sábado, 20 de junio de 2015

Padre Henry Kristen: “Los religiosos tenemos que estar al servicio de los pobres y enfermos”



JORNADAS DE TEOLOGÍA EN CARACAS
Los ponentes abordaron la vida consagrada y su devenir en la historia venezolana, el compromiso vocacional, la vinculación social y el uso de las nuevas tecnologías

Ramón Antonio Pérez / @GuardianCatolic
Texto fuente y fotos: Noemí Figueredo

Hoy en día se respira clima de la diáspora más bien que de liberación. Muchas veces se confunde el plan divino y no se comprenden el significado de los votos de castidad, obediencia y pobreza”. De esta manera se expresó el padre Henry Miguel Kristen (Congregación de la Misión, padres Paúles), durante la ponencia: “Lo específico de la vida consagrada hoy en Venezuela”, que el jueves 16 de junio, impartió en el seminario “Santa Rosa de Lima”, en el municipio El Hatillo del estado Miranda.

La actividad formó parte del primer día de las Jornadas de teología “La Vida Consagrada, una luz en el camino de la Iglesia”, organizadas por este centro de formación sacerdotal de la Arquidiócesis de Caracas durante los días 16 y 17 de junio, contemplando también en la primera tanda, los temas: “La vida consagrada en Venezuela”, un recorrido histórico, a cargo del padre Ramón Vinke; y “Los consejos modernos y la oferta post moderna”, por parte de Arturo Peraza, provincial de los jesuitas en Venezuela.

Primer día de las jornadas teológicas


El presbítero Francisco Morales, rector del seminario Santa Rosa de Lima, pronunció las palabras de apertura destacando que el Papa Francisco ha querido dar de nuevo relevancia al Año de Vida Consagrada, enviando una carta en la cual desea que se despierte el mundo, dado que la característica principal de la vida consagrada es la profecía, inspirada en la Exhortación Vida Consagrada (1996), de san Juan Pablo II.

Recordó los objetivos de la convocatoria papal: mirar el pasado con gratitud, para tener viva la propia identidad, sin cerrar los ojos a las incoherencias, fruto de las debilidades humanas y quizás también al olvido de algunos aspectos esenciales del carisma; vivir el presente con pasión, así como el Evangelio en plenitud y con espíritu de comunión; y abrazar el futuro con esperanza sin desanimarse por tantas dificultades que se encuentran en la vida consagrada a partir de la crisis vocacional.

Lo específico de la vida consagrada hoy en Venezuela


El padre Kristen afianzó la primera parte de sus enseñanzas en la Constitución Dogmática Lumen Gentium numeral 44 titulado “Vida Consagrada” del Concilio Vaticano II, sobre el llamado a este carisma vocacional de hombres y mujeres y de este sueño de vida religiosa anclada a los signos de los tiempos.

Los religiosos tenemos que estar al servicio de los pobres y enfermos. Se trata de contemplar a Cristo en los pobres”, dijo durante la ponencia, y afianzado en palabras del papa Francisco sostuvo que “la vida consagrada es un don y responsabilidad del presente eclesial”. 

Existe vida consagrada en el trabajo que se materializa en obras sociales como las casas de atención, ayuda a los drogadictos y alcohólicos, así como también a los niños abandonados, jóvenes y prostitutas, apuntó el misionero.

Reiteró que el papa Francisco conoce la vida consagrada y da esperanza. “Benedicto XVI comenzó a dar atención a la vida consagrada y Francisco no se olvida de ser religioso e invita a vivir la vida consagrada con el corazón la cual ésta llamada a la misericordia. Para eso utiliza el lenguaje del pueblo, manifestando cercanía”.

Considera que la llamada vocacional es “de compromiso y responsabilidad”. El Papa ha dicho en la exhortación Apostólica E.G “La realidad es más importante que la idea”. Discernir sobre esto nos lleva a la conversión, es necesario cuidar más la persona empezando por los ancianos y enfermos. Vivir en comunidad no es fácil, pero nos ayuda a vivir la presencia de Dios en comunidad. La cultura del encuentro debe favorecer la fraternidad y comunión, se deben dar pasos de reconciliación.

