración por la Unidad de los cristianos, se inició (…) en la Parroquia Santa Mariana de Jesús, en el municipio San Francisco, con una celebración ecuménica que congregó a Pastores y fieles de diferentes iglesias cristianas”, según información recibida desde la Arquidiócesis de Maracaibo.


Indica que por parte de la Iglesia Católica participaron además de sacerdotes y fieles de diversas parroquias, los seminaristas del Seminario Mayor de Maracaibo y del Seminario Propedéutico Juan Pablo II, y miembros del Movimiento de los Focolares.

De igual manera, la nota informativa dio a conocer el programa que se cumple en Maracaibo, faltando por cumplirse las siguientes celebraciones:

·        Domingo 22/01/2017. Tema: "Una nueva realidad está presente".
·        En cada comunidad de fe en sus horas de culto dominical.
·        Lunes 23/01/2017. Tema: "Dios nos ha reconciliado con él".
·        Hogar Clínica San Rafael, a las 7:00pm.
·        Martes 24/01/2017. Tema: "El ministerio de la reconciliación"
·        Seminario Mayor de Maracaibo a las 7:00 pm.
·       Miércoles 25/01/2017. Liturgia de Clausura. Tema: "Reconciliados con Dios".
·        Iglesia Presbiteriana a las 7:00 pm.

El Octavario es una actividad mundial


Cabe señalar que para preparar esta celebración anual, los asociados ecuménicos de una región en particular son invitados cada año a elaborar un texto litúrgico de base sobre un tema bíblico. 

A continuación, un equipo internacional de editores formado por representantes del CMI y de la Iglesia católica romana pule el texto para asegurarse de que puede ser utilizado como oración en todo el mundo y de que está relacionado con la búsqueda de la unidad visible de la Iglesia.

El texto es publicado conjuntamente por el Pontificio Consejo para la Promoción de la Unidad de los Cristianos y el CMI, a través de su Comisión de Fe y Constitución, que también acompaña todo el proceso de producción del texto. El resultado final se envía a las iglesias miembros del CMI y a las conferencias episcopales católicas romanas, a las que se invita a que traduzcan y contextualicen o adapten el texto para su propio uso.

En Caracas, el Octavario cerrará el miércoles, 25 de enero, a las 6 de la tarde, con un culto en el Centro Diocesano de la Iglesia Anglicana Episcopal Venezolana, en la avenida Caroní de la urbanización Colinas de Bello Monte. 

Allí, el concejal de Caracas, Fernando Albán, presidente de la comisión de Culto y Fomento del Buen Vivir, entregará a varias personalidades y líderes religiosos el Premio Ecuménico Municipal, creado por la cámara edilicia del Municipio Bolivariano Libertador.


Monseñor Fernando Castro - Ancianos: un tesoro



“…el anciano en su falta de fuerza sólo tiene recuerdos y, por tanto, la soledad puede ser fuente de miedos y angustias"

Fernando Castro Aguayo

Hay dos etapas de la vida en las que somos muy vulnerables: la niñez y la ancianidad. La  imagen del hombre o la mujer fuerte contrasta con el anciano quien en su falta de fuerzas sólo tiene recuerdos y, por tanto, la soledad puede ser fuente de miedos y angustias.

Por otra parte, la compañía al anciano ayuda a entender que el gran tesoro que ellos tienen es sentirse queridos, escuchados y acompañados. Es como el niño, siente seguridad con su madre, su padre, sus hermanos. El anciano igual, siente seguridad en los hijos, en el cónyuge, en quien lo acompaña.

Los ancianos son la memoria de la familia. A la vez, ellos ya han dado todo, bien o mal, como han podido, y al final de su vida son personas igualmente. Por eso es una gran obra de caridad, acompañar a los débiles, enfermos y ancianos. Sólo pueden recibir afecto, compañía y cariño.

Hoy en día además, con los medios que hay para prevenir enfermedades, los ancianos se mueren “de viejos”, muchas veces sin una causa patológica concreta. Cada vez más, reclama la sociedad y la familia la atención de los ancianos. Ciertamente, la visión pragmática de la vida está llevando a algunas legislaciones a acudir a la “muerte dulce” o al “suicidio asistido”. Viejitos que huyen de algunos países, no los vayan a matar. A la vez, qué humanidad y qué calidad espiritual tiene el dar “consolación” a quienes ya están en el ocaso de la vida. Sólo Dios ve ese tesoro, porque allí está el rostro de Cristo.

