jueves, 26 de febrero de 2015

Cardenal Urosa deplora asesinato de jóvenes y exige se prohíba uso de armas letales en Venezuela


¡Basta de violencia asesina!”, es el clamor de la Iglesia católica venezolana, en defensa de la vida de los más jóvenes

Ramón Antonio Pérez 
@GuardianCatolic

Caracas, 26 de febrero de 2015.- El Cardenal Jorge Urosa Savino hizo un llamado al gobierno nacional a que “prohíba el uso de armas letales para controlar manifestaciones”, y exigió “sanción para los culpables”, tanto del asesinato del adolescente de 14 años,  como de otros jóvenes estudiantes, víctimas de funcionarios policiales y de la “violencia asesina”.

Así lo pidió en un comunicado, que este 26 de febrero difundió en unión de los Obispos Auxiliares de Caracas. “Deploramos de todo corazón los recientes asesinatos de varios jóvenes en Táchira, Zulia y en Caracas, 2 de ellos por funcionarios de seguridad del Estado”, dijo el Arzobispo de capital venezolana.

De igual manera, acota en el documento sus condolencias a los familiares de los jóvenes asesinados. “Manifestamos nuestras condolencias a las familias de los jóvenes asesinados. Exigimos sanción para los culpables, y que se prohíba el uso de  armas letales para controlar  manifestaciones”.

El Cardenal Urosa, quien es también presidente honorario de la Conferencia Episcopal Venezolana, apoyado en un documento emitido por esta institución el 12 de enero de este año, considera que la situación de violencia es consecuencia de una crisis moral.

Las graves dificultades que padecemos surgen, entre otras cosas, de una profunda crisis moral,  una crisis “de valores, actitudes, motivaciones y conductas, que es preciso corregir”, recuerda el Purpurado.

Luego, añade: “Tenemos que superar actitudes como el afán de riqueza fácil y la corrupción, la soberbia política, la prepotencia y el ansia del poder, el egoísmo, la pereza, el odio y  la violencia. Y hemos de  rescatar los principios de legalidad, legitimidad y moralidad que sustentan el  entramado de la convivencia social”.

El Cardenal recuerda que como pastores de la Iglesia en Venezuela, han hecho “llamado a la conversión moral, y al cumplimiento de los Mandamientos de la Ley de Dios (…) La grave crisis nacional no será resuelta sin una renovación moral y espiritual  que lleve a líneas concretas de acción”. Por tanto, considera que “la renovación moral implica el rechazo a la violencia y la determinación a trabajar por la paz”.

En un clamor contenido en el documento, expresó: “¡Basta de violencia asesina!”. Finalmente, invitó a los venezolanos a que “oremos a Dios para superar estos momentos de violencia, y trabajemos por una pacífica convivencia social”.


El 22 de febrero, al culminar la VI Caminata de Juventud Arquidiocesana, el Cardenal Urosa había denunciado la muerte de tres jóvenes en el estado Táchira: “Dos de ellos que estaban desaparecidos, aparecieron muertos por heridas de bala”: José Daniel Pinto y Alejandro García. “Y un tercero” (Jhon Barreto), “que había desaparecido y apareció muerto con un tiro en la cabeza”. 

La mortal lista también suma a los estudiantes: Yasmi Tovar; Luis Aranyi García; y Gerardo Gabriel Gómez, todos muertos con tiros en la cabeza.




VideoBar

Este contenido todavía no está preparado para las conexiones cifradas.