“Lamentablemente no hemos sido formados en fraternidad, eso requiere tiempo. Muchos hacen trabajo apostólico pero no hacen vida de comunidad. Tenemos que tratar de superar chismes, habladurías y calumnias, nos lo recuerda constantemente el Papa Francisco”, indicó Kristen. 

Acotó que “el testimonio es esencial, vivir el evangelio en la vida cotidiana. Nuestra Iglesia crece por atracción y no por proselitismo”.

Comunidades sin misioneros.- El padre Kristen pidió a los presentes “acercarnos a los más pobres”. Y denunció que “en Venezuela existen 18 comunidades indígenas que están sin misioneros, entonces ese vacío lo ocupan los hermanos separados”. Igualmente agregó: Tenemos que ir en salida, ha dicho el Papa Francisco “es mejor una Iglesia accidentada que encerrada”. (…) que hacer realidad la eficacia de la cercanía y la compasión, identificarnos con el amor de Cristo”.

Padre Vinke: “La vida consagrada en Venezuela”


Por su parte, el padre Ramón Vinke destacó que durante la dominación española se realizó la primera evangelización por la llegada de varias órdenes religiosas como Franciscanos, Dominicos, Carmelitas etc…

Destacó que el gobierno de José Antonio Páez destina la Orden de los Capuchinos para la misiones. Muchos asumieron parroquias. “En esta etapa de la historia se vivieron dos momentos críticos: quedan extinguidos los conventos, y una nota que envió el Arzobispo de la época provocó su expulsión inmediata”, relató el padre Vinke, también profesor de historia del Seminario “Santa Rosa de Lima”.

Luego detalla que en 1889 hay cambio de autoridad presidencial; y la orden religiosa de Los Capuchinos fue la única que se quedó a evangelizar. “En 1902 Los Dominicos se establecen en Venezuela, se fundaron nuevas congregaciones y conventos como el Madre Emilia de San José en Maiquetía y la Hermanas del Santísimo Sacramento. La congregación Agustinos Recoletos se fundó en 1901”, enseñó Vinke.

“Una vez que Guzmán Blanco sale, se comienzan a fundar congregaciones en Venezuela, como Los Jesuitas. En 1923 fundan el Colegio San Ignacio de Loyola. Muere Gómez y entre 1930 y 1950 llegaron muchas congregaciones religiosas”, dijo.

Arturo Peraza: “la oferta post moderna”


Por su parte, el padre Arturo Peraza, reflexionó acerca de “Los consejos evangélicos y la oferta post-moderna”, indicando que hoy día se mantiene la dualidad entre la iglesia del siglo XIX y la cultura post-moderna, las cuales tienen elementos que tienen que ser vistos desde la cultura del evangelio. “Descubrir el don de Dios dentro de la realidad”, dijo Peraza, acotando que “el pecado desdibuja el don recibido”.

Indicó que en su experiencia personal en los sectores populares hay muchos casos de adolescentes que sufren maltrato verbal por parte de sus padres, motivado a la separación. “Esto ocasiona conflictos y familias disfuncionales. Otro problema grave es el embarazo precoz”, acota el sacerdote jesuita.

Respecto al uso de las nuevas tecnologías dijo que el problema no es la tecnología sino la evasión de los problemas con las redes sociales. “El obsesivo uso de selfies es un problema de narcisismo. Al no saber curar heridas el sujeto se busca así mismo. Pero la interrogante como religiosos es: ¿Cómo ayudarles a aliviar ese dolor? “, indicó Peraza.

Para el sacerdote jesuita, “el camino religioso es para sanar”. Se preguntó: “¿Cómo equiparar los consejos evangélicos con la post-modernidad el ciudadano que vive de su ego vive de su incapacidad?”. La libertad es el reflejo de interioridad profunda. Los cristianos optamos por el reino de Dios, la buena noticia de que Dios ésta cerca.

Peraza sostiene que la “pastoral vocacional no significa meterse a cura o religioso sino es hacer descubrir la interioridad al sujeto”. Afianzado en San Agustín, sostiene: “Solo cuando se consigue la verdadera interioridad es cuando se consigue el corazón”. 

Jesús predicó el encuentro gozoso y la libertad siempre va a ser valor intercultural. “La obediencia y la castidad siempre nos abren al amor gratuito. Son caminos de liberación. La sexualidad es buena, se vive de pan y los bienes que Dios nos ha dado son buenos, según San Agustín siempre nos relacionamos sexualmente”, dijo.

