domingo, 19 de noviembre de 2017

¡FIESTA de La Chinita! Cardenal Urosa: Los venezolanos son cada vez más pobres


El arzobispo de Caracas pidió a las autoridades resolver el problema de la inflación por ser uno de los grandes males de Venezuela; también invitó a los cristianos trabajar por los más pobres

Ramón Antonio Pérez // @GuardianCatolic
Fotos Cortesía: Luis Bravo /Panorama
Maracaibo, 19 NOVIEMBRE 2017

Dos fechas importantes celebró la Arquidiócesis de Maracaibo este sábado 18 de noviembre: el 308 aniversario de la Renovación del Retablo de Nuestra Señora del Rosario de Chiquinquirá y el 75 aniversario de su Coronación, siendo en esta ocasión, el Cardenal Jorge Urosa Savino, el invitado para presidir la celebración religiosa.

El mensaje del arzobispo de Caracas tuvo dos orientaciones tanto para la feligresía reunida en la plazoleta “San Juan de Dios” de Maracaibo, como para el resto de los venezolanos. Primero habló de la veneración a la Madre de Dios, bajo la advocación de La Chinita; luego, de la realidad venezolana en el marco de la Jornada Mundial de los Pobres, convocada por el Papa Francisco para el domingo 19 de noviembre.

El servicio o “la caridad” es un rasgo distintivo de los seguidores de Jesucristo, porque “la devoción a María no puede ser solo acudir a una fiesta, tiene que manifestarse en la práctica viva de los diez mandamientos… pues la caridad es la reina, la más importante de las virtudes, y la Chinita se destacó por vivir esa gran virtud”, indicó.

María es sin duda, ejemplo vivo, reina de la caridad. Lo cual es para nosotros un ejemplo y una motivación”, precisó en medio de la abarrotada plazoleta marabina.

Los pobres son más…

Respecto a la Jornada Mundial de los Pobres, explicó que con ella “ha querido el Papa destacar el compromiso de cada uno de nosotros los fieles cristianos católicos de ayudar a nuestros hermanos pobres, que son la gran mayoría de la humanidad”.

Indicó que Francisco también ha querido destacar la necesidad de amarse de verdad, con los hechos y no solamente de palabras.

“Que vayamos al encuentro de los necesitados (…) más aún en estos tiempos difíciles que vivimos en Venezuela, cuando la inflación es cada vez más alta y por esa razón somos todos cada vez más pobres, cuando faltan los alimentos y las medicinas, cuando no hay repuestos y los que hay tienen precios altísimos”, denunció Urosa.

Llamó a practicar la solidaridad “con nuestros hermanos, y especialmente con aquellos más golpeados por estas carencias: los desempleados, los niños los ancianos, la gente en situación de calle e indigentes, los que comen de la basura, los que no tienen cómo alimentar a sus hijos, por lo cual hay cada vez más niños desnutridos en nuestro país”.

De igual manera, indicó que esta Jornada mundial de los pobres “nos debe llevar a tomar conciencia de la necesidad de trabajar orquestadamente" -como comunidad eclesial, sociedad civil, grupos organizados y funcionarios de gobierno- "para erradicar el flagelo de la miseria, de la pobreza extrema, y para propiciar las condiciones para que todos los venezolanos salgan de la pobreza".

Agradecimientos eclesiales mutuos

El cardenal Jorge Urosa Savino agradeció al arzobispo de Maracaibo, monseñor Ubaldo Santana, por la invitación a presidir la fiesta de la fe zuliana, destacando “la acertada iniciativa de consagrar  la Basílica como santuario arquidiocesano”.

Por su parte, el arzobispo de Maracaibo, monseñor Ubaldo Ramón Santana Sequera, recordó a las autoridades regionales y nacionales, así como a la dirigencia política, la tarea de hallar soluciones a los más necesitados.

Pidamos a la Chinita que nos dé fuerzas para trabajar por nuestra Iglesia y por nuestro pueblo”, dijo Santana. De igual manera, agradeció a su amigo, el cardenal Urosa Savino, por oficiar esta misa en honor a la Virgen de la Chiquinquirá.


