viernes, 30 de junio de 2017

Venezuela: “El Gobierno tiene una guerra contra el pueblo”, dijo Urosa


Al concluir la misa por los 98 años del fallecimiento de José Gregorio Hernández, el Arzobispo de Caracas denunció que grupos paramilitares actúan en complicidad con cuerpos de seguridad del Estado causando muertes en la población

Ramón Antonio Pérez/Aleteia Venezuela | Jun 30, 2017

“Nosotros (los obispos) como ya lo hemos dicho, le pedimos al Gobierno nacional que recapacite, que deponga esa actitud de querer implantar en Venezuela un sistema totalitario marxista y ahora también militar, militarista; y por supuesto, que desista de estar utilizando recursos legales para desmantelar el Estado. Todo eso es reprochable e intolerable y no es el camino que desea la mayoría del pueblo venezolano”.
De esta manera se expresó el cardenal Jorge Urosa Savino, al culminar la misa que este 29 de junio ofició en la Iglesia Nuestra Señora de la Candelaria de Caracas, con motivo de las festividades de San Pedro y San Pablo, y en el marco del 98 aniversario de fallecimiento del Venerable Doctor José Gregorio Hernández, un reconocido médico venezolano que espera por un milagro para su beatificación.
El cardenal Urosa aunque habló en nombre propio, dijo que el sentir de sus palabras es el mismo de la Conferencia Episcopal Venezolana, cuya comunión y sintonía con el Papa Francisco fue ratificada en reciente visita al Vaticano.
El Gobierno de Nicolás Maduro convocó una Asamblea Nacional Constituyente, cuyas elecciones están previstas para el 30 de julio, pero la Iglesia venezolana ha mostrado su rechazo público en reiteradas oportunidades por considerar que la población antes que cambiar la Carta Magna lo que necesita es comida, seguridad ciudadana, elecciones democráticas y libres, y respeto a las leyes, entre otras prioridades.

Rechazo a la violencia del Estado

En ese contexto, el arzobispo de Caracas se refirió la situación del país, catalogándola de “sumamente grave”, y de la que expresó: “se podría hablar de una guerra del Gobierno contra el pueblo”. 
Por tanto, rechazó la represión tanto por los cuerpos de seguridad del Estado como por grupos paramilitares en contra de los manifestantes, que a lo largo de tres meses han causado más de 90 personas fallecidas en Venezuela.
Esas bandas armadas y cuerpos de seguridad del Estado, han causado muertes de una manera verdaderamente criminal, como por ejemplo, disparar armas de fuego directamente a la cabeza o disparar perdigones a corta distancia o las bombas lacrimógenas para causar daños mortales”, denunció.
“No se puede llamar de otra manera a esa represión cruel que se ha desatado, inclusive con asedio a conjuntos de viviendas, ingreso forzado a esos lugares, ataque a las personas en sus casas sin órdenes de allanamiento. Sobretodo el asesinato de más de 70 personas, lo cual es totalmente condenable y lo rechazamos de todo corazón”.
También les envió un mensaje a las familias que han perdido a sus hijos, mayormente jóvenes, en las manifestaciones, reiterándoles su solidaridad, su pésame y cercanía. “Les invitó a no dejarse llevar por el rencor ni por el odio, sino más bien pedirle a Dios esperanza y  consuelo porque Jesucristo nos llama a participar para siempre de la vida eterna”, expresó tras finalizar la misa.
Apoyo a la Fiscal. Al ser consultado en torno a las acciones legales emprendidas por la Fiscal General Luisa Ortega Díaz, en contra de algunos altos funcionarios del Gobierno e instancias del poder en Venezuela, el cardenal Jorge Urosa Savino expresó su apoyo por considerar que ha asumido una posición democrática y apegada a sus funciones.
Yo creo que la ciudadana Fiscal General de la República  ha tomado una posición muy democrática, precisamente denunciando toda una serie de abusos y es preciso que tales abusos cesen. Yo apoyo sus declaraciones y postura de la ciudadana fiscal Luisa Ortega Díaz”, expresó a los periodistas.

El Gobierno debe garantizar la comida

Respecto a la situación de escasez de alimentos y medicamentos, hizo un llamado al Gobierno para que resuelva esa situación porque las familias no tienen como hacerlo. Precisó que el Gobierno está en mora con la población y no ha cumplido con su obligación de garantizar la seguridad alimentaria a los venezolanos.

