martes, 11 de abril de 2017

El Hermano Diego Begolla fue asesinado para robarle comida en Aragua



La CONVER mostró su repudio ante el asesinato sufrido por el religioso franciscano, quien murió en manos de  unos delincuentes para robarle alimentos destinados a discapacitados y ancianos

Ramón Antonio Pérez // @Guardiancatolic
Con Información Agencia Fides

Diego Begolla (35), de los “Hermanos Franciscanos de la Cruz Blanca”, responsable de la “Casa Hogar” en La Victoria, en el estado de Aragua, en Venezuela, ha sido encontrado muerto el lunes 10 de abril, a primera hora de la mañana, en su despacho.

“La noticia ha sido confirmada por la Conferencia Episcopal de Venezuela”, sostiene la Agencia Fides en su reporte de este martes 11 de abril de 2017. “Según otra información recibida en la Agencia Fides de la gente del lugar, podría haber sido asesinado durante un robo, ya que en el cuello tenía una herida de arma blanca”.

La versión difundida por el perfil del Obispado de la Diócesis de Maracay, en Facebook, indica lo siguiente: “Fue encontrado degollado dentro de su oficina, de donde los malvivientes al parecer sustrajeron equipos de computación y demás objetos”.

Fides reportó que el hermano Diego, de nacionalidad colombiana, estaba en Venezuela desde hacía más de 15 años, y llevaba a cabo su ministerio pastoral en la Casa dedicada al cuidado y a la asistencia de los ancianos y de los niños discapacitados, en la que viven 65 personas que no son auto-suficientes.

Este centro trabaja en estrecha colaboración con la “Cruz Blanca”, que también proporciona alimentos y víveres a los sectores más débiles de la sociedad. Los ladrones se llevaron reservas de alimentos destinados a los huéspedes del centro.

El cuerpo del sacerdote mostraba signos de lucha, por lo que parece que también fue golpeado antes de ser asesinado. 

La policía ha confirmado que han sido robados los ordenadores y otros objetos de valor, así como todo el suministro de alimentos para los niños discapacitados y los ancianos que viven allí.

Informaciones recibidas por este redactor precisan que en La Candelaria son atendidos directamente 65 personas necesitadas, y se cuenta con 5 voluntarios y otras 18 en el renglón de recursos humanos. Así también, Cruz Blanca atiende en Venezuela seis casas, que son hogares de ancianos y personas con discapacidades y niños especiales, especialmente de muy bajos recursos.

“Estos hermanos viven de la caridad pública, y la delincuencia, ensañada últimamente contra la Iglesia en Venezuela, les arrebatan a unos de sus hombres de comprobada entrega a la caridad de los más necesitados”, indica la fuente. 


Solidaridad de la Conferencia Venezolana de Religiosos y Religiosas




En las redes sociales también se mostró solidaridad ante estos hechos.






VideoBar

Este contenido todavía no está preparado para las conexiones cifradas.