viernes, 23 de junio de 2017

El Tocuyo suplicó a San Antonio por la paz de Venezuela con su Tamunangue


El padre Jesús Martínez exhortó a los devotos de San Antonio, rogar por cada uno de los tocuyanos, pero también por Venezuela, que vive tiempos muy difíciles

Ramón Antonio Pérez // @GuardianCatolic
El Tocuyo, 23 de junio de 2017
Más Fotos en Facebook

El mes de junio de 2017 ha sido muy rico en celebraciones religiosas dentro de la Iglesia católica. En este tiempo se han recordado a importantes santos y se han practicado diversas devociones cristianas. La segunda fiesta principal del cristianismo después de la Pascua, Pentecostés, ocurrió el 4 de junio, y de la Santísima Trinidad, fue el día 11.

Entre otras festividades, en junio se disfrutaron de Corpus Cristi (jueves 15 de junio, cumplida el domingo 18) y el Sagrado Corazón de Jesús este virenes 23. El día 24, serán los festejos en honor de San Juan Bautista, y hacia finales del mes (29 de junio), se realiza la festividad de los apóstoles San Pedro y San Pablo.

Pero en este mes también se celebró a San Antonio de Padua, un santo muy querido en el mundo. Su verdadero nombre era Fernando Bullones y nació en Lisboa, Portugal, el 15 de Agosto de 1195. Se hizo religioso franciscano y tras una vida misionera en África decide volver a su tierra. Una tempestad lo llevó a Italia y también fue predicador en Francia. San Antonio muere en Arcelia (Italia) el 13 de Junio de 1231. Es llamado de “Padua” porque predicó en esa ciudad italiana.

Celebrando la memoria de San Antonio…


Venezuela, como el resto del mundo, también recordó a San Antonio de Padua, en un contexto en el que el milagro de dar de comer los panes de su comunidad franciscana a un grupo de hambrientos, se ha convertido en uno de los símbolos más fuertes con que se le conoce en este país de América Latina.

Si bien en Venezuela son varios los templos que llevan su nombre y las poblaciones que lo tienen de santo patrono, es en la ciudad de El Tocuyo, municipio Morán del estado Lara, donde además de los milagros vinculados a la comida, se le venera con un baile típico llamado Tamunangue o Sones de Negros, cuyo origen proviene de los esclavos africanos que llegaron a tierras venezolanas durante el período colonial, y se hicieron sus devotos para ocultar su fe ancestral.

Con varios días de antelación al 13 de junio, en El Tocuyo se organiza la celebración del santo. La noche del 12 se hacen velorios. El punto culminante es la misa matutina de ese día 13 con aires de solemnidad y que este 2017 comenzó a las 7:30 am, en la parroquia San Francisco de Asís. 

El padre Jesús Martínez celebró esta misa por primera vez en su condición de párroco, y describió a San Antonio, como “el santo más conocido en el mundo”.

Desde muy temprano, tocuyanos de todas las barriadas y caseríos aledaños se dieron cita en el templo. Las mujeres y niñas estaban adornadas con largos y floreados vestidos o faldas, y casi todas llevaron una flor en sus cabelleras. 

El normativo del Tamunangue contempla que las mujeres deben bailar con esa vestimenta, con lo cual les está prohibido hacerlo en pantalones.

Los hombres vistieron de liquiliqui color crema y sombrero de pelo é guama. Otros lucieron su pantalón con una franela blanca de mangas largas y sombrero de palma. Portaban sus instrumentos musicales: cuatro, maracas, quinto y tambor; y además, empuñaban garrotes encabullados o varas que luego usan para bailar.

San Antonio desde sus cenizas…
La imagen de San Antonio estaba colocada al lado derecho del templo entrando desde la calle. De aspecto joven, el ornato del santo le hacía lucir impecable con su Niño Jesús en brazos. 

Varios tocuyanos entre estos el profesor Benigno Antonio Pargas, recordaron que esta imagen es nueva ya que la más antigua fue consumida por las llamas en junio de 2012, a raíz de un accidente a consecuencia de una vela que erróneamente fue colocada en su pedestal.

De aquella tradicional imagen que contaba con más de cuatrocientos años, solo quedaron las cenizas, decían con tristeza. Se mandó a elaborar una primera imagen sustituta pero no contó con el visto bueno de la población. La segunda imagen es la actual y sí cuenta con el cariño de los tocuyanos, aunque muchos devotos y feligreses todavía añoran la vieja imagen que ya no existe.

Este 13 de junio de 2017, cerca de San Antonio se encontraba un ensamble de músicos en su mayoría mujeres. La agrupación Expresión Morandina, que para la fecha cumplió treinta años de vida artística, contaba con la directora musical Xiomara Sánchez que el día anterior explicó al redactor las reglas y el contenido del Tamunangue, sus siete sones y “La Batalla”. 

También estaban Griselda Yépez, Zuleima Tovar, Isabel Colmenares, María Belén Garmendia, Rosario Ramos, Gioconda Ramos. El profesor Rafael Pargas las acompañó con su Quinto.

Frente a la imagen se encontraba Carlos Yépez, conocido como “El Pariente”, quien es el capitán de los tamunangueros. Junto a él destacan María del Valle Alvarado, José Argenis Torrealba y otros golperos. El contagioso ritmo de la Misa Tocuyana llenó de alegría el templo dedicado a San Francisco de Asís.

