lunes, 11 de febrero de 2013

América Latina agita el Vaticano por un primer Papa del "Continente de la Esperanza"


 OUELLET, DOLAN, SCHERER, UROSA, entre otros, son algunos de los nombres válidos para la sucesión. El Cardenal Koch estima que “sería bueno si hubiera candidatos de África o Sudamérica en el próximo cónclave”. Del "Continente de la Esperanza" pudiera surgir el Sucesor de San Pedro.
Ramón Antonio Pérez
@GuardianCatolic

CARACAS, 11 DE FEBRERO DE 2013.- El Arzobispo de Caracas, Cardenal Jorge Urosa Savino reúne los requisitos para formar parte del Cónclave que reunirá a 118 Cardenales Electores sobre quienes recaerá la responsabilidad de elegir al nuevo Sumo Pontífice de la Iglesia Católica, una vez que el 28 de febrero próximo, se cumpla la renuncia ofrecida por el Papa Benedicto XVI. Pero además, el Cardenal Urosa también es un "papable", según el lenguaje que adjudican a los posibles aspirantes a sustituir al renunciante Santo Padre Nro 165. 

Al respecto son muchas las especulaciones y análisis que desde ya comienzan a tejerse en los círculos vaticanistas, grupos de pensadores de la iglesia y medios de comunicación. 

Incluso, algunos “futurólogos” elaboran sendas listas previendo el nombre del próximo ocupante del Trono de San Pedro, pero en ninguna de estos ha entrado el nombre del Cardenal Urosa, al menos eso ocurre hasta la hora de escribir este primer análisis.


SORPRESAS TE DA LA VIDA

Aunque en los listados no mencionan al Cardenal Jorge Urosa Savino, arzobispo de Caracas, como uno de los candidatos a suceder a Benedicto XVI, por su férrea formación espiritual, intelectual y carisma, pudiera representar una de las gratas sorpresas por parte de América Latina.

Sudamérica ha sido llamada por la propia Iglesia Católica, el “ Continente de la Esperanza”, y en Venezuela, específicamente, el trabajo que le ha tocado realizar al Arzobispo de Caracas, no ha sido poca cosa si se toma en cuenta la realidad que envuelve al país.  

Solo bastará que se aproxime el día para que las dudas se despejen.

No obstante, la cautela obliga a ser cautos realmente y no desbordar falsas alegrías o expectativas, toda vez que en los santos pasillos existe un dicho tan sabio como la propia Iglesia: “Al Cónclave de la Capilla Sixtina todos entran con vestimentas de Papa, pero salen revestidos de Cardenales”

**************

Y es que tras el sorprendente anuncio del Papa Benedicto XVI de que renunciará a final de mes, puede que esté cerca el momento en que la Iglesia Católica elija a su primer pontífice no europeo, y podría ser un latinoamericano.

Estos cálculos no son la primera vez que se hacen. Luego del fallecimiento de Juan Pablo II, las especulaciones rompían record en las casas de apuestas y entre los aprendices de brujos. El tema sigue siendo muy claro: América Latina es una región que representa al 42 por ciento de la población católica de todo el mundo, de unos 1.200 millones de fieles, por lo que es el mayor bloque dentro de la Iglesia, comparado con un 25% en Europa.

“Tras Juan Pablo II, que era polaco, y Benedicto XVI, nacido en Alemania, el puesto, en el pasado reservado a los italianos, ahora está abierto a todos”, dice la nada circunspecta Religión Digital de España.

“El origen dependerá del perfil que consideren mejor los Cardenales encargados de la decisión en el próximo cónclave”, acota en su análisis de la fecha.

Cita a dos responsables del Vaticano quienes recientemente “dieron indicios sorprendentemente claros sobre los posibles sucesores”. El resultado de sus declaraciones es que el próximo Papa bien podría ser de Latinoamérica. 

“Conozco muchos obispos y cardenales de América Latina que podrían asumir la responsabilidad de la Iglesia universal”, habría dicho el arzobispo Gerhard Mueller, quien ahora ejerce la anterior posición del Papa como jefe de la Congregación para la Doctrina de la Fe.

“La Iglesia universal enseña que el cristianismo no se centra en Europa”, le dijo el arzobispo nacido en Alemania al diario Rheinische Post de Dusseldorf.

Por su parte, el Cardenal suizo Kurt Koch, al frente del departamento vaticano de la unidad cristiana, dijo al diario Tagesanzeiger en Zurich en aquel momento que el futuro de la Iglesia no está en Europa. “Sería bueno si hubiera candidatos de Africa o Sudamérica en el próximo cónclave”, dijo, en referencia a la elección a puerta cerrada en la Capilla Sixtina del Vaticano.

Cuando se le preguntó si votaría por un no europeo en lugar de un candidato europeo si tenían la misma preparación, respondió: “Sí”.

Aquí es donde algunos medios, periodistas y hombres allegados a la Iglesia asoman los nombres del que será el Papa número 266 de la historia.

