lunes, 29 de octubre de 2012

Carta Pastoral de Monseñor Gustavo García Naranjo con motivo del inicio del Año de la Fe en la Diócesis de Guarenas




Carta Pastoral  con motivo del  Año  de la fe, convocado  por su Santidad el Papa Benedicto XVI

(11  de octubre de 2012 – 24 de noviembre de 2013)

A los sacerdotes, diáconos, seminaristas, religiosos, religiosas, catequistas, miembros de los  movimientos y grupos de apostolado y demás fieles de la Iglesia
Queridos hermanos y hermanas:

Ha sido para todos los hijos de la Iglesia un motivo de gran gozo y alegría la promulgación del Año Santo de la Fe, por parte del Papa Benedicto XVI, con ocasión del 50º aniversario de la apertura del Concilio Vaticano II, y del 20º Aniversario de la publicación del Catecismo de la Iglesia Católica, uno de  los frutos más importantes del Concilio. Este Año de la Fe se iniciará el 11 de octubre con una solemne celebración litúrgica en la basílica de San Pedro, presidida por Su Santidad el Papa Benedicto XVI, y concluirá el día 24 de noviembre de 2013, en la fiesta de Cristo Rey.
Deseo, como pastor de esta Iglesia particular de Guarenas, puesta bajo el patrocinio de Nuestra Señora de Copacabana, animar a todos los fieles de esta Diócesis, a vivir intensa y espiritualmente este año de la fe, un año de gracia y de inmensos dones espirituales para la Iglesia Universal, y para cada una de las Iglesias particulares.

La renovación de nuestra fe

Este año renovaremos nuestra fe cristiana, recibida como don en el bautismo, y fortalecida con la gracia del Espíritu Santo en el sacramento de la confirmación, uno de cuyos frutos es precisamente la fe. A través de la fe, iremos también por el camino de la unidad, tal como nos lo recomienda el Apóstol: “un solo Señor, una sola fe, un solo bautismo, un solo Dios, padre de todos” (Ef 4, 5). Será pues una ocasión maravillosa para robustecer los vínculos de unidad, “entre los laicos y los pastores de tu Iglesia, entre mi humilde persona, y mis presbíteros y diáconos, entre todos los Obispos y el Papa Benedicto XVI”. De este modo la Iglesia será, “en medio de nuestro mundo, dividido por las guerras y discordias, instrumento de unidad, de concordia y de paz” (Plegaria Eucarística V/d). Este don de la unidad nos permitirá a los pastores vivir la fraternidad sacerdotal de forma más estrecha. Esta hermandad impulsará la unión entre las religiosas de las diversas congregaciones y carismas que hacen vida en la Diócesis, entre los miembros de todos los movimientos y grupos de apostolado, y entre todos los fieles cristianos. Esta unidad debe resplandecer, para que todos sean uno, “y el mundo crea” (Jn 17, 21), y así se convierta en un hermoso testimonio para los hermanos que aún no han recibido el don de la fe verdadera.
Estoy seguro que en este año de la fe Dios bendecirá copiosamente esta Iglesia que peregrina en Guarenas, y por ello les pido las mejores disposiciones, para que no reciban “en saco roto la gracia de Dios” (2 Cor 6, 1), sino con la alegría de sabernos hijos de Dios.

Acontecimientos eclesiales y pastoral de la Diócesis

Daremos apertura solemne al año de la fe el sábado 27 de octubre, en la parroquia San Francisco Javier de Aragüita (Vicaría de Barlovento), con la celebración de la Eucaristía, sacramento de nuestra fe. Este acto tendrá lugar en el marco del Encuentro Eucarístico Diocesano.
Este año de la fe será un momento privilegiado para afianzar nuestro Plan pastoral, el cual fue promulgado hace más de cuatro años, y va por la segunda fase de la primera etapa, fase de la fraternidad que nos llama a estrechar nuestros vínculos y lazos familiares. Llamo a todos a recoger los frutos del encuentro con el Tejido Social, realizado el 20 de octubre, y a poner más empeño en la redacción y distribución de la “carta a los  cristianos”. Así reviviremos  aquella costumbre de la Iglesia primitiva, que se mantenía unida no sólo con los vínculos de la fe y de la oración, sino también a través de la recepción de las cartas que se enviaban desde las diversas comunidades eclesiales. Daremos así un renovado impulso, guiados por el Espíritu Santo, a toda la actividad pastoral de la Diócesis: cáritas-pastoral social, pastoral familiar, pastoral juvenil, infancia misionera, catequesis, etc. Quiero mencionar de modo particular la pastoral afrodescendiente, que por gracia de Dios se ha ido fortaleciendo cada vez más en nuestra Diócesis.
A través de la “carta a los cristianos”, que han estado enviando los párrocos todos los meses del año, se ha podido reflexionar cada mes sobre un valor concreto, con el fin de que nos ayude a crecer humana y cristianamente, para fortalecer en todos nosotros el don sobrenatural de la fe. En los tres últimos meses de este año (octubre, noviembre y diciembre), meditaremos en esa carta sobre los valores de la bondad, la lealtad y la humanidad. Y en el año 2013 continuaremos con la meditación de otros valores, que seguirán el siguiente orden: honestidad, mansedumbre, moderación, gratitud, pertenencia, cordura, constancia, precaución, creatividad, serenidad, unidad y compartir. La consideración de cada uno de estos valores nos ha de llevar, con la ayuda de Dios, a encarnarlos poco a poco en nuestras vidas, de modo que podamos disponernos mejor para recibir los dones del Espíritu Santo, con el convencimiento de que, como enseña la teología, la gracia no destruye la naturaleza, sino que la perfecciona.
Otro motivo de gran alegría para nuestra Diócesis en este año de la fe, será la ordenación sacerdotal del diácono Arnaldo Sarabia Tablero, que tendrá lugar el 24 de noviembre de 2012 en la parroquia Nuestra Señora de la Encarnación en Caucagua (Barlovento). Tenemos también el gozo de haber enviado al Seminario a cuatro nuevas vocaciones, con lo cual ya son cinco los seminaristas de esta nuestra querida diócesis que se forman en los seminarios Santa Rosa de Caracas y San Pedro Apóstol de La Guaira. En este sentido, quiero animar a toda la comunidad diocesana a que rueguen al dueño de la mies, que envíe más trabajadores a sus campos (Cfr. Mt 9, 38), y a que encomienden a estos jóvenes que han iniciado el camino de entrega total a Dios, para que Jesús, que inició en ellos esta obra buena, Él mismo la lleve a feliz término hasta el día de Cristo Jesús. No olviden, queridos hermanos, que los sacerdotes son ministros de Cristo, cuya misión es extender el don de la fe entre todas las gentes, a través de la  predicación de la  Palabra y la administración de los sacramentos, siguiendo el mandato  misionero de Cristo: “Vayan al mundo entero y anuncien el Evangelio a toda criatura” (Mc 16,15). Desde ahora les animo también a colaborar con generosidad para sostener esta obra del Seminario y ayudar a los seminaristas, también en el ámbito económico.
Tendrá particular significación, este año de la fe, la celebración del aniversario de la creación de nuestra Diócesis, que cumplirá 16 años el próximo 30 de noviembre.
Nos llena también de alegría la venida de un recién ordenado sacerdote de la  Diócesis de Trujillo, Iglesia que está viviendo de manera ejemplar la disposición del Concilio Plenario de Venezuela, de ayudar a las iglesias con menos clero con el diezmo misionero. ¡Gracias, hermanos de Trujillo!