La homilía del Padre Jesús Martínez

Es la primera vez que participo con ustedes”, dijo el Padre Jesús al comienzo de su homilía. 

Agregó que "esperaba con ansias este día, en el que pudiese ver a reunido a todo el pueblo tocuyano y morandino, a feligreses y devotos del estado Lara y de Venezuela que nos visitan, con del deseo de honrar y alabar a Dios”.

Aseguró que la fiesta de San Antonio está revestida de todo un ambiente cultural, festivo, de mucho canto, alegría y regocijo; pero también y no menos, en esta fecha, ha de ser, una fiesta religiosa. 

Estamos celebrando la memoria de un santo, no de un hombre cualquiera (…) la memoria de un hombre que fue fiel a Dios toda su vida; un hombre que fue capaz de entregar toda su vida a Dios y a la predicación del Evangelio”, dijo el padre Martínez.

Recordó que San Antonio de Padua tenía una facilidad de palabras muy grande y un don de predicación únicos. “Por eso era capaz de llegar al corazón de los hombres, tanto así que después de muchos años todavía sigue llegando al corazón de ustedes”, expresó ante los fieles que atentos le escuchaban.

Cada gesto festivo una súplica a Dios

El sacerdote pidió a los devotos que el ambiente festivo se convierta en un momento de oración sino de oración por las necesidades y por paz de Venezuela. 

Sabemos todos que estamos viviendo tiempos muy difíciles; sabemos todos que estamos en muchos aspectos de nuestras vidas pasando trabajo. Estamos pasando necesidades y esto a nadie se lo podemos esconder. Y de esto nadie es inocente y ajeno”, pronunció.

Por eso hoy queremos, a los pies de San Antonio, pedirles por cada uno de nosotros, queremos pedirle por nuestra patria, por nuestro país. Queremos pedirle por todos los venezolanos”, dijo en el abarrotado templo.

Respecto a San Antonio dijo que era un hombre de sensibilidad social y de una caridad muy grande que no le importaba dar de lo suyo para poder ayudar a quien más lo necesitaba. “Nunca le dio un ¡no! a nadie cuando le demandaban un consejo o ayuda material”, expresó convencido de la bondad del santo.

El padre Jesús Martínez reiteró su llamado a los fieles devotos de San Antonio para que durante los festejos y la procesión, para que estos gestos se convirtieran en oración. “Que cada canto que hagan, que cada Tamunangue que bailen, que cada alpargata que suene en el suelo y cada garrote que choque, sea un signo de una súplica al Señor”, acotó Jesús Martínez.

Las ofrendas por Venezuela

La parte correspondiente al ofertorio de la misa estuvo compuesta de muchos significados. 

Tal vez la más emblemática fue la entrega de la Bandera Nacional, por parte de dos jóvenes acompañados de una tercera que con su violín interpretaba la canción “Venezuela”, siendo colocada debajo de la imagen principal de San Antonio. 

También se ofreció una cesta de alimentos y varias canastas de “panes de San Antonio” que luego fueron bendecidos por el sacerdote al terminar la misa. Una familia, en nombre de los tocuyanos, fue presentada ante el altar: padre, madre, hijos y abuelos recibieron la bendición del sacerdote.

Muy emocionado el padre Jesús Martínez recibió la ofenda de los instrumentos musicales representativos de la región. Entre estos iba un cuatro destinado a su persona cuyo ademán de toque hizo ante los fieles generando alegría. 

Dos niños cruzaron el pasillo central de la Iglesia bailando “La bella…” al ritmo del Tamunangue, hasta llegar al altar. “El Pariente” sumó su Cuatro al conocido canto.


A recorrer las calles. - La misa terminó, pero apenas comenzaba la procesión con San Antonio. Una de las paradas obligatorias ocurre en la plazoleta Pablo Rodríguez, “La Ñema”, ubicada en la avenida Lisandro Alvarado, quien fue el fundador de la agrupación local “Los Golperos del Tocuyo”, en su momento definido por uno de sus integrantes como “Los Beatles” de esta población.

Luego prosiguieron hacia otros lugares como el asilo “San Antonio”, donde se realizaba una vendimia pro fondos de su sostenimiento. Con sus cantos recorrieron varios sitios de la ciudad donde había imágenes de San Antonio, mientras algunas familias repartían los famosos panes en su honor. Otros, organizaron y repartieron mondongos de chivo y compartían tragos de cocuy.

Ah mi padre San Antonio, dónde está que no lo veo”, cantaban los golperos con “El Pariente” que seguía encabezando la procesión. “Adorar, adorar, adorar a San Antonio… Adorar, adorar, adorar, adorar a San Antonio”, repetían sin cansancio los tocuyanos. 

El retorno de la imagen a la iglesia San Francisco fue en horas de la tarde, pero la fiesta siguió hasta bien entrada la noche, orgullosos de cumplir con sus diversas promesas, y añorando el próximo 13 de junio.






Expresión Morandina entregó un CD al periodista ramón Antonio Pérez en recuerdo de esta visita a la ciudad de El Tocuyo y por haber compartido con ellas la Misa Tocuyana durante la festividad de San Antonio de Padua....



VideoBar

Este contenido todavía no está preparado para las conexiones cifradas.