martes, 13 de septiembre de 2016

¡Primer Encuentro en Caracas! Obispos y Laicos Unidos Por la Familia


El encuentro “Unidos por la Familia”, para conocer de qué se trata la Ideología de Género, motiva a la formación y organización de los laicos para defender la familia natural

Ramón Antonio Pérez // @GuardianCatolic
Caracas, 13 SEPTIEMBRE 2016

Con el objetivo de motivar a los grupos laicales e instituciones eclesiales, personalidades y organizaciones socio políticos, para conocer la Ideología del Género (IG), y lo que pretende con la promoción de nuevos modelos de familia y matrimonios igualitarios, se realizó el 10 de septiembre, en la Escuela Técnica Don Bosco, en Los Ruíces, el encuentro Unidos por la Familia, convocado por la Conferencia Episcopal Venezolana, la Arquidiócesis de Caracas, el Consejo Nacional de Laicos de Venezuela y el Consejo Arquidiocesano de Laicos.

Al evento concurrieron al menos 1200 personas vinculadas a varias universidades públicas y privadas, colegios católicos y movimientos de apostolado, así como personalidades interesadas en conocer lo que hay detrás de esta ideología muy en boga en estos tiempos.

Entre los ponentes estuvieron monseñor Fernando Castro Aguayo, obispo de la Diócesis de Margarita y presidente de la comisión de familia de la Conferencia Episcopal Venezolana; Oscar Meza, presidente del Centro de Documentación y Análisis Social de la Federación Venezolana de Maestros (Cendas); y el profesor Tulio Espinoza, de la Universidad Monteávila, entre otros, quienes desde diversos puntos de vista dieron a conocer la realidad nacional jurídica, social, educativa y política en la que esta ideología se intenta afianzar.

En el panel destacaron María Elena Febres Cordero, presidenta del Consejo Nacional de Laicos de Venezuela; y José Manuel López, presidente del Consejo de Laicos de la Arquidiócesis de Caracas, sobre quienes recayó la responsabilidad de organizar este primer evento, sustentados en la Red Provida del CNL a cargo de su directora María Goretti.

Conocer y organizarse para actuar


Uno de los ponentes fue el arzobispo de Caracas, cardenal Jorge Urosa Savino, quien habló de lo que significa la Ideología de Género y planteó la necesidad de establecer una agenda de trabajo para contenerla como se ha realizado en Perú, México y Colombia, donde la Iglesia y los ciudadanos se han movilizado para contrarrestar propuestas de leyes y otros mecanismos que atentan contra la familia.

Creo que hemos dado un primer gran paso”, dijo el Cardenal Urosa en agradecimiento a quienes asistieron a esta actividad. 

Estábamos un poco dormidos, pero creo que hemos despertado y hemos despertado bien. Tenemos que ir adelante y trabajar fuertemente para evitar que se nos lleve a peores situaciones, que las tenemos todavía, en este campo tan importante y tan maravillosos de la familia cristiana”, expresó.

El Cardenal Urosa expuso que la IG “es una corriente cultural y política que sostiene que el sexo y la genitalidad –anatómicamente y fisiológicamente- no es lo importante ni determinante, sino el género, es decir, la actitud o el rol, algo subjetivo que la persona y la sociedad –la cultura– asuma o le induzca al individuo”.  

Quiere imponer una nueva sociedad y va frontalmente en contra de las enseñanzas morales de la Iglesia sobre la sexualidad, el matrimonio y la familia”, sostuvo.

Citando la exhortación Amoris Laetitia del Papa Francisco, expuso que la IG niega la diferencia y la reciprocidad natural de hombre y de mujer (…) presenta una sociedad sin diferencias de sexo, y vacía el fundamento antropológico de la familia. (NdR) La ponencia puede ser leída en su totalidad más abajo…

Preguntas al cardenal Urosa

Durante la sesión de preguntas el Arzobispo de Caracas respondió algunas inquietudes que sienten muchas personas y que están asociadas con la Ideología de Género. 

Así desde la asamblea tuvo dos preguntas que trascendieron por su importancia: “¿Es pecado tener tendencia homosexual?”, fue la primera inquietud; entretanto, la segunda fue: “¿Puede un homosexual participar en los movimientos apostólicos de la Iglesia?”.

Las respuestas estuvieron afianzadas en el Catecismo de la Iglesia Católica: 

“La homosexualidad como tendencia no es pecado. Es algo que no es normal. Lo que es pecado es la actividad sexual fuera del matrimonio, sea para un heterosexual y sea para un homosexual ya que eso sí es pecado mortal y es la enseñanza de la Iglesia de toda la vida”.

De igual manera, comentó que “a estas personas debemos tratarlas con respeto, incluso, pueden participar en los movimientos de apostolado de la iglesia, pero lo que no pueden es practicar la homosexualidad activamente”.