Para el sacerdote jesuita los votos de los hombres y mujeres consagrados tienen sentido “porque son caminos de liberación”. “La vida religiosa es camino de liberación hacia la interioridad, hacia la visión integral del ser humano”, dijo durante la ponencia.

“El camino de fe no es un conjunto de acciones litúrgicas, lo medular del camino de la fe es el encuentro del camino interno. Si no hay sujeto el Sacramento cae en el vacío. El sujeto tiene que estar dispuesto, buscar el Sacramento para alimentar el camino de la fe”, explicó en una abarrotada sala del seminario “Santa Rosa de Lima”.

Volviendo al uso de las tecnologías argumentó que el joven de hoy asume el medio digital como medio de escape. “No se conecta con él mismo y hay que ayudarlo a reconocer ese vacío. Es necesario ayudar al joven que conecte con sus sentidos, deseos y sueños. Hoy en día no hay espiritualidad sino superficialidad. Interioridad es la necesidad de ser uno mismo. El celular no es medio de interiorización sino de evasión”.


Finalmente expuso que los carismas religiosos son para dar a conocer la palabra de Dios y descubrir el corazón a Dios. “El carisma es un regalo de Dios a la Iglesia. Que Dios nos ayude a todos”, apuntó.

Las Expo Carismas y la Coral Betania


Cabe destacar, que a la par de la instalación del primer día de las Jornadas de Teología, se llevó a cabo Expocarismas en el cual participaron  varios Grupos Religiosos tales como: Carmelitas Descalzos, Hermanos Paulinos, Centro de Estudios Monse Sol (CEMS), Congregación de Jesús y María Padres Eudistas, Seminario Redemtoris Mater Camino Neocatecumenal y Seminario Interdiocesano Santa Rosa De Lima.


Igualmente la jornada estuvo amenizada por la coral la Coral Finca Betania, que deleitó a los asistentes con un variado repertorio de cantos en alabanza a Nuestro Señor Jesús y a  Nuestra Santísima Virgen María.

*******************

Segundo día de las jornadas de teología

Durante el día 17 de junio, la programación contemplaba la primera ponencia al padre Román Sánchez Chamoso con el tema “Fundamentos teológicos de la vida consagrada”, sin embargo, fueron prsentadas las excusas debido a que no pudo asistir. De modo que correspondió al obispo emérito de Los Teques, Monseñor Ovidio Pérez Morales, hablar de “Los desafíos pastorales a la luz del Concilio Plenario de Venezuela”; y la Hermana María Clara Vieira, presentó la ponencia: “La Vida Consagrada: Una luz en el camino de la Iglesia”. A continuación el desarrollo de sus ponencias:

Hermana María Clara: Una luz en el camino de la Iglesia



La Hermana María Clara Vieira (Congregación del Santísimo Sacramento”, invitó a todos los presentes a reflexionar sobre  “¿Cómo podemos ser luz en este camino de la Iglesia y en qué  momento  hemos  sido oscuridad?”. Continuó diciendo, cuando se va la luz en medio de la noche encendemos una luz y eso nos ayuda a ver. La oscuridad física no es nada frente a la oscuridad espiritual. “¿Cómo encender una luz a nivel interno?”.

Las características del mundo de hoy se basan en intereses políticos y en la concepción desvaloralizada de lo humano, como lo es el tráfico de órganos  humanos. “¿Cómo puede la vida consagrada ser pura luz para la vida de la Iglesia?” Cristo llama personalmente a vivir con él a realizar la misión evangelizadora. El motivo es respuesta de amor al llamado de Jesús. Es vivir como Jesucristo, compartir sus proyectos, sus preocupaciones, sus esperanzas, es configurarse con Jesucristo. ¿Por qué sino entonces qué estamos haciendo aquí, a qué hemos venido?

Si la opción es oportunidad, tener comodidad, protagonismo social, poder o dominio y autoridad. Esto distorsiona a alguien  que debería ser luz. Debemos pensar ¿Cómo lo hizo Jesús? Lo hizo de la manera correcta, ser luz. Claro que todos tenemos luz, tenemos vida sacramental. Pero es difícil, la vida matrimonial es muy difícil.