“Todo quieren resolverlo con la importación cuando nosotros tenemos una naturaleza verdaderamente generosa. Aquí, en Venezuela, no haría falta que nosotros tendríamos que estar importando nada. Es el Gobierno el que tiene que resolver esta situación terrible y dramática de hambre, de carestía cada vez mayor”, indicó.

Finalmente, el cardenal Jorge Urosa Savino subrayó que este 29 de junio se recordó “la santa muerte del Doctor José Gregorio Hernández, ese venezolano insigne, ese ejemplo de vida cristiana, ese médico de los pobres, venerable en la Iglesia, porque se le reconocen sus virtudes heroicas, y por supuesto, le pedimos mucho a Dios que podamos alcanzar el milagro que necesitamos para que se decrete su beatificación”.


Devotos del Doctor José Gregorio Hernández piden por la Salud y Paz de Venezuela



 Los 98 años de fallecimiento del Médico de los Pobres fue una fecha propicia para que muchos feligreses se acercaran hasta la Iglesia la Candelaria para darle gracias por los favores recibidos, resaltando entre sus peticiones el llamado a la paz 

Caracas, 30 de junio de 2017.- "La petición que yo le pido al Doctor José Gregorio es la salud para Venezuela, la paz y la tranquilidad que necesitamos. Él es médico y por supuesto la salud para todos es importante pero también estamos urgidos de fe y esperanza en este país. El nos puede hacer ese milagro".  

Así se dijo la señora Rosa de Fernández, quien es una vecina de eta zona caraqueña, y todos los días asiste al templo para rezar por la beatificación de José Gregorio Hernández. 

Otro que ofreció su testimonio fue Andrés Sánchez, quien tiene un sobrino que fue curado milagrosamente por el "Médico de los pobres y Cristiano ejemplar", que es como la Iglesia venezolana llama al médico nacido es Isnotú, estado Trujillo. 

"Pido que traiga la paz a Venezuela", acotó Sánchez.


Súper campaña para hallar el Milagro


Noventa y ocho años después de aquel accidente que le arrancó  la vida, la Iglesia evoca a José Gregorio Hernández como un ideal de persona, sus devotos lo hacen con el mismo fervor que tras el primer día de su muerte y con el ímpetu de quien aguarda por la llegada de su médico, dice una nota de El Universal.


Celebrado por ser un hombre que vivió la fe, la esperanza y la caridad en grados heróicos, ayer la feligresía católica conmemoró la muerte del "médico de los pobres", quien fue embestido en 1919 por uno de los dos vehículos que había en la ciudad. 

El infortunio lo alcanzó en la esquina de Amadores, en La Pastora, cuando regresaba de  comprar un medicamento para un enfermo.

A propósito de ello, el cardenal Jorge Urosa Savino, arzobispo de Caracas, pidió en la homilía central, imitar las acciones de José Gregorio Hernández, quien fue testimonio de fe y de humanidad en una época en la que se imponía el racionalismo científico (…) en la que aprovechó para exaltar la vida del médico fundador de las cátedras de Fisiología, Histología y Bacteriología de la Facultad de Medicina de la Universidad Central de Venezuela.

“El que me sigue no camina en tinieblas, sino que tendrá la luz de la vida, que es Cristo", afirmó Urosa, citando palabras del Evangelio, al tiempo que exhortó a los creyentes a ejercer un compromiso para proclamar, en medio de las condiciones más difíciles, la  fe y esperanza en el país.

Invitó a crear una "súpercampaña" para hallar un milagro para la pronta beatificación de J.G.H. Quienes lo deseen pueden hacer llegar su testimonio a la oficina de la Vicepostulación de la Causa, a través del correo causajosegregoriohernandez@gmail.com  

Solo en 2016 la Iglesia recibió 400 misivas de familias con presuntos milagros. Cada día se recibe por lo menos un testimonio, pero solo 10% de los casos reúne los requisitos para ser evaluados.





El párroco de La Candelaria, presbítero Miguel Acevedo, agradeció al Cardenal Urosa por su presencia, y recordó ante la feligresía, su próxima Bodas de Oro de Ordenación Sacerdotas, para lo cual se prepara un encuentro con toda la Iglesia en el Gimnasio Papá Carrillo de Los Dos Caminos, el sábado 19 de agosto. 


martes, 27 de junio de 2017

Venezuela: ¿Un sacerdote “multiplica los panes” en plena crisis?