El Concilio Vaticano II y el Catecismo de la Iglesia Católica

Queridos hijos, secundando el deseo del Papa Benedicto XVI, quiero exhortarles a releer y volver a meditar, con mayor docilidad, los documentos del Concilio Vaticano II, especialmente a ustedes, amados sacerdotes, de modo que el don que significó para los fieles cristianos el Concilio, pueda seguir rejuveneciendo el rostro de nuestra madre la Iglesia. De igual manera, les pido que acudan a las fuentes limpias y sustanciosas del Catecismo de la Iglesia Católica, de forma que este Catecismo sirva de inspiración para la catequesis de la Diócesis. Dios nos ha bendecido con un numeroso grupo de catequistas (más de cien), que se preparan para iniciar el plan de itinerarios catequísticos queridos para nuestra Iglesia por el Concilio Plenario de Venezuela. No olvidemos pues que la Sagrada Escritura debe ser el alma de la catequesis, y que el Catecismo de la Iglesia Católica es guía segura para fortalecer nuestra fe y la fe de nuestros hermanos más humildes y sencillos.
La formación en la fe será una prioridad en nuestra Iglesia para este año de gracia. ¡Ánimo hermanos!, vayamos a las fuentes de la gracia, de la fe, la esperanza y el amor. Vayamos con gozo y confianza al trono de la gloria. Busquemos a Jesús en su Palabra, en la Eucaristía, y en nuestros hermanos que sufren enfermedad, tribulación o pobreza. Así daremos al mundo testimonio de que somos una sola familia para gloria de Dios, y podremos vivr las palabras del Papa Benedicto XVI, que nos dice que la fe “crece cuando se vive como experiencia de un amor que se recibe y se comunica como experiencia de gracia y gozo. Nos hace fecundos, porque ensancha el corazón en la esperanza y permite dar un testimonio fecundo: en efecto, abre el corazón y la mente de los que escuchan para acoger la invitación del Señor a aceptar su Palabra para ser sus discípulos” (Porta Fidei, 7).
La indulgencia plenaria

Nuestra madre la Iglesia, llena de solicitud amorosa por sus hijos, ha querido favorecer a sus hijos en este año de la fe con el don de las indulgencias. En efecto, éste será un tiempo propicio para ganar la indulgencia plenaria de la pena temporal merecida por los pecados confesados en el sacramento de la penitencia. Sirva la ocasión para recordar las condiciones necesarias para ganar esta indulgencia: haberse confesado recientemente, comulgar el día que se tiene la intención de ganar la indulgencia, rezar por la persona e intenciones del Papa, y realizar la obra indulgenciada. A tal efecto, quiero exhortar a todos los fieles de mi Diócesis a acudir con corazón contrito al sacramento de la confesión, recordando las palabras del Papa: “el Año de la fe es una invitación a una auténtica y renovada conversión al Señor, único Salvador del mundo” (Porta Fidei, 6). Igualmente, exhorto a mis queridos hermanos sacerdotes a que se muestren disponibles para atender con solicitud a los fieles en el sacramento de la penitencia, recordando el deber que obliga a los párrocos a estar dispuestos a oír las confesiones de los fieles que lo requieran.
De acuerdo con el decreto de la Penitenciaría Apostólica del 14 de septiembre de 2012 para el año de la fe, dispongo que podrán ganar indulgencia plenaria aquellos fieles que, habiendo cumplido con las condiciones apenas señaladas para lucrar esta indulgencia, realicen un rato de meditación, reciten el Credo, bien sea el llamado de los Apóstoles o el niceno-constantinopolitano, y recen el Padrenuestro y el Avemaría, en cualesquiera de los dos santuarios marianos de esta Diócesis: la catedral de Nuestra Señora de Copacabana en Guarenas, o la Iglesia Nuestra Señora de las Mercedes en Río Chico (Barlovento). Declaro que también se podrá ganar esta indulgencia realizando esos actos de piedad en cada una de las Iglesias parroquiales de la Diócesis, en el día en que celebren sus fiestas patronales, añadiendo a los actos de piedad antes señalados, una devota invocación al santo patrono. Esta gracia tendrá vigencia en el tiempo en que dure el año de la fe (desde el 11 de octubre de 2012 hasta el 24 de noviembre de 2013).