A continuación la homilía íntegra del Cardenal Urosa:

 ¡DIOS TE SALVE, REINA Y MADRE DE MISERICORDIA!

Homilía en la Solemnidad de N. Sra de Chiquinquirá,
Maracaibo, 18 de noviembre de 2017
+Jorge L. Urosa  Cardenal Arzobispo de Caracas

¡Dios te salve, Reina y madre de Misericordia!

Con esas palabras queridos hermanos, iniciamos esa bellísima plegaria a María Santísima de Chiquinquirá que todos los católicos conocemos como la Salve. En ellas destacamos su reinado por la grandeza de su amor de su viva caridad, y su inmensa misericordia maternal, manifestada a su Hijo Jesucristo, y a cada uno de nosotros.

LA FIESTA FILIAL

Hoy, en esta solemnísima y festiva celebración, que expresa la fe cristiana del pueblo zuliano, festejamos la inmensa caridad, el amor maternal de María Santísima, que es precisamente lo que motiva la inmensa devoción del pueblo venezolano a María Santísima, y la extraordinaria devoción de los zulianos a ella en la advocación de la Chiquinquirá.
Agradezco de corazón a S.E. mi querido hermano y amigo de más de 50 años, Mons. Ubaldo Sanana, la gentil invitación a presidir y acompañar esta comunidad de fieles que jubilosos damos todos gracias a Dios por Jesucristo nuestro Divino Redentor, Rey de reyes y Señor de los Señores, y su madre amorosa, la reina de los zulianos, y madre de misericordia, María santísima de Chiquinquirá. He podido venir expresamente en esta festiva ocasión, cuando Mons. Santana ha decidido, en el 75 aniversario de la coronación de la reliquia de la Chinita, declarar a la Basílica Santuario mariano del Zulia. Felicitaciones por esa acertada iniciativa, que querido Mons. Santana! Felicitaciones a todos Ustedes, queridos hermanos, por su fe católica y su amor y devoción a María de Chiquinquirá, nuestra querida Chinita. Y esa devoción, por supuesto, debe llevarnos a todos nosotros a ser cada vez mejores. A vivir a fondo la fe cristiana, a practica los diez Mandamientos de la Ley de Dios, a vivir a cabalidad como católicos en nuestra familia, dejando a un lado el desorden, el libertinaje afectivo sexual, qué tanto daño hace al pueblo venezolano, en particular a la mujer y al niño. Que esta celebración renueve y fortalezca nuestra devoción a la Chinita, y que se robustezca e intensifique nuestra vida cristiana con el cumplimiento de los Diez Mandamientos de la Ley de Dios.

REINA DE LA CARIDAD

Cuando estaba preparando esta Homilía, mi querido hermano Ubaldo me indicó, que el tema de la fiesta de la Chinita de este año es la caridad de María. También algo muy acertado, pues la caridad es la reina, la más importante de las virtudes, y la Chinita fue destacada, se destacó por vivir esa gran virtud. Acabamos de escuchar el hermoso relato que nos hace San Lucas de la visitación de María a su prima Santa Isabel. Ella, que ya estaba embarazada por obra y gracia del Espíritu Santo, sabiendo que su prima Santa Isabel tenía por su avanzada edad un difícil embarazo, se dirigió presurosa a acompañarla y prestarle su apoyo en esas semanas difíciles. De esa manera ella nos dio ejemplo de caridad viva con los necesitados. Ese acto de caridad viva de María fue la ocasión para que Isabel, movida por el Espíritu Santo reconociera en ella la madre del Mesías. Y alabara su fe: “Dichosa tu que has creído, porque lo que te ha dicho el Seño, se cumplirá”. Permítanme, queridos hermanos, señalar que esa felicidad de María la compartimos también nosotros los cristianos, pues como ella hemos sido bendecidos con el don de la fe: “El que me sigue no camina en tinieblas, sino tendrá la luz de la fe”. Queridos hermanos: Les pido que en este momento le demos todos gracias a Dios por el don de la fe, que nos conduce a la felicidad: Dichosa tu que has creído. Digamos todos: Gracias, Señor, Gracias.
Pero la caridad de María se manifestó también en las Bodas de Caná, cuando comenzó a faltar vino en la fiesta y ella movió a su Divino Hijo, Nuestro Señor Jesucristo a proporcionar milagrosamente el vino necesario para la celebración.
Allí ella nos da otra enseñanza, al decir a los mesoneros: refiriéndose a Nuestro Señor: Hagan lo que Él les diga” También nos lo está diciendo a nosotros hoy: Hagamos lo que nos diga Jesucristo, cumplamos su Palabra, que es palabra de vida eterna.
María es sin duda, ejemplo vivo, reina de la caridad. Lo cual es para nosotros un ejemplo y una motivación. También nosotros, queridos hermanos estamos llamados a amar a nuestro prójimo como a nosotros mismos, más aún, como Cristo mismo nos amó. Y esto significa que hemos de comprometernos a ayudar al necesitado, al desposeído, al que sufre y llora, al que se encuentra triste y abandonado, al pobre y al menesteroso.