El Padre Jesús Martínez duirante una de las Ollas Comunitarias en El Tocuyo.  Parroquia San Francisco de Asís.

 

Ramón Antonio Pérez/Aleteia Venezuela | Jun 27, 2017

Que interesante fue para los primeros apóstoles conocer la “multiplicación de los panes y los peces” con la que, según cuenta el relato evangélico, Jesús le dio de comer a miles de seres hambrientos. En este caso no son panes y peces, sino las tazas de sopa que desde noviembre de 2016, entrega a diario la parroquia San Francisco de Asís en El Tocuyo, Estado Lara, Venezuela, a no menos de 800 comensales. Un verdadero milagro de Dios.
Hermes Flores, de 70 años, es uno de los invitados que diariamente recibe su almuerzo proveniente de la olla comunitaria que el padre Jesús Martínez promueve junto a un grupo de servidores y benefactores de esta región larense. “Ellos salieron a las calles para invitarnos a comer. Yo no lo podía creer”, dijo el señor Hermes con alegría. 

El Señor Hermes Flores cuando hablaba para este reportaje. Foto: GuardianCatolic
Desde entonces vengo a recibir mi almuerzo todos los días, además, me llevo otra ración para la cena. Esas son las únicas comidas con que me alimento durante el día”, expresó. También se muestra con una gran motivación al reconocer el buen trato y cariño con que lo tratan los servidores y demás comensales. “Me siento como si fueran parte de mi familia”.
Ramón Alberto Barrios, de 57 años, también es un asiduo invitado de esta iglesia larense. Barrios dijo ser un ex boxeador profesional nativo de Caracas pero vivió por mucho tiempo en El Tocuyo. Luego de una ausencia de seis años regresó hace dos meses, sin nada.
Como no tengo familiares aquí me vi obligado a vivir en la calle”, comentó quien además quedó ciego al recibir un perdigón que le destruyó un ojo durante una protesta. “No consigo empleo formal y la ayuda del Estado como atleta ya no la recibo. En realidad estaba pasando hambre, pero me invitaron a la parroquia, y desde entonces recibo mi comida diariamente. Son las únicas con que me alimento en el día”, reveló.
El Señor Ramón Alberto Barrios dando su testimonio. Foto: @GuardianCatolic
Testimonios como estos se multiplican entre los centenares de comensales (hombres, mujeres y niños) que desde muy temprano acuden a la iglesia San Francisco de Asís para hacer la cola y recibir como sus compañeros, tal vez, el único alimento del día.

La caridad no tiene puertas

El padre Jesús Martínez agradeció la visita de Aleteia y la mención que de él se hizo en un trabajo a comienzos de año. “Eso nos ha ayudado muchísimo”, dijo, disponiendo las facilidades para el reportaje que esta vez sobre el servicio se realiza in situ.
El proyecto se fundamenta en la ley del amor de Cristo, siendo, por tanto, el hecho de tener hambre, el único criterio para para que la gente acuda y coma. “No podemos cerrarles las puertas a ninguna persona con hambre porque la caridad no tiene puertas”, dijo.


