viernes, 2 de febrero de 2007

Monseñor Gustavo García Naranjo: "La Iglesia seguirá caminando junto a los más pobres"

Los obispos son pastores y profetas sin pretensiones de liderazgo político. La Iglesia desde siempre ha insistido e insistirá en las verdades fundamentales como la centralidad de la persona; los derechos humanos; el pluralismo político frente al pensamiento único y la exclusión por razones ideológicas o por cualquier otro motivo
Ramón Antonio Pérez
C. N. P. 14.781
Dentro de la Iglesia Católica todos sus miembros son importantes por aquello de los dones o cualidades que el Espíritu Santo derrama sobre los seguidores de Jesucristo, y siempre ha optado preferencialmente por los más pobres y necesitados. Estas premisas quedan corroboradas en la actividad pastoral que realiza Monseñor Gustavo García Naranjo, obispo de la Diócesis de Guarenas, cuyo décimo aniversario de fundada fue celebrado el pasado 11 de enero.
Para darle veracidad y contundencia a sus palabras, durante la entrevista, este prelado católico se hizo acompañar de un equipo multidisciplinario: el padre Carlos Frías, coordinador de la Diócesis; el diacono permanente Nerio Suárez, responsable de la pastoral familiar; Danny González, directora general de Cáritas Diocesana y Ercilia de Lobo, presidenta del Consejo Diocesano de Laicos, porque a decir de Monseñor “la Iglesia somos todos los bautizados comprometidos: sacerdotes, religiosos, religiosas y laicos”.

Ser nombrado obispo fue una sorpresa
Al ser consultado sobre su nombramiento de Obispo por parte del Papa Juan Pablo II, Monseñor Gustavo García Naranjo expresó: “Jamás me imaginé que yo iba a ser nombrado obispo; por eso, cuando el Nuncio Apostólico Oriano Quillici me llamó para darme la información fui el primer sorprendido. Siempre he pensado que para este cargo hay gente más capaz y mejor formada que uno”. Sin embargo, las cosas de Dios son misteriosas y de esa manera se convierte en el primer Obispo de la Diócesis de Guarenas, instancia eclesial erigida el 11 de enero de 1997, por decreto papal.
Gustavo García Naranjo nació en Caracas el primero de julio de 1944, en el seno de un hogar muy modesto, siendo sus padres Antonio García y Josefina Naranjo. Realizó sus estudios de primaria en los planteles "Miguel Zuniaga" y "Juan Aranaga", de Maiquetía. Posteriormente cursó la secundaria entre los liceos "José María Vargas" y "José Félix Ribas" en La Victoria, estado Aragua, para graduarse como bachiller en humanidades. Sus aprendizajes universitarios de filosofía y teología fueron obtenidos entre la Universidad Católica "Andrés Bello" y el Seminario Interdiocesano "San José", en El Hatillo, logrando el título de bachiller en teología.
Fue enviado a Roma para realizar estudios especiales en la Pontificia Universidad "Santo Tomás de Aquino", cuya licenciatura en teología la obtuvo con la distinción magna cumlaude. Pero su incansable deseo de formación también le llevó a realizar estudios de espiritualidad y teología, en la Pontificia Universidad Lateranense y la Academia Alfonsiana, Instituto Superior de Teología.
Al regresar a Venezuela, se integró a la Diócesis de Maracay a la cual pertenecía, siendo nombrado Rector del Seminario "María Madre de la Iglesia". Asumió al mismo tiempo la Parroquia "San Juan Bautista", en la Ciudad Jardín de Venezuela, y desempeñó con eficiencia sus responsabilidades, destacándose como Vicario General Encargado de la Diócesis. Fue entonces cuando siendo el responsable de la Parroquia "Nuestra Señora de Guadalupe", en La Victoria, recibió la noticia de que fue nombrado el primer Obispo de la Diócesis de Guarenas.

