jueves, 21 de febrero de 2019

Clamor de la Iglesia en Venezuela: ¡Dejen entrar la ayuda humanitaria!


Ramón Antonio Pérez/Aleteia Venezuela 

Feb 21, 2019

Las expectativas de los medios de información crecen en la medida en que se acerca el sábado 23 de febrero, y lo que pueda ocurrir en la frontera entre Colombia y Venezuela. La Conferencia Episcopal Venezolana (CEV) -previendo la posibilidad de que la ayuda humanitaria que ese día ingresará al país petrolero desde el lado colombiano pueda generar brotes de violencia y hasta conflictos de mayor envergadura por parte del régimen de Nicolás Maduro-  lanzó un llamado urgente a las Fuerzas Armadas Nacionales (FAN), a fin de “evitar cumplir órdenes que atenten contra la vida y seguridad de los ciudadanos”.
“Estamos en contra de todo tipo de violencia”, indicaron a través de un comunicado leído en una rueda de prensa a la que asistió Aleteia.
“Invitamos a la Fuerza Armada Nacional para que se ponga del lado del pueblo al que pertenece”, leyó monseñor José Trinidad Fernández, secretario general de la CEV, flanqueado por el cardenal Baltazar Porras y monseñor Raúl Biord.
“El juramento de hacer cumplir la Constitución que hacen los miembros del estamento militar tiene como principal destinatario al pueblo venezolano: es el compromiso de defenderlo, de proteger sus derechos inalienables y de hacer brillar su dignidad humana”, explican en el documento.
"En conciencia, no deben cumplir órdenes que atenten contra la vida y seguridad de la población”, acentuó monseñor Fernández.
“En estas circunstancias deben permitir el ingreso y la distribución de la ayuda internacional”, sostuvo al tiempo que exhortó a que “no debe generarse violencia ni manipulación alguna entre los ciudadanos”.
Expresan que la ayuda humanitaria “beneficiará a muchas personas que se encuentran en situaciones límites, y a la vez, es un ejercicio de solidaridad y de organización en un pueblo que, manteniendo en alto la dignidad y la esperanza, quiere cambiar la situación de penuria y precariedad que sufre”.
Venezuela y la ayuda humanitaria: 
 El país necesita la ayuda humanitaria
Antes del llamado concreto a los militares, los hombres consagrados a Dios, hablaron del deterioro general de las condiciones de vida ha llevado a Venezuela a situaciones límites, especialmente con las carencias en las áreas alimentarias y de salud, conllevando a que más de tres millones de personas emigraran de manera forzada de la nación suramericana.
“La Iglesia, en sus diversas instancias (el Papa, la Santa Sede, la conferencia episcopal, la de religiosos y el consejo de laicos), ha pedido muchas veces la posibilidad de abrir un canal humanitario. La respuesta ha sido siempre un “no” rotundo”, indicaron.
Reconocieron que la Asamblea Nacional, la segunda instancia de poder en Venezuela, en representación legítima de la población, tomó la iniciativa de organizar esta ayuda con el concurso de varios países. “El país necesita la ayuda humanitaria”, expresaron con fuerza desde la CEV.
“El régimen tiene la obligación de atender las necesidades de la población, y para ello facilitar la entrada y distribución de la misma, evitando cualquier tipo de violencia represiva. Pedir y recibir ayuda no es ninguna traición a la patria; antes bien, es un deber moral que nos incumbe a todos, ante las carencias y urgencias dramáticas que padece el pueblo venezolano”, sostuvieron los líderes de la iglesia católica en Venezuela.

