martes, 3 de noviembre de 2015

Arquidiócesis de Maracaibo celebró primera asamblea sinodal del plan de pastoral




Para monseñor Ubaldo Santana, “es el momento propicio para rescatar los valores, el amor, la fe y esperanza, pues en Venezuela se viven momentos difíciles y de divisiones”

Ramón Antonio Pérez / @GuardianCatolic
Nota de Prensa y Fotos: Ana María Pérez Fonseca

Maracaibo, 03 de noviembre de 2015.- Llenos de alegría y con aire chiquinquireño, la arquidiócesis de Maracaibo realizó la primera asamblea sinodal con el objetivo de presentar lo vivido durante la fase previa del Proyecto Arquidiocesano de Renovación Pastoral, que culminó oficialmente con esta asamblea y en el que la arquidiócesis ha caminado durante 8 años.

A lo largo de este tiempo el proyecto ha estado acompañado de los movimientos, secretariados, pastorales, sacerdotes, religiosas, diáconos, seminaristas y sobretodo con el acompañamiento de los obispos, quienes han sido los principales propulsores de este plan pastoral, dice una nota enviada desde esta Iglesia Provincial.

Durante dos días se congregó la arquidiócesis de Maracaibo en pleno, para dar cierre a la fase previa del plan pastoral que ha guiado a la iglesia provincial, dando inicio a la fase de fraternidad en la que, según monseñor Ubaldo Ramón Santana Sequera, “es el momento propicio para rescatar los valores, el amor, la fe y esperanza, pues en Venezuela se viven momentos difíciles y de divisiones”.



La asamblea permitió conocer un recorrido fotográfico de las actividades arquidiocesanas, zonales y parroquiales que se enmarcaron en la fase previa del Proyecto Arquidiocesano de Renovación Pastoral, se realizó un acto cultural, actividades recreativas y se presentó el ideal de la siguiente etapa del proyecto.


La Hermana Martha Escobar, coordinara del proyecto en la Arquidiócesis de Maracaibo,  destacó la importancia de este plan pastoral y dijo que “ha sido un caminar duro, pero lleno de alegría, ya que al finalizar la fase previa se pueden ver los frutos y como un embarazo que dura 9 meses de espera y de preparación, luego de nacer comienza ya el cuido y enseñanza del niño”.

De igual manera acotó la religiosa: “el proyecto que nace a una nueva etapa, es un nuevo caminar hacia el rescate de los valores y la fraternidad”.



  



VideoBar

Este contenido todavía no está preparado para las conexiones cifradas.