La alegría que debe acompañar estos servicios ilustra la dignidad que respetamos en las personas. No se trata sólo de comer, asearse y cuidar unos medicamentos: podría ser lo posible en la vida dramática que llevamos. Sin embargo, resuenan las palabras del Señor: “Cada vez que lo hiciste con uno de estos, mis pequeños hermanos, conmigo lo hiciste”.

Evitemos los “depósitos de viejos”, y busquemos crear el “ministerio de la consolación y el acompañamiento”. Esto debe existir en cada familia, en cada comunidad o condominio, en cada parroquia, en todas partes.


Agradezcamos a los ancianos con obras de consolación, dignidad y acompañamiento.


sábado, 21 de enero de 2017

Monseñor Adán Ramírez llama a la paz luego del “acto de vandalismo” contra su residencia en la Catedral de Caracas



Monseñor Adán Ramírez, a pesar de las agresiones a su residencia pastoral, insistió en llamar “a la sana convivencia”

Ramón Antonio Pérez // @GuardianCatolic
Caracas, 21 ENERO 2017

“Hago una llamado a venerar y respetar el templo más importante de Venezuela como es la Catedral Metropolitana de Caracas, respeto que debe ser igual y extensivo al resto de las iglesias y templos de todo país; pero también exhorto a que los venezolanos vivamos en paz y apartemos para siempre el odio y la intolerancia”.

De esta manera se pronunció monseñor Adán Ramírez Ortiz, luego que en la madrugada del viernes 20 de enero, su residencia pastoral que forma parte de las instalaciones de la Catedral de Caracas fuese agredida a pedradas por personas desconocidas.

Más sosegado y tranquilo, el Deán del Capítulo Metropolitano de la Iglesia de Caracas, explicó a la oficina de prensa arquidiocesana, cómo ocurrió lo que considera “un acto de vandalismo” y que no debe tener otra connotación.

“Como a las tres y media de la madrugada, la residencia, -no así las puertas principales del templo-, comenzó a ser agredida con piedras y objetos contundentes desde la calle”.

No obstante las agresiones, el sacerdote agradeció a Dios porque no hay daños físicos hacia su persona, y los que sufrieron las instalaciones, son mínimos. “Solo quedaron algunos escombros, vidrios rotos, el temor natural y la angustia del momento”, acotó.

Ante este hecho, informó que las autoridades abrieron las averiguaciones respectivas. “Este es el templo más importante y emblemático de Venezuela, por su historia y todo lo que representa, siendo además un templo patrimonio de todos los venezolanos que debemos cuidar y no se debe agredir de ninguna forma”, argumentó. 

Monseñor Ramírez Ortiz agradeció a la feligresía por el apoyo brindado apenas conocido este incidente, reiterando, además, su llamado a la paz como vía de encuentro. “Los venezolanos debemos escuchar y poner en práctica las palabras del Santo Padre Francisco de tener a la ‘No violencia’ como un estilo de vida”.

Finalmente, expresó sus deseos de que este tipo de incidente no se vuelva a repetir y que todos “podamos compartir como ciudadanos de Venezuela, en sana convivencia”.





viernes, 20 de enero de 2017

La profética voz de los obispos no gusta al gobierno de Venezuela




 bloguedoze

“¡Nunca antes habíamos visto tantos hermanos nuestros hurgar en la basura en búsqueda de comida!”, denunció monseñor Diego Padrón Sánchez, el pasado 13 de enero ante los medios de comunicación, una vez concluida la centésima séptima asamblea de la Conferencia Episcopal Venezolana –CEV-, en Caracas.

Padrón Sánchez, quien es presidente del Episcopado y arzobispo de Cumaná, compartió la lectura de la exhortación pastoral “Jesucristo, luz y camino para Venezuela”,  junto a los también arzobispos de Ciudad Bolívar y Maracaibo, Ulises Gutiérrez y Ubaldo Ramón Santana, respectivamente; una manera de demostrar que la iglesia está unida y comprometida en cambiar la dura realidad que se vive en el país suramericano.

Un oscuro panorama

Según la Iglesia, Venezuela presenta “un oscuro panorama que se agrava cada día que pasa, porque no se ponen correctivos a los males y porque la causa que los genera avanza como una tenaza que se va cerrando, con sus secuelas opresivas y destructoras”.