Padre Jesús Martínez, párrco de San Francisco de Asís. El Tocuyo. Foto: GuardianCatolic
Narró que la olla comunitaria dio sus primeros pasos cuando tenía tres meses en esta parroquia adscrita a la Arquidiócesis de Barquisimeto. “Estaba a punto de culminar el Año de la Misericordia convocado por el papa Francisco”, expresó. “Escuchaba una catequesis que el Santo Padre impartía desde El Vaticano sobre las obras de misericordia. Un día me reuní con los grupos de apostolado y otros servidores y acordamos poner en práctica algunas de estas obras, por ejemplo, dar de comer al hambriento”.
Constató que el primer día salieron a la calle a buscar a la gente para que comieran. “Las personas no creían que les estuviéramos dando comida preparada. ¡Vengan, tenemos allí una comida preparada para ustedes!”, relata con entusiasmo el sacerdote que a la fecha cuenta 14 años de su ordenación. 
Este servicio se puede considerar un fruto de ese Año de la Misericordia”, dijo, aferrado a una foto del Santo Padre Francisco.
Contó que en esa ocasión también visitaron varios enfermos así como a los privados de libertad en las sedes locales de la Policía del estado Lara, policía científica, CICPC, y personas bajo arresto domiciliario. “Esa primera experiencia nos dejó el compromiso de entregar comida en estos centros penitenciarios dos veces a la semana –lunes y viernes- además, llevamos una palabra de aliento a quienes allí se encuentran”.
La olla comunitaria se hacía una vez a la semana pero poco a poco se fueron conformando los equipos de servidores y benefactores para hacerla diaria. Se amplió la cocina y el comedor; además, se hicieron más hornillas para cocinar simultáneamente en 9 ollas. Los días domingo, el servicio es realizado por familias de la comunidad que se ofrecen y turnan para participar en el proyecto, incluso, donando todos los insumos de esa ocasión.
Desde noviembre 2016 nos propusimos hacer las comidas todos los días porque la gente necesita comer a diario, y hasta la fecha así se ha cumplido”, relató el sacerdote. “Lo hacemos desde el domingo hasta el viernes. Los sábados la comida es asumida por una organización civil independiente que ha querido cumplir con este servicio en el Asilo San Antonio, lugar al que acuden muchos de nuestros vecinos”. La parroquia Espíritu Santo también realiza este proyecto aunque una vez cada quince días debido a las carencias.

Todos podemos ayudar

Expone que alimentar diariamente a tanta gente no es tarea fácil, de allí que la logística debe contar con el apoyo de personas y grupos únicamente interesados en ayudar a los más necesitados. 
Hoy esos hermanos necesitan alimentos. Tal vez nosotros necesitamos de otras cosas, pero todos somos iguales ante Dios. Por eso nos guiamos por la Palabra de Dios que dice en Hechos: “Hay mayor alegría en dar que en recibir”, comentó.


Rezando y picando verduras. En la Olla Comunitaria todos cumplen con tareas de servicio como hermanos. 
Foto: GuardianCatolic
Martínez considera que quien los apoya también ejerce la caridad. En ese sentido destacó que vale tanto una pequeña colaboración: un tomate, una cebolla, un kilo de carne o un pollo; como una donación más grande: 20 ó 30 kilos de carne o pollo o una res entera. 
Agradece el apoyo de la Asociación Civil Hijos de Morán, una organización local que coopera con este proyecto de la iglesia local y otros proyectos vinculados a la salud.
El padre Jesús Martínez quiere desarrollar otras iniciativas en su parroquia y sabe de la existencia de quienes ayudan los buenos proyectos. Por eso, se animó nuevamente a dejar sus números para quienes deseen colaborar no solo con las ollas comunitarias sino con otros proyectos en favor de sus parroquianos más necesitados.
Pueden ayudar a través del Banco Provincial, a nombre de Parroquia San Francisco. Número de Cuenta Corriente: 0108 2439 7101 0010 5253; RIF: J-40302621-1; y el correo: pjesusmartinez@gmail.com. Los números: +58 253 6633547 +58 426 2515883.
Expresó que esta experiencia vino a fortalecer el compromiso como cristianos tanto de él como sacerdote y también de su entorno parroquial, en el que todos se sienten útiles desde el lugar en que están: el que recibe los alimentos, los benefactores y los servidores.

Todo lo que se haga en favor de nuestros hermanos más necesitados realmente es poco. Nosotros somos miembros de Iglesia, y como Iglesia estamos llamados a ser portadores del amor de Dios, sea en la circunstancia que sea”, apuntó finalmente.




lunes, 26 de junio de 2017

Delincuentes profanan y roban Iglesia Santa Rosa de Lima en Caracas



La madrugada del lunes 26 de junio los delincuentes profanaron y robaron el Santísimo Sacramento, entre otros objetos religiosos, sumando con este varios los robos a los templos caraqueños

Ramón Antonio Pérez // @GuardianCatolic
Fotos Padre Oswaldo Montilla

Caracas, 27 de junio de 2017.- “Ya basta de tantos robos sacrílegos y profanaciones a nuestros templos. Me uno a los Padres Dominicos, de la Parroquia Santa Rosa de Lima, y lamento profundamente este acto de profanación al Santísimo Sacramento. Basta ya de robos y profanaciones”.