JORNADA MUNDIAL DE LOS POBRES

También es una feliz coincidencia que mañana, por decisión del papa Francisco, la iglesia en el mundo entero celebrará por vez primera la JORNADA MUNDIAL DE LOS POBRES. Con ella ha querido el Papa destacar el compromiso de cada uno de nosotros los fieles cristianos católicos de ayudar a nuestros hermanos pobres, que son la gran mayoría de la humanidad. En su mensaje con esta ocasión, el Papa ha querido destacar la necesidad de que amemos de verdad, con las obras, no de palabra solamente. Que vayamos al encuentro de los necesitados. Y esto es muy necesario siempre, pero más aún en estos tiempos difíciles que vivimos en Venezuela, cuando la inflación es cada vez más alta y por esa razón somos todos cada vez más pobres, cuando faltan los alimentos y las medicinas, cuando no hay repuestos y los que hay tienen precios altísimos. Pues bien: es preciso que todos seamos solidarios con nuestros hermanos, y especialmente con aquellos más golpeados por estas carencias: los desempleados, los niños los ancianos, la gente en situación de calle e indigentes, los que comen de la basura, los que no tienen cómo alimentar a sus hijos, por lo cual hay cada vez más niños desnutridos en nuestro país.
Esta Jornada mundial de los pobres es un llamado a que todos y cada uno de nosotros, a ejemplo de María, Madre de Misericordia, seamos generosos, amables, solidarios, más aún, misericordiosos, con los pobres, con los necesitados, con los afligidos, con los que necesitan que seamos amables y buenos con ellos. Esta Jornada Mundial de los pobres nos debe llevar a tomar conciencia de la necesidad de trabajar orquestada mente, como comunidad e eclesial, como sociedad civil, como grupos organizados, y como funcionarios de gobierno, quienes lo sean, para erradicar el flagelo de la miseria, de la pobreza extrema, y para propiciar las condiciones para que todos los venezolanos salgan de la pobreza.
En 1979, en la Conferencia General del Episcopado Latinoamericano y del Caribe en Puebla, México, la Iglesia en América Latina declaró hacer la opción preferencial, no exclusiva ni excluyente, por los pobres. Y esto es importante que lo recordemos los católicos, especialmente los religiosos y ministros del altar. Y que actuemos en consecuencia, acogiendo a los pobres, trabajando con ellos, acompañándolos en sus barriadas, compartiendo sus sufrimientos, y apoyándolos en la defensa de sus derechos. Esto es un deber que no podemos soslayar.

CONCLUSION

¡Dios te salve reina y madre de misericordia!