COMUNICADO DE LA PRESIDENCIA

DE LA CONFERENCIA EPISCOPAL VENEZOLANA
Ante la posibilidad de recibir la ayuda humanitaria
1. El deterioro general de las condiciones de vida ha llevado al país a situaciones límites, sobre todo en las áreas alimentarias y de salud. La Iglesia, en sus diversas instancias (el Papa, la Santa Sede, la conferencia episcopal, la de religiosos y el consejo de laicos), ha pedido muchas veces la posibilidad de abrir un canal humanitario. La respuesta ha sido siempre un “no” rotundo. En los actuales momentos, la Asamblea Nacional, en representación legítima del pueblo venezolano, ha tomado la iniciativa de organizar esta ayuda con el concurso de varios países y pueblos hermanos.
2. El país necesita la ayuda humanitaria. El régimen tiene la obligación de atender las necesidades de la población, y para ello facilitar la entrada y distribución de la misma, evitando cualquier tipo de violencia represiva. Pedir y recibir ayuda no es ninguna traición a la patria; antes bien, es un deber moral que nos incumbe a todos, ante las carencias y urgencias dramáticas que padece el pueblo venezolano.
3. La pastoral social de la Iglesia, a través de Cáritas a nivel nacional, diocesano y parroquial, desarrolla desde hace muchos años una intensa y reconocida labor en beneficio de las personas que necesitan atención inmediata, por medio de diferentes programas en materia de alimentación, salud, derechos humanos, gestión de riesgo, cuidado del ambiente y atención en situaciones de desastres naturales.
4. Reiteramos lo dicho en el comunicado de Caritas de Venezuela del día 4-2-2019. La posibilidad de una ayuda humanitaria ha generado muchas expectativas por las grandes necesidades del pueblo en materia de alimentación y salud. Queremos recordar que la ayuda se guía por protocolos aceptados internacionalmente para dar respuestas a situaciones de graves crisis. No atiende a intereses políticos, sino al bien del pueblo más vulnerable. No resuelve todos los problemas de la población. La ayuda consiste fundamentalmente en raciones de emergencia y suplementos para niños y ancianos con déficit nutricional e insumos médicos, principalmente terapéuticos. Es limitada en cobertura y tiempo. Es siempre subsidiaria y no sustituye lo que el Estado debe hacer con sus recursos.
5. En la actual crisis humanitaria, Cáritas renueva su compromiso de participar, junto a otras organizaciones, en la recepción y distribución de la ayuda humanitaria, aportando su experiencia y capacidades. Cáritas se sumará a la ayuda en esta crisis bajo los principios de respeto a los derechos humanos y humanitarios.
6. Estamos en contra de todo tipo de violencia. Invitamos a la Fuerza Armada Nacional para que se ponga del lado del pueblo al que pertenece. El juramento de hacer cumplir la Constitución que hacen los miembros del estamento militar tiene como principal destinatario al pueblo venezolano: es el compromiso de defenderlo, de proteger sus   derechos inalienables y de hacer brillar su dignidad humana. En conciencia, no deben cumplir órdenes que atenten contra la vida y seguridad de la población. En estas circunstancias deben permitir el ingreso y la distribución de la ayuda internacional.
7. Igualmente, no debe generarse violencia ni manipulación alguna entre los ciudadanos. La ayuda humanitaria beneficiará a muchas personas que se encuentran en situaciones límites, y a la vez, es un ejercicio de solidaridad y de organización en un pueblo que, manteniendo en alto la dignidad y la esperanza, quiere cambiar la situación de penuria y precariedad que sufre.
8. Pedimos a María de Coromoto nos acompañe en estos momentos de tanta esperanza para el país e interceda ante su Hijo, el Buen Pastor, para que podamos hacer realidad lo que Él nos ha enseñado: “He venido para que tengan vida y vida en abundancia” (Jn 10,10).
¡Escuchen el clamor del pueblo, dejen entrar y distribuir en paz la ayuda humanitaria!
En Caracas, a los 21 días del mes de febrero de 2019.

X José Luis Azuaje Ayala
Arzobispo de Maracaibo
Presidente de la CEV
X Mario Moronta Rodríguez
Obispo de San Cristóbal
1° Vicepresidente de la CEV
 XRaúl Biord Castillo
Obispo de La Guaira
2° Vicepresidente de la CEV
X José Trinidad Fernández Angulo
Obispo Auxiliar de Caracas
Secretario General de la CEV


martes, 19 de febrero de 2019

La dura carta de un obispo venezolano a Maduro: “Evite el derramamiento de sangre”


Mario Moronta, vicepresidente de la CEV: “Los venezolanos están pidiendo que ya no siga”

Feb 19, 2019

Haga click aquí para abrir el carrusel fotográfico

“No es ningún secreto que hoy atravesamos la más grave crisis política, económica, social y moral que azota al país. Negarlo es querer tapar el sol con un dedo o demostrar que se está encerrado en una cúpula de cristal”, expresó monseñor Mario del Valle Moronta Rodríguez, obispo de San Cristóbal, en una carta pública y abierta dirigida a Nicolás Maduro, exigiéndole que escuche el clamor de los venezolanos.
Moronta quien es primer vice presidente de la Conferencia Episcopal Venezolana, hizo lectura de la carta en una rueda de prensa, este lunes 18 de febrero, acompañado de sacerdotes y laicos de su iglesia local en el estado Táchira. 
“El pueblo le pide que escuche el clamor que proviene de sus sufrimientos, por el hambre, por la falta de medicamentos, y por la hiperinflación”, se lee en la carta y sonido enviados a Aleteia.
Este es el mensaje íntegro leído por el obispo:


Monseñor Moronta - - exige a Maduro no impedir ingreso de la ’. Este le envió una dura carta al …?