De esta manera se lamentó Monseñor Tulio Luis Ramírez Padilla, obispo auxiliar de Caracas y responsable pastoral de la zona centro de la ciudad, al conocer de parte del vicario parroquial, padre Oswaldo Montilla, “que en la madrugada de este lunes 26 de junio sujetos desconocidos profanaron y robaron el Santísimo y destrozaron el altar de la iglesia Santa Rosa de Lima”, ubicada en el sector Quebrada Honda de esta ciudad.

Según lo conocido por el obispo auxiliar de Caracas, “los hechos ocurrieron alrededor de las 3 de la madrugada, cuando los delincuentes ingresaron por el techo de la Iglesia y destrozaron el altar donde se venera a la Virgen María”.

Aseguró que el Sagrario contenía dos copones con hostias consagradas y un porta viático con una hostia grande del Corpus Cristi. Además, destrozaron el interior de la capilla de la Virgen de Chapi, y rebuscaron para robar un collar de la imagen mariana.

Un hecho muy lamentable

El Prelado expresó su rechazo a este tipo de actos vandálicos considerándolo “realmente doloroso y muy lamentable”. 

Lamentó que “por falta de seguridad, se vean violentados nuestros templos, Iglesias, capillas e instalaciones parroquiales”, ante lo cual recomendó al vicario realizar la denuncia ante los cuerpos de seguridad.

Ya sabemos la consabida respuesta, pero esto lo debemos denunciar públicamente”, dijo el obispo auxiliar de Caracas. Igualmente exigió al Gobierno nacional, “a través de sus cuerpos de seguridad, el resguardo de nuestras instalaciones”, porque “nuestras Iglesias son sagradas, nosotros atendemos a los más necesitados”.

El obispo se preguntó: “¿Hasta cuándo?” con esta ola de robos que ataca a la iglesia en la ciudad. “Ya basta de tantos robos sacrílegos y profanaciones a nuestros templos”.

Una cadena de asaltos contra los templos


Monseñor Tulio Ramírez denunció que este hecho delictivo se suma al realizado recientemente en contra del Templo Nacional de Adoración Perpetua en la Concordia (administrado por las Siervas del Santísimo) de donde se llevaron el Cuerpo de Cristo.

Igualmente, denunció que la capilla del colegio “Patronato de San José de Tarbes”, en la urbanización El Paraíso de Caracas, también fue visitada por los amigos de lo ajeno.

Por otra parte, la misa de desagravio en la Iglesia Santa Rosa de Lima, será el martes 27 de junio, a las 6 de la tarde, según confirmó monseñor Tulio Luis Ramírez Padilla.





