martes, 29 de noviembre de 2016

El Nazareno de San Pablo recorrió el centro de Caracas para clausurar Año de la Misericordia



La Basílica Teresa de Caracas organizó una procesión con el Nazareno de San Pablo para clausurar el Año de la Misericordia y dar la bienvenida al Tiempo de Adviento

Ramón Antonio Pérez // @GuardianCatolic
Fotos en Facebook

“Nazareno de San Pablo, te doy gracias mi Señor, por haber escuchado mis ruegos, y concederme tu gran favor. Vuelve siempre tu rostro piadoso a tu pueblo santo que cree en ti Señor. Y aunque hoy regresas a tu lugar quedas cerca de mi corazón”.

Con este coro, interpretado por primera vez de manera pública por el Ministerio de Música de la Basílica Santa Teresa de Caracas, se procedió el pasado 27 de noviembre, primer Domingo de Adviento, a honrar al Nazareno de San Pablo, en la clausura del Año Jubilar de la Misericordia en esta parroquia de la Arquidiócesis de Caracas.

La canción recibió buena acogida entre los fieles que, apegados a un volante repartido en la basílica, se sumaron con fuerza al estribillo haciendo resonar los distintos rincones del espacio religioso que cobija a la imagen más venerada de Caracas.

“Quédate con nosotros”, fue compuesta por Richard López, director musical de la basílica, informó Zuleyma González, integrante del coro parroquial.

Pero hubo una sorpresa más: durante el recorrido que la imagen hizo a los sectores de las parroquias Santa Rosalía y Santa Teresa, fueron acompañados por la Banda de Música Sacra de esta iglesia, que también por primera vez hizo sonar el trombón, el saxo, los redoblantes, platillos y el bombo durante los pasos del milagroso Nazareno también conocido como El Limonero del Señor.

Efectivamente, no era el tradicional Miércoles Santo, pero durante este Primer Domingo de Adviento la feligresía se contagió y llenó el templo con la misma devoción de siempre, para participar de la eucaristía que presidió el párroco del lugar, monseñor Henry William Padilla.

El sacerdote hizo un llamado a “abrir el corazón a las posibilidades de Dios, que son infinitas”, según dijo, “para mantener la alegría y la esperanza en medio de las dificultades”. Igualmente señaló que “Jesús debe nacer en el corazón de los venezolanos”.

De esta manera, la Basílica de Santa Teresa clausuró el Año Jubilar de la Misericordia convocado por el Papa Francisco y que cerró el pasado 20 de noviembre, con una procesión de la emblemática imagen del Nazareno que durante 2016 se colocó frente al altar para que estuviera más cerca de los fieles.


Junto a la Cofradía de cargadores del Nazareno de San Pablo, se sumaron con sus respectivos uniformes, los cargadores provenientes de varias parroquias y cofradías de Antímano, Chacao, San Judas Tadeo, Guarenas y de la parroquia San Juan, para portar con alegría sobre sus hombros a la emblemática imagen que esta vez no fue decorada con orquídeas sino con bromelias, aves del paraíso y girasoles, según informaron los organizadores.

Aproximadamente a las 3 y 15 de la tarde, en medio de aplausos y bajo los acordes de “Quédate con nosotros”, la imagen fue subida a su nicho donde permanecerá hasta la venidera Semana Santa de 2017, aunque antes la feligresía esperará que “verdaderamente el Niño Jesús nazca en el corazón de cada uno de los venezolanos” como pedía reiteradamente monseñor William Padilla.


En las redes sociales, los feligreses también expresaron su fe, alentando la actividad y agradeciendo al párroco por esta iniciativa que se convirtió en una acción evangelizadora.

Comentarios
Zuleima Gonzalez Bellisimo reportaje.... excelente. Dios le bendiga Ramón Antonio Pérez... que el NAZARENO DE SAN PABLO guíe sus pasos. Mil gracias.

Imágenes de la clausura del Año Jubilar con la procesión del Nazareno de San Pablo. Cortesía de
 

VideoBar

Este contenido todavía no está preparado para las conexiones cifradas.