Las razones de esta crisis las encuentra la CEV en “el empeño del Gobierno de imponer el sistema totalitario recogido en el ‘Plan de la Patria’ – también llamado Socialismo del Siglo XXI-, “a pesar de que el sistema socialista marxista ha fracasado en todos los países en que se ha instaurado, dejando una estela de dolor y pobreza”.

De manera que temas como la política, la economía, el desamparo social, la violación de los derechos humanos y el incumplimiento de la Constitución Nacional, son parte de esta exhortación que ha tenido respuestas negativas desde el Gobierno nacional.

Es así como en el aspecto político vinculado con la Asamblea Nacional dominado por una mayoría opositora, denunciaron que esta instancia tiene reducidas sus atribuciones, porque “sólo en regímenes totalitarios se desconoce la autonomía de los poderes públicos y se impide la libre manifestación de la ciudadanía”, leyó Padrón Sánchez.

“El intento de cercenar las atribuciones constitucionales de la Asamblea Nacional y la ola de represión y persecución política que se desató en los últimos días lesionan gravemente el ejercicio de la institucionalidad democrática”, acotó el prelado.

El diálogo debe continuar, pero…

 Otro de los puntos está relacionado con el diálogo entre el Gobierno y la oposición.Agradecemos vivamente la disposición de servicio del Papa Francisco y lamentamos que su contribución a la paz de Venezuela haya sido mal interpretada”, expuso el vocero de la CEV. 

Considera que este debe continuar, pero no están de acuerdo con el formato, la metodología, la falta de objetivos claros y el cumplimiento de lo pactado.

“¿Por qué el gobierno no cumplió los acuerdos?”, se preguntó monseñor Padrón.

La iglesia cree que los venezolanos claman por un cambio de orientación política en el rumbo del país, planteado como si fuese un dilema: “o el Socialismo del Siglo XXI, ausente de la Constitución, o el sistema democrático establecido en la Constitución”.

En ese orden, clama por “un itinerario electoral como se acordó en la mesa de diálogo”, y retoma como propios los cuatro aspectos esbozados en la carta que el cardenal Pietro Parolín envió al Gobierno y a la oposición, el 1 de diciembre de 2016.

Agresiones y rumores contra la iglesia

Si bien el Gobierno de Maduro, hasta ahora, solo ha respondido con palabras altisonantes a las posturas de los obispos; no obstante, este 17 de enero, la residencia del arzobispo de Barquisimeto, Antonio López Castillo, fue objeto de agresiones, pintas y gritos de rechazo tras ser rodeada por los seguidores del partido oficialista.

¿Las razones? La homilía pronunciada en ocasión de la fiesta de la Divina Pastora el 14 de enero que, como siempre, congregó a millones de personas. López Castillo no se ahorró palabras para condenar al Socialismo del Siglo XXI y denunciar la dura realidad.

Como la mayoría de nuestro pueblo, no creemos en el comunismo socialista fracasado que nos ha traído tanta hambre, tanta miseria y tanto desastre (…) Somos demócratas y creemos en la democracia. ¡Viva la democracia!”, dijo el arzobispo.

Por su parte, Mario Moronta, obispo de San Cristóbal, emitió un comunicado a sus sacerdotes y feligresía en general, advirtiendo la existencia de unos sonidos-rumores en los que se intenta desacreditar la comunión eclesial. “Insisten los autores anónimos que habría una fractura entre la CEV y el Nuncio”, alertó el prelado del Táchira.

Así mismo, llamó la atención en lo siguiente: “los obispos mantenemos nuestra comunión entre nosotros y el nuncio apostólico y el Papa. No estamos propiciando ninguna acción de violencia ni de tipo partidista”, acotó Moronta.

Los obispos venezolanos están convencidos que los preceptos “ama a tu prójimo como a ti mismo” (Mt 22,39) y “no matarás” (Ex 20,13), “es la voz de Dios que resuena en el fondo de nuestras conciencias”. Por tanto, su misión “es anunciar al Dios de la vida y revertir la cultura de muerte en cultura de vida”, según insisten en la exhortación.


CENTÉSIMA SÉPTIMA ASAMBLEA PLENARIA ORDINARIA
DEL EPISCOPADO VENEZOLANO

EXHORTACIÓN PASTORAL:
"JESUCRISTO LUZ Y CAMINO PARA VENEZUELA".

