lunes, 29 de febrero de 2016

¿Año Bisiesto? Dale gracias a Dios si lo has vivido nuevamente

¿Qué es y por qué existe el Año Bisiesto? Los años bisiestos ayudan a que el calendario anual se mantenga según sus estaciones

Si no añadiéramos el 29 de febrero cada cuatro años, como en este 2016 que es bisiesto, las estaciones acabarían descompasadas del calendario. Por eso cada cuatro años se añade un día más al mes de febrero para ajustar y equilibrar el año cronológico con el año trópico.

La Tierra tarda 365.256 días en completar una vuelta alrededor del Sol. Para lograr sincronizar año solar con año cronológico, cada 4 años el año pasa a tener 366 días en vez de 365, de este modo las estaciones no se confunden, y por ejemplo, el inicio de la primavera, puede seguir siendo el 21 de marzo. Sin años bisiestos cada 12 años los calendarios se desfasarían 3 días.

En el calendario juliano, los años bisiestos son aquellos cuyas dos últimas cifras son divisibles por 4 (2012/ 4= 503), exceptuando los múltiplos de 100 (1700, 1800, 1900...) donde a su vez también se exceptúan aquellos divisibles por 400 (1600, 2000, 2400...) que sí serán bisiestos. El problema con este sistema es que deja 0,000300926 días o 26 segundos al año de error.

El calendario juliano empezó a aplicarse por Julio César en el año 46 a. C. El sucesor del calendario juliano, el gregoriano, también incluyó los años bisiestos, uno cada cuatro años.

En el mundo anglosajón, a los que nacen un 29 de febrero se les llama “leapers”, palabra que proviene del término Leap Year, año bisiesto en inglés. En Irlanda se premia con 70 libras a los bebes que nacen en Leap Year.


VideoBar

Este contenido todavía no está preparado para las conexiones cifradas.