domingo, 6 de julio de 2014

Cardenal Urosa confiere Ordenación Episcopal a Monseñor José Trinidad Fernández

 
El nuevo obispo auxiliar de Caracas forma parte de una familia que reúne a tres sacerdotes merideños. Sus dos hermanos: Marco Antonio y Javier Eliezer, le acompañaron durante la ceremonia, y el primero de ellos formalizó la petición de ordenación episcopal.

Ramón Antonio Pérez
@GuardianCatolic 

Caracas, 06 de junio de 2014.- El Cardenal Jorge Urosa Savino presidió la eucaristía de este domingo 6 de julio, en la Catedral Metropolitana de Caracas, en  la que confirió la ordenación episcopal al nuevo obispo auxiliar la ciudad, Monseñor José Trinidad Fernández Angulo, ceremonia en la que estuvo acompañado por el Nuncio Apostólico de Su Santidad en Venezuela, Monseñor Aldo Giordano; el presidente de la Conferencia Episcopal Venezolana, Monseñor Diego Padrón Sánchez; y el arzobispo de Mérida, Monseñor Baltazar Porras Cardozo.

También estuvieron presentes los demás integrantes del Episcopado Venezolano y  los obispos auxiliares de Caracas, ya que este lunes 7 comienza la asamblea ordinaria en su sede en Montalbán. Asistieron más de 130 presbíteros del clero capitalino y seminaristas; además de feligreses caraqueños y merideños que llenaron el templo.


Correspondió al canciller de la Curia Metropolitana, Monseñor Adán Ramírez Ortíz hacer la lectura del mandato apostólico mediante el cual fue nombrado Monseñor José Trinidad Fernández Angulo, “obispo titular de Cerenza y auxiliar de Caracas”.

Luego el Cardenal Urosa procedió dar lectura a su homilía en la que explicó las responsabilidades de los obispos dentro de la Iglesia. 

“La principal tarea nuestra es enseñar el Evangelio, anunciar las maravillas realizadas por Jesús, enseñar la recta doctrina y educar al pueblo de Dios”. Sin embargo, hizo énfasis en la siguiente característica: “Como la gente cree más en el testigo que en el maestro, el obispo además de profeta que anuncia la salvación, está obligado a dar su testimonio de vida de que Jesús es el Señor", dijo.

El Purpurado de Caracas destacó que en esta ciudad hay muchos retos atinentes a la evangelización y la labor pastoral e invitó a Monseñor Trino, a realizar una gran tarea al servicio de los más pobres e intensificar la acción catequética y evangelizadora.

“Tenemos muchos retos, bien lo sabemos quienes ejercemos nuestro ministerio en la capital”, dijo. Luego pasó a detallar los problemas: "la complejidad de la ciudad, la tendencia creciente a la secularización, la ignorancia y la indiferencia religiosa, las duras condiciones de vida de muchos hermanos nuestros, la escasez de agentes de pastoral, la permanente agitación política y la polarización de los caraqueños”. 

El Cardenal exhortó a los pastores “ir hacia afuera, como lo pide el Papa Francisco”.


Durante la ceremonia de ordenación episcopal el Cardenal Jorge Urosa Savino impuso sus manos en la cabeza de Monseñor José Trinidad Fernández, quien se encontraba arrodillado ante él, para consagrarlo como obispo auxiliar de Caracas.

“Dios y Padre de Nuestro Señor Jesucristo, Padre de misericordia y Dios de todo consuelo, que habitas en el cielo y te fijas en los humildes; que lo conoces todo antes de que exista. Tú estableciste normas en tu Iglesia con tu palabra bienhechora. Desde el principio, Tú predestinaste un linaje justo de Abraham; nombraste príncipes y sacerdotes y no dejaste sin ministros tu santuario. Desde el principio del mundo te agrada ser glorificado por tus elegidos”, rezó el Purpurado.

Posteriormente los demás Obispos y el Nuncio Apostólico también fueron colocando sus manos en la cabeza de Monseñor Fernández Angulo. Con las manos extendidas se invocó la fuerza del Espíritu Santo, sobresaliendo la voz del Cardenal Urosa con a siguiente oración: “Infunde ahora sobre este, tu elegido, la fuerza que de ti procede: el espíritu de Gobierno que diste a tu amado Hijo Jesucristo, y Él, a su vez, comunicó a los Santos Apóstoles, quienes establecieron la Iglesia como Santuario tuyo en cada lugar, para gloria y alabanza incesante de tu nombre”.