Conclusión

No puedo concluir esta carta pastoral sin dejar de agradecer a todos, especialmente a los sacerdotes, diáconos, religiosas y agentes de pastoral, el empeño que han puesto en el cumplimiento de todas las responsabilidades tocantes al trabajo pastoral.
Deseo finalmente poner a toda la grey que se me ha encomendado bajo la  protección maternal de nuestra Señora de Copacabana, patrona de la Diócesis. María es el camino más corto y más seguro para llegar a Jesús.
Que Dios todopoderoso, por su Hijo Jesucristo, en la unidad del Espíritu Santo, les conceda la paz y la unidad, les colme de sus bendiciones, y fortalezca en todos ustedes el don maravilloso  de la fe.
Dado en la Curia Diocesana de Guarenas, a los once días del mes de octubre de 2012, apertura del Año Santo de la Fe,
                                    
-----------------------------------------------------------
† Mons. Gustavo García Naranjo
Obispo de Guarenas





domingo, 28 de octubre de 2012

Diócesis de Guarenas inicia Año de la Fe convocado por Benedicto XVI




“Lo que el mundo necesita hoy de manera especial es el testimonio creíble de los que, iluminados en la mente y el corazón por la Palabra del Señor, son capaces de abrir el corazón y la mente de muchos al deseo de Dios y de la vida verdadera, ésa que no tiene fin”, dice el Porta fidei.

Ramón Antonio Pérez
Fotos: Yaneth Arocha y Ananí Vásquez

Araguita, 29 de octubre de 2012.-Deseo, como pastor de esta Iglesia particular de Guarenas, puesta bajo el patrocinio de Nuestra Señora de Copacabana, animar a todos los fieles de esta Diócesis, a vivir intensa y espiritualmente este año de la fe, un año de gracia y de inmensos dones espirituales para la Iglesia Universal, y para cada una de las Iglesias particulares”.

Con estas palabras expresadas durante una celebración eucarística que presidió el 27 en la Iglesia “San Francisco Javier” de Araguita, Monseñor Gustavo García Naranjo dio inicio en la Diócesis de Guarenas al ‘Año de la Fe’, convocado por Benedicto XVI desde el 12 de octubre hasta el 24 de noviembre de 2013.  

Celebración Eucarística Diocesana


La actividad comenzó con una caminata que partió desde la U. E. “Julián Ojeda” de Araguita, encabezada por un grupo de feligreses que portaban al Santísimo Sacramento colocado en un adorno floral mientras recorría las calles de esta población barloventeña.

Luego de varias paradas en las que rezaban y cantaban a Jesús Sacramentado, llegaron al templo cuya parte externa fue revestido con una gran bandera venezolana. Durante la santa misa estuvieron presentes sacerdotes, diáconos, integrantes de los movimientos de apostolado diocesanos, así como pobladores de esta región de Barlovento.

Monseñor García Naranjo hizo referencia a la carta apostólica Porta fidei emitida por Benedicto XVI, y recordó que el 11 de octubre de 2012 se cumplieron cincuenta años de la inauguración del Concilio Vaticano II y veinte del Catecismo de la Iglesia Católica.

“Con estas  conmemoraciones el Papa Benedicto XVI ha querido convocar un Año de la Fe que culminará el 24 de noviembre de 2013, pero que hoy, con esta alegría propia de nuestra región mirandina, se inicia hoy en la Diócesis de Guarenas”, dijo.

Próxima Ordenación Sacerdotal

El Diácono Arnaldo Sarabia junto a integrantes del Cursillo de Cristiandad de la Diócesis de Guarenas.
El momento fue propicio para que Monseñor Gustavo García Naranjo presentara al Diacono Arnaldo Sarabia, nativo de Caucagua, estado Miranda, quien el pasado año lectivo concluyó sus estudios, y ahora se prepara para la ordenación  sacerdotal.

“En nombre de la Diócesis de Guarenas invito a toda la feligresía y autoridades civiles para que el 24 de noviembre nos acompañen a la ordenación sacerdotal de Arnaldo Sarabia, en la Parroquia Nuestra Señora de la Encarnación, en Caucagua, a las 10 de la mañana”.






viernes, 26 de octubre de 2012

Caraqueños celebraron 148 años del Nacimiento de José Gregorio Hernández




 Desde temprano llegaron a la parroquia La Candelaria los devotos de este trujillano que nació en Isnotú el 26 de octubre de 1864, con presentes de todos los estilos, y para darle gracias “por los favores recibidos”; pero en otros lugares también lo recordaron, incluso, el Concejo Municipal de Caracas, creó un Premio en honor a José Gregorio Hernández.

Ramón Antonio Pérez
@GuardianCatolic


Caracas, 26 de octubre de 2012.- José Gregorio Hernández se encuentra en el corazón de todos los venezolanos, especialmente entre los más humildes y sencillos, pasando por quienes ostentan altas posiciones políticas, religiosas y económicas. Todos tienen algo que agradecer o pedir al “Médico de los pobres”; y en esta fecha, no dejaron de manifestárselo desde su propia manera de entender el largo camino que transita El Venerable rumbo a los altares de la santidad.

