domingo, 11 de octubre de 2015

¡IGLESIA VIVA! Diócesis de San Cristóbal prepara Año de la Misericordia



La Iglesia en Venezuela también indicará las oportunas actividades a desarrollar a nivel nacional, informó el obispo de San Cristóbal, monseñor Mario Moronta

Ramón Antonio Pérez / @GuardianCatolic
Prensa Diócesis de San Cristóbal

San Cristóbal, 11 de octubre de 2015.- La Diócesis de San Cristóbal prepara por todo lo alto la celebración del Año de la Misericordia convocado por el papa Francisco del 8 de diciembre de este año hasta el 20 de noviembre de 2016, según se desprende de los lineamientos que monseñor Mario Moronta dio a conocer el 10 de septiembre en la asamblea diocesana que se cumplió en el seminario “Santo Tomás de Aquino” de esta ciudad.

Celebrar el Año de la Misericordia


Relata una nota de prensa emanada de la iglesia del Táchira, que la asamblea diocesana constó de dos momentos: uno inicial que sirvió para ver el trabajo pastoral de los diversos secretariados efectuado durante el 2015 y que terminó a las diez de la mañana, y un segundo instante en el que se presentó la propuesta pastoral y se culminó con la celebración de la eucaristía.

Monseñor Moronta comenzó informando sobre el encuentro sostenido con el Papa Francisco junto a otros miembros de la directiva de la Conferencia Episcopal Venezolana. Aclaró que el Sínodo de la Familia actualmente en desarrollo, “no toma decisiones, sino que sirve para orientar y brindar una ayuda al Santo Padre, para que luego sí se tomen decisiones o se elaboren directrices o un documento a favor de la familia”, dice la nota enviada.

Durante el segundo momento de la asamblea manifestó que sería presentada la propuesta pastoral para dar conocer el modo en que se va a ejecutar y realizar «El Año Santo de La Misericordia» en la Diócesis de San Cristóbal. Dijo que en la tradición católica un jubileo es un gran acontecimiento espiritual, de conversión, reconciliación, penitencia sacramental, remisión de los pecados y de sus penas.

En cuanto a los objetivos planteados por la Diócesis de San Cristóbal para celebrar este jubileo están: el reconocer a Dios como Padre amoroso; el enseñar al pueblo a ser misionero de la misericordia, redescubrir las obras de la misericordia y ratificar que las parroquias son casa de misericordia.

A nivel universal la Iglesia tendrá sus propias celebraciones, la Iglesia en Venezuela también indicará las oportunas actividades a desarrollar a nivel nacional y la iglesia de San Cristóbal de igual manera propone sus lineamientos pastorales de tal forma para efectuar un trabajo eclesial en la diócesis, en las vicarías y en las parroquias, para que sean lugares donde se viva la misericordia material y espiritual.

Dejó claro que “el año de misericordia es una llamada de atención en sentido cristiano al mundo humano” y que está propuesto para “mostrar la caridad operante y actuante”, por lo que debe reflejarse en todas las comunidades, parroquias, seminarios, universidades y diversos ambientes sociales lo que implica e invita encontrar a los demás y descubrir las obras de la misericordia.


Ocho momentos.- Para desarrollar el Año de la Misericordia, propone en la diócesis de San Cristóbal ocho momentos. Cada uno de ellos posee un período de tiempo y se iniciarán con la “divulgación y conocimiento de la Bula”, situación que se encuentra planteada para el mes de noviembre. El segundo momento será el 08 de diciembre con la apertura de la apertura de la puerta de la misericordia.

A partir del mes de diciembre se iniciará el tercer momento, que tendrá como característica «los gestos de misericordia», pues el Papa Francisco pide gestos concretos de misericordia, que salgan del corazón, por lo que se aprovechará en cada parroquia la novena de aguinaldos para efectuar predicas en torno a las obras de la misericordia y efectuar jornadas especiales de confesiones.

En el año 2016 se comenzará el cuarto momento, que será coordinado a nivel vicarial y que incluye encuentros con agentes sanitarios y atención privilegiada a los enfermos.

El quinto momento será desarrollado durante la cuaresma 2016, en el que se tendrán jornadas especiales de confesiones y se determinarán algunos templos como lugares de peregrinación y a los que el Obispo Diocesano visitará para predicar.

La semana santa 2016 constituirá un tiempo propicio para vivir el sexto momento, lo que permitirá desarrollar actividades de misericordia primordiales como el jueves santo para promover que en cada hogar se invite a personas pobres a comer y que el lavatorio de los pies parroquial, sea efectuado con personas que en ocasiones son despreciadas por la sociedad.

Las peregrinaciones a los templos para ganar indulgencia formarán parte del tiempo pascual y constituirán el séptimo momento, brindando la ocasión de volver a tener la predicación del Obispo y de realizarse jornadas especiales de confesión.

