lunes, 10 de julio de 2017

La iglesia levanta su voz cuando el bienestar común se ve quebrantado



La Conferencia Episcopal Venezolana se encuentra reunida, desde el 7 al 12 de julio, en su CVIII Asamblea Ordinaria, abordando diversos temas pastorales y de la realidad nacional

Ramón Antonio Pérez // @GuardianCatolic
Nota de Prensa y Fotos CEV // @CEVmedios

Con la participación de los obispos de las arquidiócesis y diócesis de Venezuela, representantes de Caritas Internacional y del cardenal Claudio Hummes, de la Red Eclesial Pan-Amazónica (REPAM), el pasado 7 de julio, se dio inicio a la Centésima Octava (CVIII) asamblea ordinaria plenaria de la Conferencia Episcopal Venezolana (CEV), que durará hasta el 12 de este mes.

La actividad de instalación se cumplió en el auditorio de la Universidad Católica Andrés Bello, y se espera que a lo largo de estos siete días, los prelados aborden diversos temas de “la situación que atraviesa el país y los desafíos que impone para la iglesia”.

Una nota emanada desde la oficina de prensa de la CEV relata parte de la agenda inicial cumplida por las autoridades religiosas, entre las que estuvieron presentes Diego Padrón Sánchez, arzobispo de Cumaná y presidente del Episcopado; José Luis Azuaje Ayala, obispo de la diócesis de Barinas y primer vice-presidente; Mario Moronta, obispo de San Cristóbal y segundo vicepresidente.

También asistieron los presidentes honorarios, cardenales: Jorge Urosa Savino, arzobispo de Caracas y Baltazar Enrique Porras Cardozo, arzobispo de Mérida; además del secretario general, Víctor Hugo Basabe, obispo de San Felipe.

Testificar, activar y articular valores evangélicos


Antes de la apertura oficial de la asamblea, los Obispos realizaron un momento de adoración ante Jesús Sacramentado. 

Monseñor José Luis Azuaje, recordó a sus hermanos que “el reto de su ministerio en estos tiempos de crisis, es asumir tres acciones que ha pedido el señor, testificar, activar y articular los valores evangélicos en medio del nuestro pueblo adhiriéndolo a su cultura e idiosincrasia”.

Así también, relata la nota informativa, que la apertura de la asamblea estuvo a cargo de monseñor Diego Padrón, quien en su discurso inaugural, “realizó un balance de lo que ha sido la actuación de la Iglesia Venezolana en los momentos de tempestad que atraviesa el país”, poniendo especial énfasis en la situación que padece Venezuela.

La Iglesia no se queda en palabras

El arzobispo de Cumaná refirió que “la Iglesia en ninguna de sus instancias y por ningún motivo puede desentenderse del hombre y sus circunstancias”, dice la nota informativa de la CEV. 

Resaltó que en el año 1958 los obispos venezolanos declaraban que nunca la Iglesia ha estado ausente de las alternativas de la patria, y dentro de su misión propia ha aportado generosamente cuanto podía colaborara al bienestar social y levantó su voz cuando el bienestar común comenzó a sufrir quebrantos.

La Iglesia nunca se ha que ha quedado en palabras y discursos”, dijo el prelado venezolano, según expresó en su mensaje de instalación.

En cuanto a la situación actual del país, Padrón Sánchez, reseñó que durante la visita a Roma de la directiva del Episcopado, expresó directamente al Papa Francisco, que hoy en Venezuela ya no hay propiamente un conflicto ideológico entre derecha e izquierda, entre patriotas y escuálidos, todo eso pasó a un segundo o tercer plano, sino una lucha entre un gobierno convertido en dictadura y todo un pueblo que clama libertad y busca afanosamente a riesgo de la vida de los jóvenes, pan, medicamentos, seguridad, trabajo y elecciones justas.