El Arzobispo de Caracas propone organizar movimientos populares para defender a la familia, al matrimonio y la moralidad cristiana. 

Para eso tenemos que informarnos, motivarnos, reflexionar para ver qué vamos a hacer y organizarnos para llevar a cabo las acciones que se emprendan como movilizaciones de calle y el uso de las redes sociales: Twitter, Facebook, Instagram, etcétera, para llegarle a todo el mundo”.

Ciudadanos por la familia


Por su parte, la periodista María Denisse de Capriles, directora de Ciudadanos por la familia, habló de los retos que se han impuesto con este movimiento laical sin fines de lucro conformado por venezolanos para proteger a la familia y al matrimonio.

Queremos en primer lugar, promover la familia y organizarnos para denunciar, protestar e influir ante quienes tienen el poder de decisión”, expuso en su intervención.

También habló de “promover políticas públicas a favor de la familia con especial atención en las familias numerosas”; e igualmente, motivó a “intervenir en el debate público a favor de la familia fundada en el matrimonio hombre-mujer”.

Otro aspecto de la lucha de Ciudadanos por la familia, según María Denisse, es “exigir a los gobernantes nacionales, regionales y locales que manifiesten claramente su posición a favor del proyecto original de la familia y el matrimonio”.

Abordar el tema sin miedo

El profesor universitario Tulio Espinoza considera que afrontar la Ideología de Género “es un proceso lento, profundo que hay que empezar porque creo que se ha hecho poco y realmente hemos estado un poco pasivos para debatir este tema”.

En cambio “ellos son muy activos a nivel internacional y también en Venezuela, soterradamente, pero van haciendo”.

Propone “estar informados, prepararse y conocer bien la temática”, y tener confianza "en que lo bueno como es la familia y la realidad de la sexualidad humana bien vivida es algo que no le tenemos miedo, sino que es algo muy importante para dársela a conocer a los jóvenes”.

Espinoza hizo un llamado de atención a los padres a tomar más conciencia sobre este tema y no dejar que los niños y jóvenes solo reciban los desviados criterios del sistema educativo donde se les induce a una deformación sexual prematura.

Los padres deben abordar sin miedo estos temas con los hijos porque es un vacío que ha sido llenado por quienes no tienen ni el criterio ni el deseo del bien hacia los hijos como el que tienen los padres”, dijo el especialista.

Cabe reseñar que durante el encuentro se denunció la realización de “divorcios exprés” en el Tribunal Supremo de Justicia con argumentos distintos a los contenidos en las leyes venezolanas; la promoción del llamado “matrimonio igualitario” con un proyecto de ley que ya fue introducido en la Asamblea Nacional; y la exclusión de la educación religiosa en los colegios públicos, para llenar la formación de los niños con adoctrinamientos tendenciosos contenidos en esta ideología de género. 

A continuación la Alocución del Cardenal Urosa:



 DESAFÍOS ACTUALES PARA LA FAMILIA

Alocución en el encuentro  UNIDOS POR LA FAMILIA
Card. Jorge Urosa Savino, Arzobispo de Caracas,
10 de septiembre de 2016

Qué alegría, queridos hermanos, estar congregados en este encuentro fraterno, mujeres y hombres de Iglesia, jóvenes y adultos, provenientes de nuestras Parroquias y de los movimientos de apostolado seglar,  para dar gracias a Dios por la familia y para fortalecerla ante los desafíos de los tiempos actuales.

Todos conocemos las excelencias de la familia: ella nos concibe, nos  recibe, nos alimenta y nos da calor;  ella es los corazones que nos aman, nos cuidan, y  nos protegen;  que nos consuelan y nos acompañan en las buenas y en las malas, que nos alientan y dan alegría y seguridad; son las mentes que nos educan y el testimonio que nos ilumina y comunica la fe divina, que nos lleva a los brazos de Dios, que nos acompaña en nuestra vida cristiana. Todo eso es la familia…

Dios no crea al ser humano como un ser aislado, sino en una familia. Y la Sagrada Escritura nos dice cómo es esa familia: “Y creó Dios el hombre a su imagen; a imagen de Dios los creó; macho y hembra los creó. Y los bendijo Dios y les dijo: Sed fecundos y multiplicaos, y llenad la tierra y sometedla…(Gen 1, 27-28. Y más adelante nos relata: “De la costilla que había tomado del hombre formó una mujer, y la llevó ante el hombre. Entonces este exclamó: “Esta vez si que es hueso de mis huesos y carne de mi carne.. Por eso deja el hombre a sus padre y a su madre y se une a su mujer, y se hacen una sola carne…(Gn 2 22-23.24) Y Nuestro Señor, luego de reiterar la enseñanza del Génesis nos dice: “ Lo que Dios unió , no lo separe el hombre” Mt. 19, 1-9)

Pues bien:  La familia, tan importante para el mundo  y para la Iglesia,  la cual nos presenta a la Sagrada Familia de Nazaret como el ejemplo para todas las comunidades familiares,  es hoy blanco de arteros y constantes ataques, organizados y apoyados inclusive por poderosos  organismos internacionales, y por grandes capitales.

