domingo, 14 de febrero de 2016

Monseñor Raúl Biord recibió la Cruz del Nazareno de San Pablo invitando a ser misericordiosos

 
“La Cruz un símbolo de fe de nuestro pueblo”, dijo el Obispo de La Guaira.
El Miércoles de Ceniza en la Plaza Mayor de Catia la Mar, miles de feligreses diron la bienvenida a la Cruz del Nazareno de San Pablo que peregrinará en Vargas hasta el Viernes de Concilio, es decir, hasta el 18 de marzo de este año

Ramón Antonio Pérez / @GuardianCatolic
Laura Beatriz De Stefano Troncone

Caracas, 14 de febrero de 2016.-Esta cuaresma nos invita a ser misericordiosos, a vivir atentos a los problemas de los demás y a derribar las cadenas que nos separan como pueblo”. Este fue el exhorto que hizo monseñor Raúl Biord Castillo, obispo de La Guaira, durante la eucaristía del Miércoles de Ceniza, en la Plaza Mayor de Catia la Mar, donde miles de feligreses dieron la bienvenida a la Cruz del Nazareno de San Pablo, procedente de la Basílica Santa Teresa de Caracas.

 El obispo recordó que la misericordia es sufrir por los que padecen. 

No es una idea abstracta, proviene de lo más íntimo”, dijo. “El Señor es un Dios compasivo y misericordioso, lento a la ira y rico en misericordia y fidelidad. Mantiene su misericordia hasta la milésima generación (Éx 34,6-7). Preguntémonos qué podemos hacer por los demás en esta cuaresma”, manifestó monseñor Biord Castillo.

Se mostró feliz por la visita de la cruz, símbolo de fe para todo el pueblo, porque su presencia en estos momentos difíciles representa un aliento de esperanza y fortaleza. 

Biord invitó “a cargar nuestra cruz y las de los demás en este vía crucis de camino a la resurrección, y a hacer de la Iglesia la casa de la misericordia gratuita”. También “a dejar a un lado el egoísmo y el aislamiento”, según expresó en la homilía.

Resaltó que la Cruz visitó por primera al estado Vargas en el año 2000, cuando el cardenal Ignacio Velasco la trajo a pocos meses de la tragedia.

El Nazareno de San Pablo caminó con su pueblo entre las ruinas del deslave, a darnos esperanza para la construcción del estado. Fue recibido con mucho cariño, porque su cruz nos dice de su presencia entre nosotros”, refiere la nota enviada.  

El obispo de La Guaira dijo que con la imposición de las cenizas comenzamos la cuaresma. Es decir iniciamos un camino de preparación personal y comunitaria hacia la Pascua del Señor. “Toda la vida es una peregrinación hacia Dios”, acotó.

Felicitó a los sacerdotes de la Zona Pastoral de Catia la Mar por unirse en esta gran celebración eucarística. 

“Me confirma que participamos en la misma Iglesia y que no nos da vergüenza nuestra fe, lo vemos con esta gran convocatoria en la plaza”.

Vestir al desnudo

La Santa Misa fue concelebrada por el obispo emérito de Machiques, monseñor Ramiro Díaz, y los sacerdotes de las nueve parroquias eclesiásticas del sector oeste de Vargas, quienes decidieron poner en práctica la obra de misericordia de vestir al desnudo. Por tal motivo, activaron la recolección de ropa, especialmente lencería, ofrenda que entregarán a los hospitales y geriátricos.

La liturgia se inició con la procesión de la cruz desde la iglesia Sagrado Corazón de Jesús hasta la plaza, donde Luis Efraín González, miembro de la única cofradía del Nazareno en la región, la recibió. En su recorrido, estuvo acompañada por los monseñores Raúl Biord y Ramiro Díaz, y por nueve párrocos. 

En la imposición de las cenizas, las religiosas entregaron a los feligreses una obra de misericordia espiritual como la de alimentar al hambriento, consolar al afligido, pedir por las ánimas, visitar a los enfermos, dar de beber al sediento, entre otras.

Arrancan las jornadas de reconciliación

Desde el 13 de febrero hasta el 17 de marzo la Cruz recorrerá las iglesias en unas jornadas de reconciliación con el Señor. Durante esas semanas, los sacerdotes conferirán el sacramento de la confesión, explica la nota de prensa.


La Cruz podrá ser venerada en las parroquias “San Miguel Arcángel” de Vista al Mar, “María Auxiliadora” de Las Tunitas, “San José Obrero” de Mamo, “Nuestra Señora del Carmen” de la Soublette, “Nuestra Señora de La Misericordia” de Playa Grande, “Beata María de San José” de Mirabal, “Virgen del Valle” de Zamora, “Nuestra Señora de Coromoto” de Guaracarumbo y “Sagrado Corazón de Jesús” de La Páez.







VideoBar

Este contenido todavía no está preparado para las conexiones cifradas.