Mis queridos hermanos:
En esta celebración proclamemos de nuevo nuestra fe en Cristo, Rey de reyes y señor de los Señores, hijo de Dios hecho hombre, Dios como el Padre y el Espíritu Santo. Y proclamemos nuestra viva fe en la grandeza de María, madre de Dios y madre nuestra, a la cual imploramos confiadamente como reina y madre de misericordia.
Que esta santa Eucaristía fortalezca nuestra fe, pero sobre todo nuestro compromiso, nuestra voluntad de seguir a Cristo e imitar a María en el cumplimiento de la Palabra de Dios, de la voluntad de Dios.
Que nos acojamos a su misericordia, para poder seguir siempre a Jesús. Que la imitemos en su fe y amor a Dios, y en la práctica de la misericordia con los más pobres. Que vivamos a fondo nuestra condición de devotos de la Chinita, con una devoción sólida, auténtica, concreta, que nos lleve a la felicidad. Recodemos las palabras de Jesús: “Dichosos serán los que escuchen la palabra de Dios y la cumplan” (Lc 11,28).
Mis queridos hermanos: que Dios nos bendiga: que bendiga a Maracaibo y al Zulia, a su Iglesia y a sus pastores y religiosos; a sus familias, a sus niños y jóvenes. Que Dios bendiga, fortalezca y ayude a los pobres! Que bendiga a Venezuela, de manera especial, con un incremento de nuestra fe. Y que en estos momentos de aguda crisis del país, nos ayude a todos los venezolanos a resolver nuestros actuales conflictos de manera pacífica!

Que viva Jesucristo! Que viva la Chinita. Que viva la Iglesia, Que viva el Papa, Que viva Venezuela. Amén.


viernes, 17 de noviembre de 2017

Venezuela: “Todos los días mueren decenas de Guacarán”



Una firme denuncia de los venezolanos que devela la crisis humanitaria por falta de medicamentos

Fotos: Guillermo Suárez

Su petición en Twitter fue sencilla pero elocuente: “Saludos a todos. Yo Adrián Guacarán solicito con urgencia para mí, Aldactone de 100 miligramos. Dios les pague”. Era la última frase pública que se conoce del cantante que en 1985, a la edad de 11 años, interpretó “El Peregrino” durante una misa, conmoviendo al papa Juan Pablo II en su primera visita a Venezuela.
Saludos a todos Yo ADRIÁN GUACARAN solicito con urgencia para mí ALDACTONE DE 100 MG. Tlf 04167082481, Dios les pague

La muerte encontró a Adrián Guacarán con 44 años de edad. Tenía pocas horas de haber sido recluido en el Hospital Domingo Luciani de Caracas, debido a la insuficiencia renal que lo aquejaba. Su muerte, más allá de la connotación religiosa o artística que la envuelve, ha generado mucho impacto en la población debido a que falleció sin encontrar los medicamentos.
Es cierto que muchos venezolanos fallecen sin encontrarlos. Incluso, muchos los han solicitado con vehemencia en las redes sociales como hizo este artista que, luego de aquel encuentro con Juan Pablo II, lo visitó en el Vaticano y hasta fue contratado en algunos canales de televisión. Precisamente, por ser una figura pública, Adrián Guacarán, sea un nombre muy conocido que cae víctima del terrible drama sanitario que se vive en el país bolivariano.
Sheila de Guacarán, su esposa, habló con El Nacional y confirmó que la insuficiencia renal conllevó a que se llenara de líquido hasta su colapso. Explicó que la familia tuvo dificultades para conseguir los medicamentos. “Se necesitaron urgentemente albúmina y aldactone(diurético), pero en el Hospital Domingo Luciani, donde murió Guacarán, no había disponibilidad”.
Por otra parte, al caso de Adrián, en los últimos días otro video que circuló en redes sociales dio cuenta de una venezolana de 50 años de nombre Belkis Solórzano que manifestó el siguiente mensaje dentro de una campaña solicitando medicamentos: “Soy paciente trasplantada va a hacer trece años y actualmente perdí mi riñón por falta de medicamentos”. 

A las pocas horas, dan cuenta las crónicas, murió.

