viernes, 27 de febrero de 2015

PUBLICADO en @AleteiaES - VENEZUELA: Basta de armas y métodos ilegales para reprimir las protestas



“¡Basta de violencia asesina!”, es el clamor de la Iglesia católica venezolana, en defensa de la vida de los jóvenes


Monseñor Mario Moronta Rodríguez, Obispo de la Diócesis de San Cristóbal, en el estado Táchira, Venezuela, pidió “encarecidamente a las autoridades civiles, militares y policiales que no empleen ni métodos ni armamentos contrarios a la legalidad y a la dignidad de los seres humanos”.

Sus palabras están contenidas en un mensaje que difundió el 25 de febrero dirigidas al Presbiterio y al Pueblo de Dios que peregrina en esta iglesia de San Cristóbal, en las que el Obispo repudia la muerte del adolescente de 14 años, Klieverth Roa, ocurrida el martes 24, en las inmediaciones de la Universidad Católica del Táchira, en San Cristóbal, a manos de un funcionario policial que le disparó a la cabeza.

El Prelado denunció que el deber de las autoridades es mantener el orden, apegados a la ley y el respeto a los derechos humanos. Y pidió que quienes “son los causantes de la muerte del joven estudiante y de otros desmanes deben asumir su responsabilidad y ser llevados a los órganos correspondientes de administración de justicia”.

Centrado en la fe, habló de las consecuencias que se viven en una sociedad donde predomina “la muerte moral causada por tanta descomposición, con sus expresiones de droga, prostitución y materialismo”.

Derecho a la protesta y al diálogo


Monseñor Moronta defendió el derecho a la protesta alegando que “es un derecho ciudadano”, y considerando que existen “muchas razones serias y objetivas para ella” en Venezuela; no obstante, estimó que “debe realizarse en los parámetros de la legalidad y debe ser pacífica”.

En consecuencia, pidió a las autoridades “escuchar los clamores de quienes elevan sus voces y leer en ellas las indicaciones, sugerencias y peticiones que se les hace”.

Moronta se mostró a favor del diálogo constructivo entre los venezolanos. “Por ello, siguiendo la invitación del Papa Francisco, nunca hemos de agotar los espacios para el encuentro y el diálogo, el cual ha de ser siempre constructivo y comprometedor para la búsqueda de soluciones y así dar respuestas a las necesidades de todos”.

Como pastor de esta región andina de Venezuela, consideró necesario elevar las oraciones a la Virgen María bajo las advocaciones de la Virgen Dolorosa, y de La Consolación; y especialmente en Cristo Redentor. 

En los momentos de crisis, poner la mirada en los valores del Reino de Dios nos permitirá no sólo superar las dificultades sino, de manera clara y decidida hacer brillar,  de manera continua y cotidiana, la luz de la verdad, la justicia  y la paz, cuya fuente primordial es Cristo Salvador”.



Por su parte, el Arzobispo de Caracas, Cardenal Jorge Urosa Savino hizo un llamado al gobierno nacional a que “prohíba el uso de armas letales para controlar manifestaciones”, y exigió “sanción para los culpables”, tanto del asesinato del adolescente de 14 años, Klieverth Roa como de otros jóvenes estudiantes, víctimas de funcionarios policiales y de la “violencia asesina”.

“Deploramos de todo corazón los recientes asesinatos de varios jóvenes en Táchira, Zulia y en Caracas, 2 de ellos por funcionarios de seguridad del Estado”, dijo. “Exigimos sanción para los culpables, y que se prohíba el uso de  armas letales para controlar  manifestaciones”, señaló el Purpurado de Venezuela.

El 22 de febrero, al culminar la VI Caminata de Juventud Arquidiocesana, el Cardenal Urosa había denunciado la muerte de tres jóvenes en el estado Táchira: “Dos de ellos que estaban desaparecidos, aparecieron muertos por heridas de bala”: José Daniel Pinto y Alejandro García. “Y un tercero” (Jhon Barreto), “que había desaparecido y apareció muerto con un tiro en la cabeza”.


Pero la lista de jóvenes asesinados que conmociona a Venezuela, también suma a los estudiantes: Yasmi Tovar; Luis Aranyi García; y Gerardo Gabriel Gómez, todos muertos con tiros en la cabeza.



VideoBar

Este contenido todavía no está preparado para las conexiones cifradas.