lunes, 31 de marzo de 2014

Cardenal Urosa pide a sacerdotes “servir preferencialmente entre los más pobres”



Durante la Ordenación de cuatro nuevos Diáconos exhortó a estar cercanos a los más pobres “para evangelizarlos; abrazarlos con el amor generoso y desprendido de Cristo; ayudarlos mediante la acción social de la asistencia, la promoción humana, la denuncia valiente de la injusticia, y la defensa de los derechos humanos”.

Ramón Antonio Pérez
@GuardianCatolic
Más Fotos en: Facebook 


Caracas, 30 de marzo de 2014.- El Cardenal Jorge Urosa Savino presidió una eucaristía este domingo en la Catedral Metropolitana de Caracas en la que ordenó a cuatro nuevos diáconos con un intenso llamado a que desempeñen “su vocación religiosa en los sectores populares, donde están las parroquias más necesitadas, en una opción preferencial, no exclusiva ni excluyente, pero en favor de los más pobres”.

El Arzobispo de Caracas estuvo acompañado del Obispo Auxiliar Emérito, Monseñor Nicolás Bermúdez Villamizar; los rectores de los seminarios “Santa Rosa de Lima” y “Redemptoris Mater”, presbíteros José Trinidad Fernández y César Hernández, respectivamente; además de numerosos sacerdotes del clero capitalino y seminaristas.

Los nuevos diáconos son: Jesús Marrero y Robín Zambrano, quienes recibieron su formación sacerdotal en el “Santa Rosa de Lima”; mientras Jhon Miller y Jean Carlos Orihuela, fueron formados en el “Redemptoris Mater”.

Desde temprano los nuevos diáconos y futuros sacerdotes estuvieron recibiendo a familiares y amigos que llenaron la Catedral de Caracas. Un grupo musical procedente de la Parroquia “Santa Teresita del Niño Jesús”, de Catia, acompañó la ceremonia con cantos a los que se sumó con gran entusiasmo la feligresía caraqueña.

El mundo desprecia a Dios


Las palabras del Cardenal Urosa tuvieron indicaciones directas para los nuevos ordenados pero también para el resto de sacerdotes y fieles en general. “Ustedes han pedido ser diáconos para consagrar toda su existencia hasta la muerte al servicio de Dios, y más tarde como presbíteros de la Santa Iglesia, para iluminar al mundo”.

Habló del compromiso religioso de los hombres consagrados. “Mediante el servicio religioso estamos llamados a una ‘Misión de tipo religiosa’: hacer presente a Dios en el mundo”. “Dios es nuestra salvación; es la fuente de la felicidad, y llena las aspiraciones del corazón humano”. “Nuestro servicio es esencialmente religioso. No es un servicio social, educativo, administrativo. Nosotros somos hombres de la religión”.

El Cardenal Urosa denunció que el mundo alejado de Dios desprecia el culto religioso.

“Vivimos sumergidos en un mundo que menosprecia la actividad litúrgica, específicamente religiosa; que desprecia la vida de fe; la devoción a la eucaristía, a la Virgen María, a los Santos; que desprecia los actos de culto”.

Al servicio de los más pobres

El Primado de Caracas mencionó que un hombre de Dios debe iluminar al pueblo y estar al servicio de los más necesitados.

“Estamos llamados a ser voz en el servicio a los más pobres”, dijo. “iluminaremos al mundo y a la Iglesia si estamos comprometidos a servir a los fieles y a la humanidad, y de manera específica a los pobres en el campo de la caridad y la justicia”.

Recordó que la Iglesia asume “la opción preferencial por los pobres”, y que no es “exclusiva ni excluyente”, según las enseñanzas del Documento de Puebla. “Aquí en Caracas, donde hay mucha pobreza, nuestra Iglesia debe esforzarse por hacerse cada vez más presente entre los pobres”, resaltó.

Consagrados únicamente a Dios

Finalmente destacó el aspecto del celibato como característica de quienes se consagran a Dios en la vida religiosa y sacerdotal.

“El celibato es la vivencia del amor sagrado a Dios y a nuestros hermanos”.

Refirió que “estamos llamados a vivir el consejo evangélico de la castidad y consagrar nuestro corazón al Señor durante toda la vida, por amor a Dios para ser testigos de Jesucristo que se consagró completamente a sus hermanos”.

Momento especial de la ceremonia cuando el Cardenal Urosa se reencontró y saludó de manera efusiva a Monseñor Alfonso Alfonzo Vaz, tio del nuevo Diácono Robin Zambrano.

 Jean Carlos Orihuela, recibe la consagración como diácono de manos del Cardenal Urosa

Diácono Robin Zambrano es consagrado como tral por el cardenal Jorge Urosa Savino.

Cardenal Urosa consagra Diácono a José Marrero.

El Cardenal Urosa impone las manos sobre el nuevo Diácono Jhon Miller.


VideoBar

Este contenido todavía no está preparado para las conexiones cifradas.