Venezuela está conmovida

De acuerdo con las leyes, el Gobierno de Nicolás Maduro es el principal responsable de la dotación de medicamentos en los hospitales públicos y en el sistema de salud en general. Así lo señalan los venezolanos en medio de la censura y la autocensura informativa, cada vez más notoria en el país.
Andrés Velásquez, un dirigente político y diputado a la Asamblea Nacional por el estado Bolívar, justo la entidad a la que Adrián Guacarán fue en 1985 para interpretar “El Peregrino”, ha sido una de las voces que este 17 de noviembre se levantó para realizar la denuncia contundentemente.
“Con la triste noticia de la muerte de Adrián nos invade una mezcla de sentimientos por el recuerdo del niño que con su canción El Peregrino, desde la Guayana que no se resigna, nos sublimó a Juan Pablo II y a todos los venezolanos”, dijo en su cuenta de Twitter. “Todos los días mueren de mengua decenas de Guacarán”, acotó el ex candidato presidencial.


Guillermo Suárez

El también diputado a la Asamblea Nacional, Henry Ramos Allup, y ex presidente de la AN, lamentó el fallecimiento de Guacarán y dijo que fue por falta de medicamentos. “Falleció por falta de medicinas, como muchos otros venezolanos. Los demócratas debemos superar esta pesadilla y devolverle a nuestro país el bienestar que una vez tuvo”, sostuvo Allup.
Siempre con la Iglesia. Adrián Guacarán se desempeñaba como investigador legislativo del Parlamento Nacional, desde donde también se emitió un comunicado enviando condolencias a su esposa, hijo y demás familiares y amigos. Otra diputada, Marialbert Barrios, igualmente expresó que “la falta de acceso a medicamentos oportuno se lo llevó antes de tiempo”.
Guacarán se dio a conocer con apenas 11 años de edad, en una misa que el “Papa viajero” Juan Pablo II celebró en Ciudad Guayana, el 29 de enero de 1985. Se ganó el afecto tanto del Santo Padre como de todos los venezolanos.
Durante los actos de beatificación y canonización de Juan Pablo II, replicados en Venezuela, el 1 de mayo de 2011 y el 27 de abril de 2014, respectivamente, Adrián Guacarán participó y recordó “El Peregrino” en las ceremonias. Además, compartió con autoridades de la Iglesia como el cardenal Jorge Urosa Savino y con el entonces nuncio apostólico monseñor Pietro Parolín, luego cardenal y actual secretario de estado de la Santa Sede.





Fallece Adrián Guacarán, el niño que conmovió a Juan Pablo II en Venezuela


Una muerte repentina debido a una insuficiencia renal... Su voz permanecerá por siempre en el recuerdo de los venezolanos

Durante la primera visita del papa Juan Pablo II a Venezuela -1985-, un niño lo conmovió hasta las lágrimas y lo animó a pedirle distintas repeticiones de su canción “El Peregrino”.  
La emoción que produjo en Venezuela la visita del pontífice hizo que esa canción y ese niño quedaran grabados en la memoria de la gente como uno de los episodios más hermosos que viviera Venezuela en los años 80.
Se llamaba Adrián Guacarán y su voz era preciosa cualidad que destacó cuando le cantó al Santo Padre en una multitudinaria misa  a campo abierto. Nadie lo esperaba y, cuando la voz del jovencito comenzó a escucharse, un silencio absoluto se hizo entre aquél gentío.
El Papa, asombrado ante la potencia y dulzura de esa voz, lo buscaba entre el inmenso mar de cabezas que también se empinaban para localizar el origen del canto que parecía angelical. Los videos muestran a un Papa curioso y enternecido moviendo su cabeza de un lado al otro hasta que lo visualizó.

