domingo, 20 de agosto de 2017

Cardenal Urosa: La Iglesia continuará dándole la mano al pobre, al desvalido y al perseguido


El arzobispo de Caracas celebró 50 años de Vida Sacerdotal acompañado de la Conferencia Episcopal durante una misa en el gimnasio “Papá” Carrillo

Ramón Antonio Pérez // @GuardianCatolic
Caracas, 20 de agosto de 2017
Más Fotos AquíAquí

“De todo corazón doy gracias a Dios hoy por su gracia, manifestada en mi existencia, en mi querida familia, en mi querida Iglesia caraqueña. Igualmente agradezco al Santo Padre Francisco su hermosa salutación, y correspondo manifestándole mi comunión al Sucesor de Pedro y Vicario de Cristo, a quien los católicos venezolanos veneramos afectuosamente”.

Así se expresó el cardenal Jorge Urosa Savino este sábado 19 de agosto, en el gimnasio José Joaquín “Papá” Carrillo de Los Dos Caminos, durante una misa en acción de gracias por sus 50 años de vida sacerdotal, en la que estuvo acompañado de unos treinta obispos de la Conferencia Episcopal Venezolana (CEV), el presbiterio y buena parte de la feligresía metropolitana.

También estuvo presente el nuncio apostólico de Su Santidad en Venezuela, monseñor Aldo Giordano, quien leyó un mensaje del Papa Francisco en reconocimiento al trabajo de Urosa Savino. Igualmente, asistieron representantes del Consejo de Iglesias Históricas de Caracas, con quienes compartió expresiones de unidad y cordialidad propias de la fe cristiana.

Urosa denunció la grave crisis política

En medio y a pesar de la gravísima crisis política, económica, y social que vivimos, tenemos en Caracas y en toda Venezuela muchas manifestaciones de la bondad del Señor”, dijo el cardenal Urosa al agradecer a todos por su acompañamiento en la eucaristía.

Enfatizó “la unidad de nuestra Iglesia” venezolana, “el entusiasmo pastoral manifestado en el intenso trabajo realizado en todas las comunidades”, y las nuevas iniciativas como “la olla solidaria”. 

Además, habló del “trabajo en las actuales circunstancias, con valentía y firmeza por la defensa de familia y de la vida, de valores como la libertad y la justicia, y de los derechos humanos, nuestros y de los demás, que es algo que hemos de intensificar y profundizar”.

El Purpurado indicó que junto a sus hermanos obispos y sacerdotes, profundizará y continuará “con fuerza, dándole la mano al pobre, al desvalido, al perseguido, al necesitado”. Espera que los miembros de la Iglesia sigan siendo “instrumentos de la misericordia de Dios”.

Monseñor Luis Armando Tineo, obispo de Carora, fue el encargado de ofrecer la homilía y también recordó el compromiso sacerdotal adquirido por Urosa Savino, su defensa en favor de los derechos humanos y su valentía al señalar las injusticias en la realidad actual de Venezuela.

Con anterioridad los obispos auxiliares de Caracas, monseñores: Jesús González de Zárate, Tulio Luis Ramírez Padilla, José Trinidad Fernández, Enrique Parravano Marino y Nicolás Bermúdez Villamizar (Emérito), dieron a conocer un comunicado expresando que este aniversario “es un motivo de particular alegría para toda nuestra Arquidiócesis”.

El “Papá” Carrillo se llenó de feligreses y miembros de varias comunidades religiosas, “para dar gracias a Dios por la vida y ministerio y por el gran don del sacerdocio en la Iglesia”. 

La Coral Betania y los Ministerios de Música de la Catedral Metropolitana y Basílica Santa Teresa de Caracas, animaron en todo momento esta ceremonia por los 50 años de vida sacerdotal del cardenal Urosa Savino. 

