viernes, 16 de junio de 2017

Iglesia de Ciudad Bolívar realizó Caminata de la Esperanza



El pueblo de Dios no camina solo, y Dios no abandona en momentos de tanta adversidad, indica la nota de la CEV

Ramón Antonio Pérez // @GuardianCatolic
NdP Oficina de Prensa CEV
Caracas, 16 de junio de 2017

Durante la jornada del sábado 10 de junio pasado, la Arquidiócesis de Ciudad Bolívar, realizó una Caminata de la Esperanza, la vida y la Paz, que denominó: “Venezuela vive y camina con Jesucristo Señor de la Historia”, indica una nota de prensa de la Conferencia Episcopal Venezolana en su perfil de Facebook.

Según indica la nota, la actividad fue organizada por la vicaría de pastoral en conjunto con las parroquias, grupos de apostolado, secretariados pastorales e instituciones educativas universitarias, abierto a todo el pueblo de Dios que peregrina en Ciudad Bolívar, cuna de la cultura y la historia de Venezuela.

La actividad fue presidida por monseñor Ulises Gutiérrez Reyes, arzobispo metropolitano, en compañía del clero arquidiocesano. 

Durante la celebración eucarística reiteró la comunión y solidaridad de su Santidad el Papa Francisco y la Conferencia Episcopal Venezolana con el dolor que aflige y embarga al pueblo venezolano.

Seguidamente, se dio inicio a la caminata bajo la animación de cantos, alabanzas, oración, reflexión y consignas alusivas a la esperanza, la vida y la paz. Bajo la compañía y la bendición de Jesús Sacramentado y María de Coromoto, patrona de Venezuela.

El recorrido tuvo su inicio en la Parroquia San Francisco de Asís de Vista Hermosa, transitando por la avenida 17 de Diciembre hasta llegar a la parroquia “La Milagrosa”, al lado del Decanato de la Universidad de Oriente.

“Esta actividad fue apoteósica, masiva y con un solo fin, hacer ver que el pueblo de Dios quiere y anhela una mejor Venezuela, donde exista el perdón, el espacio y la oportunidad para todos sin exclusión de nadie, donde se avive la paz y todos tengan excelentes oportunidades para el trabajo, la salud, la alimentación y la educación.


Esta actividad nos hace ver que el pueblo de Dios no camina solo, y que Dios no nos abandona en momentos de tanta adversidad, que como Iglesia estamos llamados a caminar las calles y ser voz de los sin voz y a su vez hacer llegar un mensaje de esperanza y solidaridad al pueblo Bolivarense, muy en especial a los familiares, amigos y compañeros de Augusto Puga, uno de tantos jóvenes estudiantes que han caído ejerciendo su derecho a la protesta, exigiendo un mejor presente y futuro para el país.


Fue un encuentro donde se hizo ver que el pueblo de Dios está formado por personas con conciencia, que exige se respeten los derechos humanos respaldados en la constitución vigente y que como Iglesia no nos debemos dejar robar la esperanza, la vida y la paz.





VideoBar

Este contenido todavía no está preparado para las conexiones cifradas.