miércoles, 20 de enero de 2016

PUBLICA @AleteiaES: ¿Quién paga la visita del Papa a México?


Que no te engañen...Todos los acontecimientos en los que participe el Papa Francisco serán totalmente gratuitos

México, el segundo país con mayor número de católicos del mundo, tiene una gran duda sobre los gastos de la visita papal al país, misma que se realizará del 12 al 17 de febrero de este 2016.Publicaciones sesgadas ponen precio a la palabra del Papa. Pero, ¿tiene precio?
El valor de la visita a México de Francisco es incalculable. Basta recordar que es un país con 40 mil desaparecidos, con una guerra interna del narcotráfico que ya alcanza los 80 mil muertos y con altos índices de impunidad, en el que 95 de cada 100 crímenes quedan sin investigar.
Los informes, sin mucho fundamento, hablan de que la visita de Francisco “es muy costosa”. Algo así como 36 mil pesos por minuto en lugares como Ciudad Juárez. Pero en la frontera, el Papa definirá la propuesta de la Iglesia católica en torno a los migrantes y refugiados. De cara a Estados Unidos, y ¿por qué no? a los resabios xenófobos de gente como Donald Trump.

Desde luego, como en las cinco visitas de san Juan Pablo II o en la que hizo Benedicto XVI, son las empresas y el gobierno de México quienes pagan este gran despliegue de logística, difusión y seguridad que implica una visita papal. El resto es trabajo voluntario.

Miles y miles de jóvenes formarán las vallas de seguridad y de contención de la multitud en los recorridos papales tanto en la Ciudad de México como en Ecatepec, Tuxtla Gutiérrez, San Cristóbal de las Casas, Morelia como en Ciudad Juárez. Cientos de miles serán voluntarios. Por las ganas de ver al Papa, de escucharlo, de tener su testimonio.

Lo importante son los jóvenes

Con el lema “Misionero de misericordia y paz” el Papa Francisco visitará México del 12 al 17 de febrero “para testimoniar a Jesucristo, rostro de la misericordia de Dios, confirmar a los católicos en la fe, la esperanza y el amor, y para compartir a los hombres y mujeres de buena voluntad aquellos valores que hacen posible edificar una vida, una familia y una sociedad en donde todos podamos alcanzar un desarrollo integral y una vida en paz”, ha escrito en un comunicado la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM).

En las reuniones de trabajo previas a la visita papal se destacó la importancia de la juventud mexicana para apoyar voluntariamente en la organización de las vallas y los eventos. El apoyo de la juventud es factible ya que, según la Encuesta Nacional de la Dinámica Demográfica 2014, 50 por ciento de la población en México tiene 27 años de edad o menos, y el 83 por ciento de los jóvenes entre 12 y 29 años se declaran católicos.

“Por eso, un momento muy significativo de la visita será el encuentro del Papa con la juventud mexicana, el 16 de febrero a las cuatro de la tarde en el estadio José María Morelos y Pavón de Morelia, en el que también podrán participar jóvenes que no son cercanos a la Iglesia o no forman parte de ella.

Finalmente, hay que recordar que todos los acontecimientos en los que participe el Papa Francisco serán totalmente gratuitos. Muchos corruptos –que los hay en México, por desgracia—han querido lucrar con esta visita: pero la Conferencia del Episcopado Mexicano ha dicho de manera contundente que nadie debe dejarse engañar. Ni el Papa gana dinero, ni la Iglesia mexicana dispone de dinero para la visita.

Todo es gratuito 

Entre los avances que se han registrado en los últimos días, informa el Comité Organizador, está el diseño de los boletos para las misas y eventos, los cuales tendrán, además de la leyenda “GRATUITO”, algunos candados de seguridad e indicaciones respecto de los accesos, horarios de ingreso y lo que no está permitido portar.


Ha comenzado el proceso de su impresión y serán entregados a finales de enero a los obispos de las 93 diócesis de México para que cada uno los distribuya en su respectiva de la manera que considere oportuna, procurando incluir también a quienes no participan en la Iglesia.


VideoBar

Este contenido todavía no está preparado para las conexiones cifradas.