viernes, 23 de diciembre de 2016

Arzobispado de Caracas celebró Almuerzo Navideño con empleados


El Cardenal Urosa envió sus saludos a los empleados de la Arquidiócesis de Caracas y, a través de monseñor González de Zárate, deseó Felices Navidades 

Ramón Antonio Pérez // @GuardianCatolic
Más Fotos en Facebook

Caracas, 23 de diciembre de 2016.- “Jesús, Dios y hombre verdadero, es nuestro Dios y Señor. Como María, acojámoslo en nuestros corazones, para entrar en su reino “de verdad y vida, de santidad y de gracia, de justicia de amor y de paz”. Con gran afecto y mis mejores votos por su paz y bien en estas Navidades y el próximo año”.

Así dice el cardenal Arzobispo de Caracas, Jorge Urosa Savino, a través de la Tarjeta de Navidad 2016 que ha sido distribuida entre sus feligreses y amigos. Este 22 de diciembre, la misiva también fue entregada de manera personalizada a cada uno de los trabajadores de la Curia arquidiocesana, como una muestra de gratitud por el trabajo en las distintas oficinas.


Monseñor Jesús González de Zárate, obispo auxiliar de Caracas, fue el encargado de hacer llegar el mensaje del arzobispo a cada uno de los asistentes en medio de la reunión que antecedió al almuerzo navideño.

También estuvieron presentes los obispos auxiliares de Caracas, monseñores: José Trinidad Fernández, Enrique Parravano y Nicolás Bermúdez Villamizar (Emérito). Junto a ellos, el moderador de la Curia arquidiocesana, monseñor Adán Ramírez Ortiz, monseñor Francisco Terán y monseñor Francisco Javier Monterrey, además de los presbíteros Alexander Mendonça, Antonio Abeijón y Warren Escalona.  

La ocasión permitió reunir al personal de las distintas instancias del Arzobispado de Caracas; secretaría, tribunal eclesiástico, cancillería, administración, prensa y demás áreas, quienes luego del agradecimiento por la labor cumplen, disfrutaron de un suculento almuerzo navideño consistente en hallaca, pernil de cochino asado y pan de jamón; además, un vaso de vino portugués y una taza de helado fueron parte de la comida.


Posteriormente, como en toda familia que se quiere y aprecia, los asistentes hicieron un reconocimiento del Nacimiento o Pesebre que este año está flanqueado por la imagen de Jesús de la Divina Misericordia y el Escudo Arquidiocesano,

Igualmente, para una fotografía que quedará para el recuerdo, posaron frente a la fuente del Palacio Arzobispal. Más tarde, procedieron como en años anteriores a intercambiar sus regalos navideños, deparando grandes sorpresas. @GuardianCatolic








VideoBar

Este contenido todavía no está preparado para las conexiones cifradas.