A continuación el mensaje completo del Cardenal Urosa:

Alocución al final de la Santa Misa en acción de gracias  por sus 50 años de Vida Sacerdotal

+JORGE L. UROSA SAVINO,
CARDENAL ARZOBISPO DE CARACAS
“Bendito sea el Dios y Padre de Nuestro Señor Jesucristo, que nos ha bendecido con toda clase de bendiciones espirituales, en los cielos, en Cristo” (Ef. 1,3)

Al finalizar nuestra santa Eucaristía, estas palabras de San Pablo apóstol expresan mis sentimientos de gratitud al Señor por mis 50 años de sacerdocio, más aún por mi vida entera. Él nos dice en otra de sus epístolas: “El que se gloría, que se gloría en el Señor” (2 Co 10,17). De todo corazón doy gracias a Dios hoy por su gracia, manifestada en mi existencia, en mi querida familia, en mi querida Iglesia caraqueña. Igualmente agradezco al Santo Padre Francisco su hermosa salutación, y correspondo manifestándole mi comunión al Sucesor de Pedro y Vicario de Cristo, a quien los católicos venezolanos veneramos afectuosamente unidos en la fe.

En estos días de reflexión he ido pasando revista a tantas cosas buenas que el Señor me ha ido concediendo y por ello le doy infinitas gracias a Dios. Y también a Ustedes, mis queridos hermanos, que han querido acompañarme en esta hermosa celebración, para cantar las glorias del Señor, presente de una manera misteriosa y sobrenatural, pero no por ello  menos real, en un hombre común, un siervo de Dios limitado e imperfecto, pero que fue llamado por él a la insigne dignidad sacerdotal, de ser amigo y testigo, ministro y sacramento personal e instrumento de Cristo – que todo eso es el sacerdote - para comunicar la misericordia del Padre a la humanidad. Gracias a Ustedes por estar aquí.

¡CONFIAR EN DIOS E IR MAR ADENTRO!

Debemos a Dios lo que somos cada uno de nosotros, pero también a muchas otras personas que hemos encontrado en nuestras vidas. Especialmente quiero recordar en estos momentos a mis padres y hermanos, a mis queridos pastores y maestros Mons. Rafael Arias Blanco, el Cardenal José Humberto Quintero, el Cardenal José Alí Lebrún, el  insigne Arzobispo de Valencia Luis Eduardo Henríquez, y a mi querido y bondadoso predecesor el Cardenal Ignacio Velasco García.

En el año 2005, por insondables designios de su voluntad, a pesar de circunstancias adversas, el Señor me trajo a Caracas  para confiarme el cuidado pastoral de mi querida Iglesia caraqueña en la cual nací a la vida cristiana. Han sido años de grandes experiencias, de muchas satisfacciones, aunadas a dificultades y momentos de dolor. Esta es la época de mayor escasez de sacerdotes en Caracas en los últimos 80 años; es la época de mayores dificultades económicas en ese mismo tiempo, y además, nos agobian gravísimas circunstancias de orden político. Pero también: en medio de esas circunstancias Dios nos ha bendecido entre otras cosas, con un número no pequeño de nuevos sacerdotes para Caracas, cuarenta y cuatro, además de varios sacerdotes de institutos de vida consagrada; con el florecimiento del diaconado permanente; nos anima con la estrecha comunión y cohesión en el presbiterio y con los consagrados, con un estupendo Plan de Pastoral en el cual están marcadas las prioridades pastorales que hemos de tener presentes siempre: la evangelización y la catequesis, la familia, la juventud, la pastoral vocacional y la pastoral social.

Sí, mis queridos hermanos. En medio y a pesar de la gravísima crisis política, económica, y social que vivimos, tenemos en Caracas y en toda Venezuela  muchas manifestaciones de la bondad del Señor: la unidad de nuestra Iglesia, el entusiasmo pastoral manifestado en el intenso trabajo realizado en todas nuestras comunidades, y en nuevas iniciativas como “la  olla solidaria”; el trabajo en las actuales circunstancias, con valentía y firmeza por  la defensa de familia y de la vida, de valores como la libertad y la justicia, y de los derechos humanos, nuestros y de los demás, que es algo que hemos de  intensificar y profundizar. Con fuerza, dándole la mano al pobre, al desvalido, al perseguido, al necesitado. Siendo así instrumentos de la misericordia de Dios. Y con la gracia y la fuerza del Señor, unidos todos, sacerdotes y consagrados, seglares y Obispos lo seguiremos haciendo con gran entusiasmo y determinación. Por todos esos dones podemos darle gracias a Dios!

