martes, 12 de enero de 2016

Obispos celebraron eucaristía por el 70 aniversario de la Liga Venezolana de Béisbol Profesional



El cardenal Jorge Urosa Savino celebró una Misa de Acción de Gracias por el 70 Aniversario de la Liga Venezolana de Béisbol Profesional, en la iglesia Nuestra Señora de la Chiquinquirá en La Florida

Ramón Antonio Pérez / @GuardianCatolic
Más Fotos en: Facebook

Caracas, 12 de enero de 2016.- Los miembros de la Conferencia Episcopal Venezolana hicieron un alto en sus actividades concernientes a la centésima quinta asamblea ordinaria, y este 12 de enero celebraron una eucaristía en acción de gracias por el 70 aniversario de la Liga Venezolana de Beisbol Profesional –LVBP- donde compartieron con directivos, empleados, árbitros y dueños de los equipos integrantes de esta organización.

La misa fue presidida por el arzobispo de Caracas, cardenal Jorge Urosa Savino, y concelebrada por el presidente de la CEV, monseñor Diego Padrón Sánchez; monseñor José Luis Azuaje, primer vicepresidente de la CEV; y monseñor Baltazar Porras, arzobispo de Mérida, entre otros prelados de la iglesia en el país.

Durante la homilía, el cardenal Urosa expresó su agradecimiento a Dios “por los 70 años de la LVBP, por todos los beneficios recibidos a través de esos años, por sus logros y la aceptación en el corazón del pueblo venezolano”.

Urosa: rivalidad sin odios, así debería ser la política

El arzobispo de Caracas ratificó que “el béisbol es el deporte nacional” e indicó que a pesar de los venezolanos pensar distinto, “podemos ser fanáticos de equipos dispares y que, sin embargo, todos somos hermanos, hijos de un mismo pueblo, pertenecientes a una sola nación. Es muy importante que lo recordemos”.

Sostuvo que la rivalidad deportiva no es, de ninguna manera, razón de odio, ni de enfrentamientos, “y así debería ser en el mundo de la política”.

“Hoy le damos gracias a Dios por la actuación de la LVBP en servicio del pueblo venezolano. La LVBP ha trabajado por el desarrollo del deporte en todas las regiones y en todas las clases sociales. Algo que nos permite sentirnos unidos, a pesar de nuestras diferencias”, indicó el cardenal Urosa Savino.

Santas rivalidades en la CEV

Momento especiales se vivieron al concluir la eucaristía, cuando Reinaldo Del Prette, arzobispo de Valencia; Baltazar Porras, arzobispo de Mérida; y Mario Moronta, obispo de San Cristóbal, compartieron sus simpatías por los Tiburones de La Guaira, Leones del Caracas y Navegantes del Magallanes, respectivamente.

La voz cantante la llevó el arzobispo de Mérida, indicando que por coincidir cada año en esta fecha las asambleas del episcopado con el campeonato de béisbol, en el descanso nocturno comparten con alegría el encuentro que se esté sucediendo.

Nos sirve de distensión y compartimos como si estuviéramos en el estadio y eso nos ayuda mucho a la fraternidad”, dijo.

Destacó que “lo largo del tiempo en el episcopado no solo ha habido aficionados sino también conocedores del beisbol, y en estos momentos, la biblia del béisbol de la CEV, es monseñor Reinaldo del Prette”, sostuvo el prelado caraquista.

Por su parte, monseñor Del Prette contó en tono anecdótico cómo inició su afición por los Tiburones de La Guaira.  “Desde pequeño, a la edad de 10 años, mi padre me llevó a ver un juego entre el Valencia Industriales y el Pampero, que poco después daría paso a Tiburones. Desde entonces he sido aficionado a La Guaira”, dijo.

De igual manera, hizo un reconocimiento al fallecido dueño de su equipo, Pedro Padrón Panza, definiéndolo como un hombre que modernizó la liga. “Fue el primer dueño que compró un autobús especial para su conjunto y adecuó el clubhouse como uno de Grandes Ligas”, dijo arrancando risas y aplausos entre los presentes.


Monseñor Mario Moronta no quiso profundizar sobre su fanatismo con los Navegantes del Magallanes, sin embargo, lanzó una curva beisbolera de contenido teológico, dejando entre los asistentes una gran reflexión: “Solo quiero agregar que Jesucristo fundó a la Iglesia como una nave, pregúntense por qué será”, indicó Moronta.

Agradecimiento de los directivos


Oscar Prieto Párraga, presidente de la LVBP, agradeció a la Conferencia Episcopal Venezolana, que hizo un alto en la asamblea que se lleva a cabo en Caracas para compartir con ellos por estos 70 años de la liga.

“Los señores obispos nos han honrado con su presencia”, destacó el ejecutivo, que estuvo acompañado por Humberto Angrisano y Domingo Santander, vicepresidentes de la LVBP, así como Domingo Álvarez, gerente general, y Yocoima Mata, gerente de operaciones.

Magallanes, el equipo campeón


El momento fue propicio para compartir con Roberto Ferrari, presidente de los actuales campeones del béisbol venezolano: los navegantes del Magallanes. “Me siento muy complacido de estar presente en esta misa, la verdad que es un acto muy importante, y escuchar las palabras de los obispos ha sido muy emocionante”, dijo.

Indicó que “el equipo se reforzó debidamente y si los peloteros se siguen manteniendo sano y haciendo el trabajo como hasta ahora y como se ha hecho en las últimas semanas, creo que le vamos a dar muchas satisfacciones a los aficionados”.


Cabe indicar que durante esta misa en acción de gracias, también asistieron Rafael Gruzska (presidente de Anzoátegui), Luis Ávila (presidente del Caracas), Carlos Miguel y Humberto Oropeza (gerente general y presidente de Lara), Antonio Herrera (vicepresidente La Guaira), José Rafael Quiñonez (directivo de Margarita) y Luis Rodolfo Machado (presidente del Zulia). Felicidades.









VideoBar

Este contenido todavía no está preparado para las conexiones cifradas.