Normalmente nos resistimos a seguir el camino del Padre, se necesita un cierto grado de madurez. La obediencia tiene otra dimensión. Otros dicen: “Aquí no hay nada que hacer”. Debemos volver a preguntarnos: “¿vivo esto como opción o como una oportunidad?” Al cumplir la voluntad del Padre se recibe una luz especial. Vivir como él es dedicar tiempo a la oración para sostenerse en la opción. Se trata de fecundidad espiritual, ejercer ese rol en la sociedad de Paternidad y Maternidad.

Si queremos vivir como él tenemos que captar ese enamoramiento, vivir pensando en la persona que captó nuestra atención, dejarnos atrapar afectivamente por el Padre, el reino, su causa y todos los valores del evangelio. Discernir ese enamoramiento y agradecer siempre a Dios a través de la oración personal con Cristo.

Otro elemento para ser luz es no rivalizar en las comunidades, tratar de no ser conflictivo sino tener destreza para arreglar el problema. Resolver el conflicto como pasa en una relación matrimonial. Es dejarse transformar o transfigurar por Dios.

En este camino de la vida consagrada hay que dejarse transformar y esto da mucha alegría. Dios puede lograr transformar en una persona agradable a él. De esta manera se adquiere una belleza, no solo física sino espiritual, esta es la verdadera Belleza.

Utilizando un lenguaje sencillo y moderno se trata de dejarse resetear por la vida consagrada. Recordemos las palabras del Papa Francisco: “La tendencia individualista nos aleja de la fraternidad”. Debemos llevar una vida de coherencia con la Iglesia, tenemos que dar testimonio de vida, es responsabilidad que tenemos que asumir. Seguir el mandamiento de Jesús “ámense como yo los he amado”.

La Vida consagrada la puedo llevar a cabo como religioso, sacerdote o como laico. Pero no puedo querer figurar en todo. Debemos preguntarnos: “¿Estoy haciendo lo que me toca hacer de verdad?” Nadie es perfecto, a nivel humano no hay nadie perfecto.

El Papa Francisco insiste en que tenemos que formar el corazón para no convertirnos en monstruos. Nuestro intelecto no ésta separado de nuestros sentidos. Es posible amar al otro. Ser Padre o Madre es asumir ser columna vertical de la sociedad para fortalecer la familia, los jóvenes y niños. Sabemos por qué en los sectores populares hay tanta violencia: a la sociedad venezolana le hace falta educar en valores y poner límites.

Necesitamos madurez psicológica. Si una persona tiene trastornos psiquiátricos es mejor que no entre a la vida consagrada. Dios llama a personas que estén en capacidades para realizar una misión. Todos tenemos una historia que contar y también una historia que hacer. Tanto para llevar vida religiosa como sacerdotal es necesario pedir y tener el don de sabiduría. Llevar la consagración con alegría y esperanza. Debemos ser luz porque al faltar nosotros abran otros que serán nuestra luz.

Monseñor Ovidio Pérez Morales: Desafíos pastorales a la luz del CPV


Para finalizar Monseñor Ramón Ovidio Pérez Morales presentó los “Desafíos  Pastorales de la Vida Consagrada a la luz del Concilio Plenario de Venezuela”, bajo el concepto de “Profetismo de la Vida Consagrada como Signo Trinitario Cristológico”.  La Iglesia Profética, pueblo de Dios y evangelizadora. CPV # 3 “Iglesia que encarna la palabra para comunicar la verdad”. 

“El profeta es intérprete de la palabra de Dios”, expuso el obispo emérito. “Es  profético cuando es situado en tiempo y espacio. Signos verdaderos de la presencia de Dios. El profeta tiene carácter encarnatorio. Es sustancia situacional”, agregó.

Explicó que Monseñor Romero era un profeta que siempre tenía una mano en el evangelio y en la otra el periódico. “Esto causó molestia en algunos”, dijo. ¿Qué hace Dios es esta circunstancia? Tenemos que  ver el evangelio,  la Constitución Dogmática Gaudium et Spes, el  Documento  de Aparecida, el Concilio Plenario de Venezuela.

Los escritos de Juan XXIII son autoimplantación que se hace en el Concilio Plenario de Venezuela. Podemos comunicar a través del discurso pero también con el testimonio. Es imperativo profético para la vida consagrada según el Doc # 5 es ejercer su profetismo en la Venezuela de hoy.

