viernes, 24 de julio de 2015

¡IGLESIA DE MARACAIBO! Celebró 415 años del milagro del Santo Cristo Negro





El pasado 22 de julio los fieles de la Arquidiócesis de Maracaibo se concentraron en la Catedral de San Pablo y San Pedro para venerar la reliquia del Cristo Negro, la cual arribó a 415 años del milagro ocurrido en la población de Gibraltar al sur del lago de Maracaibo

Ana María Pérez Fonseca

El Cristo Negro de Maracaibo, Cristo Negro de Gibraltar o Santa Reliquia, es una escultura de Cristo crucificado. Se trata de una talla en madera, realizada en época de la Colonia. Perteneció originalmente al poblado de San Antonio de Gibraltar, sitio donde estuvo hasta su destrucción ocurrida en el año 1600, por parte de un grupo de indígenas en señal de protesta contra los conquistadores, de la cual salió la imagen del Cristo en forma ilesa.

Posteriormente, fue trasladado a Maracaibo mientras era reconstruido el pueblo, sin embargo, cuando llegó el momento de retornar el Cristo a Gibraltar, los marabinos se negaron debido a la devoción que se formó en torno al Crucificado, 415 años después aún permanece en la capital zuliana, según cuenta la historia “por decisión de la misma reliquia”.

HISTORIA.- A comienzos del siglo XVII, la historia registrada por el historiador zuliano Juan Bessón explica que los indígenas Quiriquires asaltaron la población de Gibraltar debido a los abusos cometidos en contra de su población por parte del encomendero Rodrigo de Argüelles. Antes del amanecer del 22 de julio de 1600, aproximadamente de 500 indios, saquearon e incendiaron el puerto y todo el pueblo de Gibraltar.

Al llegar a la iglesia, empezaron a incendiarla, que como era de palma, el fuego la devoró completamente. Intentaron incendiar al gran Cristo que se encontraba en su altar mayor, fijado en un tronco de nogal, y al ver que no se incendiaba empezaron a lanzar flechas. Cinco flechas quedaron clavadas en el crucifijo, quedando chamuscado, pero no se quemó, sino que quedó ennegrecido por el humo, que es como se le ve hoy, siendo trasladado por los españoles a Maracaibo. Aunque los pocos moradores de Gibraltar que sobrevivieron quisieron retornar esta imagen a su pueblo, los pobladores de Maracaibo se negaron a entregarlo.

El asunto fue resuelto por el Consejo de Indias y la fe del pueblo, que decidió colocar la imagen en una embarcación sin tripulación en el Lago de Maracaibo, durante los días que el tiempo estuviera favorable hacia el sur; finalmente, la embarcación regresó a las costas de Maracaibo, siendo aquello interpretado desde entonces, como el deseo del Cristo de permanecer en esta ciudad, según lo descrito por fray Pedro Simón en sus Noticias Historiales.


VENERACIÓN EN MARACAIBO


Esta imagen goza de gran veneración entre los fieles marabinos, siendo una de las devociones más importantes de la ciudad de gran arraigo en la fe popular, sobre todo durante la Semana Santa, alrededor de la cual giran los cultos que se desarrollan en torno a esta advocación de Cristo.

Recibe el nombre de Santa Reliquia, no solo por su antigüedad, sino por ser junto a la tablita de la Virgen de Chiquinquirá de Maracaibo, las únicas devociones de la ciudad en las que se ha producido un hecho milagroso que las rodea, en este caso, la resistencia del Crucifijo ante el incendio al cual fue sometido y el retorno a la ciudad en la embarcación sin navegantes.

El arzobispo de Maracaibo, Monseñor Ubaldo Santana, durante la eucaristía destacó la importancia de la imagen y llamo al pueblo santo de Dios a imitar las virtudes de Cristo crucificado y resucitado.

Por su parte el vicario de la Catedral de Maracaibo, presbítero Silverio Osorio, destaco la importancia de esta fecha, pues no solo se venera la santa reliquia, sino que se conmemora un año más de la tragedia del pueblo de Gibraltar.

El padre Osorio, dijo además que entre los prodigios de la santa imagen, se encuentra la sanación de un sacerdote de la época, quien se encontraba con problemas de salud, en vista del milagro sucedido en la imagen, poso su cabeza a los pies de la reliquia y quedo sanado.

También recordó que durante el concilio de Mérida, se estableció que quienes recen el credo de rodilla mirando la santa reliquia del Cristo Negro que permanece en la Catedral de Maracaibo recibirán 120 días de indulgencia plenaria, por tal motivo, antes de culminar la santa eucaristía, monseñor Ubaldo, el padre Silverio y los presentes en la eucaristía realizaron ese acto de piedad.

Veneración fuera de Maracaibo



En la Catedral de Sevilla existe un altar dedicado al Cristo Negro de Maracaibo donde se venera un cuadro pintado al óleo por el artista sevillano Joaquín Bilbao. Para el año 2007, estuvo peregrinando en los distintos templos de Maracaibo una réplica de la Santa Reliquia, que al finalizar estas peregrinaciones, fue llevada a Gibraltar, permaneciendo esta réplica de la Sagrada imagen en la actualidad en este pueblo gibraltareño.



VideoBar

Este contenido todavía no está preparado para las conexiones cifradas.