sábado, 8 de abril de 2017

Religiosos exigen democracia en Venezuela, mientras crece la tensión


“La situación crítica” fue denunciada por los religiosos del país clamando por atención, comida, medicinas, seguridad, educación…

Abril 07, 2017
Las calles de Venezuela siguen convertidas en verdaderos campos de batalla. Sectores de la oposición exigen el retorno de la democracia y rechazan “el golpe de Estado” contra la Asamblea Nacional (AN) propiciado el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ), pero son repelidos con fiereza por las fuerzas represivas del Gobierno de Nicolás Maduro, señalado como el verdadero autor de la ruptura constitucional en el país bolivariano.
El 5 de marzo, la mayoría opositora ingresó en horas de la madrugada al hemiciclo de discusiones, su escenario natural y constitucional que desde el 28 de marzo era asediado por los “colectivos”. En la tarde aprobaron, sin la presencia de la bancada oficialista, un acuerdo sobre la ruptura del hilo constitucional, así como el inicio del proceso legal para remover a los magistrados del TSJ, firmantes de las sentencias 155 y 156.
Adicionalmente, los opositores convocaron para el 6 de marzo a una concentración en la avenida Francisco Fajardo que partió desde siete zonas distintas de Caracas, acción que fue denominada: #TrancaContraElGolpe. El objetivo: pedirle al Defensor del Pueblo, Tareck Wiliam Saab, uno de los tres integrantes del Consejo Moral Republicano, que active la solicitud penal contra los magistrados autores del golpe del Estado.
La decepción no tardó en llegar. “El Consejo Moral Republicano acordó declarar la improcedencia de la referida solicitud, este órgano de expresión del Poder Ciudadano considera inoficioso emitir pronunciamientos sobre las presuntas faltas incurridas por los Magistrados y Magistradas de la Sala Constitucional del TSJ”, dijo Tareck.
Un muerto, detenciones y amenazas

Además de esto, la protesta opositora nuevamente fue repelida por los cuerpos de seguridad que les impidieron con barricadas metálicas, trasladarse desde la avenida Francisco Fajardo hasta la sede de la Defensoría del Pueblo. 
La acción dejó nuevas personas heridas, la detención de manifestantes y periodistas, además de la confiscación de equipos para transmitir por internet, la única ventana informativa en Venezuela.
Pero uno de los puntos que generó mayor tensión en las últimas horas tuvo que ver con la confirmación de la muerte de un joven de 19 por un disparo en el pecho de parte de la Guardia Nacional durante la protesta opositora a las afueras de Caracas.
Por su parte, Henrique Capriles Radonski, gobernador del estado Miranda, denunció que recibió amenazas de detención por parte del ministro de Interior y Justicia, Néstor Reverol, según dijo durante una rueda de prensa al caer la tarde. Igualmente, la diputada Delsa Solórzano, dijo que fue retenida en el Aeropuerto Internacional de Maiquetía, tras regresar al país luego de asistir a una reunión en la EA.
Vale indicar que el 5 de marzo, Roberto Enríquez, presidente del partido Social Cristiano (Copei), “hizo ingreso a la residencia del Embajador de Chile en Caracas”, donde fue recibido “en la calidad de huésped” (asilo), ante acoso por parte del SEBIN.
Pero existe otra Venezuela, que sufre y muere a diario: familias cuyo único alimento es disputado a los animales en vertederos de basura, sufrimiento en el que viven cuatro millones de venezolanos; pacientes resignados a entregar el último aliento de sus vidas, impedidos de adquirir medicamentos para el cáncer, diabetes y otras enfermedades.
Religiosos unidos a los obispos de Venezuela
En este contexto, la Conferencia de Venezolana de Religiosos y Religiosas (Conver) también ha levantado su voz. 
Denunciamos la indolencia del gobierno nacional ante la situación crítica que vive nuestro pueblo, demostrando una vez más que sólo le interesa la lucha por mantenerse en el poder, sin importarle el precio ni las consecuencias de desoír la voz del pueblo que clama por atención, comida, medicinas, seguridad, educación y una sana convivencia en paz”, expresaron en un comunicado.
De esta manera la Conver se une a la Conferencia Episcopal Venezolana (CEV) que recientemente cuestionó las sentencias 155 y 156, con las que el TSJ suprimió las atribuciones de la Asamblea Nacional y confirió poderes extraordinarios a Maduro.
Nos unimos a la voz profética de nuestros pastores, en quienes confiamos, y asumimos sus afirmaciones referidas a las decisiones nada responsables del TSJ”, en cuanto a que, “según nuestro juicio: son decisiones moralmente inaceptables y, por tanto, reprobables”, indica la junta directiva de la Conver.
“Como Vida Consagrada, invitamos y acompañamos a nuestro pueblo a manifestar su voluntad apegado al sano juicio, a la no violencia, pero con contundencia, para que se corrijan las arbitrariedades que nos llevan a una situación de inminente dictadura”.
Hicieron un llamado al Gobierno socialista para que “den los pasos firmes requeridos que permitan al país volver a la normalidad, garantizando los procesos democráticos que redunden en el bien de los habitantes de Venezuela”.
Así también, manifiestan “su preocupación a raíz de las manifestaciones, cada vez más fehacientes”, que en los últimos días han dejado más cien personas heridas y al menos 20 detenidos. Denuncia “la falta de autonomía entre los cinco (05) poderes públicos” que establece la Carta Magna: Ejecutivo, Legislativo, Judicial, Electoral y Ciudadano”.
“Siendo nuestra Constitución la ley fundamental, con rango superior al resto de las leyes, que define el régimen de los derechos y libertades de los ciudadanos y delimita los poderes e instituciones de la organización política, estos poderes deben ser independientes unos de los otros a la vez cooperar mutuamente para hacer que se cumplan las leyes dentro del país”, dice el comunicado de la Conver.


Fuerzas de seguridad disparan perdigones contra manifestantes al inicio de la av. Libertador

VideoBar

Este contenido todavía no está preparado para las conexiones cifradas.