viernes, 10 de enero de 2014

Conferencia Episcopal Venezolana se reunió con ministro de Justicia



Diversos fueron  los temas que ambos sectores abordaron en la visita que el ministro Rodríguez Torres realizó a la sede de la CEV, aunado a la situación que generó el asesinato de la actriz Mónica Spear y su esposo a manos de un grupo de delincuentes cercanos a Puerto Cabello.

Ramón Antonio Pérez
@GuardianCatolic 

Caracas, 10 de enero de 2014.- En el marco de la centésima primera asamblea ordinaria de la Conferencia Episcopal Venezolana (CEV), una de las actividades más esperadas fue la reunión que este jueves 9 de enero sostuvieron los representantes de la Iglesia católica con el ministro de Interior y Justicia, Miguel Rodríguez Torres. 

Reunión con los Obispos

El ministro presentó un saludo (disponible en la web del ministerio) a las autoridades eclesiales, brindando además un análisis de la situación de seguridad que se vive el país, así como el trabajo conjunto que ha hecho su cartera conjuntamente con miembros de la Iglesia.

“Nos complace hoy acompañarlos aquí, estar con la jerarquía eclesiástica tocados de rojo y purpura, pero también de sus cuadros dirigentes de sotana y collarín, todos teniendo en su haber la sencillez, la renuncia y la humildad, pero también de estudios teológicos y seglares para dirigir y orientara sus feligresías, para relacionarse con el mundo circundante y contribuir a que reine la justicia y la paz bajo los auspicios de la palabra innovadora y brillante del Papa Francisco”, dijo.

“Hace varios meses sostuvimos dos reuniones”, recordó a los Obispos el ministro Rodríguez Torres. “Creo que esos primeros encuentros marcaron una intención clara de integrar a la lucha terrenal por la seguridad, la más importante fuerza, la más poderosa: la fuerza de la fe, la fuerza del amor; en resumen la fuerza espiritual”.

El ministro, a modo de reflexión habló acerca del joven de 15 años comprometido en el asesinato de la actriz Mónica Spear y su esposo, pero realizó una serie de cuestionamientos, algunos de los cuales estuvieron dirigidos explícitamente a los obispos.

“¿Dónde está el sacerdote de esa parroquia, iría como Jesús a ese barrio a tocar al muchacho, y a otros que como él están en la misma circunstancia, a ponerle la mano, a dotarlo de palabra, de fe, de amor? ¿Ha ido el Obispo de la ciudad a ensuciar sus zapatos en el barrio las tablas? ¿Conoce a su madre, sabe de los demás niños y adolescentes que andan en esas condiciones?”.

Al concluir fueron intercambiando aspectos de su mensaje así como aquellos temas de acción común, mostrando los Obispos disposición a colaborar entre otros temas, con el desarme de la población civil, como uno de los aspectos más recurridos en el encuentro.

Con los periodistas


Posteriormente se realizó una rueda de prensa en la que Monseñor Diego Padrón Sánchez, dejó en claro que su ayuda se limitaría a tratar de convencer a quienes posean una arma de fuego para que las entreguen a las autoridades correspondientes, y no a que la Iglesia sea la que proceda a realizar el desarme. “El papel nuestro no es recibir armas”, dijo el Prelado.

Por su parte, Rodríguez Torres, expresó que a “pesar de las críticas que nos hemos hecho hemos conseguido puntos de coincidencia donde podemos trabajar conjuntamente la Iglesia, los feligreses, el Gobierno y toda la sociedad para construir unos espacios de paz”.

“El problema de la seguridad, de la violencia criminal no es un tema exclusivo mío. Eso no lo va a resolver Rodríguez Torres, eso no lo va a resolver todo el equipo que me acompaña, eso no lo va a resolver el Presidente y todos los ministros. Este es un problema social que solamente se va resolver con la confluencia de esfuerzos de todos los integramos esta sociedad. Nosotros desde el Gobierno estamos haciendo todos los esfuerzos y agotando todos los medios que tenemos para reducir al mínimo la incidencia delictiva, pero se necesita que se sumen todas las iglesias, las organizaciones sociales, los gremios y todos los venezolanos”, afirmó.

“¿Qué garantías hay que de ahora sí las autoridades atacarán de raíz el problema y no ocurrirá lo mismo que con otros sonados casos como el de los estudiantes asesinados en el barrio Kennedy, en 2005 o el de los hermanos Faddoul, en 2006, que luego de superada la indignación las promesas se la llevó el viento?”, preguntó el periodista Juan Francisco Alonso.

Sin embargo, la respuesta del ministro no dejó de tener un cortante matiz de confrontación política: “Esa pregunta te las están copiando de una pregunta que hizo el alcalde (Carlos) Ocariz ayer. Él decía como sabemos que esta reunión no se va quedar simplemente en una reunión (...) en los últimos tres años se creó la Policía Nacional, se eliminó la Policía Metropolitana, se creó la Universidad Nacional de la Seguridad para profesionalizar todos los cuerpos de seguridad, se graduaron 18 mil policías nacionales, se han entregado más de cinco mil patrullas, se implementó Patria Segura, se implementó la Gran Misión A Toda Vida, se está implementando el patrullaje inteligente", replicó.




VideoBar

Este contenido todavía no está preparado para las conexiones cifradas.