Captura: Alfonzo Barranco - Youtube
 Fue un momento mágico que hoy, impactados por la muerte de Adrián Guacarán, todos rememoramos con orgullo. Su esposa ha hecho saber que el músico de 44 años sufría de una insuficiencia renal y el colapso se produjo cuando el órgano se llenó de líquido. 
“Una señora vino y llenó cuatro frascos de albúmina, pero no eran suficientes. No recibió el tratamiento completo”, dijo. “Fueron tantas las cosas que se necesitaron y no se encontraban que se hizo por servicio público”, contó Sheila de Guacarán.
La familia relató a los medios que la enfermedad de Adrián fue repentina. En menos de una semana ocurrió todo. Según refieren, lo llevaron al médico cuando se le empezaron a hinchar las piernas. Por la gravedad no podía ni caminar.
El artista seguía cantando de manera independiente con sus compañeros. Deja a su hijo, un adolescente de 13 años de edad. “Ha sido fuerte. No lo esperábamos porque uno mantiene la esperanza hasta lo último, pero de repente cayó así y comenzó la agonía. Hasta que falleció”. 






jueves, 16 de noviembre de 2017

Iglesia de Caracas celebra Jornada Mundial de los Pobres


Invitan para la misa del domingo 19 de noviembre, a las 10:30 am, en la Catedral de Caracas; luego, realizarán una “Olla solidaria” en Santa Capilla y en diversas parroquias de la ciudad

Ramón Antonio Pérez // @GuardianCatolic
Caracas, 16 NOVIEMBRE 2017

La Arquidiócesis de Caracas, como el resto de la iglesia en Venezuela, se sumará este fin de semana, 18 y 19 de noviembre, a la primera Jornada Mundial de los Pobres convocada por el Papa Francisco, con actividades que realizarán conjuntamente Caritas de Venezuela y Cáritas Caracas en las parroquias, iglesias y vicarías de la metrópolis.

Monseñor José Trinidad Fernández, obispo auxiliar de Caracas y responsable de Caritas Arquidiocesana, explicó que estas actividades se llevarán a cabo de acuerdo con un plan de trabajo que contiene iniciativas de misericordia propuestas por el clero capitalino.

Misa en la Catedral de Caracas. El domingo 19 de noviembre será la misa en la Catedral Metropolitana de Caracas, a partir de las 10:30 de la mañana, la cual será presidida por monseñor Tulio Luis Ramírez Padilla. 

Allí estarán presentes los responsables de Cáritas Venezuela y Cáritas Caracas”, dijo monseñor Fernández Angulo.

“Luego se realizará una ‘Olla solidaria’, en la Iglesia Santa Capilla, donde se le brindará apoyo a las Hermanas Siervas del Santísimo Sacramento, que entregan semanalmente comida a más de 400 personas en extrema necesidad que van a este templo”, dijo.

Explicó que las “Ollas solidarias” se realizarán el 18 y 19 en las parroquias donde se han venido cumpliendo a lo largo de este año, así como en otras que se sumarán, con el fin de ayudar a mitigar el hambre a personas que viven en situación de calle.

Ese mismo domingo 19 de noviembre, en la sede de Cáritas Venezuela, en Montalbán, se realizarán jornadas integrales que involucrarán servicios médicos - odontológicos, peluquería, ollas comunitarias y entrega de ropa a varios ciudadanos necesitados, dándole continuidad a la Casa de la Misericordia que la CEV inauguró en octubre.

Vigilia de oración por los más pobres

De igual manera, como parte de esta jornada mundial por los pobres, en varias iglesias y templos de la Arquidiócesis de Caracas, el clero capitalino ha impulsado la realización de una vigilia de oración el día sábado 18 de noviembre.

Se espera que en estas jornadas “se realicen encuentros con los más pobres y exponerles brevemente el mensaje del Papa Francisco y de esta manera manifestarles que los pobres están presentes en el corazón de Cristo y de la Iglesia, pero también queremos escuchar sus preocupaciones”, dijo el obispo auxiliar de Caracas.

Monseñor Trino Fernández explicó que es deseo del Papa, que esta Jornada sirva para que en “en todo el mundo las comunidades cristianas se conviertan cada vez más y mejor en signo concreto del amor de Cristo por los últimos y los más necesitados”.

Así también, busca que la misma se establezca como una tradición para la evangelización del mundo contemporáneo y tomar conciencia de que los pobres no son un problema, sino un recurso al cual acudir para acoger y vivir la esencia del Evangelio.


