jueves, 26 de noviembre de 2015

El Papa pide No usar a Dios para justificar odio y violencia



“Es muy importante que se nos reconozca como profetas de paz, constructores de paz que invitan a otros a vivir en paz”, dice el Papa a líderes musulmanes y cristianos


El papa Francisco exhortó a no usar el nombre de Dios “jamás para justificar el odio y la violencia” durante un encuentro con los líderes de las diversas confesiones cristianas y de otras tradiciones religiosas en la Nunciatura en Nairobi este jueves 26 de noviembre, en el segundo día de su viaje apostólico a Kenia, Uganda y República Centroafricana (25-30 noviembre 2915).

“Pienso aquí en la importancia de nuestra común convicción, según la cual el Dios a quien buscamos servir es un Dios de la paz. Su santo Nombre no debe ser usado jamás para justificar el odio y la violencia”, comentó en su discurso.

El Papa recordó los “bárbaros ataques” ocurridos en el l Westgate Mall (atentado a un centro comercial en septiembre de 2013), en el Garissa University College (el asesinato de 127 estudiantes por terroristas en abril de 2015) y en Mandera, donde murieron 14 personas asesinadas por los terroristas de Al-Shabaab.

Un terrorismo que decapita, ametralla, persigue inocentes en nombre de Dios. El papa se encontró hoy con los líderes comprometido en la promoción del diálogo interreligioso precisamente para solucionar el problema que pasa por lavar el cerebro a los jóvenes.

“Con demasiada frecuencia, se radicaliza a los jóvenes en nombre de la religión para sembrar la discordia y el miedo, y para desgarrar el tejido de nuestras sociedades”, dijo el Papa.

Por ello, recomendó: “Es muy importante que se nos reconozca como profetas de paz, constructores de paz que invitan a otros a vivir en paz, armonía y respeto mutuo. Que el Todopoderoso toque el corazón de los que cometen esta violencia y conceda su paz a nuestras familias y a nuestras comunidades”.

El discurso del Obispo de Roma tuvo lugar después de la presentación de Peter Kairo, arzobispo de Nyeri y encargado del diálogo interreligioso y de los huéspedes de otras confesiones; el representante anglicano, Eliud Wabukala, y el representante musulmán Abdulghafur El-Busaidy.

Es un discurso actual en el contexto de un país multiétnico donde viven personas de varias religiones: los católicos del país representan un 32% de la población total (43 millones).


En Kenia, la mayoría de la población es cristiana: el protestantismo es la comunidad más grande (44%). La segunda es la católica. Un 10% de los ciudadanos son musulmanes y otro 10% practica la religión tradicional de la propia tribu.



VideoBar

Este contenido todavía no está preparado para las conexiones cifradas.