Entre otras cosas, desde hace algún tiempo pero sobre todo en los últimos años, se ha dado en el mundo una campaña a favor del así llamado matrimonio igualitario. Este es un supuesto matrimonio  entre personas del mismo sexo-   lo cual  no es natural, ni tradicional, ni aceptado en la mayoría de las culturas del mundo. Va en contra del art. 77de la Constitución Nacional y del Art. 44 del Código Civil. Y, sobre todo,  va en contra de la visión cristiana y natural de la familia, es decir de la misma naturaleza de las cosas. Por otra parte, es ajeno a la cultura venezolana.

Ahora bien,  y es bueno que lo sepamos, la promoción del matrimonio igualitario no es un elemento único ni aislado. Forma parte de una corriente cultural más amplia llamada IDEOLOGÍA DE GÉNERO.  La ideología de género  es una corriente cultural y política que sostiene que el sexo  y la genitalidad–anatómicamente y fisiológicamente  -no es lo importante ni determinante,  SINO EL GÉNERO, es decir, la actitud o el rol, algo subjetivo  que la persona y la sociedad – la cultura –asuma o le induzca al individuo. Esa  corriente es hoy en día  activísima y pretende imponerse a través de la educación y las leyes.  En España, por ejemplo, han logrado que en las nuevas leyes no se hable de padre y madre, sino de “progenitor a y progenitor b”.

La Ideología de género  promueve  un radical cambio cultural de la sociedad humana, propicia la práctica indiscriminada y sin límites morales  de la sexualidad; va en la línea de la disolución de la familia, y de la destrucción del matrimonio natural o tradicional o heterosexual. Quiere imponer una nueva sociedad y va frontalmente  en contra de las enseñanzas morales de la Iglesia sobre la sexualidad, el matrimonio y la familia..
En este sentido, el Papa Francisco la presenta en su Exhortación Apostólica Amoris Laetitia como un desafío para la familia. Es decir, una amenaza, un  grave peligro para el ser humano. En el n. 56 nos dice el Santo Padre
“La ideología de género   «niega la diferencia y la reciprocidad natural de hombre y de mujer.  Esta presenta una sociedad sin diferencias de sexo, y vacía el fundamento antropológico de la familia. Esta ideología lleva a proyectos educativos y directrices legislativas que promueven una identidad personal y una intimidad afectiva radicalmente desvinculadas de la diversidad biológica entre hombre y mujer. La identidad humana viene determinada por una opción individualista, que también cambia con el tiempo ».  Es inquietante que algunas ideologías de este tipo, que pretenden responder a ciertas aspiraciones a veces comprensibles, procuren imponerse como un pensamiento único que determine incluso la educación de los niños.  No hay que ignorar que «el sexo biológico (sex) y el papel sociocultural del sexo (gender), se pueden distinguir pero no separar».  Por otra parte, «la revolución biotecnológica en el campo de la pro-creación humana ha introducido la posibilidad de manipular el acto generativo, convirtiéndolo en independiente de la relación sexual entre hombre y mujer.  De este modo, la vida humana, así como la paternidad y la maternidad, se han convertido en realidades componibles y descomponibles, sujetas principalmente a los deseos de los individuos o de las parejas».  Y concluye el Papa: “Una cosa es comprender la fragilidad humana o la complejidad de la vida, y otra cosa es aceptar ideologías que pretenden partir en dos los aspectos inseparables de la realidad.  No caigamos en el pecado de pretender sustituir al Creador. Somos creaturas, no somos omnipotentes. Lo creado nos precede y debe ser recibido como don.  Al mismo tiempo, somos llamados a custodiar nuestra humanidad, y eso significa ante todo aceptarla y respetarla como ha sido creada”.
Pues bien: el objetivo de este encuentro es  dar a conocer mejor esa amenaza  a la familia y al matrimonio natural y cristiano, informarnos  sobre la situación actual  en Venezuela,  y luego  reflexionar sobre lo que debemos hacer, personal y corporativamente, y motivarnos a  organizarnos  para afrontar ese gravísimo desafío a la Iglesia, a la sociedad y a la cultura mundial en general. Información, reflexión, motivación para la acción y organización.
Nosotros debemos  asumir el reto de promover, defender  y fortalecer la familia como un elemento fundamental para la felicidad  humana y para la vida de la Iglesia.   Que este encuentro sea fructuoso en promover nuestra unidad y nuestra determinación para actuar al respecto.
QUE JESUS MARIA Y JOSE NOS AYUDEN A HACERLO. AMEN 







VideoBar

Este contenido todavía no está preparado para las conexiones cifradas.