1. Al comienzo de un nuevo año, los obispos de Venezuela hacemos llegar a nuestros hermanos en la fe y a todos los ciudadanos los mejores votos, junto con nuestra oración, para que tengan un 2017 lleno de bendiciones. Como cristianos hemos celebrado en estos días el nacimiento y la manifestación de Jesús, el Señor, que ha venido como "luz del mundo" (Jn 8,12) y salvación para todos los pueblos. Él nos invita a iluminar los ambientes en que nos desenvolvemos con la claridad de la verdad, la libertad, la justicia y la solidaridad, procurando integrar a esta tarea a quienes no comparten nuestra fe o nuestras convicciones, pero quieren construir una convivencia fraterna y pacífica. Si bien hablamos como cristianos católicos, nuestras reflexiones y preocupaciones las ofrecemos a todos, sin distinción de credo, de inclinaciones políticas o sociales. El país nos duele a todos, y el clamor y la angustia de la gente son también nuestros.

El OSCURO PANORAMA DE VENEZUELA
2. La actual realidad venezolana es extremadamente crítica. Una gran oscuridad cubre nuestro país. Estamos viviendo situaciones dramáticas: la grave escasez de medicinas y alimentos, ¡Nunca antes habíamos visto tantos hermanos nuestros hurgar en la basura en búsqueda de comida!, el deterioro extremo de la salud pública, la alta desnutrición en los niños, la ideologización en la educación, el altísimo índice de inflación con la consecuente pérdida del poder adquisitivo, la corrupción generalizada e impune, propiciada particularmente por el control de cambio, el odio y la violencia política, los elevados índices de delincuencia e inseguridad, el pésimo funcionamiento de los servicios públicos, dibujan un oscuro panorama que se agrava cada día que pasa, porque no se ponen correctivos a los males y porque la causa que los genera avanza como una tenaza que se va cerrando, con sus secuelas opresivas y destructoras. Esta cultura de muerte en la que estamos sumidos configura un estado de acciones y decisiones moralmente inaceptables que descalifica éticamente a quien lo provoca, mantiene o justifica.

3. La obstrucción del Referendo Revocatorio del mandato del Presidente de la República por parte del Consejo Nacional Electoral ha provocado rechazo, desencanto y frustración de la ciudadanía. El intento de cercenar las atribuciones constitucionales de la Asamblea Nacional y la ola de represión y persecución política que se ha desatado en últimos días lesionan gravemente el ejercicio de la institucionalidad democrática. Sólo en regímenes totalitarios se desconoce la autonomía de los poderes públicos y se impide la libre manifestación de la ciudadanía.

4. Muchas son las razones que han conducido al país a la actual situación. La causa fundamental, como lo hemos afirmado en otras ocasiones, es el empeño del Gobierno de imponer el sistema totalitario recogido en el "Plan de la Patria" (llamado Socialismo del Siglo XXI), a pesar de que el sistema socialista marxista ha fracasado en todos los países en que se ha instaurado, dejando una estela de dolor y pobreza.

5. Es necesario incluir en el inventario negativo el infructuoso diálogo entre el Gobierno y la Oposición, en el cual la Sede Apostólica aceptó participar como facilitador por la invitación de las partes en conflicto. Dicho diálogo suscitó esperanza en la mayoría de los venezolanos, pero su resultado fue decepcionante, a causa, principalmente, del incumplimiento, por parte del Gobierno, de los acuerdos a que se había llegado en la reunión del 30 de octubre de 2016.

6. Agradecemos vivamente la disposición de servicio del Papa Francisco y lamentamos que su contribución a la paz de Venezuela haya sido mal interpretada. El diálogo, positivo y necesario en sí, exige, para ser fructífero y exitoso, una plataforma común de objetivos definidos y, sobre todo, una actitud de ánimo respetuosa y receptiva en los participantes, la cual conlleva superar la intolerancia y la autosuficiencia.

7. Los obispos venezolanos, en comunión con el Santo Padre Francisco, reiteramos las condiciones para continuar el diálogo señaladas por el Secretario del Estado Vaticano, el Cardenal Pietro Parolín, en su carta del 01 de diciembre de 2016: "1. Aliviar la grave crisis de abastecimiento de comida y medicinas que está sufriendo la población. 2. Las partes concuerden el calendario electoral que permita a los venezolanos decidir sin dilaciones su futuro. 3. Se tomen las medidas necesarias para restituir cuanto antes a la Asamblea Nacional el rol previsto en la Constitución; 4. Se apliquen los instrumentos legales para acelerar el proceso de liberación de los detenidos".