“Atrévase a escuchar a ese pueblo que quiere ser tratado con dignidad y justicia, pero en paz y sin revanchismos”, dijo Moronta a Maduro, pidiéndole al mismo tiempo que permita el ingreso de la ayuda humanitaria, prevista para este 23 de febrero.
“Es hora de pensar en que la gente tiene dignidad y que ésta no le viene por pertenecer a un partido o por creer en una ideología, o porque recibe una bolsa de comida de vez en cuando (…) sino porque somos hijos de Dios”, enfatiza el prelado tachirense.
“¿Por qué no se arriesga a convocar a unas elecciones libres, con un nuevo CNE (constituido por representantes de todos los partidos políticos y por instituciones nacionales que tienen que ver con la academia, la economía, los obreros) y con la posibilidad de otros candidatos?”, preguntó el prelado a Nicolás Maduro, cuyo segundo mandato es considerado “una usurpación” por parte de la Asamblea Nacional.
“Abra la puerta y póngase a un lado. La inmensa mayoría de los venezolanos está pidiendo que ya no siga al frente del Poder Ejecutivo”, acota en el documento viralizado en las redes sociales, los únicos medios informativos que pueden vulnerar la censura informativa implantada por el régimen socialista en Venezuela.

Evitar derramamiento de sangre

El obispo de San Cristóbal recordó la invitación del Papa Francisco a evitar el derramamiento de sangre, y nuevamente, envía un ramillete de preguntas a Maduro: 

“¿Por qué en el eje fronterizo se han colocado tantos piquetes de militares para impedir la entrada de ayuda humanitaria? ¿Es que acaso esos militares no son pueblo? Ellos están para defender a los hombres y mujeres de Venezuela y no para reprimirlos. ¿Sus asesores e informantes no le han dicho que la gente está resteada?”.
Más adelante le hace un claro llamado: “Evite el derramamiento de sangre; deje a un lado la persecución a los disidentes; escuche y sienta el padecimiento de un pueblo que quiere libertad y justicia, pero con dignidad y sin opresión”.
Llamado a los militares. En la misma fecha, el obispo de San Cristóbal, también envió un mensaje a las Fuerzas Armadas Bolivarianas de Venezuela. “Ustedes han prestado el juramento de defender a la patria y a sus instituciones. Pero ese juramento no significa que deben estar servilmente a la defensa de una parcialidad política. Es cierto que deben mantener y sostener el orden. Pero, al hacerlo han de respetar las leyes y el ordenamiento jurídico de la nación”. Explicó que el juramento apunta a defender la dignidad, el protagonismo y los derechos de todos los ciudadanos (…) Cumplan con sus obligaciones, pero sin olvidar que son miembros del pueblo al cual sirven”, concluyó.
El hambre de los niños en Venezuela (hacer click):

Tres propuestas a Nicolás Maduro

El obispo sugiere tres puntos clave:
1) Que escuche el clamor que proviene de los sufrimientos del pueblo, por el hambre, por la falta de medicamentos, por la hiperinflación, etc. Atrévase a escuchar a ese pueblo que quiere ser tratado con dignidad y justicia, pero en paz y sin revanchismos. Si Usted lo escuchara, podría sensibilizarse y así permitir que quienes quieren ofrecer una ayuda humanitaria, lo realicen.
2) El pueblo le pide respeto a su condición, a su dignidad y a sus derechos. Es lamentable que numerosos hermanos nuestros deban emigrar del país para tratar de conseguir una mejor calidad de vida o cómo sostener a sus familias. Nuestra nación es rica y puede ser capaz de crear condiciones de vida que permitan  a los ciudadanos ser gente honesta, progresista y constructora de futuro. Pero está siendo expoliada por quienes explotan irracional e inhumanamente las minas y otros rubros de la economía del país.
3) ¿Por qué no se arriesga a convocar a unas elecciones libres, con un nuevo CNE (constituido por representantes de todos los partidos políticos y por instituciones nacionales que tienen que ver con la academia, la economía, los obreros) y con la posibilidad de otros candidatos? Abra la puerta y póngase a un lado. La inmensa mayoría de los venezolanos está pidiendo que ya no siga al frente del Poder Ejecutivo (…) En estos momentos, nuestro pueblo carece de felicidad, tiene hambre y carece de estabilidad política. Arriésguese, y la historia será mucho más benigna con Usted.


viernes, 15 de febrero de 2019

Cardenal Urosa: Los abusos de menores exigen atención, solución y corrección




La reunión convocada por el Papa Francisco, del 21 al 24 de febrero, será una oportunidad de impulsar medidas para impedir que el abuso sexual de menores continúe, expresó el cardenal venezolano

Ramón Antonio Pérez // @GuardianCatolic
Caracas, 15 de febrero de 2019

“La responsabilidad pastoral y jurídica de los Obispos y Superiores Generales ante los casos de abuso sexual; la necesidad de transparencia, es decir, que no haya ocultamiento de los casos; y la propuesta de medidas y métodos para prevenir esos actos pecaminosos y delictivos, y sancionar debidamente a los culpables de abuso sexual de menores”, serán los temas que la iglesia universal abordará del 21 al 24 de febrero, durante la reunión convocada por el Papa Francisco para tratar sobre la protección de menores.

