viernes, 29 de abril de 2016

Monseñor Ubaldo Santana pide “no caer en la tentación de la violencia”


Con motivo del Cincuentenario de la Arquidiócesis de Maracaibo, el arzobispo expresó su total acuerdo y solidaridad con el documento emitido por la Conferencia Episcopal Venezolana

Ramón Antonio Pérez / @GuardianCatolic
Rena Aguirre / Prensa Arquidiócesis de Maracaibo

Maracaibo, 29 de abril de 2016.- Monseñor Ubaldo Ramón Santana Sequera, expresó que el proceso de recolección de firmas para la solicitud del referendo revocatorio, “hay que respetarlo, pues los que puedan estar descontentos con las gestiones gubernamentales, tienen un maravilloso mecanismo constitucional que les permite revocar su mandato”.

Las palabras de Santana se produjeron este 28 de abril durante una rueda de prensa que ofreció junto al obispo auxiliar Ángel Caraballo y el padre Nedward Andrade, con motivo del Cincuentenario de la Arquidiócesis de Maracaibo, en la que invitó a la feligresía zuliana para esta celebración.

Dice la nota emanada de la arquidiócesis marabina que aprovechó la ocasión para hacer mención de su total acuerdo y solidaridad con el documento de la Conferencia Episcopal Venezolana, sobre la “grave situación que atraviesa el país”.

“Quiero decir que como Arzobispo, y conjuntamente con Monseñor Ángel, nos solidarizamos plenamente con el espíritu y contenido de este documento, y para hacernos más solidarios y concretos, he querido redactar también un comunicado que se hará público este fin de semana, porque considero que desde el Zulia hay algunas implicaciones y algunos puntos importantes que conviene que desde nuestra región y desde nuestra Iglesia tomemos muy en cuenta”, aseguró el pastor.

“Quisiera sobre este documento recalcar el gran deseo que tiene la CEV de expresar lo que llevamos los obispos en el corazón, que hacemos nuestras las angustias del pueblo, del cual somos servidores”, apuntó.

De igual manera, sostuvo que los obispos han querido “con este texto entrar en una profunda empatía con Jesucristo, así como a Él se le conmocionaban las entrañas cuando veía el sufrimiento del pueblo que lo seguía”.

“Aquí hay un llamado muy claro a que no caigamos en la tentación de la violencia, ni del miedo ni de la desesperación, porque esto también representa un grave peligro para la democracia”, expresó.
Para Ubaldo Santana es “importantísimo este llamado que hacemos a los que tienen la responsabilidad de escuchar el clamor, la voz del pueblo y tratar de entender en esas voces las grandes necesidades que tienen”

En consecuencia, manifestó “un rechazo total al bachaqueo y a la corrupción que pueda estar detrás de todos estos males”.

Considera que la solución a los problemas que atraviesa el país, “dependen de todos, cada uno tiene su responsabilidad propia y nadie puede eludir la suya, aquí en Venezuela no pueden haber entes pasivos y entes activos, unos que hagan y otros que no hagan más allá de las tribulaciones que pasamos, que son grandes, tenemos que sacar la grandeza de ánimo que debe anidarse en el corazón de hombres y mujeres que quieren al país”.

Llamado a la paz


Indicó que en el comunicado, los obispos piden “que se le autorice a los organismos de la Iglesia y también a otros organismos religiosos y confesiones cristianas que están deseosos de trabajar, a que puedan importar alimentos, medicinas y otros insumos necesarios para ayudar en palear aunque sea parcialmente esta situación de la falta de estos insumos”.

Recalcó que se “hace un llamado a no matar, a no tomar la justicia por sus manos y a fortalecer la cultura por la paz. Y también se le pide a los poderes públicos la cultura del encuentro, fomentar el diálogo y buscar juntos soluciones que el pueblo reclama”.


Con relación a la Ley de Amnistías dijo que “es un clamor nacional e internacional y una contribución a la distensión social. Eso lo clama y necesita el país”. 

Finalmente pidió reconocimiento a la autoridad de la Asamblea Nacional, “ya que descansa sobre la voluntad de un amplio espectro del pueblo venezolano”.

Un poco de historia

Esta Iglesia particular fue erigida el 28 de julio de 1897 por decisión del Papa León XIII como Diócesis del Zulia, para luego denominarse Diócesis de Maracaibo y finalmente ser elevada mediante la ejecución de la Bula “Regimine Suscepto” de Su Santidad Papa Paulo VI, fechada el 30 de abril de 1966, a la más alta categoría a la que puede llegar una Iglesia local: la de Metropolitana, rango concedido a las jurisdicciones eclesiásticas que se destacan por su venerada antigüedad o el vigor y desarrollo de su vida cristiana.

De esta originaria Diócesis del Zulia han salido tres circunscripciones eclesiásticas que hoy son sufragáneas: la Diócesis de Cabimas, la Diócesis de Machiques y la Diócesis del Vigía-San Carlos, y durante estos 50 años ha contado con la guía pastoral de tres Arzobispos: Monseñor Domingo Roa Pérez, Monseñor Ramón Ovidio Pérez Morales, y en la actualidad, Monseñor Ubaldo Santana.




VideoBar

Este contenido todavía no está preparado para las conexiones cifradas.