viernes, 23 de junio de 2017

“¡Cese la represión!”, el clamor del Cardenal Urosa en Venezuela


El arzobispo de Caracas señala que el asesinato de jóvenes que protestan “es totalmente ilegal y anticonstitucional, y merece el más pleno rechazo”
“Con serena indignación y firmeza quiero expresar mi rechazo a los actos de represión que el Gobierno Nacional, a través de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB), algunos cuerpos policiales, y bandas armadas paramilitares, ha realizado en estos 80 días de protestas políticas”.
Así lo denuncia el cardenal Jorge Urosa Savino, mediante una nota en las que rechaza el asesinato de jóvenes venezolanos durante las manifestaciones en contra del Gobierno de Nicolás Maduro.
“Amparado por la Constitución Nacional, el pueblo manifiesta en contra de la gravísima situación de hambre y carencia de medicinas y bienes esenciales, así como por el desconocimiento de la Asamblea Nacional, el encarcelamiento de personas por ser adversarios del gobierno, y la eliminación de las elecciones previstas en la Constitución y las leyes”, dice en la misiva del arzobispo de Caracas.
“A eso se ha añadido hace 50 días, sin consultar al Pueblo soberano, la convocatoria por parte del Presidente Maduro de una nueva asamblea constituyente sectorial y desvirtuada, con bases sesgadas y parcializadas, que no respetan la universalidad ni la proporcionalidad del voto”, indica el cardenal venezolano.
Para el arzobispo de Caracas estas manifestaciones “han sido casi todas atacadas por el gobierno de diversas maneras, y el resultado ha sido cerca de 70 personas asesinadas por la acción represiva”, aunque otras fuentes manejan cifras cercanas a las noventa víctimas.
“Eso clama al cielo, es totalmente ilegal y anticonstitucional, y merece el más pleno rechazo”, sostiene el cardenal Urosa.
De igual manera rechaza la muerte de algunas personas causadas por algunos opositores. “La violencia es mala venga de donde venga. Esa violencia se ha dado en todo el país”, sostiene.
Relata que en Caracas recientemente hemos visto el asesinato de muchos jóvenes, entre otros Juan Pablo Pernalete, Miguel Castillo, Neolamar Lander, Fabian Urbina, y en la tarde de ayer, abatido a sangre fría, David Vallenilla.  
“Por toda esa represión a lo ancho y largo del país expreso mi más contundente rechazo a la acción violenta e ilegal de las autoridades del Gobierno que están dirigiendo el control de las manifestaciones. Y reitero mi urgente llamado: ¡Cese de inmediato la represión a las manifestaciones del pueblo! El Gobierno en vez de reprimir debe resolver los problemas que angustian al pueblo y que lo han llevado a la calle”.
Urosa hace un llamado al Gobierno que debe desistir del propósito de imponer un sistema totalitario y antidemocrático. “Ese es el llamado que hemos hecho los Obispos venezolanos, y que, en otros términos, ha hecho también el Papa Francisco en su mensaje del 30 de abril en la Plaza de San Pedro: “No dejan de llegar dramáticas noticias sobre la situación en Venezuela y el agravamiento de los enfrentamientos con 2 numerosos muertos, heridos y detenidos” (…) 
“Mientras me uno al dolor de los familiares de las víctimas…dirijo un firme llamado al gobierno y a todos los componentes de la sociedad venezolana para que se evite cualquier forma ulterior de violencia, se respeten los derechos humanos, y se busquen soluciones negociadas a la grave crisis humanitaria, social, política y económica que sufre angustiada la población”, dijo citando un reciente mensaje del Vaticano
“Por eso repito: ¡Cese la represión!”, acentuó el cardenal Jorge Urosa Savino.
El arzobispo de Caracas al mismo tiempo expresó sus condolencias “a los familiares y amigos de las víctimas, y mi solidaridad con las personas que se encuentran injustamente sometidas a juicio militar, o detenidas arbitrariamente”.
Finalmente, invitó a todos los caraqueños “a orar intensamente al Señor por la paz, para que cese este conflicto violento y los venezolanos podamos resolver nuestros problemas pacíficamente”.



VideoBar

Este contenido todavía no está preparado para las conexiones cifradas.