Destacó que más de 300 Cáritas diocesanas y parroquiales de Venezuela se unirán al llamado del Santo Padre Francisco, para promover una cultura del encuentro, en simultáneo con 160 organizaciones de Cáritas Internacional y demás fieles católicos en el mundo. “Todos estamos llamados a participar y colaborar”, dijo finalmente.




Fallece el Padre Javier Fernández, hermano de monseñor Trino Fernández


El Cardenal Urosa Savino envió sus condolencias a Monseñor José Trinidad Fernández por el fallecimiento de su hermano y presbítero, Javier Eliezer Fernández Angulo

Ramón Antonio Pérez // @GuardianCatolic
Caracas, 16 NOVIEMBRE 2017

“En la noche de hoy 15 de noviembre ha partido a la casa del Padre, el presbítero Javier Fernández. Que Dios lo tenga en su gloria”, informó la oficina de prensa de la Arquidiócesis de Mérida, dando cuenta en las redes sociales sobre el fallecimiento del hermano menor de Monseñor José Trinidad Fernández Angulo, obispo auxiliar de Caracas.

El padre Javier Eliezer Fernández Angulo (42) era el menor de tres hermanos que recibieron la ordenación sacerdotal, y formó parte de una de las familias con más fervor y compromiso cristiano en la ciudad de Mérida. Además de Monseñor Trino Fernández, también fue hermano del presbítero Marco Antonio, todos, incardinados a la Arquidiócesis de Mérida.

Según el Directorio Arquidiocesano de Mérida (2011-212), el padre Javier Eliezer, nació el 17 de junio de 1975, y su Ordenación Sacerdotal ocurrió el 17 de septiembre de 2008. Entre sus responsabilidades se cuenta ser el Capellán del Hospital Geriátrico de Ejido y Colegio San José la Sierra. Desde su ordenación sacerdotal, fue un reconocido e insigne apóstol de la salud personal y de sus semejantes.

Familia de sacerdotes venezolanos

Cabe recordar que el 6 de julio de 2014, durante la consagración episcopal de Monseñor José Trinidad Fernández, en la Catedral Metropolitana de Caracas, fue una oportunidad de ver juntos a los tres hermanos sacerdotes, originarios de la Parroquia “San José Obrero”, ubicada en la avenida 16 de septiembre de la Ciudad de Mérida.

Marco Antonio y Javier Eliezer contaban con 15 y 7 años de ordenación sacerdotal, respectivamente. Detrás de ellos, sentada en los primeros asientos de la Catedral, se encontraba su señora madre, María Dominga Angulo de Fernández, su hermana menor Dalia y otros familiares.

La señora María Dominga relató que desde chicos “recibieron formación religiosa tanto de sus abuelos como en el propio hogar”, según se publicó en el blog El Guardián Católico de la fecha. 

Siempre asistían a la misa y poco a poco se fueron entusiasmando”, expresó con mucho orgullo. 

“Para mi es una bendición como madre tener tres hijos sacerdotes”, dijo la mujer, quien le pidió a Dios “muchas bendiciones en las responsabilidades de mi hijo que soy se hace obispo”.

El padre de estos insignes sacerdotes venezolanos tenía por nombre Isidro, también fallecido hace  seis años. “Él también se debe sentir feliz en el cielo”, dijo en esa ocasión Auxiliadora, también integrante de la familia.

La Misa Exequial del Padre Javier

Desde el despacho de la Arquidiócesis de Mérida se conoció que la Misa Exequial con el cuerpo presente del padre Javier Eliezer Fernández Angulo, se cumplirá el sábado 18 de noviembre, desde las 10 de la mañana, en la Parroquia San José Obrero de Mérida.

Desde la Arquidiócesis de Caracas, el Cardenal Jorge Urosa Savino, expresó sus sentidas palabras de condolencias tanto a monseñor José Trinidad Fernández, así como al resto de familiares y al propio cardenal Baltazar Enrique Porras Cardozo, por el sensible fallecimiento del padre Javier Eliezer. Paz a sus restos.







VideoBar

Este contenido todavía no está preparado para las conexiones cifradas.