martes, 29 de marzo de 2016

¡ANÁLISIS de EL PITAZO! El Papa habló de la crisis venezolana por séptima vez y todos prestaron atención


Misa de Pascua desde el balcón de la Basílica de San Pedro | Foto: Getty
La reciente aparición del conflicto venezolano en palabras del Santo Padre es considerado por algunos internacionalistas como una posibilidad real de alterar el escenario político, pero por otros como una no trascendental acción moral. Lo cierto es que tanto chavismo como oposición buscan vincularse a su imagen. Este martes la AN debate sobre su mensaje

Por Oriana Vielma / El Pitazo

Por séptima ocasión el papa Francisco recuerda públicamente a Venezuela en uno de sus multitudinarios discursos y, esta vez, su mensaje de Pascua desde el balcón del Palacio Apostólico en la basílica de San Pedro del Vaticano, será debatido como único punto a tratar en la sesión de la Asamblea Nacional este martes.

Desde su elección en marzo de 2013, el Sumo Pontífice se ha pronunciado sobre las “dificultades” del país latinoamericano, especialmente en momentos considerados de alta tensión. La primera mención ocurrió posterior a las elecciones presidenciales donde resultó electo Nicolás Maduro con un estrecho margen de 1,8%, lo que llevó a la oposición a pedir un reconteo de voto.

Medió durante las protestas en febrero de 2014. En marzo de 2015 lamentó la muerte del estudiante Kluiverth Roa en San Cristóbal y envió un telegrama a Maduro en julio al sobrevolar territorio venezolano en su gira por Sudamérica. Además se pronunció sobre el cierre de la frontera colombo-venezolana en septiembre de ese año. Cabe entonces preguntarse: ¿tienen sus palabras influencia real en la política venezolana?

Para el internacionalista Carlos Luna, director y profesor de la Escuela de Estudios Políticos y Administrativos de la Universidad Central de Venezuela (UCV), el más reciente pronunciamiento de Francisco está relacionado con las visitas del presidente de Estados Unidos a Cuba y Argentina.

“No podemos verlo de forma aislada cuando él ha sido el gran constructor y fabricador del acuerdo del 17 de diciembre de 2014, entre Raúl Castro y Barack Obama; por eso sí creo que tiene una significación el hecho de que la crisis venezolana incremente su importancia dentro de la agenda internacional. El Papa sí es un actor influyente”, explicó en entrevista a El Pitazo.

Según el analista, el conocimiento “de primera mano” que posee Jorge Mario Bergoglio sobre el populismo, el personalismo político y la influencia del socialismo del siglo XXI en la transformación geopolítica de América Latina, pudiese contribuir en la implementación de la carta democrática interamericana; significando la salida temporal de Venezuela de la Organización de Estados Americanos (OEA).

Es decir, mientras más ojos globales se detengan sobre Venezuela, mejor; “como mecanismo de presión para la transición pacífica y constitucional”. En este sentido, Luna observó en Francisco “la misma habilidad política que tuvo Juan Pablo II, quien contribuyó tras bastidores a la caída del Muro de Berlín y la disolución de la Unión Soviética”; con cierta capacidad en la consolidación de estos procesos.
La Venezuela bolivariana busca salirse del modelo occidental, opinó Luna, por representar una serie de compromisos democráticos y valores que el Gobierno “no quiere cumplir”. Por ello, “esa relación con el Papa implica una camisa de fuerza desde el punto de vista moral” y, a su vez, el agravamiento de esa situación “lo mantienen alarmadísimo”; analizó.
Pero no todos están de acuerdo con esta postura. El también internacionalista y profesor universitario Sergio Rodríguez Gerlfenstein considera que por tratarse de una “autoridad moral” la opinión del Papa tendrá múltiples interpretaciones sin mayor afectación. “Algunos lo interpretarán como un llamado de apoyo gubernamental o una reconciliación, mientras otros lo harán como una crítica al Gobierno. Son mensajes genéricos que sólo dan cuenta que es un tema en el tapete”, sostuvo.

