lunes, 17 de agosto de 2009

Monseñor Parolin, nuevo Nuncio Apostólico en Venezuela

.
El nuevo embajador del Vaticano para Venezuela, recibirá la Ordenación Episcopal (Obispo) el próximo 19 de septiembre, y seguramente luego asumirá sus funciones diplomáticas


Ramón Antonio Pérez

Caracas, 17 de agosto de 2009.- Las autoridades de la Iglesia Católica dieron a conocer este lunes la grata noticia de un nuevo Nuncio Apostólico de la Santa Sede en Venezuela. Se trata de Monseñor Pietro Parolin, incansable sacerdote que ha hecho de la carrera diplomática un excelente apostolado con el que ha identificado en los últimos años.
Aunque la reseña oficial remitida a la prensa es breve, no obstante, destaca el hecho que Monseñor Parolin fue ordenado Sacerdote el 27 de abril de 1980, pero “recibirá la Ordenación Episcopal en el Vaticano, el 12 de septiembre de 2009”. Es decir, en el padre Pietro Parolin se cumple aquello: “no todo Monseñor es Obispo, pero todo Obispo sí es Monseñor”. La llegada del nuevo Nuncio a Venezuela, todavía no tiene fecha precisa.
Pero, ¿quién es este nuevo embajador del Vaticano en Venezuela? A continuación trabajo presentado en la Web site: Noticias Centro
*******************************
Chávez envió AT-4 a Farc, Vaticano nombró a Parolín

El servicio diplomático del Vaticano, se dice a veces, es el más experimentado y capaz en el mundo. Esto puede ser una exageración, pero muchos de los embajadores en Roma valoran altamente la calidad de sus homólogos vaticanos.
¿Quiénes son estos diplomáticos?
Todos conocemos los principales nombres. Después del Papa, está la Secretaria de Estado. Luego, el "canciller". Pero hay otros trabajando, apartados de la vista del público. Monseñor Pietro Parolin es uno de ellos.
Cuando el Papa se reunió con los líderes musulmanes, allí estaba Parolin. Cuando el Papa se reunió con el Primer Ministro de Israel, Ehud Olmert, Parolin estaba allí. Cuando hubo tensiones en las relaciones del Vaticano con Vietnam y Corea del Norte, Parolin viajó a los países en delicadas misiones diplomáticas. En resumen, en Roma o en el extranjero, Parolin -en los últimos años- ha sido uno de los más incansables y eficaces diplomáticos de la Iglesia.
Y, casi siempre, se mantiene fuera de los titulares.
Parolin nació en 1955 en Schiavon, en la provincia de Vicenza, en el norte de Italia. Después de su ordenación, asumió estudios de postgrado en derecho canónico y diplomacia. Entró al servicio diplomático de la Santa Sede en 1986 a la edad de 31, y ha servido como diplomático durante 20 años, en las nunciaturas de Nigeria y México, y en Roma como director para España, Alemania, Andorra, Italia y San Marino.
Habla Italiano, Inglés, francés, inglés y español (y latín). En 2002, fue nombrado subsecretario de la Santa Sede para las “Relaciones con los Estados”, la posición # 3 en el servicio diplomático del Vaticano.
Si uno mira las noticias de cerca, se puede vislumbrar a Parolin haciendo su trabajo.
En 2005, en un simposio sobre "La esclavitud siglo 21 – La dimensión de los derechos humanos en la trata de seres humanos", Parolin dio una elocuente disertación llamando a la acción: “unirse a la lucha contra la trata de personas".
Dijo: "Nos complace tener hoy la oportunidad de volver a abordar el problema de la trata de personas ... La referencia fundamental en este ámbito es la dignidad de la persona, una dignidad que viene directamente de Dios, el creador de todo, el hombre está creando a su imagen, algo que nadie puede quitar. Esta dignidad es pisoteada y se le niega a la persona cuando se somete a la humillación, el secuestro, el engaño, el fraude, la coerción y la violencia, incluso asesinatos ocultos. Las mujeres y los niños y, en general, todos los que viven en un estado de pobreza, pueden convertirse en víctimas de un comercio que causa heridas en el cuerpo y el espíritu que no cierran”.
Parolin también ha estado en la vanguardia de los esfuerzos del Vaticano para aprobar y aplicar el Tratado de no proliferación nuclear. Se refiere a este tratado como "la base para proseguir el desarme nuclear y un importante elemento para el desarrollo de aplicaciones de la energía nuclear con fines pacíficos”.
Dijo: "Dado que este tratado es el único instrumento jurídico multilateral del que dispone actualmente, para lograr un mundo libre de armas nucleares, que no se debe permitir que se debilite. La humanidad no merece menos que la plena cooperación de todos los Estados en esta importante cuestión".

VideoBar

Este contenido todavía no está preparado para las conexiones cifradas.