LUCES PARA CONSTRUIR LA NUEVA VENEZUELA
8. El verdadero cristiano es "sal de la tierra y luz del mundo" (Mt 5,13.14). No esconde su luz, sino que la hace brillar delante de los hombres para que sus buenas obras iluminen a la sociedad y alaben al Padre celestial (Cf. Mt 5,16). Busca el bien común guiado por una conciencia recta.

9. ¿Cómo ser portadores de luz y esperanza en un panorama de oscuridad y de muerte? Este es el desafío que nos interpela más profundamente como ciudadanos y como creyentes. Los preceptos "ama a tu prójimo como a ti mismo'' (Mt 22,39) y "no matarás" (Ex 20,13), es la voz de Dios que resuena en el fondo de nuestras conciencias. La misión del cristiano, en cualquier circunstancia, es anunciar al Dios de la vida y revertir la cultura de muerte en cultura de vida.

10. Es necesario generar gestos valientes e iniciativas innovadoras que motiven a esperar contra toda esperanza (Cf. Rom 4,18), para construir una convivencia libre, justa y fraterna; es tarea que nos compete a todos, cada cual según su posición. Es una responsabilidad ineludible porque frente al mal nadie puede permanecer como simple espectador. El llamado es a ser protagonistas del presente y del futuro de nuestro querido país.

11. Las urgentes necesidades de las personas, familias y comunidades reclaman de las autoridades respuestas inmediatas. En este momento es necesario que el Estado venezolano acepte la ayuda internacional, ofrecida por varios países y organizaciones. La Iglesia pone a disposición su infraestructura organizativa (diocesana, parroquial, comunidades eclesiales, Cáritas y otros organismos) para ayudar a enfrentar las carencias de tantos hombres, mujeres y niños en situación de riesgo. Hay muchas otras instituciones e iniciativas privadas dispuestas a contribuir al bien de todos. Con el concurso de los medios y redes de comunicación promovamos la solidaridad nacional que nos lleve a encontrar respuestas valederas ante la urgencia de alimentación y salud.

12. Tal como declaramos en el Mensaje de la Asamblea Conjunta con los Laicos (08-09/01/17), estimamos que el pueblo clama por un cambio profundo de la orientación política del país que sea producto de la decisión del pueblo soberano (CRBV 5): o el Socialismo del Siglo XXI, ausente de la Constitución, o el sistema democrático establecido en la Constitución. El país exige un itinerario electoral, tal como se acordó en la Mesa de Diálogo.

13. Es urgente emprender entre todos acciones que conlleven a la superación de la crisis del país: reactivar el aparato productivo, garantizar la vigencia del Estado de derecho, reconstituir el tejido social fracturado, valorar la ética personal, familiar y comunitaria, fomentar la honestidad y la responsabilidad en la vida pública, promover la reconciliación entre las personas y grupos y, en definitiva, renovar la vida completa del país.

14. Ante la desesperanza reinante, que paraliza la dinámica de toda buena y oportuna iniciativa, exhortamos a todas las agrupaciones políticas, a las distintas confesiones religiosas, a los gremios y asociaciones, a las universidades y al amplio mundo educativo, a los medios de comunicación, a lograr puntos de encuentro que favorezcan la articulación de los diversos sectores en un proyecto común de país. Tengamos confianza y esperanza en nuestras capacidades para cambiar la actual situación.

15. Acogemos lo expresado en el Mensaje de Año Nuevo y la Jornada Mundial por la Paz de la Arquidiócesis de Caracas, "en torno a la liberación de los presos por hechos conexos con actividades políticas. Tanto el Poder Judicial como el Gobierno Nacional tienen instrumentos legales y constitucionales para poner en libertad inmediata a la mayoría de esos ciudadanos, más de un centenar, que sufren una prisión injusta. Además, aunque estuvieran presuntamente incursos en delitos, todos ellos deberían ser procesados en libertad, tal como lo dispone el Código Orgánico Procesal Penal".

16. Pedimos a Dios que ilumine a nuestros dirigentes a fin de que se logren a la mayor brevedad los acuerdos necesarios para superar la crisis. Imploramos su bendición sobre todos los habitantes del país.

17. Invocamos a nuestra Madre, la Virgen María de Coromoto, para que interceda ante su hijo Jesucristo en estos momentos decisivos para el futuro de la patria. Invitamos a todos los ciudadanos a unirse a nuestras súplicas y a ser luz y camino para Venezuela.


Los Arzobispos y Obispos de Venezuela.

Caracas, 13 de enero de 2017.



VideoBar

Este contenido todavía no está preparado para las conexiones cifradas.