Por ser el Jefe del Estado Vaticano, que mantiene relaciones diplomáticas con Venezuela, Rodríguez descartó que el máximo representante de la Iglesia Católica pueda tomar parte en el conflicto asociándose con algún bando político; sin embargo, distingue entre la cabeza de la Santa Sede y lo que denomina la “cúpula eclesiástica venezolana”, que asegura sí persigue intereses específicos.

Luna, en cambio, aunque considera que “la Iglesia ha asumido que la fe está por encima de las ideologías”, asegura que la institución comprende el importante rol político que juega, sobre todo en Venezuela donde siete de cada 10 personas manifiestan confiar en el ente religioso por encima de la Fuerza Armada Nacional, los partidos políticos y los Poderes Públicos; según revelan sondeos de opinión.
“Todos se quieren asociar a la imagen del Papa porque el mundo actual se mueve por percepciones. En Venezuela a la Iglesia no le extraña jugar un papel protagónico en la política, basta tan solo recordar el documento de Monseñor Arias Blanco en 1957 previo al golpe que derrocó a Marcos Pérez Jiménez. Con eso te digo que ambos sectores comprenden la magnitud que juega la Iglesia Católica en la credibilidad venezolana”, expresó Luna.
Tanto el chavismo como la oposición han buscado retratarse con el Sumo Pontífice. En tres años, fue visitado por el mandatario Nicolás Maduro; los gobernadores de Miranda y Lara, Henrique Capriles Radonski y Henri Falcón; dos veces por Lilian Tintori, Antonieta Mendoza de López y Leopoldo López Gil –esposa, madre y padre del dirigente Leopoldo López respectivamente–; por el también miembro de Voluntad Popular Carlos Vecchio, el exdiputado Edgar Zambrano (AD) –quien le entregó el proyecto de Ley de Amnistía– y Mitzi Capriles, esposa de Antonio Ledezma, actualmente detenido bajo la medida casa por cárcel.


Una mirada hacia el pasado

El presidente venezolano ha manifestado sentir respeto por la figura de Francisco. Tras el fallecimiento del líder socialista Hugo Chávez, Maduro y el papa Francisco se reunieron por primera vez en junio de 2013; dos años después, planificaron un segundo encuentro que fue cancelado por Maduro 24 horas antes por una supuesta otitis. Pese a que el Jefe de Estado solicitó entonces al nuncio apostólico Aldo Giordano una nueva fecha, la cita no volvió a concretarse.

Previamente, la oposición venezolana junto a organismos internacionales como Human Rights Watch pidieron al Papa que durante la reunión intercediera por los presos políticos y exigiera su liberación inmediata e incondicional. No se descartó que esto haya influido en la suspensión de la reunión, tesis que posteriormente fue respaldada por el arzobispo de Coro Roberto Lückert al relatar su encuentro con el Santo Padre.

A finales de agosto de 2015, estalló la crisis en la frontera entre Colombia y Venezuela que arrancó otro pronunciamiento del Sumo Pontífice. Transcurridos seis días del cierre fronterizo, Francisco describió la situación como “dolorosa” y se mostró de acuerdo con la reunión del 3 de septiembre entre los obispos de ambos países.

Al día siguiente, si bien Maduro agradeció su “equilibrio y recomendaciones”, expresó malestar con el encuentro entre los obispos respaldado por el Pontífice, calificándolos como “obispos del odio”. Esta postura ha puesto en evidencia una contradicción gubernamental sobre la Iglesia Católica, que acoge con armonía a la figura de su máximo representante pero simultáneamente rechaza a sus comisionados regionales.

<iframe width="560" height="315" src="https://www.youtube.com/embed/aGs4PL00SNw" frameborder="0" allowfullscreen></iframe>






VideoBar

Este contenido todavía no está preparado para las conexiones cifradas.