martes, 15 de marzo de 2016

El Cardenal Urosa recuerda a su señora madre: “Ligia Savino de Urosa, a un año de su partida”


“Este 17 de marzo se cumplirá el primer aniversario del sensible fallecimiento de mi querida madre, Ligia Savino de Urosa. Su vida, de unos largos 98 años, fue una estela luminosa de amor a Dios y al prójimo, de  gentileza, bondad y alegría, combinada con fortaleza, reciedumbre y decisión”, escribió el arzobispo de Caracas

Nacida en Caracas el 12 de enero de 1917, en el seno de una cristiana familia formada por Don Liberato Savino, joven sastre italiano, y Doña Adelina Del Castillo de Savino, caraqueña, hija de canarios, y con tres hermanos querendones, Ubaldo, Raúl y Anita, Ligia fue una niña y una joven feliz. Educada en el Colegio San José de Tarbes del centro de Caracas, asumió de corazón la formación cristiana que en su hogar y en el Colegio había recibido. Constituyó un hogar dichoso y estable con mi padre, Luis Manuel Urosa Joud, también caraqueño, de Petare, cuando este era un pueblo distinto y alejado  de Caracas. Se casaron el 3 de diciembre de 1938. Con inmenso cariño y al mismo tiempo con mano firme educaron a sus cuatro hijos, mis queridos hermanos Luis Marcel, María Eugenia, Ana María, y yo, quienes sin duda compartimos la dicha de tener un hogar cristiano, serio, estable y feliz. Un gran tesoro, la familia cristiana.

Mamá se emocionó mucho cuando le anuncié mi decisión de ser sacerdote, y me apoyó en todo momento. Ella había consagrado sus hijos a Dios. Tuvo gran cariño a mis compañeros del Seminario de Caracas, y durante mis largos años de estudios en el exterior sus cartas y las de mi padre no faltaban nunca, para mantener vivo el amor filial y la cercanía al hogar paterno. Ella y papá vivieron con alegría mi ordenación sacerdotal y luego la episcopal. Me acompañó en Valencia durante los 15 felices años de mi episcopado en Carabobo, y tuvo la dicha de ser estupendamente acogida por las familias valencianas, que le dieron calor y afecto, lejos de nuestra Caracas natal. Luego me acompañó de nuevo a mi regreso a Caracas como Arzobispo, siempre con discreción y prudencia, sin interferir para nada en mi actividad episcopal. Fue siempre una mujer piadosa, de fe y oración, de rosario diario, con una tierna devoción a María Auxiliadora. Tenía gran afecto a seminaristas, sacerdotes y obispos, y gran veneración al Papa.

En 1980 tuvo problemas de salud que superó con gran entereza, y siempre manifestó serenidad ante las dificultades de la vida. Sus últimos años estuvieron caracterizados por una alegría permanente, con graciosas ocurrencias a cada momento, inclusive durante la primera parte de su última enfermedad. A partir del 2013 la etapa final fue de purificación y de un gran ejemplo de fe, amor y entrega a Dios. Cantaba y oraba conmigo, con gran fe y alegría, y mantuvo siempre una actitud de conformidad y docilidad, aunque no faltaron momentos difíciles. Varias veces fue reconfortada con los santos sacramentos, que recibía con piedad y alegría. El Señor se la llevó suavemente, sin dolor ni angustia. Su muerte fue serena y apacible, como dicen que es la muerte de los santos. ¡Bendito sea Dios!

Este jueves 17 elevaremos nuestra acción de gracias por su vida y por su ejemplo en la Iglesia de Nuestra Señora de Chiquinquirá. Mi hermana y mis cuñados, sus nietos, bisnietos y primos, y nuestros familiares la encomendaremos al Señor para que le conceda vivir por siempre en la alegría del Reino de los cielos. Gracias a los amigos que puedan acompañarnos en esa Eucaristía a las 6 de la tarde. ¡Dios les pague!                              

CARD. JORGE UROSA SAVINO,

Arzobispo de Caracas

VideoBar

Este contenido todavía no está preparado para las conexiones cifradas.