lunes, 29 de mayo de 2017

San Juan Pablo II con un tapabocas, otro duro símbolo de Venezuela




El Episcopado no ha sido la única instancia de la Iglesia que muestra su preocupación por lo que ocurre en Venezuela. También los religiosos, religiosas y el laicado comprometido salen de las sacristías para cumplir su misión en las calles del país suramericano.
Como pueblo de Dios van al encuentro del que necesita no sólo ayuda espiritual y material, también del que reclama justicia, el retorno de la democracia y cese de la represión. Así quedó demostrado el 27 de mayo pasado en Caracas, cuando la Conferencia Venezolana de Religiosos y Religiosas, (Conver), realizó una caminata de oración por la paz. 


Religiosas de diferentes congregaciones asistieron a esta Caminata de Oración Foto: GuardianCatolic

Tenemos que salir de las sacristías


Creo que hemos expresado con esta liturgia de calle que realmente la iglesia venezolana quiere acompañar al pueblo en sus sufrimientos”, dijo el padre Francisco “Pancho” Méndez, presidente de la Conver, frente a la plaza “San Juan Pablo II” del municipio Chacao en Caracas, donde culminó la caminata de los religiosos.
Estamos llevando a cabo lo que también ha insinuado tantas veces el Papa Francisco, quien ha dicho: quiero a una Iglesia en la calle, de salida”, argumentó el sacerdote.
Montado en un camión que le sirvió de tarima, el salesiano de Don Bosco, explicó que ese llamado del Papa Francisco “lo celebramos y lo vivimos, y queremos compartirlo y hacer que sea parte de la Iglesia venezolana”, porque “nuestra Iglesia comparte los sufrimientos del pueblo y se compromete también constantemente con sus situaciones”.
Consideró que la Iglesia no es para la sacristía sino para estar en la calle con la gente. “La iglesia es para acompañar a la gente”, dijo Pancho. “La iglesia es para sufrir, para vivir, para gozar con el pueblo. La iglesia tiene que ir continuamente al lado de la gente que está necesitada y cuando la Iglesia se compromete, esa es la verdadera Iglesia de Jesucristo”.



Sacerdotes, religiosos y laicos católicos cargando a la Virgen de Coromoto. Foto: GuardianCatolic 

Una imagen de la Virgen de Coromoto, Patrona de Venezuela, encabezó la caminata que partió desde la iglesia “Dulce Nombre de Jesús” de Petare. 
“¡Cuanto bien nos hace reunirnos al lado de nuestra Virgen de Coromoto! Nos ha convocado, no para caernos a pedradas sino para caernos a oraciones, para ayudarnos, para tolerarnos”, sostuvo.
El padre “Pancho” pidió “que el Señor transforme los corazones de los que nos oprimen, de los que tiran bombas lacrimógenas contra nosotros”, recibiendo el apoyo entre los asistentes. 
Cese la opresión y la represión contra el pueblo. Cese la represión y que vengan momentos de encuentro, de justicia”, exigió con viva inquietud.
El salesiano abogó por momentos de verdaderos encuentros del pueblo con su gobierno y su gente. “Que no sea un encuentro para matarnos, para caernos a pedradas, para destrozarnos, para excluirnos”, sino para el reencuentro y la paz de todos los venezolanos.

El tapabocas de la represión comunista

Un hecho inusual ocurrió antes de culminar la caminata de oración en Caracas: un tapabocas fue colocado en la imagen de San Juan Pablo II. El episodio aunque no fue organizado ni realizado por la Conver, no obstante, “deja un claro mensaje” – reflexionó el laico José Luis Parra– porque con ello se denuncia el sistema de gobierno que impera en Venezuela y la represión a la que están sometidos actualmente los jóvenes”.


GuardianCatolic

Sin embargo, el recuerdo de la experiencia que le tocó vivir a Karol Wojtyla en su natal Polonia, se tomó en cuenta a lo largo de la caminata organizada por los religiosos que durante el Vía Lucis reflexionaron acerca de la realidad nacional desde la Palabra de Dios.
La Hermana Esperanza. Una de las consagradas asistentes fue la madre Sor Esperanza, una religiosa salesiana que ha estado en el foco de los medios de comunicación debido a su valiente participación en las protestas contra el Gobierno de Nicolás Maduro.
Manifestó sus deseos de ver cambios en Venezuela fundamentados en la fe, esperanza y caridad. “Podemos hacer muchas cosas, proponer muchas ideas pero si no lo hacemos fundamentados principalmente en el amor de Cristo, de nada sirve”, dijo la religiosa.

Ciudad Guayana caminará con esperanza

Por otra parte, desde la Diócesis de Ciudad Guayana se conoció que la comunidad eclesial del Sur de Venezuela realizarán “una caminata de fe y solidaridad”, el sábado 3 de junio, en contra de la “violencia de varias instituciones policiales contra la población pacífica”. 


GuardianCatolic

Durante la “Caminata de la esperanza” irán vestidos de blanco y sin mostrar signos o mensajes partidistas, ya que según sus organizadores, “caminaremos en oración y con frases referentes a la justicia, a la paz y al respeto a los derechos humanos”. 
En la parroquia San Buenaventura de San Félix, realizarán una misa a las 10 de la mañana, informaron desde esta iglesia diocesana.


VideoBar

Este contenido todavía no está preparado para las conexiones cifradas.