El anuncio lo hizo el cardenal Jorge Urosa Savino, arzobispo emérito de Caracas, a través de una misiva enviada a los medios. Se trata de “una importantísima reunión episcopal”, en la que estudiarán el caso de los “numerosos escándalos de abuso sexual de menores por parte de sacerdotes y religiosos -incluso de obispos y algún cardenal- en diversas partes del mundo”, ocurridos en los últimos años.

“Ante la gravedad del problema”, consideró el purpurado venezolano, “el Papa Francisco acertadamente decidió convocar una reunión extraordinaria para enfrentar el asunto y buscar soluciones a los diversos aspectos del mismo”.

Urosa ratificó que  a la reunión han sido convocados los obispos presidentes de las 115 conferencias episcopales del mundo entero y los patriarcas de las iglesias orientales católicas, con lo cual se espera la asistencia de monseñor José Luis Azuaje Ayala, presidente de la Conferencia Episcopal Venezolana. 

También asistirán los superiores de varios Dicasterios del Vaticano así como delegados de las Confederaciones de Vida consagrada, y Cardenales y Obispos expresamente llamados a este evento por el papa Francisco.

Expectativas con los temas de la reunión

“Hay muchas expectativas. El mismo Papa ha prevenido al respecto, para que no haya frustración. En 4 días no se podrá resolver todo”, indica la misiva de Urosa, amparada en “Un llamado a renovación espiritual”, según citó del libro de Efesios  4,17- 5,3.

Alentó que pese al corto tiempo, “en esa reunión de oración y discernimiento, de intercambio de opiniones y experiencias, de escucha de algunas víctimas, y de decisiones operativas, sí se podrán impulsar medidas que contribuyan a impedir que el problema continúe, y a animar a la purificación y renovación de la Iglesia”.

Comentó que habrá un clima de oración y de reflexión para la búsqueda de soluciones. “Es de esperar que, como parte del estudio de los temas propuestos, en ese ambiente se aborden las causas profundas del fenómeno del abuso sexual por parte de sacerdotes y religiosos, que ha conmovido y dañado profundamente a la Iglesia”, indica el escrito.

Es importante que se busque solución al problema del clericalismo, entendido como abuso del poder eclesiástico por parte de los culpables de esos delitos. Y me parece que será necesario también abordar el tema de las faltas en sí mismas, es decir, los pecados y fallas en la vivencia de la castidad consagrada al Señor, que se quebranta con una actividad sexual inmoral y delictiva”.

Para Urosa la mayoría de los abusos de menores “son relaciones homosexuales con adolescentes”, según el escrito enviado a los medios. Ante ello motiva a los participantes en los siguientes términos: “Esto exige atención, solución y corrección”.

En términos morales, precisa que los abusos contra menores son pecados contra el sexto mandamiento en general. “Denota un oscurecimiento de la conciencia moral por parte de algunos, con la fragilidad en la vivencia de la castidad, con el relativismo moral que minimiza la gravedad del pecado, con la infidelidad a la consagración a Dios en el celibato sacerdotal y en los votos religiosos”, aseguró.

Renovación interior de los consagrados

Expresó creer que esta importantísima reunión deberá hacer un vivo y positivo llamado a la renovación interior de todos nosotros, ministros de la Iglesia y consagrados. “Se trata de renovar nuestra consagración a Dios en respuesta a la hermosa vocación de entregarnos totalmente al Señor como lo hizo San Pablo. Y por supuesto, habrá que hacer también un llamado a los formadores de sacerdotes y de consagrados en nuestros Seminarios y casas de formación.

También aboga para que se insista y eduque los seminaristas en las enseñanzas sobre la legítima sexualidad, la motivación a vivir la castidad perfecta, la fidelidad a la palabra dada, la prudencia y sabiduría para evitar y superar las tentaciones. 

“Que los formadores sean prudentes y a la vez estrictos en formar bien a los que se vean con auténtica vocación, y retiren u orienten a los que no tengan vocación al celibato o a la castidad consagrada, para que vayan por el camino normal de la vida seglar, en el matrimonio o soltería (…) que no se carguen a sí mismos con fardos que no podrán soportar”.

