viernes, 23 de mayo de 2014

Hermana Niuska Reyes Partió al Encuentro del Padre Celestial


Una nota de duelo firmada por el Arzobispo de Caracas, Cardenal Jorge Urosa Savino y los Obispos Auxiliares invitan a los sacerdotes, religiosos y religiosas, y fieles de la Arquidiócesis, a elevar oraciones por el eterno descanso de la "Hermana Niuska", como la conocieron amigos y allegados.

Ramón Antonio Pérez 
@GuardianCatolic 

Caracas, 23 de mayo de 2014.- La Hermana Niuska Guadalupe Reyes Lovera, Sierva del Santísimo Sacramento y directora del Museo Sacro Arquidiocesano de Caracas, falleció el martes, víctima de una enfermedad que le aquejaba hace algún tiempo. La triste noticia se recibió durante el Encuentro de Comunicadores Diocesanos convocado por la Conferencia Episcopal Venezolana del 20 al 22 de mayo. En la misa del miércoles 21, Monseñor William Delgado y demás asistentes elevaros una oración por la Religiosa que también era conductora del programa “A Jesús por María”, en el canal católico TV Familia. De igual manera, una nota de duelo firmada por el Arzobispo de Caracas, Cardenal Jorge Urosa Savino y los Obispos Auxiliares invitan a los sacerdotes, religiosos y religiosas, y fieles de la Arquidiócesis a elevar oraciones por el eterno descanso de la Hermana Niuska, como se le conoció entre sus amigos y llegados. Sus restos fueron velados el 21 de mayo, hasta las 11 p.m. en el noviciado de las Siervas del Santísimo Sacramento, Quinta Emaús, número 24, en la Avenida Arístides Calvani, Los Chorros. Y el sepelio se llevó a cabo en el estado Falcón. RAP.

*************
In Memorian
Por María Elena Mestas

Nacida en Coro, estado Falcón, el 14 de julio de 1950, de las amorosas manos de la santísima Virgen María se abrazó definitivamente a  Jesús, el pasado miércoles 20, Niuska Guadalupe Reyes Lovera, Sierva del Santísimo Sacramento.
Muy digna representante del cristiano hogar formado por sus padres, y magnífica ahijada de bautismo de Monseñor Francisco José Iturriza Guillén, el grande obispo de Coro, tuvo la gracia divina de amar con genuina  predilección, desde temprana edad, los asuntos propios de Dios.
Su espíritu alegre, emprendedor, entusiasta, vital, estaba lleno de entrega a Jesús-hostia, a quien adoraba plenamente y en quien centraba su vida, sus esfuerzos y confianza con absoluta y ejemplar entrega.
Su rostro se  iluminaba de manera particular al hablar de la Santísima Virgen. Era devota guadalupana y amaba fervorosamente a María de Coromoto. ¡No se cansaba de decir que había tanto que hacer por nuestra patrona! Una exposición en su honor queda pendiente.
Demostró una exquisita sensibilidad hacia la música, creando hermosas melodías. En cuanto al arte sacro, cursó estudios superiores de Museología y destacó como permanente defensora de la historia y del patrimonio eclesiástico, describiendo una excelente trayectoria al frente del Museo Arquidiocesano de Caracas, Museo Sacro.
Siempre dispuesta a emprender proyectos, no dejaba de comentar que debían buscarse los recursos para restaurar el museo o para organizar alguna muestra artística. Animosa infatigable de grupos de oración, deseaba con fervor que existieran muchos hogares orantes confiados a María, el camino seguro a Jesús.
Es inmedible el bien que hizo por medio del programa de televisión “A Jesús por María”, que acertadamente conducía en “TV Familia”. Cada episodio favorecía escuchar una preciosa lección de catequesis-oración rebosante de esa sabiduría que distingue a quienes de lleno se sumergen en el mar dulce y cristalino de las cosas propias del Señor.
También enseñaba a los televidentes el valor de la oración de unos por otros y cómo los ratos que dedicamos al Señor deben ser dignos, para Él lo mejor.
Hacemos votos porque la serie de programas se retransmita muchas veces. Ojalá permanezca mucho tiempo en el aire. Sé que en este momento nuestra humilde voz es la de innumerables televidentes.
Nos atrevemos a decir esto pues ayer, desde tempranas horas, al conocerse la noticia del deceso de la hermana Niuska, en los diferentes programas del aludido canal,  no dejaban de salir al aire los testimonios afectuosos, conmovidos, de personas que lamentaban la temprana y repentina partida junto al Altísimo de tan valioso ser humano.
Nuestra palabra de consuelo y cercanía a su familia, a sus hermanas de comunidad, las amables, fraternas y solícitas Siervas del Santísimo Sacramento. A todos los que bien la supimos estimar nos queda el compromiso de honrarla con nuestro cariño, oraciones, recuerdo y trabajo para que María de Coromoto reine en nuestros hogares y Jesús Sacramentado continúe siendo el Rey y Señor de Venezuela y de nuestras vidas.

¡Que así sea por siempre! 

VideoBar

Este contenido todavía no está preparado para las conexiones cifradas.