Evangelización y comunidades eclesiales de base
“El inicio de la Diócesis creó expectativas debido a que en la zona no se contaba con una pastoral unificada, esto como consecuencia de que se formaba parte de la Diócesis de Los Teques, y también debido a la complejidad geográfica y a la diversidad de la misma”, indicó García Naranjo. Por eso, durante sus tres primeros años como obispo, centró “sus esfuerzos en recorrer y conocer cada uno de los sectores sociales, rurales, campesinos, profesionales e industriales, con el fin de evaluarlos para dotar de un proyecto de renovación pastoral al eje Guarenas – Barlovento”, dijo.
A pesar de que todavía este proyecto no se ha estructurado definitivamente, los estudios y resultados iniciales han permitido conocer las fortalezas y debilidades para un trabajo de conjunto. “Son indicadores, son las luces y sombras que permiten conocer hacia dónde caminar en la dotación de este proyecto para labrar el definitivo ideal de la Diócesis, y adecuarla al recién concluido Concilio Plenario Venezolano, que contiene las líneas gruesas de la nueva evangelización en el país”, sostuvo el obispo.
De igual manera acotó García Naranjo, que parte de esa realidad es “la carencia de sacerdotes ante el estancamiento de las vocaciones a la vida consagrada; la pluralidad cultural y social entre los sectores urbanos y rurales; la riqueza de la religiosidad popular en cada una de las ciudades y pueblos de Barlovento; y la caracterización sociológica mediante la cual Guarenas y Guatire son consideradas “ciudades dormitorios”, con urbanizaciones en pleno crecimiento en las que se insertan venezolanos procedentes de distintas partes del país”. Estimó que “todo ello se entremezcla con el entusiasmo de los católicos comprometidos en los grupos de apostolado para conformar un contexto muy propio en la zona”.
“Por eso, sobre ésta circunstancia, específicamente desde el área pastoral, trabajarán de manera conjunta la Diócesis; el Consejo Diocesano de Laicos (CODILA), ente que agrupa a los distintos movimientos y grupos de apostolado seglar y el Equipo de Animación Pastoral (EDAP). El propósito es fortalecer y expandir en el mayor número de personas de nuestra zona el Reino de Dios, para lo cual se tiene estimado iniciar este año una campaña de Misión y Evangelización con agentes de pastoral y avanzar hacia la conformación de Comunidades Eclesiales de Base”, señaló.

Iglesia y pueblo unidos en Jesucristo
Ante la realidad del país Monseñor Gustavo García Naranjo no declinó la conversación; sin embargo, prefirió ubicarse como un líder espiritual y no político ya que ésta última actividad es propia de los seglares, según dijo, “por las disposiciones de la sociedad y de las mismas enseñanzas de la Doctrina Social de la Iglesia”.
En ese sentido, sin abandonar las responsabilidades pastorales y proféticas que le son propias, pero siendo comedido en sus explicaciones, a sabiendas de que también forman parte de la institución eclesial personas que viven en los distintos estratos de la sociedad, para argumentar sus puntos de vista se aferró a la exhortación apostólica recientemente promulgada por la Conferencia Episcopal Venezolana: “Tiempo de dialogo para construir juntos”.
Los obispos son “un grupo de pastores y profetas sin pretensiones de liderazgo político”. Pero, la Iglesia desde siempre ha insistido e “insistirá en las verdades fundamentales como la centralidad de la persona; los derechos humanos; el pluralismo político frente al pensamiento único y la exclusión por razones ideológicas o por cualquier otro motivo”, expuso.
De igual manera señaló que dentro de sus obligaciones de pastores también se encuentra la valoración de una “educación pluralista, abierta a la trascendencia y a la religión; la lucha contra la pobreza, el desempleo, la inseguridad jurídica y social y la violencia”; la defensa de la libertad de expresión y el derecho de información”.
Igualmente recordó el mensaje de la CEV en el sentido de que la Iglesia tiene la obligación de buscar “una positiva respuesta a la situación infrahumana de nuestros hermanos privados de libertad y de los que se sienten perseguidos”.

Compromiso con la educación libre y pluralista
Monseñor García Naranjo, al ser requerido sobre el contenido del proyecto de Ley de Educación con que el Gobierno pretende imponer uno de los cinco motores del denominado Socialismo del Siglo XXI, sostuvo que “la sociedad venezolana en general desconoce las especificaciones de ese proyecto; pues todavía no se ha discutido con las comunidades, padres, representantes y los educadores católicos o cristianos de otras confesiones”. Sin embargo fue enfático al señalar que “en la Iglesia apostamos por una educación integral, integradora y de valores para toda la sociedad”.
En ese sentido recordó que la Iglesia es profundamente conocedora de la educación. “Fue fundadora de la primera universidad, de los primeros centros de enseñanza en el país y siempre ha estado vinculada a programas sociales que benefician a los sectores más pobres, por ejemplo, el convenio INCE – Iglesia que tantos beneficios trajo para la gente más necesitada, o la educación impartida a través de Fe y Alegría”. “Los católicos siempre hemos estado insertados en las realidades de nuestro pueblo con metodologías y estrategias educativas, somos profundos conocedores de sus necesidades y hemos caminado y seguiremos caminando junto a los más necesitados”.
Indicó que la Diócesis de Guarenas mantiene buenas y cordiales relaciones con el Distrito Escolar mediante los programas de Educación Religiosa Escolar (ERE), ya que es un proyecto que se aplica en un estimado de 15 colegios católicos afiliados a la Asociación Venezolana de Educación Católica (AVEC), pero también en muchas escuelas estadales y nacionales de la zona, incluso este programa también es valorado por otras confesiones de fe y la aspiración es que se mantenga.
Precisó que “a partir del último retiro espiritual que sostuvo con los sacerdotes de la Diócesis, surgió el compromiso de reunirse y discutir las propuestas de la Ley de Educación con los padres, representantes y educadores católicos ya que ésta es una situación que incumbe a todos, para después presentar públicamente las estimaciones correspondientes”. Alertó que “la educación es un asunto que involucra a los padres de familia de la cual éstos no se deben sustraer en su responsabilidad, pero en la actualidad el estudio exhaustivo del proyecto lo están haciendo las instancias educativas eclesiales correspondientes para tener la certeza del alcance de sus contenidos”.
Expresó que “la Iglesia Católica promueve la necesidad de una educación pluralista, abierta a la trascendencia, es decir a la búsqueda de un ser Supremo, porque el hombre siempre tiene la necesidad de hacer contacto con su espiritualidad y para nosotros lo trascendente está vinculado a Dios. Por eso, la educación no puede estar cerrada a una sola corriente filosófica o ideológica, y sí que vaya más allá de la escuela y en todos los espacios de la vida, incluida la religión”.