Por primera vez la Plaza Bolívar de Caracas fue uno de los escenarios donde la alegría, la fe y el matiz político se combinaron para tributarle a este ilustre venezolano un merecido homenaje, con una eucaristía presidida por el Padre Luis Molina.

“Esta misa con sabor a pueblo es una manera de festejar el cumpleaños 148 de José Gregorio Hernández aquí en Caracas”, decía el sacerdote ante los devotos que portaban afiches con el rostro del médico más querido en Venezuela.


Al lado de la estatua del Libertador Simón Bolívar fueron dispuestas unas mesas que eran atendidas por empleados municipales, con el objeto de recolectar firmas de apoyo para su beatificación. “Estas firmas se las presentaremos a las autoridades eclesiásticas para apoyar la pronta beatificación como parte del clamor popular, que sí considera a José Gregorio un verdadero santo”, dijo en sacerdote.

También estaba un toldo con personas enfermas o en situación de sillas de ruedas. “En muchos de estos hermanos se han experimentado sanaciones y vinieron para darle gracias a Dios por el milagro obrado en ellos a través de José Gregorio”, dijo el sacerdote.

Durante el momento de las ofrendas una imagen de casi un metro de altura fue presentada al sacerdote por el personal del consejo municipal, y este lo entronizó en un costado del altar mientras continuaba celebrando la santa misa. Como parte de las ofrendas fue entregado un adorno de frutas, flores, panes y un libro significando la recolección de las firmas. 

Todo formaba parte del altar desplegado en el centro de la Plaza Bolívar de Caracas.

Premio Municipal José Gregorio Hernández


Por su parte, la concejala Zulay Pacheco, informó que este año en Caracas fue creado el premio municipal José Gregorio Hernández, y precisamente los primeros premiados son personas allegadas a la Iglesia católica.

“El padre Luis Molina fue seleccionado para esta primera entrega por la destacada labor que cumple con los privados de libertad en las cárceles venezolanas”, dijo Pacheco.

También fueron premiadas la Hermana María Josefina Solano que atiende niños desamparados o en situación de calle en la Parroquia Macarao y personal del Ambulatorio José Gregorio Hernández.

Resaltó que esta cercanía con personalidades de la iglesia es debido a que la población tiene arraigada su fe y ello hay que estimularla. “El pueblo venezolano es un pueblo de fe. Nosotros todos somos gente de fe, oración, unidad y reconciliación”, dijo la concejala.

Habló de su testimonio personal indicando que le pidió la sanación de una virosis que no cedía al Doctor José Gregorio Hernández. “Le pedí que me curará en un momento de gran debilidad. Se me vino su imagen a la mente y le oré. Me respondió sanando de esa virosis, y  desde entonces acudo todos los años a la Iglesia de La Candelaria a darle gracias”.

Resaltó que la comisión que preside le “presta un gran servicio a las personas necesitadas de servicios médicos. Funciona en el piso 11 del Edificio Ejecutivo Miranda, a donde todos pueden acudir a buscar la ayuda necesaria para su salud”, dijo.

En el Salón de Sesiones del cabildo caraqueño fueron entregados los premios, reconocimientos, se escucharon canciones y se "picó" una torta en el Cumpleaños 148 del futuro Beato Venezolano: Doctor José Gregorio Hernández...







Sínodo estimula redescubrir los modos de acercarse a Jesucristo



 El mensaje final considera que la “globalización, secularización y nuevos escenarios de la sociedad, migraciones, incluso con las dificultades y sufrimientos que conllevan, deben ser oportunidad de evangelización”. “No se trata de encontrar nuevas estrategias como si el Evangelio hubiera que difundirlo como un producto de mercado, sino de redescubrir los modos con los que las personas se acercan a Jesús”.

Ramón Antonio Pérez

Ciudad del Vaticano, 26 octubre 2012.- La Oficina de Prensa de la Santa Sede presentó la tarde del miércoles el Mensaje final de la XIII Asamblea General Ordinaria del Sínodo de los Obispos (7 al 28 de octubre de 2012), con el tema: “La nueva evangelización para la transmisión de la fe cristiana”.

El Cardenal Giuseppe Betori, arzobispo de Florencia (Italia), y presidente de la Comisión para el Mensaje, fue uno de los encargados de dar a conocer el documento junto a los arzobispos Pierre-Marie Carré, de Montpellier (Francia), secretario especial y el vicepresidente, Luis Antonio G. Tagle, de Manila (Filipinas).

Los padres sinodales aseguran en el documento que el reto de la nueva evangelización es para todas las regiones del mundo, “tanto las de antigua como las de reciente evangelización” y consideran que la clave es el encuentro personal con Jesús.

También asignaron tareas específicas para cada continente. América Latina fue invitada “a vivir la misión permanente para hacer frente a los desafíos del presente como la pobreza, la violencia, también en las nuevas condiciones de pluralismo religioso”.

Se ofrece a continuación una síntesis del texto:

“Al inicio del documento los obispos recuerdan el pasaje evangélico de Juan que narra el encuentro de Jesús con la samaritana en el pozo: es la imagen del hombre contemporáneo con una ánfora vacía, que tiene sed y nostalgia de Dios, y hacia el que la Iglesia debe dirigirse para hacerle presente al Señor. Y como la samaritana, quien encuentra a Jesús no puede hacer otra cosa sino convertirse en testigo del anuncio de salvación y esperanza del Evangelio”.

