lunes, 10 de noviembre de 2008

Vecinos luchan contra el “monstruo de Cerro Verde”

***************************************************************************
La Alcaldía de El Hatillo ordenó la paralización pero no la ha ejecutado


Los vecinos de Cerro Verde denuncian que la Alcaldía de El Hatillo se niega a ejecutar una medida de paralización que ésta misma emitió.

La construcción, denominada por los vecinos como el “monstruo de Cerro Verde”, no posee los debidos permisos de edificación y viola las variables urbanas aplicables, tomando enormes porciones de áreas verdes y desconociendo las ordenanzas municipales.

Asterisco CE.- Han pasado 6 meses y la orden de paralización de una obra ilegal en la urbanización Cerro Verde sigue sin ejecutarse por la Alcaldía de El Hatillo, a pesar de los múltiples intentos vecinales. Los vecinos están preocupados porque hasta los momentos la construcción sigue su curso a pesar de las reiteradas denuncias, de la voz de la Asociación de Vecinos de Cerro Verde (Asoproverde) y del Consejo Comunal de Cerro Verde.
La obra es una edificación de enormes magnitudes que abarca tres parcelas de la urbanización, que de acuerdo a informaciones de los vecinos, incluirá 19 habitaciones y un estacionamiento para 30 vehículos y que, viola las ordenanzas municipales por tomar aproximadamente 9.000m² de áreas verdes y por no poseer los permisos necesarios para su construcción.
En abril y junio de 2008, la Alcaldía de El Hatillo ordenó la paralización inmediata de la obra, porque “se iniciaron (los trabajos de construcción) sin ajustarse a las variables urbanas fundamentales”. El acto dictado por la Dirección de Desarrollo Urbano y Catastro de la alcaldía estipula que se abre un procedimiento administrativo al dueño de las parcelas y de la construcción, para determinar los daños ocasionados por estas obras que “violan lo dispuesto en la Ley Orgánica de Ordenación Urbanística”, como reza dicho acto.
Sin embargo, hasta la fecha, los vecinos aseguran que la Alcaldía de El Hatillo se niega a ejecutar la paralización de la obra. “Hemos ido insistentemente a la Dirección de Desarrollo Urbano y Catastro a exigir que ejecuten esta orden que ellos mismos emitieron, pero nos dicen que la alcaldía no tiene recursos”, declaró Luny Barrientos, presidenta de Asoproverde. En varias ocasiones la Policía de El Hatillo ha hecho acto de presencia en la construcción pero no ha logrado el cometido de paralizar las obras. “Si no tienen suficiente policía, la alcaldía tiene la obligación de pedir el apoyo de otras fuerzas de seguridad pública como la Policía Metropolitana o la Guardia Nacional. Esa es una simple excusa, porque la realidad es que el alcalde Alfredo Catalán se ha negado a cumplir la orden que la misma alcaldía emitió”, aseveró Barrientos.
Conseguir la orden de paralización no fue un hecho fortuito. Desde 2004 comenzaron las denuncias de los vecinos por lo que veían era una construcción ilegal que ponía en riesgo la seguridad de los vecinos adyacentes. Tanto la Asociación de Vecinos de Cerro Verde, como el Consejo Comunal de la urbanización, han enviado comunicaciones al Ministerio del Ambiente, la Policía Metropolitana, la Fiscalía 5ta del Ambiente y la Defensoría del Pueblo, y no han recibido respuesta de ninguna de estas entidades gubernamentales. Por su cuenta, los vecinos se han organizado para servir de mecanismo de presión a la Alcaldía de El Hatillo.
“Hasta que no se ejecute la paralización de esta construcción ilegal, no nos quedaremos tranquilos; esto ha debido detenerse inmediatamente como dice la propia comunicación de la alcaldía, pero presumimos que ellos (la alcaldía) tienen algún interés oculto en esta construcción”, afirmó Barrientos.
Para mayor información o en caso de solicitar una entrevista con la Asociación de Vecinos o el Consejo Comunal de Cerro Verde, favor comunicarse con Asterisco Comunicaciones Estratégicas, por los teléfonos (0212) 985.81.55 ó 393.80.51 o por el correo electrónico: contacto@asterisco-ce.com.

VideoBar

Este contenido todavía no está preparado para las conexiones cifradas.