El trabajo social de la Diócesis
Uno de los brazos principales para la acción de la pastoral social de la Diócesis de Guarenas es Cáritas Diocesana. Este es un organismo mediante el que se han diseñado y desarrollado una serie de proyectos sociales en función de generarles bienestar a los más desposeídos de la zona, especialmente en sectores de Barlovento, donde los niveles de pobreza son más altos y las carencias están más acentuadas.
El trabajo de esta organización, sostiene Monseñor García Naranjo, “detectó algunos núcleos problemáticos que revelan de forma descarnada la realidad del eje Guarenas – Barlovento. Entre otros casos, se reveló que un 85% de los habitantes de la Diócesis tienen desconocimiento de los derechos humanos y de la LOPNA; 40% de la población vive en pobreza extrema y 13% está desempleada; hay poca formación social de los ciudadanos; altos índices de niños y niñas en situación de mal nutrición y déficit en la capacitación laboral de jóvenes desertores del sistema escolar”.
En tal sentido, refirió que Cáritas Diocesana “con el apoyo de otras organizaciones ha estimulado la remodelación de viviendas devastadas por las lluvias tanto en Guarenas y Guatire como en Barlovento; se ha promovido la construcción del Consultorio Médico en el sector El Manguito, en el municipio “Andrés Bello” y están erigiendo el ambulatorio médico “Pancha Bolívar, en la parroquia “La Sagrada Familia” en Tacarigua y el Centro Integral de Salud en la parroquia “Nuestra Señora de El Carmen”, en Higuerote, ambos con sus respectivos servicios de laboratorio”.
De igual manera, a través de la Fundación “Populorum Progressio”, se les está brindando apoyo promocional y formativo a sectores campesinos de los municipios Acevedo y Páez, para que tengan sus unidades de producción agrícola, con talleres que van desde la formación hasta la adquisición de créditos blandos para la compra de materiales, herramientas de trabajo y las materias primas. Y otro proyecto que se está gestionando es la edificación del Centro de Atención Integral, en Araguita, cuya primera parte se iniciará con setenta niños y niñas en situación de abandono.
En el campo de la formación y de la concientización, Cáritas Diocesana también ha realizado talleres educativos, foros y charlas para padres, líderes comunitarios, empresarios y agentes de pastoral, de modo que éstos se inserten en los distintos programas sociales de sus respectivas comunidades.
“También se han realizado jornadas y campañas a favor de temas específicos como la lucha contra el aborto, la eutanasia, las drogas, así como el fomento de mecanismos de compromisos para los temas de responsabilidad social empresarial, la vida y la defensa de los derechos humanos. Pero además, cada una de las veinticuatro parroquias que conforman la Diócesis, también tienen sus responsabilidades en el campo social”.
En definitiva, “la Iglesia no puede estar ausente de la realidad del país y hoy mas que nunca la disposición de cada uno de nosotros los católicos, es acompañar a las masas con un sentido orientador que se sustenta en la palabra de Jesucristo y en la Doctrina Social de la Iglesia, concluyó Monseñor Gustavo García Naranjo.

Algunas actividades para febrero de 2007
Febrero Curso Tiempo
Febrero Metodología de incidencia política 1 día
Febrero Herramientas básicas de gerencia social y planificación estratégica 2 días
10 de Febrero Formación de Agentes Multiplicadores 1 día
24 de Febrero Retiro Vicarial de Cuaresma 1 día

Blog: http://elguardiancatolico.blogspot.com
http://laicos.spaces.live.com

VideoBar

Este contenido todavía no está preparado para las conexiones cifradas.