viernes, 10 de junio de 2016

Venezuela: Médicos piden al Papa que ayude a ingresar medicamentos, publica @AleteiaES





Confiamos en que el corazón de los gobernantes no sea tan duro como para mantener la prohibición de la entrada de las ayudas que nos ofrecen”, dijo Rafael Ramón Conde Alfonzo, obispo de Maracay, Venezuela, al recibir a un grupo de médicos de la entidad quienes pidieron la mediación del Papa Francisco “para solicitar ante el gobierno abrir un canal humanitario y resolver la crisis de salud”.

Actualmente el área de salud es uno de los estamentos que con mayor rigor sufre la crisis humanitaria que se vive en el país bolivariano. 

Dispensarios, módulos de barrio adentro y los centros médicos públicos y privados no escapan a la falta de medicamentos, tan necesarios para preservar la salud y la vida de los venezolanos.   


En ese sentido, el traumatólogo Martín Graterol, entregó un documento al obispo de Maracay y expresó sus deseos de que el Santo Padre interceda ante el gobierno de Nicolás maduro en favor de los pacientes en Venezuela, y se pueda solucionar “el grave problema de la falta de suministros médicos que tenemos en los hospitales”.

Monseñor Rafael Conde destacó que el problema se resolvería si el gobierno permite que estos fármacos pudieran entrar al país, “ya que hasta ahora el obstáculo ha sido la prohibición del gobierno a aceptar la ayuda exterior”.

De igual manera, definió la situación de la salud en Venezuela como “muy desagradable”, y recordó que Cáritas quiere actuar como un instrumento de mediación, para que los recursos necesarios lleguen al país y sean distribuidos de manera uniforme en función de las necesidades y bajo un control efectivo.

Iglesia solidaria con médicos en huelga

La situación de la salud en Venezuela, ha llegado a niveles de extrema necesidad que el pasado 23 de mayo, por primera vez en la historia de la región andina, seis médicos residentes del Hospital Universitario de Los Andes (HULA), se declararon en huelga de hambre para exigir mejoras en el sistema de salud de Mérida y del país en general.

La huelga fue realizada por los jefes de áreas del centro médico: Cristian Pino, Miguel Cancicni, Rafael Villegas, David Maciñeiras, Carlos Sandoval y Carlos Hidalgo, quienes denunciaron “el agotamiento de los recursos a nivel regional”, además de que como profesionales  han sido criminalizados “a través de la vocería de las autoridades”.

Aunque el ayuno duró 130 horas, el contundente mensaje de los manifestantes demostró, una vez más, la cercanía de la iglesia con los médicos y enfermos del país.

Fue así como el padre Luis Enrique Rojas, conocido como “Padre Kike”, párroco de la Catedral de Mérida; Reinaldo Muñoz, de la parroquia universitaria; Luis Sánchez, de San Miguel Arcángel de El Llano; y el diacono Jesús Morán, los acompañaron y oraron por los médicos y enfermos, rogando por la pronta solución la grave crisis en el país.

“El objetivo de nuestra visita fue instar a nuestros queridos hermanos médicos a no llegar a extremos donde se vean comprometidas sus vidas y su salud”, expresó el Padre Kike, destacando que es de admirar la actitud heroica  en todo el país, pero “Venezuela los necesita de pie luchando por nuestros derechos”.

Las buenas relaciones de la iglesia católica con el gremio médico de Venezuela no son nuevas. Desde siempre, ambos sectores han trabajado unidos a sabiendas de que es un servicio imprescindible para los enfermos, especialmente entre los más necesitados.


Fotos: OPA Mérida



VideoBar

Este contenido todavía no está preparado para las conexiones cifradas.