sábado, 12 de marzo de 2016

Educar “con el corazón” al más necesitado, Fe y Alegría en su 61 aniversario





“¡Cuánta violencia intrafamiliar se evitaría si enseñáramos desde pequeños a niños y niñas, hombres y mujeres del mañana, a expresar adecuadamente lo que piensan y sienten!”, dice la profesora Luisa Pernalete, al explicar en qué consiste el lema “Educación con Corazón” que este año identifica al movimiento educativo Fe y Alegría, y ha sido el puntal de la campaña “Invasión Educativa a los Medios 2016”.

“Educación con corazón supone que el corazón va a la escuela, que estamos conscientes de la importancia de la educación emocional: aprender a expresar y manejar emociones y sentimientos, desarrollar la inteligencia intrapersonal y la interpersonal”, indica la educadora.

Más de 500 voceros educativos y populares

La iniciativa reunió a más de 500 personas entre maestros, estudiantes, directivos y personal obrero y administrativo de Fe y Alegría, quienes “llegaron a cada hogar a través 350 espacios en la radio, prensa, televisión y redes sociales”, hacia finales de febrero, informó Erika Briceño, del equipo de prensa de la institución.

Indicó que los voceros participaron con entusiasmo y mucha disposición, mostrando los diferentes modos de cómo se educa con corazón al más necesitado y a las comunidades más empobrecidas, donde hacemos vida desde hace 61 años.

La campaña permitió, entre otras solicitudes, realizar llamados a los entes responsables, pidiendo una justa remuneración salarial y jubilación para los docentes de Fe y Alegría, cuyo personal no goza de este beneficio que el Estado venezolano otorga, ya que la relación entre la institución y el gobierno es mediante un convenio.

“De ahí el empeño institucional en defender la dignificación de la profesión docente”, indica la profesora Pernalete. Sosteniendo, además, que una educación con corazón tiene que preocuparse y ocuparse de la seguridad de los alumnos.

“Por eso rechazamos la violencia, venga de donde venga; nos apuntamos a iniciativas que promuevan las vías pacíficas para resolver los problemas; investigamos y ensayamos qué hacer para prevenir, reducir y erradicar la violencia”, explica.

Orgullosos de su historia


Durante la campaña compartieron el proceso histórico y educativo de Fe y Alegría. “Todo comenzó el 5 de marzo de 1955, o sea, cumplimos 61 años de aquel primer día de clases en la casita que Abraham Reyes y su esposa Patricia regalaron al sacerdote jesuita José María Vélaz para que naciera Fe y Alegría”, repetían niños y adultos.

Narraron que el proyecto luego se multiplicó a 170 en toda Venezuela, sumando cinco Institutos Universitarios, un Centro de Profesionalización, un Centro de Formación de Investigación, 27 emisoras del Instituto Radiofónico Fe y Alegría (IRFA) y 91 Centros de Capacitación Laboral (CECAL). 

También ha logrado llegar a 21 países de América Latina, Europa y África, “afianzando el movimiento educativo entre los más pobres”.

Erika Briceño indicó que durante 20 años Fe y Alegría ha salido a la calle con el propósito de hacer la “Invasión Educativa a los Medios de Comunicación”.


“Desde ese entonces, además de dar a conocer el hacer y quehacer de sus centros educativos, los logros y los retos, también ha sido una oportunidad para promocionar la Gran Rifa Anual, cuyo sorteo se efectuará el próximo 27 de abril”, una de las maneras propias de sostener este ambicioso proyecto de educación popular, dijo finalmente.




VideoBar

Este contenido todavía no está preparado para las conexiones cifradas.