viernes, 28 de agosto de 2015

Cardenal Urosa sobre el Estado de Excepción: “Es muy grave, peligroso e innecesario”



En criterio del arzobispo de Caracas las medidas aplicadas en la frontera colombo - venezolana “parecen desproporcionadas
Ramón Antonio Pérez / @GuardianCatolic
Caracas, 28 de agosto de 2015.- El arzobispo de Caracas, Cardenal Jorge Urosa Savino, en declaraciones ofrecidas hoy, seriamente preocupado por la evolución de la situación en la frontera colombiana, expresó su solidaridad con los pronunciamientos de Monseñor Diego Padrón Sánchez, presidente de la Conferencia Episcopal Venezolana; Monseñor Mario Moronta, Obispo de San Cristóbal, y la Comisión de Justicia y Paz de la CEV; así como de la Confederación de religiosos y religiosas de Venezuela.
El arzobispo de Caracas reveló que las informaciones que maneja Monseñor Moronta indican que “ha habido maltratos, abusos y atropellos”. “Parece que ha habido actuaciones  improvisadas, con  gran violencia, sin respeto por los derechos de esas personas”, indicó el alto jerarca de la Iglesia.
“Pienso que hay que combatir a los delincuentes, no a los ciudadanos comunes, y que no deben pagar justos por pecadores. Esas medidas parecen desproporcionadas”, precisó Urosa.
Igualmente, citando a monseñor Moronta, dijo: “hay personas y grupos irregulares que han venido creando zozobra no sólo en el eje fronterizo sino en las diversas comunidades del Táchira y de la hermana república de Colombia. Es a ellos a quienes hay que buscar y desenmascarar y hacer que paguen sus fechorías”.
En criterio del cardenal Urosa Savino el Estado de Excepción no se justifica. “No me parece”, dijo. Porque el “Estado de excepción es suspensión de garantías, algo muy serio y extremo. Con todo respeto me parece que el estado de excepción es muy grave, peligroso y también innecesario. Si se trata de combatir a los narcotraficantes, a los contrabandistas a los guerrilleros y paramilitares, para eso no hace falta algo tan grave y extremo como suspender las garantías de todo el mundo  en cinco municipios. Sin duda hay que combatir a los criminales y sus delitos, pero dentro el marco de las garantías consagradas en nuestra Constitución. El narcotráfico y el contrabando hacen grave daño al país, y el gobierno debe combatirlo, pero sin afectar al pueblo.
Los obispos venezolanos condenamos todo exceso que vaya contra la dignidad de la persona humana y pedimos que se respeten los derechos humanos de cada quien, cualquiera que sea su condición, nacionalidad y credo.
Creo que está muy bien pedir al Gobierno colombiano su colaboración para evitar esos problemas fronterizos. Pero hay que evitar una escalada del enfrentamiento con Colombia. Hay que actuar con serenidad, prudencia, y siempre en busca de la paz, evitando conflictos innecesarios. Los venezolanos no queremos un enfrentamiento con Colombia. Busquemos la paz. Pidamos a Dios que nuestras autoridades y las colombianas y todos los venezolanos  actuemos  para solucionar, y no para agravar los problemas.

“Que Dios nos libre de todo mal”, indicó finalmente.

VideoBar

Este contenido todavía no está preparado para las conexiones cifradas.