domingo, 16 de agosto de 2009

Obispos Estadounidenses visitan a Cuba facilitando su apertura al mundo

.
Mientras en Venezuela, los personeros del más rancio comunismo enfilan sus baterías contra Dios para “sacarlo de las escuelas”, una grata noticia alienta la esperanza de apertura en Cuba, con la visita de una comisión de Obispos de los Estados Unidos, prueba de que el régimen no pudo acabar con los católicos

Ramón Antonio Pérez

La Habana, 16 de agosto de 2009.- Según reportan las distintas agencias de noticia, tres obispos, junto a otros dos sacerdotes estadounidenses, visitarán durante cinco días a Cuba con el propósito de contribuir “al acercamiento de los dos países y a cumplir la petición papal de apertura entre la isla y el mundo”, según dijo el Arzobispo de Santiago, Dionisio García.
“Creo que la mejor manera de entenderse, de buscar mejores relaciones es la comunicación y creo que siempre estos encuentros contribuyen a eso, a conocernos más y también a establecer mayores relaciones", dijo Monseñor García.
El Prelado quien también es presidente de la Conferencia de Obispos Católicos de Cuba (COCC) señaló a la AFP que "todo lo que contribuya a la comunicación (...) forma parte de aquella petición del papa Juan Pablo II de que Cuba se abra al mundo y el mundo se abra a Cuba", reseña el cable.

La comisión episcopal estadounidense
Se conoció que la delegación es parte del Secretariado para América Latina de la Conferencia Episcopal de Estados Unidos. Estarán en Cuba hasta el jueves y la conforman el Cardenal de Boston, Sean O'Malleu; el obispo de Orlando, Thomas Wenski; y el obispo auxiliar de San Antonio, Oscar Cantu, junto al padre Andrew Small, director de la Oficina de Colectas para la Iglesia en América Latina y otro sacerdote.
Los norteamericanos visitarán La Habana, el Santuario Nacional de El Cobre, en Santiago de Cuba (sudeste) y Holguín, esos dos últimos lugares relacionados con la celebración en 2012 de los 400 años de la aparición de la imagen de la Caridad del Cobre, Patrona de Cuba.

Evangelización y apoyo social
Monseñor García dijo que además de la contribución "generosa" de la Iglesia Católica de Estados Unidos para restañar los daños que ocasionaron a Cuba tres huracanes en 2008 "tenemos proyectos de evangelización con ellos, proyectos pastorales, y ellos han sido muy generosos al respecto, y nos ayudan y creo que esto va a ser una continuidad y un intercambio de iglesias también".
El último viaje a Cuba de una delegación episcopal estadounidense fue en agosto de 2008, precisamente cuando pasaba el primero de los tres ciclones, que según el gobierno dejaron pérdidas por 10.000 millones de dólares.
La relación entre La Iglesia Católica y el gobierno comunista de Cuba ha sufrido altibajos durante 50 años, con períodos de agudo choque y de cohabitación como el actual, iniciado hace una década con la visita del papa Juan Pablo II.

VideoBar

Este contenido todavía no está preparado para las conexiones cifradas.