Luego recibió el Libros de los Evangelios; y las insignias episcopales: anillo, mitra y báculo pastoral; y recorrió las naves de la catedral caraqueña otorgando bendiciones a las persona que tras sus pasos se santiguaban, y a viva voz le felicitaban.

Familia de sacerdotes venezolanos

Monseñor José Trinidad Fernández Angulo, junto a sus hermanos sacerdotes: Marco Antonio y Javier Eliezer; detrás su señora madre, María Dominga Angulo de Fernández y su hermana menor Dalia, junto a otros familiares.
********************************************************
“El padre Trino como familiarmente se le conoce es hijo de familia levítica pues son tres hermanos los que optaron por el sacerdocio ministerial”, escribía recientemente Monseñor Baltazar Porras. Ello quedó evidenciado durante la ceremonia, en cuyos primeros momentos estuvo acompañado de sus dos hermanos sacerdotes: Marco Antonio y Javier Eliezer, con 15 y 7 años de ordenación, respectivamente.

Detrás de ellos, en el primer banco de la feligresía, se encontraban su señora madre, María Dominga Angulo de Fernández y su hermana menor Dalia, junto a otros familiares. La madre relató que desde chicos “recibieron formación religiosa tanto de sus abuelos como en el propio hogar", dijo. 


Comentó que "siempre asistían a la misa y poco a poco se fueron entusiasmando”. “Para mi es una bendición como madre tener tres hijos sacerdotes”, dijo. “Le pido a Dios muchas bendiciones en las responsabilidades de mi hijo que soy se hace obispo”, dijo. 

El padre de Monseñor Trino Fernández, de nombre Isidro, cumplirá próximamente dos años de fallecido, y fue recordado de manera muy especial en esta eucaristía. “Él también se debe sentir feliz en el cielo”, dijo Auxiliadora, integrante de la familia.

El nuevo obispo auxiliar de Caracas, agradeció al Papa Francisco por haberle confiado ser pastor de la Iglesia de Jesucristo en esta ciudad y se comprometió “a predicar el Evangelio en todo tiempo y en todas partes". En su intención de trabajo pastoral lleva el deseo de salir a las comunidades vecinales y parroquiales e invitó a todos para “atrevernos a ir a las periferias que necesitan de la Luz del Evangelio”, dijo.

Monseñor Fernández Angulo es oriundo de la ciudad de Mérida, donde nació el 24 de mayo de 1964. Recibe la ordenación sacerdotal de manos de Monseñor Miguel Antonio Salas, en la catedral de Mérida el 30 de julio de 1989.

Fue director de estudios y vicerrector en el seminario arquidiocesano “San Buenaventura” de Mérida; párroco de San Rafael de Mucuchíes y del Santuario “San Buenaventura”, de Ejido; Formador, Vicerrector y actualmente Rector del Seminarios Interdiocesano “Santa Rosa de Lima”, en Caracas, y además, profesor en el ITER.

El Arzobispo de Caracas recordó que está incardinado a la Arquidiócesis de Mérida, no obstante, con la anuencia de Monseñor Baltazar Porras Cardozo, a quien le agradece el gesto, ha trabajado desde hace más de 15 años en Caracas.







Responso por el Cardenal Velasco y Arzobispos fallecidos

Al finalizar la eucaristía, Monseñor Fernando Castro Aguayo, obispo auxiliar de Caracas, tuvo la responsabilidad de realizar un responso en memoria del Cardenal Ignacio Velasco García quien a la fecha arriba a 11 años de su fallecimiento.

El recordatorio del difunto Cardenal Velasco también fue motivo para orar por los arzobispos de Caracas que han fallecido y que se encuentran enterrados en la Catedral Metropolitana de Caracas.


Integrantes de la Asociación Civil Cavervi, encabezados por la Doctora Nohelia González se sumaron a esta oración elevando sus súplicas al cielo por el eterno descanso de quienes fueron autoridades de la Iglesia caraqueña.




VideoBar

Este contenido todavía no está preparado para las conexiones cifradas.