domingo, 28 de noviembre de 2010

Monseñor Moronta, denuncia crecimiento de un “desierto materialista” en la sociedad


Monseñor Mario Moronta dio a conocer el Mensaje para el Adviento y la Navidad al presbiterio y a los miembros de la Iglesia de San Cristóbal, en el que anuncia el Evangelio y edifica el Reino de Jesucristo en tierra tachirense, denominado: ¡GRACIA Y PAZ! ... El mensaje destaca que: “Crece al interior de nuestra sociedad un “desierto materialista” que tiende a ahogar inevitablemente todos los oasis de cultura y de espiritualidad”

Ramón Antonio Pérez
Con Texto y Foto de Prensa DSC

San Cristóbal, 28 de noviembre de 2010.- El Obispo de la Diócesis de San Cristóbal, monseñor Mario Moronta Rodríguez, presentó este Primer Domingo de Adviento el mensaje de navidad dirigido a la feligresía tachirense, invitándolos a abrir la mente y el corazón a la celebración - conmemoración del Nacimiento del Redentor, reafirmando la fe y la identidad como hijos de Dios, en medio del desierto materialista presentado por la sociedad.

Según reporta la Oficina de Prensa de la Diócesis de San Cristóbal, el mensaje de Adviento escrito por Monseñor Mario Moronta precisa que, “durante este tiempo de gracia tendremos ocasión para reflexionar sobre el desierto como una realidad por donde tuvo que caminar el pueblo de Israel hacia la tierra prometida, la cual no se limita sólo a un hecho geográfico”. Agrega en su mensaje el Prelado que el “desierto habla de todo lo que dificulta la vida del ser humano y le impide su realización como ser personal. Muchas veces, incluso, el ser humano siente la soledad y las dificultades del desierto espiritual y cultural”.

Señaló algunas situaciones que hacen atravesar el desierto a las personas y familias ante los cuales la sociedad se encuentra indefensa: “la inseguridad, con todas sus causas y consecuencias, la corrupción extendida por todos los sectores de la sociedad, el contrabando de gasolina y otros insumos, la descomposición moral que está minando la integridad de muchos hombres y mujeres de todas las edades y estratos sociales”, dice el mensaje de Adviento y Navidad.

El Obispo de San Cristóbal indicó que este ambiente propicia “el aumento del sicariato, la delincuencia, la prostitución, el menosprecio por la dignidad de los hombres y mujeres, la insensibilidad frente a los problemas de los demás, el secuestro, la extorsión… A esto se une, el creciente auge del narcotráfico con sus redes de muerte, y con el subsiguiente miedo de denunciarlo. Nos encontramos, lamentablemente, ante una red social de amoralidad y relativismo cuyo lema es “vale todo”, incluso el mal y la destrucción de los valores fundamentales llegándose a pensar que el fin justifica los medios que se emplean”.

“Crece al interior de nuestra sociedad un “desierto materialista” que tiende a ahogar inevitablemente todos los oasis de cultura y de espiritualidad”, denunció el Obispo de San Cristóbal San Cristóbal, para lo cual invitó a “escuchar la Palabra de Dios en este tiempo (que) nos abre caminos de conversión. En primer lugar, se trata de una invitación a asumir la tarea de preparar el camino del Señor en medio de este desierto materialista donde nos toca hoy ser verdaderos peregrinos”.

Y explicó también monseñor Moronta, “¿Cómo hacerlo? Tomando conciencia de que somos el pueblo de Dios con la misión de proclamar el evangelio de la luz, de la vida y de la salvación; sin dejar a un lado la hermosa tarea de edificar el Reino de Dios”.

Finamente el Prelado invitó a que la vivencia del adviento y la navidad ayuden a superar ese desierto, y a celebrar la presencia de Dios-con-nosotros.

Para leer el mensaje completo:

VideoBar

Este contenido todavía no está preparado para las conexiones cifradas.