sábado, 20 de diciembre de 2014

Arzobispado de Caracas Brindó Agasajo Navideño a sus Trabajadores



Monseñor Jesús González de Zarate valoró el trabajo que cumple cada empleado de la Iglesia caraqueña y les deseó muchos éxitos durante el año 2015 en unión de familiares y amigos

Ramón Antonio Pérez
@GuardianCatolic

El Arzobispado de Caracas agasajó a sus trabajadores con un Almuerzo Navideño y la entrega de algunos presentes como parte del tradicional encuentro que para estas fechas, previas a la Navidad, les organiza el Cardenal Jorge Urosa Savino, actividad que se realizó en la Parroquia “San Benito Abad”, el viernes 19 de diciembre.


Aunque en esta ocasión el Arzobispo de Caracas no pudo asistir debido a otros compromisos, se le recordó muy gratamente por intermedio de Monseñor Jesús González de Zárate, quien presentó sus saludos para tan especial fecha, y además, entregó a cada empleado una Tarjeta Especial de Navidad y algunos presentes.

En el Almuerzo Navideño también estuvieron presentes los Obispos Auxiliares: Monseñor Tulio Luis Ramírez Padilla; Monseñor José Trinidad Fernández y Monseñor Nicolás Bermúdez (Emérito). Igualmente asistieron Monseñor Adán Ramírez Ortiz, canciller de la Curia, junto al vice canciller, padre Antonio Abeijón y el Vicario Judicial padre Miguel Acevedo. Entretanto, el padre Alexander Mendonça fungía de anfitrión  al lado del párroco del lugar, Luis Armando Varón. 

"Que el Señor conceda a todos Ustedes una Navidad muy útil, de renovación cristiana y religiosa, de encuentro con Dios y con los demás", es el mensaje navideño 2014 contenido en la Tarjeta que remitió del Cardenal Urosa.


Por su parte, Monseñor González de Zárate valoró el trabajo que cumple cada uno de los empleados del Arzobispado de Caracas, y deseó lo mejor para el venidero 2015 en unión de los familiares y amigos.

Luego del brindis, la comida y las entregas del Pan y Vino como presentes a cada uno de los trabajadores, se rezó una hermosa oración al Niño Jesús, recitada a viva voz y con entusiasmo:

“Bendíceme, Niño Jesús y ruega por mi sin cesar,
Aleja de mí hoy y siempre el pecado
Si tropiezo, tiende tu mano hacia mí
Si cien veces caigo, cien veces levántame
Si me dejas, Niño, ¿Qué será de mí?
En los peligros del mundo asísteme
Quiero vivir y morir bajo tu manto
Quiero que mi vida te haga sonreír
Mírame con compasión, no me dejes Jesús mío
Y, al final, sal a recibirme y llévame junto a Ti

Tu bendición me acompañe hoy y siempre. 
Amén”.






VideoBar

Este contenido todavía no está preparado para las conexiones cifradas.