miércoles, 29 de marzo de 2017

Cardenal Urosa: “Defendamos la vida desde su concepción en el vientre materno”



Durante el ENCUENTRO POR LA VIDA Y LA FAMILIA, el arzobispo de Caracas motivó a la Red Provida a mantenerse unidos, organizarse y formarse en el campo social, legal y político, para enfrentar con éxito a la “cultura de la muerte”

Ramón Antonio Pérez // @GuardianCatolic
Caracas, 29 de marzo de 2017

Hoy, desde hace muchos años, por disposición de la Conferencia Episcopal Venezolana, la iglesia en nuestro país celebra el Día del niño por nacer, el día del niño concebido, el día del niño que se encuentra en el vientre de su madre”.

Así lo dijo el cardenal Jorge Urosa Savino, durante la solemnidad de La Anunciación y Encarnación de Jesucristo, cuya misa presidió el 25 de marzo, en la Iglesia “Nuestra Señora de la Chiquinquirá”, convocada por la Red Provida Caracas en el marco del Encuentro por la vida y la familia.

El arzobispo de Caracas recordó que el día del niño por nacer “es una iniciativa que celebramos realmente con alegría porque se trata de fortalecer nuestra actividad y nuestra acción en favor de la vida humana”. 

Alertó que “en el mundo occidental, sobre todo en los países ricos, se está promoviendo un ‘cultura de la muerte’ como el Papa Juan Pablo II definió estos hechos en la encíclica El Evangelio de la Vida, “sobre el valor y el carácter inviolable de la vida humana”, publicada el 25 de marzo de 1995, exactamente hace veintidós años.

La cultura de la muerte es una cosa terrible”, dijo Urosa. 

“Nosotros vivimos en una época en la que hay fuerzas económicas y políticas sumamente poderosas en la Organización de las Naciones Unidas, ONU, en Norteamérica, en las mentes de muchas personas capitalistas y magnates dueños de innumerables y cuantiosas fortunas, que apoyan totalmente esa Cultura de la muerte”, acotó.

Narró que leyó una información de la cual se desprende que “el Gobierno de Canadá dispondrá de 600 millones de dólares no para ayudar a que haya comida para os pobres, sino para promover e impulsar el aborto en los pueblos más pobres”. “Es algo realmente diabólico” que el dinero del pueblo canadiense se disponga para promover esa cultura.

El derecho a la vida es fundamental

“Nosotros somos el pueblo de la vida, del amor y de la paz, un pueblo que manifiesta su fe en la grandeza del ser humano desde el momento de su concepción hasta la muerte”, indicó en su homilía. 

"Por eso, el primer derecho de un ser humano es la vida y la persona que más necesita el apoyo es el niño concebido en el vientre de su madre (…) protegido también por la comunidad y todos los ciudadanos asociados al Estado”, dijo.

“Desde el momento en que fuimos concebidos ya éramos personas humanas, y eso lo ha promocionado y defiende permanentemente la Iglesia contra las fuerzas que son muchas y muy organizadas, que promueven el aborto y la cultura de la muerte”, explicó.

Organizarse social y legalmente

El Purpurado propuso estudiar El Evangelio de la Vida, en el que San Juan Pablo II declara, entre otras cosas, “de manera firme y sin lugar a duda”, que la Iglesia señala el delito del aborto “como uno de los más graves y peligrosos”, citó del número 62. 

También pidió a la Red Provida de Venezuela organizarse en el campo social, legal y político, para enfrentar a la cultura de la muerte: que ataca la vida de los niños inocentes, promoviendo el aborto; que impulsa la eutanasia para ser aplicada entre ancianos o personas enfermas; y además, ataca a la familia fomentando la unión entre personas de un mismo sexo, según lo determina en la Ideología de Género.

Caminata por la Vida y a Familia


El Encuentro por la Vida y la Familia tenía previsto realizar una caminata desde Plaza Venezuela hasta la Iglesia Nuestra Señora de la Chiquinquirá. 

Dianyelin Hidalgo de Velasco, coordinadora de la pastoral familiar de la Comunidad Carismática Católica “Los Samaritanos” y un grupo de miembros de esta organización, daban la bienvenida a quienes llegaban en representación de otros movimientos de apostolado, familiares y amigos procedentes de toda Caracas, Guarenas y de otras ciudades cercanas.

PRESENCIA INDÍGENA.- Llamó la atención el padre Ángel Rengo, quien llegó desde la Arquidiócesis de Maracaibo donde trabaja en el Centro Misional “Santa María Reina de Guana”, junto a un grupo de jóvenes de las etnias Wuayúu, Añú y Yukpa, estudiantes de este centro. 

El sacerdote  compartió parte del trabajo que realizan en esta zona fronteriza con Colombia, aprovechando el momento para realizar algunas denuncias vinculadas al creciente número de chicas indígenas inducidas a abortar.

El intercambio cultural ha motivado nuevas formas de pensar, especialmente induciendo al aborto, a lo cual nos oponemos ya que somos defensores de la vida”, dijo Rengo. Destacó que desde el centro misional están promoviendo una mejor formación en defensa de la vida, el valor a la cultura y el respeto a la dignidad humana.

Con gritos, consignas y oraciones la multicolor caminata recorrió la avenida Las Palmas hasta el templo en el que ya estaban presentes miembros del Consejo Nacional de Laicos de Venezuela y un considerable número de sacerdotes y seminaristas.

BENDICIÓN DE VIENTRES.- Primeramente, los niños tuvieron una destacada participación con el Rezo del Santo Rosario y durante el ofertorio se hicieron representativas entregas por parte de niños, jóvenes, y familias enteras, incluidos abuelos, indígenas y activistas provida y pro familia de la Arquidiócesis de Caracas.

Momento especial fue la bendición de vientres que el Cardenal Urosa realizó sobre un grupo de damas embarazadas que se pararon frente al altar, así como la entrega de dos canastillas por parte de representantes de CAVERVI y la Red Provida Venezuela.


NACE LA RED PROVIDA CARACAS.- Carolina Dumas de De Los Reyes, agradeció la presencia de sacerdotes y laicos en este Encuentro por la Vida y la Familia. “Es nuestra primera experiencia y esperamos seguir contando con el apoyo de todos ustedes”, dijo, al tiempo que consideró: “Ha sido un buen inicio”.

Nace la Red Provida Caracas con la bendición de nuestra Virgen María y la esperanza depositada en el corazón de cada uso de sus ungidos. Vamos a trabajar juntos y hacer cosas buenas y útiles para la gloria de Dios”, dijo la activista provida.






VideoBar

Este contenido todavía no está preparado para las conexiones cifradas.