Finalmente, el cardenal Urosa Savino expresó su deseo para que “esta reunión oportunamente convocada por el Papa Francisco llame a una vivencia más fiel, más elevada y autentica de la consagración a Dios y a la observancia estricta de la castidad”. 

“Que en este mundo erotizado y relativista, que rechaza normas y limitaciones, los sacerdotes del Señor y los consagrados seamos realmente testigos del Reino de Dios, del amor total de Cristo a la Iglesia y a la humanidad, y del futuro Reino de los Cielos”.



REUNIÓN SOBRE PROTECCIÓN DE MENORES

UN LLAMADO A RENOVACIÓN ESPIRITUAL (Ef 4,17- 5,3)

Cardenal Jorge Urosa Savino, Arzobispo Emérito de Caracas

Del 21 al 24 de febrero se llevará a cabo en Roma una importantísima reunión episcopal. En los últimos años se han conocido numerosos escándalos de abuso sexual de menores por parte de sacerdotes y religiosos -Incluso de obispos y algún cardenal- en diversas partes del mundo. Ante r la gravedad del problema, el Papa Francisco acertadamente decidió convocar una reunión extraordinaria para enfrentar el asunto y buscar soluciones a los diversos aspectos del mismo. A esta reunión han sido convocados los Obispos Presidentes de las 115 Conferencias episcopales del mundo entero y los Patriarcas de las Iglesias Orientales Católicas. Participarán también los superiores de varias Dicasterios del Vaticano así como delegados de las Confederaciones de Vida consagrada, y Cardenales y Obispos expresamente llamados a este evento por el Papa.

Temas de la reunión

Hay muchas expectativas. El mismo Papa ha prevenido al respecto, para que no haya frustración. En 4 días no se podrá resolver todo. Pero en esa reunión de oración y discernimiento, de intercambio de opiniones y experiencias, de escucha de algunas víctimas, y de decisiones operativas, sí se podrán impulsar medidas que contribuyan a impedir que el problema continúe, y a animar a la purificación y renovación de la Iglesia.

Se tratarán tres temas principales: la responsabilidad pastoral y jurídica de los Obispos y Superiores Generales ante los casos de abuso sexual; la necesidad de transparencia, es decir, que no haya ocultamiento de los casos; y la propuesta de medidas y métodos para prevenir esos actos pecaminosos y delictivos, y sancionar debidamente a los culpables de abuso sexual de menores.

Habrá un clima de oración y de reflexión para la búsqueda de soluciones. Es de esperar que, como parte del estudio de los temas propuestos, en ese ambiente se aborden las causas profundas del fenómeno del abuso sexual por parte de sacerdotes y religiosos, que ha conmovido y dañado profundamente a la Iglesia. Es importante que se busque solución al problema del clericalismo, entendido como abuso del poder eclesiástico por parte de los culpables de esos delitos. Y me parece que será necesario también abordar el tema de las faltas en sí mismas, es decir, los pecados y fallas en la vivencia de la castidad consagrada al Señor, que se quebranta con una actividad sexual inmoral y delictiva. Es importante también tener en cuenta que la mayoría de los abusos de menores son relaciones homosexuales con adolescentes. Esto exige atención, solución y corrección.

Los abusos contra menores son pecados contra el sexto mandamiento en general. Denota un oscurecimiento de la conciencia moral por parte de algunos, con la fragilidad en la vivencia de la castidad, con el relativismo moral que minimiza la gravedad del pecado, con la infidelidad a la consagración a Dios en el celibato sacerdotal y en los votos religiosos.

Renovación y castidad

Por todo esto creo que esta importantísima reunión deberá hacer un vivo y positivo llamado a la renovación interior de todos nosotros, ministros de la Iglesia y consagrados. Se trata de renovar nuestra consagración a Dios en respuesta a la hermosa vocación de entregarnos totalmente al Señor como lo hizo San Pablo (Mt 19, 10-12; 1 Co 7,1-8). Y por supuesto, habrá que hacer también un llamado a los formadores de sacerdotes y de consagrados en nuestros Seminarios y casas de formación. Es preciso que se insista y eduque los formandos en las enseñanzas sobre la legítima sexualidad, la motivación a vivir la castidad perfecta, la fidelidad a la palabra dada, la prudencia y sabiduría para evitar y superar las tentaciones. Y que los formadores sean prudentes y a la vez estrictos en formar bien a los que se vean con auténtica vocación, y retiren u orienten a los que no tengan vocación al celibato o a la castidad consagrada, para que vayan por el camino normal de la vida seglar, en el matrimonio o soltería. Pero que no se carguen a sí mismos con fardos que no podrán soportar.

