viernes, 9 de septiembre de 2016

Scario, un pueblito de Italia, celebró 364 años de Aparición de la Virgen de Coromoto



En esta población de Italia, la devoción y veneración hacia la Virgen de Coromoto se vive a plenitud entre sus habitantes, quienes en su mayoría emigraron hacia Venezuela entre 1948 y 1970

Ramón Antonio Perez // @GuardianCatolic
Caracas, 9 de SEPTIEMBRE de 2016

Los festejos en honor a Nuestra Señora de Coromoto, en los 364 años de su aparición, se vivieron con mucha fe e intensidad en Scario, una población ubicada en la región de campaña en la provincia de Salerno, distrito San Giovanni a Piro, en Italia.

Según reportó Marisol Torres, descendiente italiana y ex catequista de la Diócesis de Guarenas, que ahora vive en esta localidad junto a sus dos jóvenes hijas venezolanas, la eucaristía fue celebrada el 8 de septiembre, en la capilla de Santa Ana de esta población.


La ceremonia fue presidida por el párroco Don Tonino Cetrangolo, quien en su homilía pronunció palabras de aliento y esperanza para Venezuela y sus ciudadanos, debido a la situación de crisis humanitaria por la que atraviesa el país bolivariano en la actualidad.

Torres comentó que en Scario, varios de sus habitantes vivieron en Venezuela, y actualmente acogen con afecto a muchos venezolanos, descendientes o no, que han emigrado hacia Italia huyendo de la crisis.

Esta comunidad también ha recibido a muchos venezolanos que tenemos que estar lejos de nuestro país”, dijo Marisol Torres.  


Todos hablan muy bien de Venezuela y están agradecidos, por todo lo que les dio el país”, acotó Torres en su mensaje, precisando que “Scario tiene un estimado de 1123 habitantes y es un pueblo turístico frente al mar al sur de Italia”.

Como parte de la celebración coromotana se realizó la exposición del Santísimo Sacramento, se rezó el Santo Rosario y misa en compañía de algunos integrantes de los grupos de apostolado de la parroquia y de la comunidad.

También fue expuesta la imagen de Nuestra Señora de Coromoto la cual fue llevada a Scario por la familia Cobucci que en 1950 habían emigrado a Venezuela. 

De igual manera, en el centro de la capilla Santa Ana, fue colocado un televisor gigante desde donde se proyectaron algunas imágenes y mensajes que describen la situación de Venezuela.

Marisol comentó que al igual que la familia Cobucci, “la mayoría de sus habitantes emigró a Venezuela entre los años 48 al 70, aproximadamente, y ahora ellos y sus descendientes,  están regresando por la situación del país”.

La imagen de Nuestra Señora de Coromoto quedará expuesta en la capilla hasta finalizar el año para hacer oración por Venezuela junto a los grupos de oración, sobre todo los lunes que se celebran las misas en honor a Santa Ana, patrona del pueblo.


En agradecimiento, desde Venezuela se les envía un cordial saludo a estos hermanos italo-venezolanos y cristianos católicos. Son nuestros deseos que unidos en oración logremos un reencuentro de los que han regresado a su tierra de origen y también de la nueva oleada de inmigrantes, que esta vez, tratan de escapar de la crisis de Venezuela.



VideoBar

Este contenido todavía no está preparado para las conexiones cifradas.