domingo, 3 de julio de 2016

¡Guarenas! Católicos exigieron respeto para sacerdotes, seminaristas e iglesias



“Queremos que respeten nuestros lugares de oración, a nuestros sacerdotes y seminaristas”, pidieron durante la caminata

Ramón Antonio Pérez // @GuardianCatolic
Más Fotos en Facebook

Guarenas, 3 de julio de 2016.- Tal como estaba previsto, el pasado 2 de julio se realizó en Guarenas la “Marcha por la paz y no violencia”, organizada por feligreses de la parroquia “San José” del sector Las Clavellinas, y en repudio a las agresiones físicas sufridas por el padre Clemente Medina, el pasado 25 de junio, a manos de delincuentes.

Con mucho entusiasmo y compromiso recorrieron desde Las Clavellinas, con parada y reflexión en la Iglesia de La Candelaria, terminando en la Plaza Bolívar de Guarenas.

Estamos orgullosos de ser católicos y de expresar nuestro rechazo a las agresiones sufridas por nuestra párroco. No queremos ser parte de la indiferencia”, dijo Florangel Hernández, una de las organizadoras de la actividad.


Iguales comentarios hizo Mary Noguera, también activista de la parroquia San José, señalando que “no se pude aceptar las agresiones” que han sufrido sacerdotes e iglesias, incluso la Curia Diocesana. “No estamos de acuerdo con la violencia, por eso hoy hemos venido rezando y cantando, pero también repudiando estas agresiones”.

Por su parte las guareneras Thaidy Terán, procedente de la parroquia “Nuestra Señora de Copacabana” y Ramona Medina de “Asunción de María”, fueron las responsables de animar con sus cantos y consignas durante la caminata.

No a la violencia y respeto a muestras iglesias y sacerdotes”, repetía Medina, asida a ratos de un megáfono y en otros de su guitarra. “Queremos paz”, añadía esta feligresa.


Entretanto, el padre Clemente Medina, párroco de San José agradeció “los gestos de solidaridad de quienes caminaron en repudio a los ataques sufridos” el 25 de junio en la madrugada. “He recibido gestos de solidaridad hasta de conocidos que viven en los Estados Unidos”, dijo el sacerdote que también es profesor en la Universidad Católica Santa Rosa.

Con todo y que hasta su vida pudo estar en peligro al intentar mediar con los delincuentes para que no robaran el templo enclavado en un sector pobre de Guarenas, y a pesar de la herida recibida, dijo que “hay que ser misericordiosos hasta con nuestros agresores”. “Jesús dio el ejemplo y nosotros somos sus seguidores”, dijo en la Plaza Bolívar frente a la catedral de Nuestra Señora de Copacabana.

En ese importante cuadrante de Guarenas, los marchistas rezaron el Santo Rosario y se hicieron las peticiones por el respeto a la labor de los sacerdotes de Venezuela y de todo el mundo, incluidos los seminaristas que fueron desnudados y humillados en Mérida.

La actividad concluyó con la bendición de parte del sacerdote agraviado quien imploró la bendición para todos, incluidas las personas que robaron en su Iglesia y atentaron contra su integridad física. @GuardianCatolic




VideoBar

Este contenido todavía no está preparado para las conexiones cifradas.