Ojalá esta reunión oportunamente convocada por el Papa Francisco llame a una vivencia más fiel, más elevada y autentica de la consagración a Dios y a la observancia estricta de la castidad. Que en este mundo erotizado y relativista, que rechaza normas y limitaciones, los sacerdotes del Señor y los consagrados seamos realmente testigos del Reino de Dios, del amor total de Cristo a la Iglesia y a la humanidad, y del futuro Reino de los Cielos. Para ello: que se haga un vivo, intenso y positivo llamado a la renovación espiritual a todos los sacerdotes y consagrados. Acojamos el llamado de San Pablo a la renovación espiritual (Cf. Ef. 4, 17- 5,3). “Renuévense en el espíritu de su mente” (Ef. 4,23)

Caracas, 13 de febrero de 2019



jueves, 14 de febrero de 2019

¿Quién es este paciente con cáncer que ofrece consejos en medio de la crisis humanitaria?


Ramón Antonio Pérez/Aleteia Venezuela | Feb 14, 2019

Haga click aquí para abrir el carrusel fotográfico

Pedro Jesús Díaz de 61 años edad, a pesar del cáncer de colon que padece, estaba allí en la tarima, el martes 12 de febrero (Día de la Juventud), muy cerca de Juan Gerardo Guaidó Márquez. Sería testigo del anuncio que en los siguientes minutos haría el diputado que el 23 de enero asumió las funciones de la presidencia en Venezuela. Pedro también había participado en la movilización del 2 de febrero, pero en esa ocasión sufrió una descompensación mientras relataba su tragedia, según publicó Aleteia.
Su historia se hizo viral en los medios electrónicos y hasta una campaña se realizó durante la semana pasada para dar con su identificación y paradero. Esta vez, no sólo subió a la tarima, también conversó con Juan Guaidó acerca de su enfermedad en medio de la crisis humanitaria. La enfermedad lo alejó de sus oficios para ganarse la vida.
En 2012 Pedro fue diagnosticado con diabetes, pero abandonó el tratamiento tras los fallecimientos consecutivos de su madre y de esposa. “Se murió mi esposa, se murió mi mamá y ahora vengo yo”, dijo en 2017 a El Estímulo con lágrimas en los ojos y un tapabocas igual al levaba que en esta ocasión. Luego fue declarado con cáncer de colon.

“Nunca he recibido ayuda del Gobierno”

Su historia comenzó a tener mayor presencia en las redes sociales. El 23 de junio de 2017, Donaldo Barros colgó parte de sus sufrimientos en Instagram. Para entonces Pedro Jesús, tenía 60 años de edad. “Yo era técnico de rectificación de motores; también fui camarero”, dijo con la voz apagada según narró el destacado influencer.
“Ahora me agarró este cáncer. Tengo cáncer de colon desde hace año y medio, y ahora no consigo el tratamiento”, dijo con fatiga. “Necesito Tramal de 50 mg, y Amoxicilina de 250 mg, y con eso estoy bien”, comentó con gran simpleza.
El paciente crónico agregó: “De parte del Gobierno nunca he recibido ayuda, y lo digo con la honestidad de Dios primero sobre mi palabra, porque no voy a mentir, ni a ti ni a mí (…) y nuestro padre que nos bendice sabrá lo que yo digo con honestidad”.
A pesar del mal momento vivido en carne propia, el señor Pedro ofreció consejos a los que salieron del país por la migración forzada: “¿Un consejo? que se porten bien; que se ayuden unos a los otros; que busquen un beneficio para ellos mismos, porque son el futuro de Venezuela y son los que nos pueden ayudar a nosotros; a los que quedamos”.
Explicó que tener cáncer “es doloroso, pero tiene que esperar que Dios haga su voluntad”. Y el hombre, tal vez pensando un final cercano seguía aconsejando: “Aprecien su vida; apréciense ustedes mismos; véanse en un espejo, y si no aprecian lo poco que tienen, al menos tienen salud que es lo más importante”.
Ver imágenes aquí (hacer click): 