Mirando de una manera más concreta al contexto de la nueva evangelización, el Sínodo recuerda, por tanto, la necesidad de reavivar la fe que corre el riesgo de oscurecerse en los contextos culturales actuales, también frente al debilitamiento de la fe en muchos bautizados. El encuentro con el Señor, que revela a Dios como amor, sucede sólo en la Iglesia como forma de comunidad acogedora y experiencia de comunión; desde aquí, entonces, los cristianos pasan a ser sus testigos en otros lugares”.

“Sin embargo, la Iglesia afirma que para evangelizar hay que estar, ante todo, evangelizados y lanza un llamada - empezando por ella misma - a la conversión, porque la debilidad de los discípulos de Jesús pesan sobre la credibilidad de la misión. Conscientes del hecho de que el Señor es la guía de la historia y que, por tanto, el mal no tendrá la última palabra, los obispos invitan a los cristianos a vencer el miedo con la fe y a mirar el mundo con sereno coraje porque, aunque éste está lleno de contradicciones y retos, sigue siendo el mundo que Dios ama. Por consiguiente, nada de pesimismo: globalización, secularización y nuevos escenarios de la sociedad, migraciones, incluso con las dificultades y sufrimientos que conllevan, deben ser oportunidad de evangelización. Porque no se trata de encontrar nuevas estrategias como si el Evangelio hubiera que difundirlo como un producto de mercado, sino de redescubrir los modos con los que las personas se acercan a Jesús”.

“El mensaje mira a la familia como lugar natural de la evangelización e insiste en que debe ser sostenida por la Iglesia, la política y la sociedad. Dentro de la familia, se resalta el papel especial de las mujeres y se recuerda la situación dolorosa de los divorciados y vueltos a casar: aunque se reconfirma la disciplina sobre al acceso a los sacramentos, se insiste en que no están abandonados por el Señor y que la Iglesia es la casa que acoge a todos. El mensaje cita también la vida consagrada, testimonio del sentido ultraterrenal de la existencia humana, y las parroquias como centros de evangelización; recuerda la importancia de la formación permanente para los sacerdotes y los religiosos e invita a los laicos (movimientos y nuevas realidades eclesiales) a evangelizar permaneciendo en comunión con la Iglesia. La nueva evangelización acoge favorablemente la cooperación con las otras Iglesias y comunidades eclesiales, también ellas movidas por el mismo espíritu de anuncio del Evangelio. Se presta particular atención a los jóvenes, en una perspectiva de escucha y de diálogo para recuperar, y no mortificar, su entusiasmo”.

“A continuación, el mensaje mira al diálogo de distintas maneras: con la cultura, que necesita una nueva alianza entre fe y razón; con la educación; con la ciencia que cuando no encierra al hombre en el materialismo se convierte en una aliada de la humanización de la vida; con el arte; con el mundo de la economía y el trabajo; con los enfermos y los que sufren; con la política, a la cual se pide un compromiso desinteresado y transparente del bien común; con las otras religiones. En particular, el Sínodo insiste en que el diálogo interreligioso contribuye a la paz, rechaza el fundamentalismo y denuncia la violencia contra los creyentes. El mensaje recuerda las posibilidades que ofrecen el Año de la Fe, la memoria del Concilio Vaticano II y del Catecismo de la Iglesia Católica. Por último, indica dos expresiones de la vida de fe, especialmente significativas para la nueva evangelización: la contemplación, donde el silencio permite acoger mejor la Palabra de Dios, y el servicio a los pobres, para reconocer a Cristo en sus rostros”.

“En la última parte, el mensaje mira a las Iglesias de las distintas regiones del mundo y a cada una de ellas les dirige palabras de aliento para el anuncio del Evangelio: a las Iglesias de Oriente les desea que puedan practicar la fe en condiciones de paz y de libertad religiosa; a la Iglesia de África le pide que desarrolla la evangelización en el encuentro con las antiguas y las nuevas culturas, haciendo después un llamamiento a los gobiernos para que cesen los conflictos y la violencia. Los cristianos de América del Norte, que viven en una cultura con muchas expresiones lejanas del Evangelio, deben mirar a la conversión, a ser abiertos para acoger a los emigrantes y refugiados. Se invita a América Latina a vivir la misión permanente para hacer frente a los desafíos del presente como la pobreza, la violencia, también en las nuevas condiciones de pluralismo religioso. La Iglesia en Asia, aun cuando es una pequeña minoría a menudo relegada al margen de la sociedad y perseguida, es animada y exhortada a mantenerse firme en la fe. Europa, marcada por una secularización también agresiva y herida por regímenes pasados, ha creado sin embargo una cultura humanística capaz de dar rostro a la dignidad de la persona y a la construcción del bien común; las dificultades del presente no deben por tanto abatir a los cristianos europeos, sino que deben ser percibidas como un reto. A Oceanía se le pide que sienta de nuevo el compromiso de anunciar el Evangelio. El mensaje se cierra encomendándose a María, Estrella de la Nueva Evangelización”.

domingo, 21 de octubre de 2012

Diócesis de Guarenas evaluó Plan de Pastoral y su inserción en el Año de la Fe




 Monseñor Gustavo García Naranjo invitó a la apertura del Año de la Fe en la Diócesis de Guarenas, el sábado 27 de octubre, en Araguita, municipio Acevedo, donde se realizará el Encuentro Eucarístico Diocesano que incluye una caminata previa desde la Unidad Educativa “Julián Ojeda”. La primera conclusión es “continuar el camino emprendido, porque la tarea primordial de la Iglesia es Evangelizar y los cristianos debemos cumplir con ese mandato de Jesucristo”.