¡Claro que sí! A pesar de las dificultades, nosotros, como los apóstoles en el lago de Galilea, podemos lanzar las redes confiadamente en el nombre de Jesús, con entusiasmo y confianza. El calma nuestras tempestades (Mt 8, 23-27). Él nos acompaña y nos anima: “Soy yo, no tengan miedo” (Mt 14, 27), nos dice,  y nos ayuda a caminar sobre las aguas. Él nos impulsa a remar mar adentro (Lc 5,4), es decir a intensificar nuestra vida de piedad, nuestra alabanza, nuestro testimonio y nuestra labor apostólica. Por esa permanente asistencia y ayuda del Señor, que nos comunica su Espíritu de fortaleza y sabiduría, digamos todos: ¡Gracias, Señor, gracias!

ALGUNAS REFLEXIONES

En este bellísimo encuentro quiero aprovechar la ocasión para compartir con ustedes algunas convicciones  que he ido madurando a lo largo de mi vida cristiana y sacerdotal.

La primera, y que yo repito mucho: la Iglesia vive, se renueva y crece. Movida por el Espíritu Santo y conducida por Cristo, el Buen Pastor, en medio de las dificultades, la Iglesia va adelante. Y eso debe llenarnos de alegría, fortalecer nuestra fe, y sostener nuestra esperanza. La Iglesia es la comunidad cristiana, dotada de innumerables carismas, llamada a dar testimonio del señorío y del amor de Cristo en el mundo desde el hogar, desde la vida social, económica y política. La Iglesia es grande por ser el cuerpo místico de Cristo, fundada y sostenida permanentemente por el Señor, animada por la acción del Espíritu Santo de Dios. Su fuerza y su gloria es su unión con el Señor Jesús, su entrega al amor de Dios Padre, su fidelidad a la acción del Espíritu Santo. Por ello, las puertas del infierno no prevalecerán contra ella. Por esa misma razón, como lo he dicho muchas veces, la Iglesia vive, se renueva y crece: por la acción de Dios en ella.

La segunda convicción: La grandeza de nuestra gloriosa condición cristiana. ¡Sí! Grandeza y consiguiente alegría y santo orgullo por nuestra gloriosa condición e identidad  cristiana: somos hijos de Dios, discípulos de Jesucristo, y miembros de nuestra Iglesia Católica. En estos tiempos de arremetida del secularismo, de la tendencia a sacar a Dios de la vida social, de la vida de la familia y de los seres humanos, a menospreciar y atacar lo religioso, es importante que nosotros estemos conscientes de la grandeza de nuestra condición e identidad cristiana: qué grande es ser hijos de Dios, como Jesucristo, llamados a compartir la misma vida divina; qué honor ser discípulos y hermanos de Jesús, el Divino maestro, “el camino la verdad y la vida”, que nos guía por el sendero de la luz hacia la plena felicidad; qué hermoso es ser parte de la Iglesia católica, el pueblo de Dios, de la vida y de la salvación. Por todo eso, demos gracias a Dios nuestro Señor.

Y la otra convicción, surgida de la meditación en la obra de Dios y de la experiencia vital y religiosa, una enseñanza fundamental del cristianismo que no subrayamos suficientemente: la fidelidad a Cristo es el camino de la felicidad. Cristo nos lo dice en Lucas 11, 28: “Felices serán los que escuchen la palabra de Dios y la cumplan”. Luego de más de siete décadas de vida y de cincuenta años de sacerdocio, al abrigo del amor del Señor, esa es para mí no sólo una enseñanza central de Jesucristo, sino una convicción muy viva que llevo dentro de mi corazón: la felicidad viene de Dios. Y él nos la concede, con tribulaciones y problemas, sin duda, en la medida en que escuchamos y cumplimos su Palabra, que es Palabra de vida, de gozo, de felicidad y salvación. Como recuerdo de esta celebración, les dejo esas reflexiones: la alegría por nuestra identidad cristiana, la confianza en la vida y vigencia  de la Iglesia de Dios, y la vivencia del evangelio como fuente de la felicidad.

CONCLUSIÓN

Para finalizar, los invito a renovar nuestro amor y fidelidad a María Santísima, Nuestra Señora de Coromoto. Que la imitemos en el amor a Cristo, y en la escucha y cumplimiento de la palabra de Dios, que es el camino hacia la felicidad. Y que ella nos ayude en estos momentos difíciles de nuestra patria, a resolver nuestros conflictos de manera pacífica.
Amén.





VideoBar

Este contenido todavía no está preparado para las conexiones cifradas.