viernes, 23 de junio de 2017

“¡Cese la represión!”, el clamor del Cardenal Urosa en Venezuela


El arzobispo de Caracas señala que el asesinato de jóvenes que protestan “es totalmente ilegal y anticonstitucional, y merece el más pleno rechazo”
“Con serena indignación y firmeza quiero expresar mi rechazo a los actos de represión que el Gobierno Nacional, a través de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB), algunos cuerpos policiales, y bandas armadas paramilitares, ha realizado en estos 80 días de protestas políticas”.
Así lo denuncia el cardenal Jorge Urosa Savino, mediante una nota en las que rechaza el asesinato de jóvenes venezolanos durante las manifestaciones en contra del Gobierno de Nicolás Maduro.
“Amparado por la Constitución Nacional, el pueblo manifiesta en contra de la gravísima situación de hambre y carencia de medicinas y bienes esenciales, así como por el desconocimiento de la Asamblea Nacional, el encarcelamiento de personas por ser adversarios del gobierno, y la eliminación de las elecciones previstas en la Constitución y las leyes”, dice en la misiva del arzobispo de Caracas.
“A eso se ha añadido hace 50 días, sin consultar al Pueblo soberano, la convocatoria por parte del Presidente Maduro de una nueva asamblea constituyente sectorial y desvirtuada, con bases sesgadas y parcializadas, que no respetan la universalidad ni la proporcionalidad del voto”, indica el cardenal venezolano.
Para el arzobispo de Caracas estas manifestaciones “han sido casi todas atacadas por el gobierno de diversas maneras, y el resultado ha sido cerca de 70 personas asesinadas por la acción represiva”, aunque otras fuentes manejan cifras cercanas a las noventa víctimas.
“Eso clama al cielo, es totalmente ilegal y anticonstitucional, y merece el más pleno rechazo”, sostiene el cardenal Urosa.
De igual manera rechaza la muerte de algunas personas causadas por algunos opositores. “La violencia es mala venga de donde venga. Esa violencia se ha dado en todo el país”, sostiene.
Relata que en Caracas recientemente hemos visto el asesinato de muchos jóvenes, entre otros Juan Pablo Pernalete, Miguel Castillo, Neolamar Lander, Fabian Urbina, y en la tarde de ayer, abatido a sangre fría, David Vallenilla.  
“Por toda esa represión a lo ancho y largo del país expreso mi más contundente rechazo a la acción violenta e ilegal de las autoridades del Gobierno que están dirigiendo el control de las manifestaciones. Y reitero mi urgente llamado: ¡Cese de inmediato la represión a las manifestaciones del pueblo! El Gobierno en vez de reprimir debe resolver los problemas que angustian al pueblo y que lo han llevado a la calle”.
Urosa hace un llamado al Gobierno que debe desistir del propósito de imponer un sistema totalitario y antidemocrático. “Ese es el llamado que hemos hecho los Obispos venezolanos, y que, en otros términos, ha hecho también el Papa Francisco en su mensaje del 30 de abril en la Plaza de San Pedro: “No dejan de llegar dramáticas noticias sobre la situación en Venezuela y el agravamiento de los enfrentamientos con 2 numerosos muertos, heridos y detenidos” (…) 
“Mientras me uno al dolor de los familiares de las víctimas…dirijo un firme llamado al gobierno y a todos los componentes de la sociedad venezolana para que se evite cualquier forma ulterior de violencia, se respeten los derechos humanos, y se busquen soluciones negociadas a la grave crisis humanitaria, social, política y económica que sufre angustiada la población”, dijo citando un reciente mensaje del Vaticano
“Por eso repito: ¡Cese la represión!”, acentuó el cardenal Jorge Urosa Savino.
El arzobispo de Caracas al mismo tiempo expresó sus condolencias “a los familiares y amigos de las víctimas, y mi solidaridad con las personas que se encuentran injustamente sometidas a juicio militar, o detenidas arbitrariamente”.
Finalmente, invitó a todos los caraqueños “a orar intensamente al Señor por la paz, para que cese este conflicto violento y los venezolanos podamos resolver nuestros problemas pacíficamente”.



El Tocuyo suplicó a San Antonio por la paz de Venezuela con su Tamunangue


El padre Jesús Martínez exhortó a los devotos de San Antonio, rogar por cada uno de los tocuyanos, pero también por Venezuela, que vive tiempos muy difíciles

Ramón Antonio Pérez // @GuardianCatolic
El Tocuyo, 23 de junio de 2017
Más Fotos en Facebook

El mes de junio de 2017 ha sido muy rico en celebraciones religiosas dentro de la Iglesia católica. En este tiempo se han recordado a importantes santos y se han practicado diversas devociones cristianas. La segunda fiesta principal del cristianismo después de la Pascua, Pentecostés, ocurrió el 4 de junio, y de la Santísima Trinidad, fue el día 11.

Entre otras festividades, en junio se disfrutaron de Corpus Cristi (jueves 15 de junio, cumplida el domingo 18) y el Sagrado Corazón de Jesús este virenes 23. El día 24, serán los festejos en honor de San Juan Bautista, y hacia finales del mes (29 de junio), se realiza la festividad de los apóstoles San Pedro y San Pablo.

Pero en este mes también se celebró a San Antonio de Padua, un santo muy querido en el mundo. Su verdadero nombre era Fernando Bullones y nació en Lisboa, Portugal, el 15 de Agosto de 1195. Se hizo religioso franciscano y tras una vida misionera en África decide volver a su tierra. Una tempestad lo llevó a Italia y también fue predicador en Francia. San Antonio muere en Arcelia (Italia) el 13 de Junio de 1231. Es llamado de “Padua” porque predicó en esa ciudad italiana.

Celebrando la memoria de San Antonio…


Venezuela, como el resto del mundo, también recordó a San Antonio de Padua, en un contexto en el que el milagro de dar de comer los panes de su comunidad franciscana a un grupo de hambrientos, se ha convertido en uno de los símbolos más fuertes con que se le conoce en este país de América Latina.

