martes, 8 de diciembre de 2015

Crónica Electoral: ¡… Y Dios escuchó a Venezuela!



Estoy haciendo mi cola como todos los días, pero esta vez no la hago por la comida sino para recuperar la libertad de mi país, porque quiero tener una nueva Asamblea Nacional que vele por el bienestar de los venezolanos, y sobre todo que sea promotora de la paz”. Eran las 9 y 45 de la mañana cuando el reportero habló con Milva Sánchez, una de las más de 19 millones personas registradas para participar en las elecciones del 6 de diciembre en Venezuela.

Primero asistí a la misa de 8; como todos los domingos, encomendé las elecciones de Venezuela a Jesús”, dijo Milva. “Yo sé que Dios nos va a escuchar”, agregó la mujer de 60 años. “Deseo ser parte de una mayoría irrefutable; no quiero que mi país siga marcado por la polarización, el odio, la división y todo lo que nos aleja”, sostuvo, una vez emitido su voto en uno de los barrios más pobres de la ciudad de Guarenas.

La alegría de Sánchez fue la misma de millones de venezolanos que en esta fecha apostaron por un nuevo parlamento a pesar de las dudas sobre el Consejo Nacional Electoral y de tener que esperar más de seis horas para conocer los resultados.

Momentos de tensión
La Ley Orgánica de Participación Electoral establece que las mesas electorales funcionarán hasta las seis de la tarde y se mantendrán abiertas mientras haya electores por sufragar. 

Esta vez, una de las rectoras, Sandra Oblitas, sin argumento alguno, anunció la extensión del cierre de todas las mesas electorales hasta las siete de la noche agregando más tensión, dudas y rumores al proceso.

Tres horas antes, grupos de motorizados, algunos encabezados por dirigentes del oficialismo, recorrían las calles de Caracas y de otras ciudades venezolanas, creando malestar y alarmas entre las colas de votantes y el resto de la población.

Antes de las cinco de la tarde desde el CNE se anunció la “suspensión de las credenciales” entregadas a los ex presidentes invitados por la Mesa de la Unidad Democrática para observar este proceso: Andrés Pastrana, Colombia; Jorge Quiroga, Bolivia; Mireya Moscoso, Panamá; Luis Alberto Lacalle, Uruguay; Laura Chinchilla y Miguel Ángel Rodríguez, ambos de Costa Rica.

Las razones, según la rectora Tibisay Lucena: “hacer declaraciones que nada tiene que ver con lo que se debe corresponder con los visitantes que vienen a acompañar a los organismos políticos”.

El diputado Diosdado Cabello, aprovechó el anuncio del organismo electoral para pedir que estos ex presidentes fuesen expulsados del país por emitir opiniones “injerencistas”. Eran las horas más temibles del proceso, sumando diversos rumores.

La larga espera


Una vez cumplida la extensión de apertura en los centros de votación, desde la sede de la Mesa de la Unidad Democrática advertían a las autoridades del CNE y al gobierno de Maduro: “Ustedes muy bien saben que nosotros sabemos lo que ustedes saben”, según indicó el ahora diputado recién electo Freddy Guevara.

Tibisay Lucena, al filo de la madrugada, dio a conocer un primer boletín que ratificaba el cambio de rumbo en la segunda instancia del poder público en Venezuela. Eran resultados irreversibles con el 96.03% de las actas transmitidas: 99 a 46 diputados en favor de la oposición, presentados de una manera minimizada para no impactar.


La mañana de este lunes 7 de diciembre, Henrique Capriles Radonski, ex candidato presidencial de la oposición, indicó: “Tenemos 112 diputados adjudicados y el Psuv 51, aún faltan cuatro escaños que no están definidos y están contabilizando. El cambio ganó en 17 estados del país, es una victoria histórica”. Esta cifra puede subir en función de que todavía existen zonas cuyos resultados “no han sido adjudicados”.

Iglesia pide aceptar los resultados


El cardenal Jorge Urosa también emitió su voto y llamó a respetar los resultados. 

Deben también aceptar la decisión del pueblo venezolano, es decir, los que ganen tener una actitud positiva y de respeto y, los que pierdan, aceptarlo porque no se acaba el mundo mañana”, dijo en el colegio San José de Tarbes”.

El máximo representante de la Iglesia en Venezuela consideró necesario “que los venezolanos superemos esa actitud de confrontación permanente por el bien común”. 

Los ruegos de la Iglesia, feligresía y la población en general, han sido escuchados por el Padre Celestial, solo queda continuar pidiendo y motivando que los cambios sean de manera positiva y en favor de la población.


VideoBar

Este contenido todavía no está preparado para las conexiones cifradas.