Luego en junio y julio de 2016 será el octavo momento, en el que se dictarán talleres de doctrina social de la Iglesia, se fortalecerá la Cáritas parroquial y se efectuará la asamblea diocesana estipulada para el 08 de octubre del 2016. El año de la misericordia culminará el próximo año el 20 de noviembre la solemnidad de Jesucristo Rey del Universo, por lo que a nivel parroquial y vicarial se programará para tal fecha actividades que resalten dicha clausura como parte del octavo momento.


La misericordia al centro.- La misericordia será el criterio que marcará este camino pastoral durante los próximos meses en la Diócesis de San Cristóbal, por lo que se espera que cada miembro de la Iglesia Local testimonie con sus gestos la vivencia de la misma.

Algunos de los participantes de la asamblea diocesana, presentaron sus opiniones en base al tema tratado, lo que demostró una aceptación de las propuestas pastorales. Del mismo modo, cada inquietud y sugerencia fue atendida por el Obispo Mario, quien daba respuesta, solución u orientación al respecto.

Por último el Pastor Diocesano invitó a todos los participantes de la asamblea a testimoniar el rostro amoroso de Dios Padre, invitando a involucrar e involucrarse en la vivencia de la misericordia, la cual debe irradiarse en todos los ambientes y sectores de la iglesia de San Cristóbal.

Confirmaciones en Nuestra Señora del Rosario 


El jueves 08 de octubre se llevó a cabo la celebración de las confirmaciones en la parroquia Nuestra Señora del Rosario de San Cristóbal. La celebración eucarística comenzó a las cinco de la tarde, presidida por monseñor Mario del Valle Moronta Rodríguez y acompañaron el sacerdote párroco, presbítero Luis Urbina y el Vice Canciller Diocesano, el presbítero Ricardo Casanova.

Durante la homilía, monseñor Mario Moronta resaltó el significado que tiene la confirmación para los bautizados, recordando que es la reafirmación de la fe en Cristo y precisó que el Espíritu Santo da la fuerza para no tener miedo de anunciar el evangelio a todos los hombres.

El sacramento de la confirmación no es solo por un momento, sino que es para toda la vida”, dijo el obispo. También explicó tres acontecimientos importantes: primero, que con el sacramento de la confirmación se celebra un nuevo pentecostés; segundo, que el Espíritu Santo renueva al hombre; y por último, el hecho de que todo confirmado tiene un compromiso de anunciar el evangelio, en el lugar en el que se desenvuelva.

Después de la comunión, monseñor Moronta realizó el rito de la confirmación, en la que un total de 115 fieles -entre adolescentes, jóvenes y adultos- recibieron el sacramento de la confirmación.

Fiesta patronal en Queniquea


La comunidad parroquial de Queniquea en el municipio Sucre, festejó el miércoles 07 de octubre la fiesta patronal en honor a Nuestra Señora del Rosario, desde las diez de la mañana, y estuvo presidida por el Obispo Diocesano, monseñor Mario del Valle Moronta Rodríguez.

El Obispo de San Cristóbal estuvo acompañado del presbítero José Salvador Castillo, sacerdote párroco de Queniquea y del presbítero Rafael Arcila, ecónomo del Seminario. Durante la eucaristía se contó con la presencia del alcalde del municipio Sucre, José Gregorio Araque, además de fieles de las diversas comunidades que integran la población.

Monseñor Moronta habló del significado que tiene el rezo del Santo Rosario y explicó cuál era el origen del mismo. Precisó de igual modo la importancia de meditar los misterios de la pasión, muerte y resurrección del Señor, destacando que es un rezo agradable a Dios, pues tiene su origen en la palabra de Dios. “El rezo del santo rosario es una oración muy especial, es por ello que no solo hay que repetir las oraciones, sino meditarlas y vivirlas”, dijo en la homilía.

Invitó a los fieles a tres cosas importantes: primero, no separar el rosario de la palabra de Dios; segundo, antes de comenzar el rosario leer un fragmento de la palabra de Dios y tercero, rezar el rosario siempre en comunidad, haciendo referencia de una manera particular a rezarlo en familia.


Después del rito de comunión el párroco dirigió sus palabras a la comunidad expresando que estaba muy agradecido por la respuesta generosa de las personas y por la presencia de Monseñor Moronta, el alcalde y por el gran apoyo hacia el seminario.

Otra comunidad parroquial que también recuerda y celebra la festividad de la Virgen del Rosario, es la parroquia Nuestra Señora del Rosario de San Cristóbal ubicada en La Concordia, y donde se celebró la eucaristía a las seis de la tarde, presidida por el párroco de la parroquia, el presbítero Luis Urbina.







VideoBar

Este contenido todavía no está preparado para las conexiones cifradas.