Si bien en Venezuela son varios los templos que llevan su nombre y las poblaciones que lo tienen de santo patrono, es en la ciudad de El Tocuyo, municipio Morán del estado Lara, donde además de los milagros vinculados a la comida, se le venera con un baile típico llamado Tamunangue o Sones de Negros, cuyo origen proviene de los esclavos africanos que llegaron a tierras venezolanas durante el período colonial, y se hicieron sus devotos para ocultar su fe ancestral.

Con varios días de antelación al 13 de junio, en El Tocuyo se organiza la celebración del santo. La noche del 12 se hacen velorios. El punto culminante es la misa matutina de ese día 13 con aires de solemnidad y que este 2017 comenzó a las 7:30 am, en la parroquia San Francisco de Asís. 

El padre Jesús Martínez celebró esta misa por primera vez en su condición de párroco, y describió a San Antonio, como “el santo más conocido en el mundo”.

Desde muy temprano, tocuyanos de todas las barriadas y caseríos aledaños se dieron cita en el templo. Las mujeres y niñas estaban adornadas con largos y floreados vestidos o faldas, y casi todas llevaron una flor en sus cabelleras. 

El normativo del Tamunangue contempla que las mujeres deben bailar con esa vestimenta, con lo cual les está prohibido hacerlo en pantalones.

Los hombres vistieron de liquiliqui color crema y sombrero de pelo é guama. Otros lucieron su pantalón con una franela blanca de mangas largas y sombrero de palma. Portaban sus instrumentos musicales: cuatro, maracas, quinto y tambor; y además, empuñaban garrotes encabullados o varas que luego usan para bailar.

San Antonio desde sus cenizas…
La imagen de San Antonio estaba colocada al lado derecho del templo entrando desde la calle. De aspecto joven, el ornato del santo le hacía lucir impecable con su Niño Jesús en brazos. 

Varios tocuyanos entre estos el profesor Benigno Antonio Pargas, recordaron que esta imagen es nueva ya que la más antigua fue consumida por las llamas en junio de 2012, a raíz de un accidente a consecuencia de una vela que erróneamente fue colocada en su pedestal.

De aquella tradicional imagen que contaba con más de cuatrocientos años, solo quedaron las cenizas, decían con tristeza. Se mandó a elaborar una primera imagen sustituta pero no contó con el visto bueno de la población. La segunda imagen es la actual y sí cuenta con el cariño de los tocuyanos, aunque muchos devotos y feligreses todavía añoran la vieja imagen que ya no existe.

Este 13 de junio de 2017, cerca de San Antonio se encontraba un ensamble de músicos en su mayoría mujeres. La agrupación Expresión Morandina, que para la fecha cumplió treinta años de vida artística, contaba con la directora musical Xiomara Sánchez que el día anterior explicó al redactor las reglas y el contenido del Tamunangue, sus siete sones y “La Batalla”. 

También estaban Griselda Yépez, Zuleima Tovar, Isabel Colmenares, María Belén Garmendia, Rosario Ramos, Gioconda Ramos. El profesor Rafael Pargas las acompañó con su Quinto.

Frente a la imagen se encontraba Carlos Yépez, conocido como “El Pariente”, quien es el capitán de los tamunangueros. Junto a él destacan María del Valle Alvarado, José Argenis Torrealba y otros golperos. El contagioso ritmo de la Misa Tocuyana llenó de alegría el templo dedicado a San Francisco de Asís.

La homilía del Padre Jesús Martínez

Es la primera vez que participo con ustedes”, dijo el Padre Jesús al comienzo de su homilía. 

Agregó que "esperaba con ansias este día, en el que pudiese ver a reunido a todo el pueblo tocuyano y morandino, a feligreses y devotos del estado Lara y de Venezuela que nos visitan, con del deseo de honrar y alabar a Dios”.

Aseguró que la fiesta de San Antonio está revestida de todo un ambiente cultural, festivo, de mucho canto, alegría y regocijo; pero también y no menos, en esta fecha, ha de ser, una fiesta religiosa. 

Estamos celebrando la memoria de un santo, no de un hombre cualquiera (…) la memoria de un hombre que fue fiel a Dios toda su vida; un hombre que fue capaz de entregar toda su vida a Dios y a la predicación del Evangelio”, dijo el padre Martínez.