Dijo que la CEV en los últimos años ha ejercido una función civil subsidiaria en el sentido que ha expresado continuamente su juicio moral en asuntos económicos, políticos y sociales, porque está de por medio los derechos fundamentales de las personas.

En cuanto al trabajo que se ha realizado desde Caritas de Venezuela, Diego Padrón, dijo que ese organismo, está poniendo en práctica el mandato de Cristo a sus discípulos “denle ustedes de comer” (Lc 9,13) poniendo en vigencia el programa “Ollas solidarias” en las que las personas no solo han combatido el hambre corporal, sino también el ánimo para vivir y de comunión.

Según revela la oficina de prensa de la CEV, a la instalación de la Centésima Octava Asamblea Ordinaria Plenaria de la Conferencia Episcopal Venezolana (CEV), asistió el cardenal Claudio Hummes, de la Red Eclesial Pan-Amazónica (REPAM).

Este organismo eclesial pertenece a la estructura del Consejo Episcopal Latinoamericano (CELAM), y tiene como objetivo crear conciencia en las Américas sobre la importancia de la Amazonía para la humanidad y establecer entre las iglesias locales de los países que están en la cuenca de la Amazonía, una pastoral en conjunto para crear un modelo que privilegie a los pobres y sirva al bien común.

En relación a los ataques que sufrió la Asamblea Nacional el pasado 5 de julio, monseñor Diego Padrón, dijo que “fue una acción delincuencial y demencial. Este ataque demuestra que el gobierno no quiere abandonar la violencia”.

También se refirió a la Convocatoria de una Asamblea Nacional Constituyente y cuestionó la forma en la que es promovida ante los venezolanos, manifestando su preocupación ante la posibilidad de que la constituyente se cumpla, porque será impuesta por la fuerza y sus resultados serán la constitucionalización de una dictadura militar, socialista, marxista y comunista”.


Además, le dará una permanencia ilimitada en el poder al actual Gobierno, y “la anulación de los poderes públicos constituidos, particularmente de la actual Asamblea Nacional, representante de la soberanía popular, el aumento de la persecución y exilio de los opositores al sistema político dominante y la ampliación de las facilidades para la corrupción de los gobernantes y sus adláteres”, dice Padrón Sánchez, cuyo mensaje puede leerse de manera íntegra en el siguiente enlace.

Otros temas durante la asamblea

Como parte de la agenda de trabajo, el Cardenal Claudio Hummes, presidente de la Comisión de Obispos de la Amazonía de Brasil, dio a conocer la Red Eclesial Panamericana (REPAM), acompañado del Secretario ejecutivo de la REPAM, el Dr. Mauricio López, expusieron a los obispos de Venezuela, la importancia de las tierras amazónicas para el mundo y la Iglesia.

La REPAM, es un organismo que surge del Departamento de Justicia y Paz del Consejo Episcopal Latinoamericano (CELAM) y de la Comisión de Episcopal para la Amazonía de la Conferencia Nacional de Obispos de Brasil, para crear conciencia en la América sobre la importancia de la Amazonía para la humanidad y establecer entre las Iglesias de los países que comparten la Cuenca Amazónica, una pastoral en conjunto para crear un modelo que beneficie a los pobre y sirva al bien común.

Entre los países que participan de la REPAM y tienen la inquietud de salvaguardar la vida humana y la naturaleza en su jurisdicción están Colombia, Perú, Ecuador, Bolivia, Brasil, Guyana, Guyana Francesa, Surinam y el resto amazónico de la iglesia.

Este domingo, 9 de julio, en la Iglesia San Juan Pablo II , en Montabán, el Cardenal Jorge Urosa Savino, junto al Episcopado Venezolano, celebraron una Eucaristía de acción de gracias por el Cardenal Baltazar Porras, ocasión en que lo felicitaron formalmente por la responsabilidad encomendada por el Papa Francisco. Foto: @CEVmedios.






VideoBar

Este contenido todavía no está preparado para las conexiones cifradas.