La vida consagrada debe ser profecía de la esperanza, que hagan labor para la historia. Lumen Gentium # 43 “Los laicos constituyen el 99,86 % de nuestra Iglesia y los sacerdotes y religiosas o, 14%”. La nueva categoría de la vida consagrada son los religiosos. Es importante la funcionalidad en lo Ministerial, ir de lo común a los sectorial.

A partir del Concilio Vaticano II hubo un cambio Eclesiológico paradigmático. La Constitución Dogmática Lumen Gentium se refiere de forma clara al respecto y el CPV subraya la dignidad del hombre, la misión profética y sacerdotal regia del pueblo de Dios. Resalta la necesidad que los laicos pongan sus carismas al servicio de la sociedad, es la naturaleza sacramental de la Iglesia. Es Vocación Universal a la santidad,  a esto le dedica un capítulo especial. Se refiere a todos los bautizados. Hombres y mujeres que sintieron la llamada de Dios, le siguieron y le sirvieron.

En la Iglesia peregrinante, sacramento e institución perteneciente a este tiempo. (Rom 8, 19-22) LG 48 Carácter relativo y carácter definitivo “La plenitud de  los tiempos ha llegado a nosotros”. La Iglesia aquí en la tierra ésta destinada a la sociedad. La eclesiología tradicional pasaba del sacerdocio común al Ministerial, marginando sin negarlo al sacerdocio común. (LG 1) Es sacramento de comunión, auto-ofrecimiento de la misma persona. La vocación cristiana es  misión profética.  El cristiano en cuanto tal es  profeta, es su condición y tarea. En ubicación sectorial dentro de la Iglesia. Debe tomarlo en serio como algo real, es profetismo comunional.

El profetismo es equivalente al amor ágape. Profetismo bifonte, al interior de la Iglesia y hacia el mundo. Ad intra y Ad extra.  Este profetismo se nutre y tiene su inspiración y dinamismo en la espiritualidad de comunión. Según Chiara Lubich, la espiritualidad implica dar un giro copernicano hacia la  espiritualidad de comunión, carisma de la unidad en línea subjetivo comunional relacional, no individual.

El Concilio Plenario de Venezuela ofrece la espiritualidad trinitaria, unidad comunional.  Filósofos como Levinas resaltan la ética sobre la ontología. La Iglesia insiste en  la comunión a diferencia de Lutero y San Ignacio de Loyola. Chiara Lubich hace mucha referencia a lo comunional, pero no al estilo Aristotélico Escolástico sino comunional.

Según Juan Pablo II “La comunión en vida de la Iglesia no se decreta sino que se construye”. Se construye la familia y la comunidad al interior de la Iglesia, compromiso hacia adentro y hacia afuera del pueblo de Dios.
Es imperativa la formación en la Doctrina Social de la Iglesia, esto todavía no se ha entendido. Debe estar presente en el catecismo el ejercicio comunional en la sociedad.

En el profetismo consagrado se integra el Ministerial y el Laical. Toda la Iglesia debe ser pueblo profético, la Iglesia ha de ser una, santa, católica y apostólica. Compete a los consagrados un profetismo especial. Dios no es aislado sino comunión que es amor. Dios nos ha querido santificar como comunidad sustancial. La trinidad es fraternal no individual. Hay dificultad de hacer comunión, no basta cercanía física, se trata de vivir en comunidad.

La pastoral de comunión es una exigencia que brota de la autocomprensión de la Iglesia. Profecía de solidaridad con los más necesitados. (VCV) “La vida consagrada tiene como opción preferencial los pobres”. 

En referencia a la reciente realización de la Asamblea Anual del C.N.L de Venezuela en el cual se resaltó el criterio del juicio final basado en Mateo 25. No solo se trata de acciones de tipo asistencial sino seguimiento de la línea del mandamiento nuevo del amor. Siempre en perspectiva de complementaridad, ayuda, servicio y animación para el Ministro Ordenado y el Laicado. Juan Pablo II en 1983 recalcó la necesidad del profetismo en una Nueva Evangelización, nueva en expresión.

Noemí Figueredo/ El Guardián Católico
figueredonoemi@hotmail.com




VideoBar

Este contenido todavía no está preparado para las conexiones cifradas.