La ayuda humanitaria ingresará el 23-F

Juan Guaidó aprovechó la movilización del 12 de febrero para anunciar que el próximo 23 de febrero, día en que se cumple un mes de su juramentación como presidente encargado, entrará oficialmente la ayuda humanitaria a Venezuela. “Ayer hicimos la primera entrega de ayuda, pero sabemos que no es suficiente, debemos organizar el mayor voluntariado de la historia de Venezuela”, indicó sin ahondar en la estrategia.
“Tendremos que ir en caravanas a lograr la entrada de la ayuda humanitaria. Luego de un mes de trabajo en el que hemos logrado tanto, en comparación con lo que ha hecho el usurpador, porque la ayuda humanitaria entra o entra y el tirano se va o se va de Venezuela”, dijo en la concentración que se realizó en Chacao.
También anunció que el próximo sábado 16 de febrero, los más de 250 mil voluntarios registrados en el portal web Voluntarios X Venezuela, serán contactados para participar en asambleas informativas sobre el proceso de entrada de la ayuda. El domingo 17 seguirán los campamentos humanitarios, en varias zonas del país para ofrecerle asistencia médica a los más necesitados. “El Gobierno usurpador gasta en misiles y dice que no hay dinero para comida, por una supuesta guerra que no va a existir, porque es el 90% del país el que quiere cambio”, denunció el presidente encargado.
¿Una decisión militar? La esperanza está centrada en que los militares venezolanos faciliten este ingreso de manera pacífica. “Tenemos un reto”, decía la diputada Manuela Bolívar también presente en la concentración. “Cuando los soldados estén ante esos contenedores con ayuda para todos, incluyendo a su familia, tienen que decidir si están del lado del opresor o del lado de la construcción de una Venezuela libre”.
Pedro Jesús Díaz y más de 350 mil pacientes crónicos en grado de vulnerabilidad, serán los destinatarios de esa ayuda humanitaria que ingresará a Venezuela el 23 de febrero.

