lunes, 22 de diciembre de 2014

PUBLICADO en @AleteiaES: Padres Eudistas Cumplen 90 años en Venezuela



Uno de sus carismas, la misión, toma mayor impulso, y es parte fundamental de su actual acción evangelizadora, ha dicho recientemente Monseñor Baltazar Porras Cardozo

Fotos: Centro de Historia y Espiritualidad Buen Pastor

Caracas, 20 de diciembre de 2014.- El tiempo de Adviento o preparación de la Navidad en Venezuela, también ha sido motivo para festejar de manera simultánea la llegada del Niño Dios y la presencia de la Congregación de Jesús y María –mejor conocidos como los Padres Eudistas-, cuyo arribo a San Cristóbal, estado Táchira, se produjo el 8 de diciembre de 1924.

Aunque los festejos centrales coincidieron con la fiesta de la Inmaculada Concepción, no obstante, el transcurrir festivo de diciembre ha permitido conocer más acerca de estos sacerdotes dedicados a las actividades misioneras, y a la formación espiritual y doctrinal de los presbíteros y de los aspirantes al presbiterio.

El Cardenal Urosa rodeado por dos bastiones de los eudistas en Venezuela: Monseñor Helímenas Rojo quien fue Arzobispo de Calabozo; y a su izquierda, Monseñor Nicolás Bermúdez, obispo auxiliar emérito de Caracas.
La Congregación fue fundada por San Juan Eudes, el 25 de marzo de 1643, en Caen, Francia. Luego de las penurias  sufridas durante la Revolución francesa que les produjo el cierre de sus casas (1792), la dispersión de sus sacerdotes y que generó cuatro mártires, tendrán que esperar casi treinta años para comenzar la recuperación.

En 1883, fundan en Colombia varios seminarios desde donde se asentarán con fuerza en el Nuevo Mundo, pero pasarán poco más de treinta años para llegar a Venezuela.

“Formando y Evangelizando”


El Arzobispo de Caracas, Cardenal Jorge Urosa Savino, y el actual Provincial de los Eudistas en Venezuela, Padre José Antonio Sabino; así como el Arzobispo de Mérida, Monseñor Baltazar Enrique Porras Cardozo, entre otros destacados religiosos, no han dejado pasar la fecha sin recordar los 90 años de la presencia de los Hijos de San Juan Eudes en el país. 

Resaltaron la importancia de estos en la formación de buena parte del clero nacional, especialmente de muchos de la actual generación de Obispos.

Bajo el manto de nuestra madre inmaculada, María Santísima de Coromoto, llegaron los Padres Eudistas hace 90 años a nuestra patria, para realizar una extraordinaria labor ‘formando y evangelizando’, como afirma el acertado lema de este año jubilar”, dijo el Cardenal Urosa durante una eucaristía que presidió en compañía de miembros de la Congregación, para dar gracias a Dios por este hecho.

Desde el principio de su actuación cultivaron las vocaciones criollas, especialmente en la región andina; pero más tarde, los fundadores fueron acompañados por los Padres Alfonso Monsalve, Helímenas Rojo Paredes, Teófilo Briceño, Pedro Nicolás Bermúdez Villamizar, Luis Alfonso Márquez, y Ramón Rivas, para acrecentar su trabajo.

El Purpurado comentó que en 1954, los Padres Eudistas fueron llamados por el Arzobispo de Caracas de la época, Monseñor Rafael Arias Blanco, quien los había conocido en el Seminario de San Cristóbal, para que asumieran la dirección del Seminario de Caracas hasta diciembre del año 1975.

“Guardo un gratísimo recuerdo de esos años, pues tuve el privilegio de ser formado por un selecto grupo de sacerdotes realmente insignes, consagrados a Dios, de una entrega total a la Iglesia, de gran virtud y ciencia, que dejaron honda huella en los sacerdotes que fuimos sus alumnos, muchos de los cuales hemos sido llamados al ministerio episcopal”, dijo.

De igual manera el Cardenal Urosa precisó que dieciocho de los actuales Obispos venezolanos fueron formados total o parcialmente por los eudistas en el Seminario de Santa Rosa de Lima de Caracas, y uno más, en Mérida.

Por su parte, Monseñor Porras Cardozo ha comentado que el honor de llevar a cabo el inicio de esta acción apostólica en Venezuela corresponde al padre Pedro Buffet, quien se convierte de esta manera en “el primer rector del nuevo seminario menor que bajo la advocación de Santo Tomás de Aquino, abrió sus puertas en tierras andinas”.

El Arzobispo de Mérida ha escrito que los padres eudistas “se afianzaron en el occidente del país, primero en el Táchira, luego en Maracaibo y Mérida, abriendo casa propia de formación en La Grita (1934), en el seminario de Kermaría”.

Sin embargo, explicó: “luego del Concilio Vaticano II (1962-1965) comenzó el traspaso de los seminarios a formadores diocesanos; y, en la actualidad, prácticamente todos los seminarios están en manos del clero secular, ayudados en algunos casos con presencia de formadores religiosos”.

Primer Eudista Venezolano en vías de canonización


Monseñor Miguel Antonio Salas ha sido unos de los Eudistas que ha marcado la vida de buena parte de sacerdotes, obispos y arzobispos de Venezuela. Nació el 29 de septiembre de 1915, en la aldea de Sabana Grande, en La Grita, estado Táchira. Fue ordenado sacerdote el 24 de marzo de 1943; designado Obispo de Calabozo desde 1961 hasta agosto de 1969; y Arzobispo de Mérida desde el 15 de septiembre de 1979 al 5 de diciembre de 1991. Fallece en un accidente automovilístico el 30 de octubre de 2003.

Quienes lo conocimos, veneramos la memoria de ese gran sacerdote, (…) el primer eudista venezolano, cuya causa de canonización ha sido recientemente abierta en Mérida”, dijo de él Urosa Savino.

Igualmente, respecto a este insigne sacerdote, Monseñor Porras Cardozo, expresó: “en mi condición de arzobispo puedo dar fe de la santidad de monseñor Salas porque fue un hombre sencillo, sabio, maestro de sacerdotes y fiel cumplidor de sus deberes, dedicado a su misión pastoral y preocupado por los más necesitados”.

Con motivo del inicio del año centenario de este religioso eudista, el pasado 29 de septiembre hasta la fecha homónima de 2015, actual Arzobispo de Mérida, decretó sea “año centenario del nacimiento de Mons. Miguel Antonio Salas” para que iniciemos con buen pie, bajo el amparo de Jesús y María, el proceso de beatificación de nuestro querido antecesor”. El proceso ha sido avalado por El Vaticano.


En definitiva, al arribar los Eudistas a los noventa años de presencia en Venezuela, “otro de sus carismas, es la misión, toma mayor impulso, y es parte fundamental de su actual acción evangelizadora”, considera Monseñor Baltazar Porras.






VideoBar

Este contenido todavía no está preparado para las conexiones cifradas.