Ramón Antonio Pérez
@Guardian Catolic

Tacarigua, 21 de octubre de 2012.- Monseñor Gustavo García Naranjo considera “positiva la primera evaluación del Plan de Pastoral Diocesano luego de una reunión con integrantes del tejido social que conforma la Diócesis de Guarenas”, y que se cumplió este 19 de octubre en el Colegio “La Encarnación” de Caucagua.

El Obispo de Guarenas convocó la reunión de trabajo con el objeto de evaluar la marcha del Plan de Pastoral Diocesano y su aplicación dentro del Año de la Fe convocado por el Papa Benedicto XVI. 

“Queremos reforzar la aplicación del Plan de Pastoral Diocesano, enmarcado dentro de la apertura del Año de la Fe, ya que se complementan para fortalecer las actividades de las distintas parroquias”, explicó el Prelado.

Destacó a los asistentes que “nos hemos reunido para escuchar los puntos de vista de cada zona y determinar la marcha de manera conjunta hacia el fin último que tiene nuestra Diócesis que no es otro sino experimentar el Reino de Dios entre nosotros, y de manera preferencial entre los más necesitados”.

Vencer los obstáculos

El facilitador del encuentro fue el director del Instituto Nacional de Pastoral – INPAS- Padre Eduardo Campagnuolo, quien precisó la estrategia en esta primera evaluación del Plan. “Tomaremos lo que sea necesario; lo que no lo sea, lo desecharemos”, indicó. Con base en palabras de Jesucristo, precisó, que en el fondo los problemas contenidos en el Plan son atinentes a la praxis en la Fe de cada uno de los miembros de la Diócesis.

“Los problemas cuando se analizan generalmente revelan falta de conciencia de comunión y ello implica la existencia de dificultades en la Fe. Muchas veces los problemas están en nosotros mismos”, dijo. Y para conformar su explicación repitió la expresión de Jesucristo: “El que quiera seguirme que se niegue asimismo, tome su cruz y sígame”.

Explicó que si se cuenta un Plan se debe tomar conciencia de los obstáculos que se presentarán, incluso, los individuales. “Nuestra realidad personal y colectiva está llena de carencias, pecados y muchas necesidades, pero estamos llamados a superarlos”.

Acotó que “el Plan Diocesano y sus metas se alcanzarán mientras logremos superar los inconvenientes individuales, y los que forman parte de la dimensión eclesial”, dijo. “Sólo en la medida en que una parroquia o comunidad religiosa está vinculada a la Diócesis, tiene pertenencia eclesial; ello es un aspecto nuevo desde el Concilio Vaticano II, que conjuntamente celebra su 50 aniversario este Año de la Fe”, detalló.

Año de la Fe, una gran oportunidad

El Padre Campagnulo coincidió con Monseñor García Naranjo, en que el Año de la Fe cuya apertura realizó el 12 de octubre el Papa Benedicto XVI, es una gran oportunidad para el Plan de Pastoral Diocesano. “El documento Porta fidei  como el Plan Diocesano están en sintonía, pero para ello es importante que los cristianos y católicos en general tengan la apertura suficiente para el cumplimiento de las exigencias”, dijo el director del INPAS.

“Tenemos que ser de mente abierta y flexible a lo que nos dicen los tiempos actuales. Es necesario entender que hay cosas que se deben cambiar para hacer el camino más llevadero. La Iglesia existe para Evangelizar”, recalcó durante su intervención.

“A lo largo de la historia ha habido dinamismo en la Iglesia y este es un momento muy especial que se nos presenta y debemos saber entender y asumir. El Cristiano no puede creer nunca que la fe sea un acto privado sino que involucra a la colectividad, y aunque en esa colectividad no todos son cristianos o católicos, también tienen cabida”, dijo.

Aspectos de la evaluación

Si bien el Plan de Pastoral de la Diócesis de Guarenas cuenta con diversos temas y una extensión de 27 años para las tres etapas en que está constituido, la primera evaluación de su puesta en práctica se redijo a evaluar los aspectos esenciales de la primera fase, es decir a tres años de su inicio. Se intentó darle respuesta a las dudas, dificultades, necesidades y problemas surgidos a lo largo de este tiempo y; tales respuestas, relacionarlas con la puesta en marcha del Año de la Fe.

Los asistentes constituidos en tres grupos zonales de la Diócesis, a saber Guarenas, Guatire y Barlovento, desglosaron entre otros, los siguientes aspectos: el conocimiento del Plan en las parroquias y su difusión; la constitución de los Equipos Pastorales de Animación Pastoral (EPAP); las experiencias y significación de la formación inicial; las actividades de carácter masivo en distintas parroquias o con llamados diocesanos.

La Carta a los Cristianos

Es uno de los instrumentos de motivación en esta fase de aplicación del Plan de Pastoral Diocesano, que debe llegar a las familias, sectores y vecindades. La conclusión general es que ha tenido cierta fuerza pero la continuidad no es similar en todas las parroquias.

Cabe decir que este medio de evangelización resalta cada mes un valor sobre el que se deben desarrollar diversas actividades y reflexiones. La Carta a los Cristianos estructura un EPAP, con sus coordinadores y mensajeros, según el volumen y demanda para la distribución en cada sector o comunidad parroquial. 


sábado, 20 de octubre de 2012

La Iglesia tiene que “aprender el arte” de la comunicación, especialmente en Internet




  Según una nota informativa colgada en RELIGIÓN DIGITAL de España, el Sínodo de Obispos discutió un documento denominado: Relatio post disceptationem, en el que se proponen estrategias eclesiales para la nueva evangelización. Desde la visión del citado documento los distintos continentes necesitan ser de nuevo evangelizados, “ya que ha perdido la memoria y la herencia cristiana”.