Recordó que San Antonio de Padua tenía una facilidad de palabras muy grande y un don de predicación únicos. “Por eso era capaz de llegar al corazón de los hombres, tanto así que después de muchos años todavía sigue llegando al corazón de ustedes”, expresó ante los fieles que atentos le escuchaban.

Cada gesto festivo una súplica a Dios

El sacerdote pidió a los devotos que el ambiente festivo se convierta en un momento de oración sino de oración por las necesidades y por paz de Venezuela. 

Sabemos todos que estamos viviendo tiempos muy difíciles; sabemos todos que estamos en muchos aspectos de nuestras vidas pasando trabajo. Estamos pasando necesidades y esto a nadie se lo podemos esconder. Y de esto nadie es inocente y ajeno”, pronunció.

Por eso hoy queremos, a los pies de San Antonio, pedirles por cada uno de nosotros, queremos pedirle por nuestra patria, por nuestro país. Queremos pedirle por todos los venezolanos”, dijo en el abarrotado templo.

Respecto a San Antonio dijo que era un hombre de sensibilidad social y de una caridad muy grande que no le importaba dar de lo suyo para poder ayudar a quien más lo necesitaba. “Nunca le dio un ¡no! a nadie cuando le demandaban un consejo o ayuda material”, expresó convencido de la bondad del santo.

El padre Jesús Martínez reiteró su llamado a los fieles devotos de San Antonio para que durante los festejos y la procesión, para que estos gestos se convirtieran en oración. “Que cada canto que hagan, que cada Tamunangue que bailen, que cada alpargata que suene en el suelo y cada garrote que choque, sea un signo de una súplica al Señor”, acotó Jesús Martínez.

Las ofrendas por Venezuela

La parte correspondiente al ofertorio de la misa estuvo compuesta de muchos significados. 

Tal vez la más emblemática fue la entrega de la Bandera Nacional, por parte de dos jóvenes acompañados de una tercera que con su violín interpretaba la canción “Venezuela”, siendo colocada debajo de la imagen principal de San Antonio. 

También se ofreció una cesta de alimentos y varias canastas de “panes de San Antonio” que luego fueron bendecidos por el sacerdote al terminar la misa. Una familia, en nombre de los tocuyanos, fue presentada ante el altar: padre, madre, hijos y abuelos recibieron la bendición del sacerdote.

Muy emocionado el padre Jesús Martínez recibió la ofenda de los instrumentos musicales representativos de la región. Entre estos iba un cuatro destinado a su persona cuyo ademán de toque hizo ante los fieles generando alegría. 

Dos niños cruzaron el pasillo central de la Iglesia bailando “La bella…” al ritmo del Tamunangue, hasta llegar al altar. “El Pariente” sumó su Cuatro al conocido canto.


A recorrer las calles. - La misa terminó, pero apenas comenzaba la procesión con San Antonio. Una de las paradas obligatorias ocurre en la plazoleta Pablo Rodríguez, “La Ñema”, ubicada en la avenida Lisandro Alvarado, quien fue el fundador de la agrupación local “Los Golperos del Tocuyo”, en su momento definido por uno de sus integrantes como “Los Beatles” de esta población.

Luego prosiguieron hacia otros lugares como el asilo “San Antonio”, donde se realizaba una vendimia pro fondos de su sostenimiento. Con sus cantos recorrieron varios sitios de la ciudad donde había imágenes de San Antonio, mientras algunas familias repartían los famosos panes en su honor. Otros, organizaron y repartieron mondongos de chivo y compartían tragos de cocuy.

Ah mi padre San Antonio, dónde está que no lo veo”, cantaban los golperos con “El Pariente” que seguía encabezando la procesión. “Adorar, adorar, adorar a San Antonio… Adorar, adorar, adorar, adorar a San Antonio”, repetían sin cansancio los tocuyanos. 

El retorno de la imagen a la iglesia San Francisco fue en horas de la tarde, pero la fiesta siguió hasta bien entrada la noche, orgullosos de cumplir con sus diversas promesas, y añorando el próximo 13 de junio.






Expresión Morandina entregó un CD al periodista ramón Antonio Pérez en recuerdo de esta visita a la ciudad de El Tocuyo y por haber compartido con ellas la Misa Tocuyana durante la festividad de San Antonio de Padua....