Si el próximo cónclave realmente le diera el turno a Latinoamérica, los principales candidatos de la región parecen ser Odilo Scherer, arzobispo de la enorme Diócesis de Sao Paulo, o el ítalo argentino Leonardo Sandri, que ahora dirige el Departamento vaticano de las Iglesias Orientales.

Peter Turkson de Ghana, ahora responsable del departamento de justicia y paz del Vaticano, suele ser mencionado como el principal candidato africano.

Alrededor de la mitad de los cardenales que pueden votar son de Europa, incluso a pesar de que solo una cuarta parte de los católicos de todo el mundo viven allí. Si el cónclave se inclina por el Viejo Continente, los observadores del Vaticano dicen que Angelo Scola de Milán es el favorito.

El Cardenal Christoph Schoenborn de Viena, quien fuera un alumno y aliado cercano de Benedicto XVI, también es considerado un candidato fuerte.

PAPABLES SEGÚN LOS ANALISTAS


Si bien no existen candidatos oficiales, a continuación sigue la lista de “papabili”, los papables o potenciales pontífices, que son los que se mencionaron con más frecuencia recientemente. La lista es alfabética, no en orden de sus posibilidades, y probablemente cambie entre hoy y el momento en que se celebre el cónclave en marzo.

v JOAO BRAZ DE AVIZ (Brasil, 65 años) llevó un aire fresco al departamento vaticano de congregaciones religiosas cuando asumió en 2011. Apoya la preferencia por los pobres en la teología para la liberación latinoamericana, pero no los excesos de sus impulsores. Su perfil bajo podría jugarle en contra.

v TIMOTHY DOLAN, (EEUU, 62 años) se convirtió en la voz del catolicismo estadounidense tras ser nombrado arzobispo de Nueva York en 2009. Su humor y su dinamismo han impresionado al Vaticano, donde suelen faltar esas características. Pero los cardenales son cautos ante un “Papa de una superpotencia” y su estilo efusivo podría ser demasiado estadounidense para algunos.

v MARC OUELLET (Canadá, 68 años) es en la práctica el principal director de personal del Vaticano como jefe de la Congregación de Obispos. Alguna vez dijo que convertirse en Papa “sería una pesadilla”. Aunque está bien conectado, el laicismo amplio de su Quebec natal podría resultar ser un punto negativo.

v GIANFRANCO RAVASI (Italia, 70 años) ha sido ministro de Cultura del Vaticano desde 2007 y representa a la Iglesia en los mundos de las artes, la ciencia, la cultura e incluso ante los ateos. Este perfil podría perjudicarle si los cardenales deciden que requieren a un pastor experimentado más que otro profesor como Papa.

v LEONARDO SANDRI (Argentina, 69 años) es una figura “transatlántica”, nacido en Buenos Aires de padres italianos. Tuvo el tercer puesto en importancia en el Vaticano como su jefe de gabinete entre 2000 y 2007. Pero carece de experiencia pastoral y su labor supervisando a las iglesias orientales no es una posición de poder en Roma.

v ODILO PEDRO SCHERER (Brasilia, 63 años) se ubica como el candidato latinoamericano más fuerte. Arzobispo de Sao Paulo, la mayor diócesis en el mayor país católico, es conservador en su nación, pero en otras partes resultaría moderado. El rápido crecimiento de las iglesias protestantes en Brasil podría no beneficiarle.

v CHRISTOPH SCHOENBORN (Austria, 67 años) es un ex alumno de Benedicto XVI con un acercamiento pastoral que el pontífice no tiene. El arzobispo de Viena figura como papable desde que editó el catecismo de la Iglesia en la década de 1990. Pero algunas posturas cautelosas en materia de reformas y el fuerte disenso de parte de algunos clérigos austríacos no lo favorecen.

v ANGELO SCOLA (Italia, 71 años) es un arzobispo de Milán, una plataforma para el papado, y es la principal apuesta de muchos italianos. Experto en bioética, también conoce el islam como responsable de una fundación para promover el entendimiento entre cristianos y musulmanes. Su densa oratoria podría alejar a los cardenales que busquen un comunicador carismático.

v LUIS TAGLE (Filipinas, 55 años) tiene un carisma que se suele comparar con el del fallecido Juan Pablo II. También es un colaborador estrecho de Benedicto XVI luego de trabajar con él en la Comisión Teológica Internacional. Si bien tiene muchos partidarios, se convirtió en cardenal en 2012 y los cónclaves son cautos frente a los candidatos jóvenes.

v PETER TURKSON (Ghana, 64 años) es el principal candidato africano. Jefe de la oficina de justicia y paz del Vaticano, es el portavoz de la conciencia social de la Iglesia y respalda la reforma financiera mundial. Mostró un video criticando a los musulmanes en un reciente sínodo vaticano, generando dudas sobre qué piensa del islam.

REPITO: 
 “Al Conclave de la Capilla Sixtina todos entran con vestimentas de Papa, pero salen revestidos de Cardenales”.

VideoBar

Este contenido todavía no está preparado para las conexiones cifradas.