Ramón Antonio Pérez

El Vaticano, 19 de octubre de 2012.- Los obispos católicos consideran que todos los continentes necesitan una nueva Evangelización, ya que sus culturas se están viendo afectadas por el proceso de secularización y que para que dé resultado, la Iglesia tiene que aprender el arte de la comunicación a través de los nuevos medios.

Este documento que recoge las intervenciones de los 262 prelados y medio centenar de expertos que asisten en el Vaticano al Sínodo de Obispos para la Nueva Evangelización, fue presentado por el Cardenal de Washington, Donald William Wuerl, y publicado hoy por El Vaticano.

En el texto se señala asimismo que para que la nueva evangelización de resultados, la Iglesia tiene que “aprender el arte” de la comunicación, especialmente el de los nuevos medios, como es internet. “No es suficiente presentar el cristianismo y los valores cristianos por internet o en películas. Es necesario entrar en el lenguaje de los nuevos medios, hay que aprender ese arte”, dijo el cardenal de EE.UU en su exposición, en la tarde de ayer, ante Benedicto XVI y los obispos.


Wuerl, que habló en latín, el idioma oficial del Vaticano, señaló que los prelados consideran que las familias son indispensables no sólo para la transmisión de la fe, sino también para la formación del ser humano y sus valores y que principalmente es la mujer, la madre de familia, la que transmite la fe, de ahí la importancia que dan a este pilar de la sociedad.

El Sínodo comenzó el 7 de octubre y en estos días de debate los prelados subrayaron que la misión principal de la Iglesia es la evangelización y que esta nueva evangelización implica salir al encuentro de aquellos “que habiendo oído hablar de Cristo empezaron a abandonar la fe, pero por alguna otra razón la abandonaron”, precisó Wuerl.

Aunque esta nueva evangelización abarca al planeta, todas las miradas están puestas en Occidente y especialmente en Europa. A este respecto, el cardenal de Budapest, Peter Erdo, dijo en el Sínodo que Europa necesita ser de nuevo evangelizada, “ya que ha perdido la memoria y la herencia cristiana”.
Erdo señaló que en el viejo continente se registran actos discriminatorios y de violencia contra los cristianos, especialmente los católicos, y que en muchos países es posible la enseñanza de la religión o de las religiones en las escuelas, “pero no de la religión católica”.

Para afrontar esa nueva evangelización, Wuerl dijo en la presentación del documento que la revitalización de las parroquias es necesaria, así como potenciar el laicado para que participe junto a los sacerdotes en la tarea evangelizadora.

El cardenal se refirió también a la globalización y dijo que la emigración e inmigración de un gran número de personas ha causado su separación del contexto cultural, social y religioso de su fe y que muchos valores religiosos y humanos han sido "eclipsados" por el secularismo imperante en las zonas en las que ahora viven.

Wuerl destacó que muchos obispos compararon la situación actual de la Iglesia con la de los primeros cristianos y abogaron por un nuevo Pentecostés y en ese contexto han sugerido que el Pontífice haga una consagración formal del mundo al Espíritu Santo.

Tras la intervención de Wuerl, hablaron, entre otros, el español Kiko Argüello, fundador del Camino Neocatecumenal, que denunció que se vive en una sociedad secularizada “que tiene los oídos cerrados” y que si se quiere evangelizar es preciso que los cristianos den señales que abran los oídos al hombre contemporáneo, de ahí -afirmó- la necesidad del catecumenado.

También habló Lydia Jiménez González, directora general del Instituto Secular “Cruzadas de Santa María”, de España, que pidió un programa integral de formación en la fe para evitar, “como hemos visto con dolor -dijo- como de los centros católicos han salido líderes sociales enemigos de la fe y de la Iglesia”.
“Nuestras escuelas no pueden ser centros de cultivos de personas muy cultas, pero bautizadas que no creen”, subrayó.

El Sínodo se prolongará hasta el 28 de octubre. A partir de ahora, los prelados comenzarán a preparar el texto final y las propuestas que presentarán al Papa para que éste prepare la Exhortación Apostólica, documento con el que oficialmente se cierra un Sínodo.

Obispos Venezolanos presentes:

En el centro del extremo izquierdo, Monseñor José Luis Azuaje, Obispo de la Diócesis de El Vigia de San Carlos - Zulia.

En centro aparece Monseñor Mario Moronta, Obispo de San Cristóbal - Táchira.



viernes, 19 de octubre de 2012

Cardenal Urosa pide a feligreses presentar milagros de José Gregorio Hernández



El Arzobispo de Caracas dio a conocer una síntesis de la Carta Pastoral en homenaje al doctor José Gregorio Hernández que el clero capitalino leerá en las misas del 19 y 20 de octubre. Explicó que para ser admitida una curación “como verdadero milagro, es absolutamente necesario que sea instantánea y total, no explicable desde el punto de vista médico”.
Ramón Antonio Pérez
@GuardianCatolic