miércoles, 13 de febrero de 2019

Venezuela: Melanie, detenida por llevar comida a niños enfermos


Ramón Antonio Pérez | Feb 13, 2019

Haga click aquí para abrir el carrusel fotográfico

La crisis humanitaria en Venezuela tiene diversos matices, entre estos la falta de valores y la perversa intención del régimen de Nicolás Maduro de quebrantar la motivación de quienes trabajan como voluntarios en las organizaciones no gubernamentales dedicándose a ayudar al prójimo, especialmente a los niños internos en los hospitales públicos del país. Entre esos voluntarios los mayores riesgos son para los jóvenes que con tesón, entusiasmo y amor, llegan incluso, a poner en riesgo sus propias vidas.
El testimonio de Melanie Intriago Manjoud, no deja dudas de que posterior a la ayuda humanitaria para atender con medicamentos y comida a las 350 mil personas más vulnerables del país bolivariano, será imperativo generar planes de reeducación y formación en valores, especialmente dirigidos a los cuerpos de seguridad del Estado.
Melanie tiene 19 años de edad, es enfermera auxiliar y trabaja con la ONG Kids International Foundation, dedicándose a llevarles comida, medicamentos e insumos a niños enfermos. Este es su trabajo:
Ella contó para Aleteia que el 4 de febrero de este año fue “secuestrada y llevada por la fuerza a un cuarto de detención dentro de las instalaciones del Hospital J. M. de los Ríos, en Caracas”, por funcionarios de la Guardia Nacional Bolivariana y miembros de los colectivos (paramilitares) que custodian ese centro.
“Con armas largas procedieron a someterme a un exhaustivo interrogatorio”, dijo la joven. “Recibí amenazas directas de muerte, procacidades, vulgaridades y vejaciones inhumanas para amedrentarme”. Exigieron con violencia verbal consignarles su teléfono personal. “Al negarme intentaron registrarme a lo cual me negué categóricamente”, dijo.
“Estuve detenida por un lapso de tiempo prolongado donde se me impidió ejercer mi derecho constitucional a libre tránsito y se me obligó a firmar un documento del cual reniego categóricamente, ya que ni siquiera se me permitió leer lo que firmaba”, expresó. “Me vi obligada a firmar ya que el militar se colocó la mano en el arma de guerra y pensé que iba a proceder a apuntarme con ella y disparar”, señaló.
“Cuando insistentemente reclamé la vulneración de mis derechos humanos fui liberada para luego encontrarme con otra comisión militar y paramilitar a las puertas del hospital que inició otro interrogatorio, pretendiendo esta vez, sustraerme de nuevo mi teléfono y mis instrumentos de trabajo”. Esta vez se le acercó un “colectivo” con la intención de intimidarla. “Me preguntó por qué había hecho fotos, a la vez que tomaba su arma 9 mm que portaba al costado del pantalón”.
¿En qué consiste el trabajo que realiza la ong en el Hospital J. M. de los Ríos?
“Nosotros nos dedicamos a preparar comidas y llevarlas directamente a los niños, nos dedicamos a conseguir los medicamentos e insumos quirúrgicos que necesitan para restituir la salud y curar a nuestros niños en situación de pobreza agravada. No esperamos nada a cambio, sino únicamente la satisfacción de salvar vidas que por negligencia de este régimen hambreador pueden perderse vanamente”.
¿Desde cuándo realiza este trabajo en favor de los niños del JM de los Ríos?
“Realizo labor social desde muy pequeña. Ya a mis 5 ó 6 años le solicitaba a mis padres comidas para llevarle a los niños de una plaza cercana de mi domicilio. Con el transcurrir de los años la fui realizando 2 veces a la semana, aproximadamente. Hay veces que se realizan más entregas de comidas balanceadas, ropa, abrigo, medicamentos e insumos médicos a casas hogares, ancianatos y escuela cercanas a mi domicilio. Ya ingresada en la adolescencia inicié la actividad filantrópica de manera más formal recaudando alimentos en un mercado municipal adyacente a mi casa y donándola.
“Otra actividad en la cual desempeñé labor social es en la música. Recibí clases de música desde los 8 años para luego ingresar en el Sistema Nacional de Orquestas y Coros Juveniles e Infantiles de Venezuela. Tuve oportunidad de aprender de destacados maestros internacionales, en seminarios y clases magistrales que a su vez repliqué a jóvenes y niños en barriadas populares del 23 de Enero, Catia, Caricuao, Ruiz Pineda, Antímano y otras comunidades de Caracas”.
“Con el Advenimiento de la grave emergencia humanitaria, se hizo útil nuestra experiencia y nos dedicamos con mayor tiempo y esfuerzo intentar mitigar los efectos de la crisis en los niños”. “Desde hace aproximadamente 2 años y medio en que se agudizó la carencia de alimentos básicos en el Hospital J. M. de los Ríos, nos avocamos a cumplir con regularidad entregas de alimentos, medicinas e insumos quirúrgicos para tratar de aliviar en lo posible el deterioro crónico de la calidad en este centro de salud”.
¿Era la primera vez que estos funcionarios de seguridad entorpecían su labor?
No. En reiteradas ocasiones los funcionarios militares, paramilitares (colectivos) y la Guardia Nacional Bolivariana se dedicaban a hostigarnos mediante acoso psicológico". 
"En distintas ocasiones nos han impedido el ingreso al hospital, nos han amenazado verbalmente y requisado la comida. Algunas veces nos han confiscado los alimentos, resumimos que para consumir ellos mismos los alimentos de los niños o revenderlo. Pero con el enrarecido clima político que desató la crisis internacional por el ingreso de la ayuda humanitaria, estos cuerpos represivos del Estado Venezolano se volvieron más violentos y paranoicos”.
¿Ese día estabas acompañada o fuiste sola a realizar la actividad?
“El día que acontecieron los hechos estaba acompañada por miembros de nuestra ONG que me solicitaron reserva de nombres e identidad, ya que al percatarse de mi detención arbitraria salieron sigilosamente por distintas salidas del hospital para evitar represalias. A uno de los miembros intentaron arrebatarle sus pertenencias e instrumentos de trabajo, afortunadamente el forcejeó y pudo librarse de los milicianos”.
¿Durante cuánto tiempo estuviste detenida por estos funcionarios de seguridad?
“Realmente no sé a ciencia cierta cuanto tiempo estuve detenida, uno pierde la noción del tiempo bajo amenazas de muerte, coerción y maltrato psicológicos de los cuales fui víctima". 
"No verifiqué realmente el tiempo que transcurrió desde que el momento que inició el acoso que duró aproximadamente 40 minutos hasta que me trasladaron por la fuerza a un cuarto de detención dentro del hospital y permanecí detenida contra mi voluntad custodiada por 5 efectivos portando armas largas de guerra por un lapso de tiempo indeterminado”.
¿Por qué es necesario el ingreso de la ayuda humanitaria a Venezuela?
"El ingreso de la ayuda humanitaria es imperiosamente necesario. La vida de aproximadamente 370.000 venezolanos en riesgo de muerte exige el ingreso inmediato de la ayuda humanitaria internacional. El estado de gravedad de los pacientes infantiles hace urgente la distribución de medicamentos y equipos para prevenir muertes innecesarias de niños que bien pudieran salvar su vida si se les dotará de las medicinas que requieren para su tratamiento. Han querido estigmatizar como limosnas la ayuda humanitaria, nada más alejado de la cruda realidad que vivimos los venezolanos. La ayuda humanitaria es prioridad uno para el pueblo venezolano, debe ingresar por cualquier medio posible".
Como cierre de esta experiencia, Melanie Intriago Manjoud, argumentó que “por encima de cualquier consideración ideológica, es indispensable salvar las vidas en grave riesgo de muerte de decenas de miles de niños enfermos en los hospitales venezolanos”. También reflexiona y dice con convencimiento: “la ayuda humanitaria debe ingresa por cualquier medio posible, lo antes posible a Venezuela”.