martes, 31 de enero de 2017

Fieles del “23 de Enero” mostraron solidaridad con el Obispo Auxiliar de Caracas y Sacerdotes




Monseñor Jesús González de Zárate, obispo auxiliar de Caracas, conversó con Reporte Católico Laico, y ofreció su versión de lo ocurrido en la Iglesia San Pedro Claver de la urbanización “23 de Enero” el pasado domingo 29 de los corrientes
La periodista refrenda la siguiente entrevista al ex secretario general de la Conferencia Episcopal Venezolana:
En medio de incertidumbre y disgustos finalizó este domingo la Misa Arzobispal Arquidiocesana que se celebraba en la iglesia San Pedro Claver, ubicada en el sector Monte Piedad de la parroquia 23 de Enero, por la irrupción de colectivos adeptos al Gobierno que exigieron ser escuchados por los feligreses y por los representantes del recinto, además de sugerir la destitución del padre Ángel Tornero, párroco de la iglesia.
El motivo del altercado se debe a la posición que tomó tanto la Iglesia en la Conferencia Episcopal Venezolana llevada a cabo entre el 7 y el 12 de enero del presente año, así como el Padre Tornero frente a la situación política, social y económica que vive la nación.
Además de los numerosos feligreses, también asistieron niños de Primera Comunión y los jóvenes de la Confirmación que salieron atemorizados por la abrupta entrada de los colectivos, con vestimenta de bandas oficialistas y armas de fuego.
Debido a la importante celebración, en el templo oficiaba Monseñor Jesús González de Zárate, Obispo Auxiliar de Caracas, que narra lo sucedió:
Ya se sabe cómo han actuado los diferentes grupos en contra de otros representantes de la Iglesia, pero en esta ocasión ¿Cómo fue la irrupción de los colectivos en el templo?
“Ya al final de la celebración (los colectivos) fueron conglomerándose en la puerta de la iglesia para luego comenzar con sus consignas favorables al Gobierno y contrarias a las posiciones que ha tomado la Conferencia Episcopal Venezolana con respecto a la realidad del país”.
“También manifestaron que querían hacer escuchar su voz a mí, como representante y al párroco; también pidieron que las personas se quedaran. Uno de los hermanos fue quien intervino y les pidió calma y respeto ante la celebración que se desenvolvió normalmente. Después de la misa cambiamos nuestros planes y la procesión del Santísimo Sacramento, se hizo dentro de la iglesia y no afuera como estaba previsto, porque no se consideró conveniente después de lo sucedido”.
“Los colectivos se mantuvieron en la entrada y al término de todas las actividades planificadas para ese día, hicieron sus planteamientos. Luego yo intervine haciéndoles ver la necesidad de recurrir a vías de diálogo, de respeto y que de ninguna manera la iglesia los excluía del reconocimiento de todos, de la diversidad de posiciones”.
¿Cuáles fueron las mayores críticas que les comunicaron? 
“Sus mayores críticas fueron hacia el posicionamiento que los obispos y el párroco han tenido con respecto a la situación del país. Por ello exigían la renuncia del padre Ángel Tornero, encargado de la iglesia San Pedro Claver”.
Luego del intercambio de palabras ¿Quedaron en algún acuerdo para evitar escenarios parecidos?
“Se les dijo que cuando tuvieran algún reclamo lo hicieran por las vías ordinarias. Hubo un momento de gran tensión, pero al mismo tiempo fue un momento en que los fieles mostraron su confianza en Dios. Estaban en una actitud de fe y también ofrecieron una gran solidaridad con el Obispo y con los sacerdotes. Es posible imaginar que, concatenándose ese tipo de incidentes, pequeños pero continuo entorno a las iglesias, se vaya a crear un tipo de práctica reiterada con el fin de intimidar a los fieles y obispos”.
¿Es cierto que se expresaron despectivamente de la Conferencia Episcopal y que mantuvieron a los presentes encerrados mientras pronunciaban sus discursos?
“No sé si la puerta de la primera entrada la cerraron, pero la del templo no, desde allí gritaron sus consignas y dentro de la iglesia sí fueron un poco respetuosos, aunque sus palabras fueron beligerantes pues ellos estaban queriendo hacer ver sus puntos de vista”.
¿Pidieron difundir algún tipo de mensaje hacia la comunidad eclesiástica?
“No, su petición era que se removiera al párroco de su oficio porque, según ellos, no está en la misma sintonía de la feligresía del 23 de Enero y de ellos mismos. Evidentemente eso es una visión parcial, no representa al conjunto de la feligresía que habitualmente recurre a esta iglesia ni significa ningún juicio en otro orden de la actuación pastoral del sacerdote”.
Lo que se le cuestionaba al Padre era que tenía actitudes cercanas a lo político, porque habían leído un comentario de un artículo donde tocaba uno de los temas de la realidad nacional”.
¿Y concederán a destituir al padre Ángel Tornero?

“No está planteado ese tema”.

Isaic Calderón Bolaños // Redacción RCL


VideoBar

Este contenido todavía no está preparado para las conexiones cifradas.