Caracas, 19 de octubre de 2012.- El Cardenal Jorge Urosa Savino, exhortó a las “personas que estén en conocimiento de un hecho presuntamente milagroso”, realizado por el doctor José Gregorio Hernández, enviar “la más completa información sobre ese hecho”, solicitud que hizo en una carta pastoral con motivo de celebrarse el 26 de octubre próximo, el 148 aniversario del nacimiento de este médico venezolano que se encuentra en camino a los altares.
El Arzobispo de Caracas resaltó las cualidades del Venerable doctor José Gregorio Hernández, conocido como el “médico de los pobres”; y además, describió la situación en que se encuentra su proceso ante la Congregación de las Causas de los Santos.
“La santidad del doctor José Gregorio Hernández fue reconocida y proclamada desde el mismo momento de su muerte por el pueblo caraqueño que lo denominó ‘el Médico de los pobres’. Por esta razón, los fieles y las autoridades eclesiásticas lo comenzaron a considerar como ejemplo de virtudes. Años más tarde el Arzobispo de Caracas, Monseñor Lucas Guillermo Castillo, inició en 1949 su Causa de Beatificación y Canonización”, dijo.
Recordó que el 16 de  enero de 1986 el Beato Papa Juan Pablo II decretó que José Gregorio había vivido su compromiso cristiano y practicado las virtudes en grado heroico. “Es decir, lo declaró Venerable (…) la máxima autoridad de la Iglesia Católica ha declarado que nuestro ‘médico de los pobres’ es auténtico modelo de virtudes cristianas”.  
También ha explicado que dos milagros presentados ante El Vaticano no tuvieron el reconocimiento. “Estos fueron estudiados, uno en 1986, y otro en el año 2009. Lamentablemente no cumplieron las exigencias requeridas por esa Congregación para ser reconocidos como auténticos milagros”, dijo el Purpurado de Caracas.
En tal sentido explicó: “para que una curación sea admitida como verdadero milagro, es absolutamente necesario que sea instantánea y total, no explicable desde el punto de vista médico”. Y agregó que no “basta una curación lenta y progresiva, ni incompleta o parcial. Tampoco una curación sorprendente cuando se han aplicado los oportunos tratamientos médicos”.
Indica la necesidad de que “los allegados al enfermo hayan invocado expresamente la intercesión exclusiva del Venerable José Gregorio para obtener de Dios misericordioso la gracia de la sanación”. Debe ser oración de varios fieles, es decir, “fruto de la oración comunitaria de una familia, de unos vecinos, de una comunidad religiosa, a Dios Nuestro Señor por intercesión del Doctor Hernández”.
Por ello alienta a que sean presentados los milagros y testimonios de curación a través de sus párrocos, o directamente a Monseñor Fernando Castro, Obispo Auxiliar de Caracas, y Vice-postulador de la Causa de Beatificación del Doctor Hernández, en la Iglesia de la Candelaria o en el Palacio Arzobispal en Caracas.
Finalmente, el Arzobispo de Caracas, recordó a la feligresía lo siguiente: “antes de que el Santo Padre lo declare ‘beato’, no se debe tributar al Doctor Hernández los honores del culto público. Es decir, no se pueden tener imágenes suyas en  los Templos o Capillas u Oratorios Públicos, ni utilizar el término de ‘Santuario del Dr.  José Gregorio Hernández’, ni invocarlo en actos litúrgicos, ni ofrecer el Santo Sacrificio de la Misa en acción de gracias a él, sino por su pronta beatificación”.



sábado, 13 de octubre de 2012

Obispos venezolanos hablaron durante el Sínodo de la Nueva Evangelización en Roma




Monseñor Mario Moronta y Monseñor José Luis Azuaje opinaron sobre las vocaciones y la caridad, según nota difundida por la oficina de Prensa de la Diócesis de San Cristóbal.

Ramón Antonio Pérez

Roma, 13 de octubre de 2012.-  Monseñor Mario Moronta y Monseñor José Luis Azuaje, de las Diócesis de San Cristóbal, estado Táchira y El Vigía, en San Carlos, estado Zulia, respectivamente, tomaron la palabra este sábado durante la conclusión de la primera semana del Sínodo de los Obispos sobre la Nueva Evangelización y opinaron “sobre la formación sacerdotal, y el testimonio de la caridad”.

En primer lugar, Monseñor Mario Moronta, tomó la palabra para recordar que “los seminarios son centros que forman los sacerdotes de la nueva evangelización y que no hay que dejarlos a un lado. Entre otras cosas destacó también que la Pastoral Juvenil, sobre todo fortalecida por las Jornadas Mundiales de la Juventud es una cantera para las vocaciones a la vida laical comprometida y al ministerio sacerdotal”.

Por su parte, Monseñor José Luis Azuaje, habló acerca de la necesidad del testimonio de caridad, como expresión del servicio para la comunión. Insistió en la opción preferencial por los pobres, como expresión de la fe en Cristo Jesús. Pewro además, resaltó la necesidad de destacar la Doctrina Social de la Iglesia y hacerla conocer por todos los creyentes y hombres de buena voluntad. “El conocimiento de la Doctrina Social de la Iglesia también afinará el testimonio de caridad en la Iglesia”, dijo.

Cabe informar que este sábado, otros padres sinodales que participaron fueron poniendo el énfasis sobre la familia, las comunidades eclesiales de base y la juventud, sin dejar de reflexionar o proponer otros puntos. Entre los participantes se observa un sentido de corresponsabilidad, donde han ido compartiendo sus pensamientos, propuestas y experiencias.



El Sínodo se realiza del 7 al 27 de octubre con el tema: "La Nueva Evangelización para la transmisión de la fe cristiana. El pasado 12 de octubre el Papa Benedicto XVI dio inicio al Año de la Fe y contempló la celebración por los 50 años del Concilio Vaticano II.


Para el domingo 14 de octubre “se tiene previsto un encuentro de todos los Obispos Latinoamericanos que asisten al Sínodo, actividad que se desarrollará en el Colegio Messicano de Roma”.






VideoBar

Este contenido todavía no está preparado para las conexiones cifradas.