miércoles, 15 de julio de 2015

PUBLICA @AleteiaES: Sentencia del Tribunal Supremo de Justicia desnaturaliza el matrimonio en Venezuela





La Conferencia Episcopal Venezolana (CEV), mediante un comunicado emitido por la comisión de familia e infancia, expresó su preocupación por la reciente sentencia de la Sala Constitucional del Tribunal Supremo de Justicia Nro.693/2015, en la que según las autoridades de la Iglesia, se  establece “un trámite simplificado de divorcio por mutuo consentimiento sin ninguna otra condición”; y además, “abre las puertas a un régimen de divorcio sin causales, debilitando así la estructura familiar”.

Aunque no lo precisan en el comunicado difundido por la oficina de prensa de la CEV, se trata de una sentencia dictada el 2 de junio de 2015, con ponencia de la magistrada Carmen Zuleta de Marchán, y publicada en la página web del Tribunal Supremo de Justicia, la tercera de las cinco ramas del poder en Venezuela.

Considera el episcopado que “los fundamentos teóricos de la sentencia anuncian una jurisprudencia que puede desmontar a mediano plazo la protección jurídica de la familia y del matrimonio como hoy los entendemos y como postulan nuestras ancestrales convicciones”. Además, alertan los obispos: “La Sala Constitucional exhorta a cambiar el Código Civil para ajustarlo a la sentencia”.

De igual manera la comisión episcopal de familia e infancia enfatiza que “la Iglesia anuncia, promueve, protege y defiende el Matrimonio constituido por un varón y una mujer y la familia formada, como lo señala la experiencia, el sentido común y las tradiciones milenarias en las culturas”.
Con fundamento en la Carta Magna que rige a Venezuela, precisan que “el matrimonio es así la base natural de la familia”, y “nuestra Constitución en los Artículos 75 y 77 recoge este espíritu”.

Es patrimonio de todos y del cristianismo considerar a la familia como sagrada”, argumentan los obispos venezolanos. “Ella es lugar de respeto, armonía y paz; es promotora de ciudadanía, escuela de lealtad y compromiso, sólo allí se respeta plenamente la dignidad de los niños y jóvenes”, indican.

La CEV hizo un llamado en el sentido de que el matrimonio y la familia deben ser respetados en su propia naturaleza, porque “en la actualidad ambos están amenazados por grupos de presión sobre legisladores, empresarios, comunicadores”.

Por tanto, estiman que ante esta realidad “la familia como don de Dios a la humanidad, es el mejor bien que puede tener cada persona y por tanto camino para el bien común de la sociedad”.

El presidente de la comisión, monseñor Fernando Castro Aguayo, apegado al comunicado alienta a los creyentes: “hombres y mujeres de buena voluntad, a trabajar y a comprometerse en difundir, explicar y mostrar la belleza de la familia y el matrimonio según el Plan de Dios”.

Hay muchos medios además del testimonio”, dice el prelado. “Hay que pedirle a Dios que seamos diligentes en esta tarea para que la creatividad invente maneras de proclamar el plan amoroso de Dios sobre el matrimonio y la familia y para que responsablemente las llevemos a la práctica en nuestras vidas”, indica finalmente.



VideoBar

Este contenido todavía no está preparado para las conexiones cifradas.